1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

The Baffler

Cenar con un criminal de guerra

La carnicería actual de Trump no llega, todavía, a ser tan sangrienta como fue la de Kissinger, “un desaliñado despreciable que hacía la guerra con gusto”, según le definió el novelista Joseph Heller

Dave Denison (The Baffler) 31/07/2019

<p>Henry Kissinger se entrevista con Augusto Pinochet, en 1976.</p>

Henry Kissinger se entrevista con Augusto Pinochet, en 1976.

Archivo General Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Esta es la historia de la noche en que me encontré de repente cenando con Henry Kissinger. Sucedió en un restaurante fino de Cambridge, en el interior del complejo del Charles Hotel que se encuentra cerca de Harvard Square. Nuestro grupo acababa de sentarse en una mesa junto a la parte delantera del local y estaba estudiando el menú cuando miré hacia arriba y vi la inconfundible figura desaliñada de Kissinger arrastrando los pies al pasar. Estaba con su igualmente reconocible esposa, Nancy, y les guiaba hacia una mesa junto a la parte trasera del comedor otro personaje conocido, la antigua embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power. Uno o dos agentes parecían controlar la seguridad. Pocos minutos después, vi al profesor de derecho de Harvard, Cass Sunstein, que está casado con Power, entrar apresuradamente con una maleta pequeña, como si acabara de llegar del aeropuerto, y sentarse en la mesa de Kissinger.

¿Qué se supone que tienes que hacer cuando te encuentras en un lugar público con alguien a quien consideras un criminal de guerra? No estaba preparado para ese momento. Como periodista anclado, por formación y disposición, en el papel de observador, lo único que pude hacer fue… observar. Lógicamente, fue uno de los temas de conversación de nuestra mesa. Uno de los belicistas más famosos del mundo estaba cenando ahí al lado, y con dos de los liberales más destacados de Harvard, dos intelectuales que habían formado parte del Gobierno Obama. Power es la autora de un libro sobre la respuesta histórica que ha dado EE.UU. al genocidio, con el que ganó el Premio Pulitzer en 2003, y Sunstein publicó un libro ese mismo año con el título de Por qué las sociedades necesitan la disensión.

Sin embargo, en este caso, ninguno de los que estábamos en el restaurante manifestamos ninguna disensión o disgusto. La noche prosiguió de forma decorosa y civilizada. Era como ver a un famoso, algo que no es del todo inusual en un restaurante de clase alta. Todo el mundo sabe cómo comportarse y, así, mientras prolongábamos nuestros postres, aproximadamente una hora después, pudimos observar al anciano y a su comitiva regresar discretamente a la noche de Cambridge. Fue a finales de mayo del año pasado, cuatro días antes de que Kissinger (nacido el 27 de mayo de 1923) cumpliera noventa y cinco años. 

Cuanto más piensas sobre Nixon y Kissinger, más tienes que enfrentarte al hecho de que un cierto tipo de corrupción, falta de honradez y crueldad ha sido la norma en la política estadounidense y, sobre todo, en la política exterior

Unas dos semanas después, falleció Anthony Bourdain, el chef internacionalmente aclamado, poco después de su sesenta y dos cumpleaños. Si no hubiera sido por ese motivo, el avistamiento de Kissinger podría haber pasado a formar parte de mi archivo de memoria; sin embargo, me ha acompañado como un virus durante todo un año. Bourdain sentía un odio particular hacia Henry Kissinger y había reflexionado sobre esa pregunta: “¿Qué debes hacer cuando un criminal de guerra entra en un restaurante?”. Como relató Patrick Radden Keefe en un perfil que realizó en 2017 para New Yorker:

[Bourdain] se embarcó entonces en una diatriba sobre lo enfermo que le ponía, después de haber viajado por el sudeste asiático, ver cómo los que acudían a los almuerzos del poder recibían a Kissinger con los brazos abiertos. “Cualquier periodista que se haya mostrado educado con Henry Kissinger, sabes qué le digo: que le den por el culo”, afirmó, mientras su indignación ascendía por momentos. “Creo profundamente en las zonas grises morales, pero cuando se trata de ese tipo, en mi opinión, no debería permitírsele comer en ningún restaurante de Nueva York”.

Cuando saltó la noticia del fallecimiento de Bourdain, Joshua Keating, en Slate, citó este comentario, así como un pasaje del libro que publicó Bourdain en 2001, Viajes de un chef:

Después de haber estado en Camboya, nunca más podrás quitarte las ganas de querer matar a Kissinger usando solo tus manos. Nunca podrás volver a abrir un periódico y leer cómo esa escoria traidora, prevaricadora y asesina se sienta con Charlie Rose para tener una agradable charla o acude a algún evento de gala en favor de alguna revista del corazón sin que te den arcadas. Cuando presencias lo que Henry hizo en Camboya (cuáles son los frutos de su genio para las artes políticas) nunca más podrás comprender por qué no está sentado en el banquillo de La Haya junto a Milošević.

Yo nunca he estado en Camboya y, como la mayoría de los estadounidenses, tengo capacidad para olvidar. Casi había borrado de mi mente los horribles detalles de esa época y los pormenores de los crímenes de Kissinger, pero la furia de Bourdain me impactó. Sentí la repentina obligación de revisar el sórdido registro de las actividades de Kissinger, lo que también significaba hacer frente a la pregunta de por qué los que acuden a los almuerzos del poder siguen tratándolo tan bien. No tardé mucho en darme cuenta de que había algo más que perseguía: una forma de entender la deprimente situación política actual. Desde la conmoción que supuso ver cómo un magnate inmobiliario imprevisible y sin cualificación se instalaba en la Casa Blanca, aquellos de nosotros que seguimos una dieta mediática específica venimos preguntándonos, por lo general varias veces al día, ¿cuán malo es? y ¿cuánto puede empeorar? Más que nunca antes hemos visto cómo muchas personas (incluso en los círculos centristas frotamentones y en los enclaves liberales palabreros) se preocupaban abiertamente por el auge del fascismo y declaraban formar parte de un #movimiento de resistencia.

Cada día de la era Trump aporta pruebas de una nueva ruptura con las tradiciones y normas estadounidenses. No sirve de nada negarlo, este presidente es más osado que ningún otro que hayamos visto nunca antes en nuestras vidas a la hora de decir en público cualquier cosa que se le venga a su confusa cabeza. “Esto no es normal”, se ha convertido en la queja habitual de nuestra época. No obstante, cuanto más piensas sobre Nixon y Kissinger, más tienes que enfrentarte al hecho de que un cierto tipo de corrupción, falta de honradez y crueldad ha sido, qué diantres, la norma en la política estadounidense y, sobre todo, en la política exterior. Si lo único que ves ahora es una ruptura con respecto a ciertas formas de llevar a cabo los asuntos presidenciales, te arriesgas a pasar por alto las continuidades, que son igual de importantes. Es más que posible que seamos capaces de empezar a revertir el legado de Trump antes de averiguar cómo podemos librarnos del de Kissinger.

----------

Para el que quiera conocer todos los cargos que pesan sobre Kissinger, existe, cómo no, el manual que publicó Christopher Hitchens en 2001: Juicio a Henry Kissinger. Hitchens comienza con lo que denomina un “secreto a voces” en Washington, “demasiado trascendental y demasiado horrible para contarlo”. A saber, que Nixon y Kissinger sabotearon de forma deliberada las negociaciones de paz de París del otoño de 1968 (cuando todavía eran ciudadanos particulares, y por tanto, de forma ilegal) y sugirieron a la junta militar de Vietnam del sur que podrían conseguir un mejor acuerdo con un gobierno republicano. Como es lógico, el resultado fue que la Guerra de Vietnam se prolongó más de cuatro años adicionales, y esto dio lugar al bombardeo incesante de Vietnam, Camboya y Laos, a otras 20.000 muertes de estadounidenses y a un incontable número de vietnamitas, camboyanas y laosianas. 

Más adelante, Hitchens valora los roles que desempeñó Kissinger en las guerras, genocidios y golpes, incluidos los de Bangladés, Chile, Chipre y Timor Oriental. Acusa a Kissinger de ser “directamente responsable” del secuestro y asesinato del general chileno René Schneider en 1970. Ninguna de las informaciones de las que deja constancia es precisamente nueva, como señala Hitchens al final del libro. Sin embargo, al reunirlos todos bajo un único informe penal (que Harper’s Magazine publicó originalmente en dos partes con el título de “El proceso contra Henry Kissinger” y que luego Verso publicó en forma de libro), probablemente Hitchens fuera la persona que más tuvo que ver a la hora de asociar el término “criminal de guerra” con el nombre de Kissinger.

Si lo único que ves ahora es una ruptura con respecto a ciertas formas de llevar a cabo los asuntos presidenciales, te arriesgas a pasar por alto las continuidades, que son igual de importantes

Hitchens falleció en 2011, y es fácil imaginar a Kissinger alzando una copa de jerez al enterarse de que su martirizador se había ido a la edad de sesenta y dos años. Hitchens era un pensador heterodoxo que cambiaba bruscamente de dirección, aunque su asalto contra Kissinger, como mínimo, hizo que Kissinger saboreara un poco de lo que se merecía y, como Hitchens se encontraba a sus anchas en los medios de difusión, su voz todavía resuena en todos los rincones de internet. Por ejemplo, en una entrevista que concedió en 2001 al periodista canadiense Allan Gregg, Hitchens resume la visión que tiene sobre su bestia negra: “Es un matón, un delincuente, un mentiroso, un pseudointelectual y un asesino, ¿de acuerdo? Todas esas cosas se pueden comprobar de manera objetiva. Que sea un anticomunista es una especulación que él mismo se empeña en fomentar”.

En cambio, las palabras “criminal de guerra” aparecen solo dos veces en el libro que Greg Grandin publicó en 2015, La sombra de Kissinger, y en ambas ocasiones lo hacen para referirse a la polémica de Hitchens. Sin embargo, para mí, el libro de Grandin es más importante, ya que conecta de forma magistral el legado de Kissinger con lo que vino después: los años de Reagan y Bush, así como los gobiernos de Clinton y Obama. Anticipa de diversas formas la peligrosa situación política que se instaló en 2016 (sobre todo al detallar el desprecio que sentía Kissinger por los “hombres con datos” y su creencia en que Occidente necesitaba hombres “que fueran capaces de crear su propia realidad”). Desde el principio, es evidente que Grandin persigue algo diferente de lo que perseguía Hitchens. Lo afirma de forma explícita, casi de pasada, en las páginas de agradecimientos que se encuentran al final del libro: como Hitchens “se centraba de forma obsesiva en la moralidad de un solo hombre, su demonio”, pasó por alto “la visión de conjunto”. Es decir, veía a Kissinger como un “saqueador de los valores estadounidenses”, y no alguien que intensificó el militarismo estadounidense y tuvo “un rol desmesurado” a la hora de “crear el mundo en el que vivimos en la actualidad, que acepta las guerras interminables como algo natural”. 

Aunque Grandin recuenta el amplio abanico de tejemanejes que Kissinger se traía entre manos (como por ejemplo los guiños de complicidad que le hizo en 1975 al dictador indonesio Suharto justo antes de que este invadiera Timor Oriental, que luego resultó “en al menos 102.800 timorenses… muertos como consecuencia de la invasión y la ocupación indonesia posterior durante 24 h”), la información sobre Camboya y Laos es la que todavía provoca shock y pavor. “El bombardeo sobre Camboya fue ilegal en cuanto a su concepción, doloso en cuanto a su implementación y genocida en cuanto a los efectos que tuvo”, escribe Grandin. Nixon y Kissinger consiguieron mantener en secreto durante meses la extensión de la guerra hacia Camboya (un país neutral), porque Kissinger montó un elaborado sistema de falsificación burocrática que consiguió que ni siquiera los altos funcionarios del Pentágono lo supieran. (Las primeras operaciones encubiertas de bombardeo se denominaron “Operación Desayuno”; más tarde la campaña recibió el nombre de “Operación Menú”). Cuando Nixon anunció en público su plan para invadir Camboya el 30 de abril de 1970, se produjeron manifestaciones generalizadas y, poco tiempo después, tuvieron lugar los disparos de la Guardia Nacional en la Universidad Ken State de Ohio que acabaron con la vida de cuatro estudiantes. Los bombardeos continuaron durante tres años más. Grandin escribió:

Es más que posible que seamos capaces de empezar a revertir el legado de Trump antes de averiguar cómo podemos librarnos del de Kissinger

Que Kissinger, en conjunto con Nixon, dirigiera el bombardeo de Camboya, y que lo hiciera desde marzo de 1969, es bien sabido hoy en día. No lo es tanto que la peor parte de su bombardeo comenzara en febrero de 1973, un mes después de que Washington, Hanói y Saigón firmaran los Acuerdos de Paz de París. En 1972, Estados Unidos lanzó un total de 53.000 toneladas de bombas sobre Camboya. Entre el 8 de febrero y el 15 de agosto de 1973 ese número casi se quintuplicó y tuvo como objetivo no solo algunos “santuarios” vietnamitas situados al este del país, sino la mayor parte del país.

La situación fue incluso más extrema en Laos, un país que la radio estatal estadounidense Voice of America describió como “el país más bombardeado de la historia”. Tanto en Camboya como en Laos, cabe la pena señalar, indica Grandin, “estos crímenes persisten”. “Casi un 30 % de las bombas que lanzó Estados Unidos, la mayoría durante el mandato de Kissinger, no llegaron a detonar. En Laos se calcula que existen 80 millones de bombas de racimo sin explotar, escondidas bajo una fina capa de tierra y repletas de rodamientos”. Incluso a día de hoy, cientos de personas mueren cada año y el resultado son casi 20.000 muertes hasta 2009. El 23% de las víctimas son niños, de acuerdo con los autores del libro Cosecha eterna que se publicó en 2013. Según la descripción de un trabajador humanitario: “Cuando vas hoy en día a los pueblos, todavía puedes ver pruebas de ello, todavía puedes ver los cráteres de las bombas, todavía puedes ver la increíble cantidad de metal, restos y artefactos explosivos sin detonar esparcidos como si nada por los pueblos. Y en la actualidad siguen todavía hiriendo y matando personas”. 

El celo con el que Nixon y Kissinger emprendieron esta carnicería es algo psicopático. En los documentos sobre la presidencia de Nixon que se guardan en los Archivos Nacionales hay un memorándum de 1973 en el que aparece Kissinger comentando la escalada del bombardeo sobre Camboya: “Preferimos pecar más bien por exceso”. Pocos días después, Nixon le dijo a Kissinger por teléfono: “No veo motivo alguno para no arrasarlos por completo en Camboya”. 

De forma crucial, no consiguió alcanzar su supuesto objetivo. No logró el propósito declarado de la política Kissinger: conseguir que Vietnam del Norte retirara sus tropas de Vietnam del Sur, ni tampoco sirvió para frenar sus operaciones de una manera significativa. De hecho, según afirma Grandin, Kissinger probablemente ni siquiera pensaba que esos objetivos fueran realistas, “puesto que en 1965 ya había llegado a la conclusión de que la guerra era en vano”. Todas las numerosas racionalizaciones que empleó Kissinger no equivalían más que a la misma falacia fundamental que se escondía detrás de la guerra de Vietnam, que Grandin resume con estas palabras: “Tenemos que escalar para demostrar que no somos impotentes, y cuanto más impotentes demostremos ser, más tendremos que escalar”.

--------------

Es infinitamente irritante que Kissinger siga estando considerado como una fuente de profunda sabiduría y realpolitik en los círculos políticos internacionales. Como indicó una vez Hitchens: “La mayoría de las políticas de Henry Kissinger realmente terminaron en calamidad”. 

“El bombardeo de Camboya”, escribe Grandin, “es diferente a las otras transgresiones de Kissinger, y no solo por la cruel magnitud del número de cadáveres”. También fue lo diametralmente opuesto a un pensador astuto y realista porque consiguió menos que nada: allanó el camino para el alzamiento de los Jemeres Rojos y el genocidio que vino después. En sus propias memorias, Kissinger ha negado de forma enérgica cualquier tipo de culpabilidad o responsabilidad por la catástrofe de Camboya. Grandin acude al historiador de Yale, Ben Kiernan, director fundador del Programa de Estudios sobre Genocidios. Kiernan se muestra cauteloso a la hora de designar causas y efectos, y le dice a Grandin que “la causa del genocidio fue la decisión de Pol Pot de llevarlo a cabo”, pero también rechaza los intentos de Kissinger por desviar la atención y afirma que la facción extremista de los Jemeres Rojos “no habría llegado al poder si no se hubiera producido el bombardeo de Estados Unidos”.

“El kissingerismo” (la brutalidad racionalizada que los presidentes imperialistas de EE.UU. toleran e incluso por lo general se espera de ellos) es muy probable que perdure

Al poco de ver a Kissinger cenando con Samantha Power en Cambridge, me pregunté, como es lógico, qué es lo que había dicho la autora de un estudio de 610 páginas (Problema infernal) sobre el reguero de destrucción que habían dejado Nixon y Kissinger en el sudeste asiático. En su capítulo sobre Camboya, Power se centra principalmente en los acontecimientos posteriores a la toma de poder de los Jemeres Rojos y lo difícil que fue para el resto del mundo descubrir lo que había pasado. No obstante, pasa varias páginas examinando la situación previa y señala que “el periodista británico William Shawcross y otros sostienen que las filas de los Jemeres Rojos crecieron principalmente como consecuencia de la intervención de Estados Unidos”. Poco después de que Estados Unidos cerrara su embajada y abandonara el país en manos de los Jemeres Rojos, el presidente Gerald Ford y Kissinger emitieron tardías alertas sobre los nuevos gobernantes. “Pero el gobierno de Ford tenía poca credibilidad”, escribe Power. “Kissinger había desangrado Camboya y ensuciado su propia reputación con la política previa de Estados Unidos”. Su análisis sobre el papel que desempeñó Kissinger en Camboya es somero, pero incluye de todos modos este juicio de valor: “La intervención estadounidense en Camboya provocó daños terribles por sí sola, pero también ayudó de forma indirecta al establecimiento de un régimen monstruoso”. 

Después de haber participado en el Consejo de Seguridad Nacional del Gobierno de Obama y después de haber ocupado el cargo de embajadora ante la ONU entre 2013 y 2017, seguro que Power piensa que posee una visión más “realista” de los asuntos internacionales que cuando no era más que una escritora. En junio de 2016, viajó a Alemania para aceptar el “Premio Henry A. Kissinger”, que entregaba la American Academy de Berlín en reconocimiento por “los inestimables servicios prestados a la relación transatlántica”. Naturalmente, mucha gente se sorprendió cuando tuiteó en abril de 2014 una foto de ella y Kissinger acudiendo a ver un partido de béisbol de los Yankees. Después de pasar tiempo con Power, el periodista Evan Osnos publicó una cita de Kissinger en The New Yorker: “Power entendió cuál era la diferencia entre ser profesor y ser legislador, por eso, cuando analizaba los problemas contemporáneos, no había tantas diferencias entre lo que pensábamos ella y yo”. 

Trump ha incorporado a miembros del equipo B de partidarios de Kissinger como John Bolton y Mike Pompeo, que todavía podrían conseguir provocar una guerra con Irán

¿Y qué pasa con el marido de Power, Cass Sunstein? Unas pocas semanas después de su cena con Kissinger, publicó en la New York Review of Books, con el título de “Podría ocurrir aquí”, la reseña de dos libros sobre el auge de los nazis en Alemania. La cuestión de fondo versaba sobre si la democracia liberal de Estados Unidos sobreviviría a Trump. Sunstein escribió:

Si el presidente de Estados Unidos miente constantemente, y se queja de que la prensa independiente es responsable de las noticias falsas, y pide que se le retiren las licencias a las cadenas de televisión, y solicita públicamente penas de cárcel para sus oponentes políticos, y menoscaba la autoridad del Departamento de Justicia y del FBI, y magnifica las divisiones sociales, y deslegitimiza las críticas por “corruptas” o “fallidas”, e incluso rechaza, en un claro incumplimiento de la ley, proteger a los niños contra los riesgos asociados con la pintura de plomo, pues bueno, fascismo no es, pero Estados Unidos nunca había visto nada que se le parezca. 

Se pueden hacer objeciones sobre los detalles concretos, pero también se puede argumentar que ya hemos visto muchas de esas cosas (y peores). Se puede establecer una diferenciación entre los crímenes Kissinger y las guerras que vinieron después. No unas guerras secretas, como dice Grandin, sino unas guerras que convirtieron la doctrina del “shock y pavor” en un espectáculo televisivo. Unas políticas brutales que provocaron la muerte de innumerables civiles no solo mientras la maquinaria de guerra de Bush-Cheney estuvo activa, sino también durante los gobiernos de Clinton y Obama. Grandin llama nuestra atención sobre esa ocasión en que Lesley Stahl le preguntó a la secretaria de Estado de Clinton, Madeleine Albright, en el programa 60 Minutos, sobre los cerca de medio millón de niños que habían muerto en Irak como consecuencia de las sanciones económicas de la década de 1990. “Vamos”, dijo Stahl, “que son más niños que los que murieron en Hiroshima”. La respuesta de Albright fue totalmente kissingeriana: “Creemos que el precio a pagar merece la pena”. 

La carnicería actual de Trump no llega, todavía, a ser tan sangrienta como la de Kissinger. Hoy en día, están muriendo civiles en Yemen y en otros lugares. Pero Trump ha incorporado a miembros del equipo B de partidarios de Kissinger como John Bolton y Mike Pompeo, que todavía podrían conseguir provocar una guerra con Irán. Hay niños que están siendo secuestrados y traumatizados en la frontera sur de EE.UU. por un presidente que parece disfrutar con algo que cualquier otra persona decente consideraría violaciones de los derechos humanos. Kissinger, que Joseph Heller describió de forma tan memorable como “un desaliñado despreciable que hacía la guerra con gusto”,  será, muy pronto, transportado en un ataúd. Pero, como escribe Grandin en su epílogo, “El kissingerismo” (la brutalidad racionalizada que los presidentes imperialistas de EE.UU. toleran e incluso por lo general se espera de ellos) es muy probable que perdure. 

Si miramos la parte positiva, Samantha Power pronto publicará unas memorias; el título provisional es La educación de una idealista.

----------

Dave Denison es un redactor asociado de The Baffler.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler.

Traducción de Álvaro San José

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Dave Denison (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. C.R.G.

    Kissinger es un producto del reǵimen usamericano, y en EEUU cambia el mascarón de proa del régimen, pero nunca el propio régimen. Trump continúa las políticas de Obama como Bush II las de Clinton porque no son mas que figurones vacios puestos en Washington por los poderes reales en EEUU: el capitalismo salvaje y depredador de Wall Street y el complejo militar-industrial de Lockheed Martin y empresas anejas mas el Pentágono. Cualquier intento de racionalizar esta situación por parte de la pseudoizquierda nortemericana no son mas que paños calientes sobre el cáncer que son para el planeta el régimen y sociedad mas agresivos de la Historia.

    Hace 2 años 1 mes

  2. Roberto

    Kissinger, aquél señor que no dudó en tomar la decisión de poner en órbita a Carrero Blanco el mismo día que recibió el escueto informe de dos páginas del mismo Carrero Blanco ante el riesgo que suponía que un enclave atlantista tan importante como la península ibérica contase con la capacidad real y funcional de disponer de su propio arsenal termonuclear y una producción con materia prima local de 140 kilos de plutonio enriquecido al año.

    Hace 2 años 1 mes

  3. Afrodito Bartolomeo

    Me encantó el artículo, sobre todo porque incide en lo que mucha gente lleva años, décadas, repitiendo. EEUU es el mayor estado terrorista de la historia. El caso de los Jemeres Rojos es bien curioso, no sólo porque su aparición tiene relación directa con las acciones de EEUU, sino también porque EEUU apoyó a los Jemeres Rojos con financiación y entrenamiento, tal y como declaró Jonhatan Winer en 1986. De hecho a los Jmeres Rojos los derrotó el Vietkong, lo que da una idea de por qué EEUU los apoyaba. Y en lo de Timor Oriental no se puede obviar el genocidio provocado por Suharto contra los comunistas, con más de 1 millón de muertes. Todo eso después de la invasión y con el beneplácito de EEUU. Lo cuenta también Chomsky.

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí