1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

El Gobierno de España y los principios

Solo hay dos dos salidas: a la portuguesa o a la alemana. La solución lusa es compatible con una coalición. La vía alemana es ficticia. Ni C’s alcanza los niveles de convicciones de centro de la CDU ni el PSOE puede equipararse al SPD

José Antonio Martín Pallín 5/08/2019

<p>Pedro Sánchez, el 1 de agosto de 2019.</p>

Pedro Sánchez, el 1 de agosto de 2019.

@SANCHEZCASTEJON

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

He seguido el tortuoso proceso de investidura desde el Reino (de momento) Unido. Las principales televisiones pasaron olímpicamente de cualquier información sobre el evento, ni siquiera lo recogieron en las tiras que acompañan a los telediarios. Parece ser que seguimos siendo un país maravilloso para tomar el sol, paellas y sangría. Solo se hizo eco The Times, en una media columna, después del día de la investidura frustrada.  

Me llamó la atención un referencia entrecomillada que atribuía a Pedro Sánchez, una frase que, en principio, no tendría más interés que reflejar la posición del candidato frustrado. El corresponsal resaltaba que el candidato manifestase que no quería ser presidente de España a cualquier precio. Pero en la versión que yo conocía, por mi seguimiento de los diarios digitales españoles, lo que en realidad había dicho era mucho más grave y preocupante para la salud de nuestra democracia.  Lo que leí, si no me falla la memoria, fue: “Prefiero no ser presidente de España a renunciar a mis principios”.

Esa frase grandilocuente, por su contenido y en el momento en que se pronuncia, constituye una radiografía perfecta de la democracia que hemos construido, entre todos, después de cuarenta años de dictadura y otros cuarenta de convalecencia. El candidato y futuro presidente del Gobierno de España nos debe una explicación o por lo menos una matización de tan lapidaria frase.  ¿A qué principios se refiere? ¿A los valores superiores del ordenamiento constitucional? ¿A sus principios ideológicos? ¿A sus convicciones éticas? ¿A las reglas inmutables de su estrategia para llegar al poder? ¿Es una frase para pasar a la Historia?  Me recuerda la que pronunció el almirante Méndez Núñez, después de la derrota en  la Batalla de Callao: “Más vale honra sin barcos que barcos sin honra”. Estoy seguro que el almirante cumplió con su deber y nada puede reprochársele, pero perdimos la batalla y los barcos. Como es lógico, el presidente no tiene por qué contestar a mis interrogantes, por lo que me arriesgaré a internarme por ese intrincado laberinto para descifrar esa grave e implícita descalificación de algunos de sus posibles oponentes, en pleno fragor  de la batalla por conseguir la investidura. La partida se abrió con una gran variante de posibilidades, alianzas y movimientos tácticos. El candidato no debe olvidar que había conseguido la posibilidad de presentarse a una investidura mediante una moción de censura que prosperó, contra pronóstico, por una escasa mayoría, conformada por un conglomerado de partidos políticos que, según los postulados de la derecha extrema, no tienen cabida en el juego político por estar estigmatizados con las lacras, del populismo, el nacionalismo, el independentismo e incluso por el terrorismo.  Todos ellos tienen el pecado original de haber sido expulsados del paraíso constitucionalista.   

No me parece lógico que si sirvieron para censurar al presidente del Partido Popular, no sirvan para tejer alianzas o convenios que lleven a conformar un gobierno presidido por el proponente de la moción de censura. Por cierto, conviene no olvidar que el actual candidato demostró que no quería hacerse cargo de la Presidencia del Gobierno al conminar, varias veces,  al presidente Rajoy a que presentase la dimisión, ofreciendo a cambio la retirada de la moción de censura.

En un país donde se derroca a un gobierno con los votos de nacionalistas e independentistas, es impensable, incoherente e incomprensible que no se cuente con esos votos para llegar a la Presidencia del Gobierno. Este mantra del constitucionalismo, que tiene atenazada a nuestra democracia, es necesario desmontarlo con urgencia si no queremos perpetuar la supremacía de una España que solo tolera los valores que encarna un enmohecido españolismo que vive de las glorias del pasado.  

Pienso que el partido que los representa, con mayor autenticidad y convicciones, es Vox. La Reconquista consiste en volver a la casilla de salida y perpetuar el desolador panorama que se vivió durante la dictadura (pantanos aparte) si bien esta vez con métodos menos sangrientos porque no caben en estos tiempos. Por cierto, ¿qué política pretenden aplicar en Cataluña y Euskadi, estos nuevos hitlerianos y fascistas del siglo XXI?

Siguiendo con nuestro espectro político, nos encontramos con Ciudadanos, nacido para confrontarse con el nacionalismo catalán que  evidentemente hacía difícil la convivencia diaria con ciertas medidas políticas del radicalismo independentista. Como este bagaje político era demasiado localista, decidieron asumir, por lo menos emblemáticamente, la ideología liberal, aunque por sus obras tengo la sensación de que muchos de sus dirigentes creen que Adam Smith era un sheriff del Oeste americano encarnado por John Wayne o más moderadamente por James Stewart. Se han quedado en tierra de nadie, agarrándose desesperadamente a un centro político inexistente, que se abre como una grieta por la que inexorablemente se precipitan hacia la nada.

Y nos quedan los valores fijos. El Partido Popular, heredero de la antigua Alianza Popular, cuyo fundador Manuel Fraga casi se cae del caballo al sumergirse en la realidad democrática de un país al que los guardianes de las esencias de la patria hispana llegaron a definir como la Pérfida Albión. Por lo menos, Fraga intentó conjugar las esencias del franquismo con un conservadurismo, con cierto tinte liberal,  a la moda anglosajona. 

Sus políticas y mensajes no puede ser más simplista y estereotipados. Nacionalistas y populistas quieren romper España. ¿Tanta fuerza física pueden desarrollar? ¿Cómo se rompe España? ¿A martillazos como sus ordenadores, o reconociendo, como dice la Constitución que somos una nación con nacionalidades y regiones? ¿Se rompe exigiendo el desarrollo de políticas sociales que amortigüen las desigualdades que pueden llegar a ser insoportables? ¿Propugnando la diversidad lingüística interna, de la que nada tiene que temer la lengua española con un fuerza arrolladora en el mundo de los hispano hablantes? En fin, si tienen tiempo, les agradecería que desarrollasen con más detalle en qué consiste la hercúlea tarea de romper España. 

En el otro flanco del espectro que conforma el lado oscuro de la luna, nos encontramos con un conglomerado en el que se amalgaman, como si fuese posible su aleación, materiales muy diferentes: movimientos políticos como Podemos, surgidos de la reacción popular de los indignados en torno al 15-M; los nacionalistas vascos PNV, que hasta su disolución formaban parte de Internacional demócrata-cristiana; los nacionalistas catalanes encarnados por partidos burgueses en el sentido histórico de la expresión o por Esquerra Republicana, de  inequívoco sentido democrático y de políticas sociales, defensores de la identidad catalana en el marco de un Estado independiente. En mi opinión, cada vez más alejado, como el último vagón del tren que ha salido de la estación.

Por último, el Partido Socialista Obrero Español, con más de cien años de actividad política, desarrollada en muy diferentes épocas y circunstancias. La socialdemocracia, en la que se integra, ha sabido administrar y suavizar, hasta momentos recientes, los rigores de un capitalismo temeroso de la fuerza de la Unión Soviética y que se quitó la careta un poco antes de la Caída del Muro de Berlín. El PSOE se siente tentado por el ejemplo de sus congéneres alemanes a formar una coalición que, al fin y a la postre, se ha convertido en una serpiente pitón que primero les asfixió y puede terminar por devorarlos.

El presidente non nato pertenece a este partido y se ha situado a su frente, primero tratando de alejarse de conformistas que gobernaron nuestro país en tiempos recientes, y a la postre, optando por bañarse en las aguas estancadas del realismo político. El realismo político se presenta bajo diferentes siglas: FMI, BCE, CEOE, AEB o el IBEX 35.

Respetando y congratulándonos, como no podía ser de otra manera, de que el candidato a la Presidencia del Gobierno tenga sus principios y valores en el terreno personal e intransferible de la ética, me permito recordarle que tiene, además, un compromiso constitucional que nace de la puesta en marcha del mecanismo para investir al presidente del Gobierno después de celebradas unas elecciones.

Examinando el panorama que nos ofrece el resultado de las elecciones, hace tiempo que manifesté públicamente que solo veía dos salidas: un gobierno a la portuguesa o una coalición a la alemana. Advierto que una solución a la portuguesa no es incompatible con una coalición de gobierno. La vía alemana me resulta ficticia. Ni Ciudadanos alcanza los niveles de convicciones democráticas moderadas y de centro de la señora Merkel y su partido, ni el Partido Socialista Obrero Español puede equipararse al Partido Socialista de un país como Alemania, con niveles económicos y sociales notablemente superiores. Tenemos que ser conscientes de que somos un país del sur y los partidos socialistas (véase Francia o Italia  –donde por cierto han desaparecido–, Portugal y España) tienen que adaptar sus políticas socialdemócratas a la realidad social y económica de las sociedades en donde desarrollan su actividad política.

La segunda opción, compartida inicialmente por numerosos portavoces y políticos del Partido Socialista, pasaba por considerar a Unidas Podemos como el socio preferente para un gobierno de coalición. Ante el fracaso, no tiene mucho sentido enredarnos en el reparto de culpas, aunque las encuestas parecen inclinarse por atribuirlas mayoritariamente el PSOE.  Por lo menos, el presente aparece despejado. El menú es único, un pacto programático apoyado por la sociedad civil al que se tiene que adherir Unidas Podemos y se supone que el resto de los partidos que votaron la moción de censura, aunque, de momento, no han sido invitados a la mesa.  No tiene por qué ser exclusivamente al gusto portugués.

En política no cabe tomar posiciones en virtud de agravios, sino pensando en el bien de la comunidad y en interés general. Creo que no queda otra alternativa que intentar, por todas las partes, un pacto programático con luz y taquígrafos que permita a los ciudadanos conocer hacia dónde nos lleva la nueva y, por ahora, última propuesta del candidato. Todo menos enfrentarnos a unas elecciones en las que al quinto jinete del apocalipsis, Vox, se le va a entregar la llave del gobierno de la nación. Si algún ingenuo pensaba que en Madrid y Murcia iban a surgir dificultades para conformar gobiernos de derechas, pienso que desconoce totalmente la realidad del país en el que vive.  

La conclusión que se puede extraer de esta tramoya no es alentadora. Estamos viviendo en una  democracia convaleciente e inmadura, incapaz de aceptar la fórmula de un gobierno de coalición, con la paradoja añadida de que sí ha sido posible en muchas comunidades autónomas. La explicación es fácil, el Gobierno central conserva en sus manos las claves de la política económica y social, el régimen impositivo fiscal y el gasto público. Me parece que, en esa delicada materia, los poderes económicos y financieros no están dispuestos a transigir con una coalición que no salvaguarde una economía libre de mercado, según el eufemismo que se han inventado los liberales, para imponer relaciones comerciales empresariales y laborales, en condiciones de superioridad y de desequilibrio, a las que no están dispuestos a renunciar.

Si no existe la capacidad necesaria para un gobierno de coalición en el que, como sucede en muchos países, los socios puedan tener discrepancias públicas sin que se resquebrajen las estructuras ni las políticas de gobierno, habrá que reconocer que, de momento, y espero que sea una enfermedad pasajera, somos incapaces de aplicar los fórmulas habituales de otros países de la Unión Europea.

Estamos a tiempo de reflexionar antes de llegar a unas nuevas elecciones. No tiene sentido enrocarse en la búsqueda de culpables. Creo que los ciudadanos tienen todas las claves para formar su criterio. No tiene sentido  tranquilizar la conciencia escudándose en posiciones salomónicas. Salomón era un tramposo, el hijo era suyo. 

-------

José Antonio Martín Pallín es magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra). 

Autor >

José Antonio Martín Pallín

Es abogado de Lifeabogados. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Angelyo

    ¡Chapeau!Mientras más lees a gente que hace un discurso bastante razonable más nos hacen llorar por su ineptitud quienes nos gobiernan.

    Hace 1 año 8 meses

  2. x.m.baltar

    creo que hay un error, quizás de transcripción, en el texto, siempre interesante y bien articulado, de martín pallín. la trampa salomoniana es fácilmente desmontada por el autor con el hecho de que, el hijo que sugería repartir en dos secciones, efectivamente “ no era suyo”. si una de las partes, apremiada por el sentido cariño hacia la criatura, no hubiera cedido la tutoría del infante ante el temor de un daño irreparable e inasumible, el rey hebreo poco habría perdido en el corte a la mitad. la omisión del adverbio de negación en el texto, desvirtúa la imagen para la que estaba concebida la frase. en el caso que nos ocupa, ninguna de las madres semeja detentar un especial cariño al sujeto víctima del reparto, en este caso el gobierno de españa. los ciudadanos podemos entender que ese nutrido grupo de diputados electos son nuestros representantes, los encargados por todos nosotros de articular nuestros intereses y anhelos en el leviatán estatal mas, para ellos, su cargo y posición es algo de lo que tirar provecho para sí y para la superestructura que los ha proyectado a las listas, esto es: el partido de turno. y la primera necesidad de la pesoe en estos tiempos es aplastar la cabeza de su víbora particular, que no es otra que podemos y, en especial, la de pablo iglesias. la historia reciente ha enseñado la magnitud del abismo a los de ferraz y, si bien han salido del apuro con una encomiable maniobra, son sabedores de que el electorado no soportaría de nuevo otro vodevil como el del vergonzoso apoyo a rajoy y la historia del díscolo resurgiendo de su ostracismo ante un aparato viejuno y de rostros torvos y demenciales. si la situación pinta así para la izquierda de opereta que puso al último rey en el trono, también tiene su miga para su razonable partenaire. la actual ejecutiva morada está bastante señalada por nepotismos y personalismos fuera de toda lógica y quedarse fuera del consejo de ministros sería interpretado por gran parte de los votantes como una renuncia injustificable y por los electos como dejar pasar una oportunidad que, oteado el horizonte, no necesariamente pueda repetirse en el corto plazo. visto lo visto, una cosa tengo clara, por mucho que el antiguo consejero de miguel blesa apele a sus “ principios “: a nosotros sí que nos diseccionarán sin recato cualquiera de ellos para lograr sus motivos últimos.

    Hace 1 año 8 meses

  3. RODELU

    Sencillamente BRILLANTE

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí