1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Las aventuras de Vera Néante, viajera del tiempo (II)

Tomar las aguas

Mar Calpena 18/08/2019

<p>Baden-baden. </p>

Baden-baden. 

STADTMUSEUM

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

En la entrega anterior, Vera Néante, viajera del tiempo, viajó a la Italia de los ochenta tras la pista de Nhial, un agente enemigo del Directorado Fall. Éste le dispara en una discoteca y huye por un portal temporal hacia otro verano. Todo, al ritmo del italodisco.

Néante está contrariada. Ha tenido que cambiar de verano sin prepararse el aterrizaje, y sin saber dónde va a parar, por lo que pierde unos preciosos minutos esperando que la central le haga llegar el paquete de documentación y ropa que alguno de sus duendecillos habrá compilado a la carrera. Por suerte, un fulano pelirrojo vestido de Tarzán galáctico no lo va a tener fácil para esconderse, sea la época que sea. Y la vegetación que Néante ve a su alrededor es claramente centroeuropea, sin antenas ni signos de modernidad evidente. “Ya te tengo, listo”, piensa para sí misma. Pero cuando abre la valija, la cosa comienza a parecerle menos fácil. En el paquete que le han mandado siquiera hay un uniforme de criada decimonónica –lo que la sitúa en cualquier punto desde principios del XIX hasta la I Guerra Mundial–, una nota “Contacta con Estee O. en el Grand Hotel para que te ayude” y un ejemplar de El balneario, de Vázquez Montalbán. ¿A qué mierda de época ha ido a parar? Cada vez se curran menos los paquetes de ayuda… Tampoco el traductor simultáneo, que se activa cuando comienza a oir unas voces más allá de los árboles, le da ninguna pista: el indicador le muestra que está saltando del francés al alemán, y de éste al inglés, al portugués, y al checo, y al ruso. Ni idea de dónde se encuentra ni de en qué año está. Tras los abetos, un jardín lleno de mesas con gente que ríe y charla. Algunos van vestidos con gruesos albornoces, y otros llevan uniformes militares o delicados vestidos de tul blanco. Una orquestina toca a la sombra del techo en forma de paraguas de un escenario redondo, y unos niños, haciendo girar un círculo, se dedican a espantar al perrito pomerania que pasea una dama rubia. Del pelirrojo, ni señales, y si esto es, como se teme Néante, la Mitteleuropa del XIX, un hombre de su complexión física puede pasar desapercibido con relativa facilidad.

Los temores de Néante no mejoran cuando se da cuenta de que en las diversas mesas la mayoría de los vasos contienen agua, servida de unas jarras de cristal del bueno (en todas no, sin embargo: unos mostachudos generales se están atizando un champán de copas que parecen de cristal de Bohemia. Néante, que está rebañando sus neuronas, comienza a tener claro que está en un periodo en el que va a tener que ser discreta, aunque sus compañeros de época no lo sean). Tras la plataforma de la orquestina, una inmensa construcción neoclásica (pero sorprendentemente barroca, a golpe de estatuas de Hermes, dorados y ninfas escanciadoras a tutiplén), con un cartel de Grand Hotel sobre una entrada flanqueada por dos templetes más. No son tales, sino que se trata de fuentes cubiertas que brotan directamente de la tierra con un olor sulfuroso en las que una discreta cola espera para beber. ¿Qué hacer, seguir primero al hombre que le disparó o ir a buscar a O.? Néante no quiere arriesgarse a perder a su asesino, por lo que, en cuanto ve a un criado entrar por la puerta lateral, se cuela ella también. Toma un plumero de un estante donde hay un montón de ellos colgados con orden prusiano –ya no duda de que se encuentra en Centroeuropa– y cruza una cocina a pleno rendimiento. “Gost bif y bistec con patata, asado y togdos, y pudding fgito paga ese glotón de Von Bismagggck”, grita un chef, mientras dos criados con librea sacan botellas de un armario. Néante oye a uno ellos: “Con razón al canciller le han tenido que poner dos orinales en la habitación, ¡este tío tiene un estómago de hierro! Y si vieras los puros que se fuma… incluso tiene un aparato especial que le permite fumarse tres a la vez”. Ni rastro del pelirrojo. 

Néante se escabulle por los pasillos del hotel fingiendo que quita el polvo de los espejos y ramos de flores que surcan los pasillos. Comienza a verse apurada, porque su némesis no está ni en el enorme comedor en el que, como en la larga mesa de un barco, comen personas de todo tono y condición, o en alguno de los más pequeños que quedan reservados para los grupos distinguidos. Intentando colarse en la sala a la que han llevado las bandejas de la cocina, Néante ve a la señora que antes paseaba al perrito guiñarle el ojo. Estee O. 

“Vamos a buscarlo en la Kurhaus. Seguro que allí se habrá podido esconder mejor”. O. se parece a Néante. Al fin y al cabo, tienen orígenes similares, aunque tenga un aire más frío que ella, pero que compensa siendo muy charlatana. Van andando en dirección a un edificio vecino, igualmente opulento. “No es la primera vez que tenemos un incidente en este tipo de veranos, aunque la verdad es que aquí se vive bien: la gente se muere relativamente poco, y les proporcionamos todo tipo de comodidades. Tenemos varias fuentes subterráneas, y agua medicinal también en las habitaciones. Y en el balneario pronto podrán optar por el baño moro, baños de luz eléctrica, baños con luz azul, baños con corriente alterna, baños de vapor, baños de agua fría, tratamientos de succión, vibración, aire caliente, masaje neumático, un gimnasio… Y también grandes baños que imitan las termas romanas ¡Dentro de un par de décadas, podrán hacerse incluso tratamientos de electroshock, si el médico los prescribe!” “¿Electroshock?”, masculla Néante. 

“Sí. Tienes que tener en cuenta que durante el siglo XIX, al abrigo de la Ilustración, se comienza a depositar una enorme fe en la ciencia y la tecnología moderna, que impregna también la medicina y sus campos afines. Claro, también se mezclan muchas cosas que no son estrictamente medicina, como por ejemplo el masaje y la gimnasia, que hacia principio de siglo codificó un sueco que se llamaba Ling, y muchas tonterías, terapias medio místicas y dietas extrañas…”.

O. se ríe. No parece preocupada por el agente enemigo. “No saldrá de aquí, no te preocupes, con la visita de Bismarck tenemos a toda la policía movilizada y no se puede entrar ni salir de la zona termal. En los balnearios del centro de Europa se gestó toda la política de alianzas de la Europa del XIX, Congreso de Viena incluido. En estos veranos, toda la realeza del continente venía a tomar las aguas y lucir el palmito, y también lo hacían escritores y músicos. ¿Sabías que Goethe era un fucker de balneario total, para el que tomar las aguas era sinónimo de irse de picos pardos? ¿Y que Dostoievski se inspiró en sus pérdidas en los casinos de los balnearios prusianos para escribir El jugador (dice que “no hay esplendor ninguno en esas sórdidas salas”, el muy resentido)? Mira, ahora no puedo contártelo todo, pero si algún día tienes tiempo mírate el libro The Grand Spas of Central Europe, de David Clay Large, muy recomendable”.

Ambas mujeres llegan a la Kurhaus, y entran en el pabellón femenino. En la entrada O. guiña el ojo al portero. “Otro de los nuestros”, dice. “Aquí estamos bien cubiertos, porque es en verano cuando estallan las guerras del XIX. Cosas de la movilidad de los ejércitos”. El portero ha visto entrar a un pelirrojo vestido con un albornoz. Cruza una mirada con Néante y con O., saca su porra y señala con la mirada la puerta hacia los baños de fango. Unos baños de los que, lo ha visto ojeando el incongruente libro que le ha mandado la central, dice Vázquez Montalbán que “en la entrega del cuerpo al poder de los fangos hay algo de creencia en la existencia de lo que no vemos y de recuperación de un contacto con lo bueno y lo malo según su vinculación con la tierra misma. Es el barro, el miserable barro del que según las Sagradas Escrituras estás hecho, el que viene a curarte las pupas y a deshacerte las herrumbres de las junturas de tu cuerpo”. Las tres figuras se adentran sigilosamente en una sala en la que un grupo de hombres yacen semidesnudos en tumbonas. Sus pieles son del color de un sapo, cubiertas como están de húmeda tierra mojada. Todos ellos tienen la cabeza envuelta en una toalla y parecen respirar plácidamente, pero Néante sabe que uno busca destruirla. 

En ese momento, estalla un griterío en el exterior de la Kurhaus y el traductor se vuelve loco. “¡Han atentado contra el canciller!” Los hombres de las tumbonas se ponen en pie de inmediato, y a uno de ellos se la cae la toalla mal colocada de la cabeza. Sale corriendo y se pierde entre los bañistas de las termas.

“Malditos anarquistas”, gruñe O., “siempre interfiriendo en la historia”. Néante ve aparecer un portal que se abre en la lejanía, en una de las cabinas donde se administran las temibles duchas escocesas y ve al pelirrojo correr hacia él y atravesarlo. Nhial se gira y la mira con ojos descarados. “Han disparado al Otto incorrecto”. Y el portal se cierra tras él.

------------------------------

El siguiente capítulo de la serie se publicará el 14 de agosto.  

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Mar Calpena

Mar Calpena (Barcelona, 1973) es periodista, pero ha sido también traductora, escritora fantasma, editora de tebeos, quiromasajista y profesora de coctelería, lo cual se explica por la dispersión de sus intereses y por la precariedad del mercado laboral. CTXT.es y CTXT.cat son su campamento base, aunque es posible encontrarla en radios, teles y prensa hablando de gastronomía y/o política, aunque raramente al mismo tiempo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí