1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

3. Escenas de la feria ganadera

CRÓNICA DE LA GRAN DEGOLLINA: LA TABASKI EN GUET N'DAR

Alain-Paul Mallard 31/07/2019

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

A lo largo del verano y en sintonía con la Aïd al-Adha —que cae este año el 11 de agosto—, CTXT propone a sus lectores ávidos de aventura una crónica africana de mano de nuestro colaborador Alain-Paul Mallard. Se trata de un intenso testimonio en primera persona —tanto con la pluma como con la lente— sobre la primera entre las fiestas musulmanas, tal como la celebra un singular barrio de pescadores al norte de Senegal. Tercera de diez entregas.

Si bien las relaciones entre los ganaderos bereberes y sus pastores negros parecen algo opacas, pronto resulta claro, en la improvisada feria ganadera de Saint-Louis, quién manda y quién obedece —lo cual algo refleja de las relaciones sociales en la vecina Mauritana. Los ganaderos, de turbante y suelto ropón, traen los rebaños desde la frontera mauritana. Una arboleda regala de sombra las murallas del antiguo cementerio colonial. Ahí los ofrecen. Ahí, en las semanas previas a la Tabaski, se vive y se comercia. Estamos al otro lado del río, en un barrio de tierra firme llamado Sor.

Un cordero de pocas carnes, de unos nueve meses, roza los 50 000 Francos CFA. Un carnero de raza, monumental deidad asiria de espiralados cuernos, puede costar hasta 550 000. ¿Qué es el dinero ante el fervor? Entre más caro el animal, más ostensible resulta el amor a Dios y mejor exhibe, quien lo sacrifica, su bonanza económica... Un salario mensual promedio (el de un taxista, pongamos) es de unos 60 000 Francos CFA [al tipo de cambio del 2012, unos 90 €]. Pero en el mercado de animales los precios son volátiles, altamente especulativos. Todo en el África Occidental se negocia, se regatea, no pocas veces con vistosos berrinches y aspavientos: es una manera histriónica, ritualizada —intimidante para un extranjero extraviado—  de comunicar, de mostrar que de parte y otra se está dispuesto a conciliar voluntades. Ello viene, claro, del antiguo trueque. Aunque se intercambien fajos de cansados billetes, lo que se hace es trocar, y el valor del dinero (que en su definición aspira a ser constante) es aquí fluctuante y relativo.

Los medrosos animales son, en su mayoría, corderos raza Ladoum (la más diseminada y apreciada en Senegal), Touabir y Poulfuli, borregos moros todos, de pelaje raso. Y sí, con el clima abrasador del Sahel, la lana resulta estorbosa. Son cientos de rebaños fluidos de un par de docenas de cabezas. El instinto gregario de la especie ayuda, no poco, a mitigar el caos: las asustadizas bestias de una misma grey se apelotonan bajo algún flamboyán. Los pastores evitan, a garrotazo limpio, que dos rebaños contiguos se confundan. Un marabout de cofia y caftán pasa repartiendo bendiciones.

Zumban las moscas. Balidos dispersos por doquier. Polvo. Conatos de estampida, oportunamente contenidos. Se abreva en viejos tambos de petróleo cortados longitudinalmente por mitad. El agua, los pastores la van a traer del río, al hombro —unos doscientos metros de incesante y penoso ir y venir. Tras cinco, seis días con dos millares de corderos, borregas de largas pestañas y meloso mirar, de engreídos carneros pisoteando y orinando todos en la rala cama de paja, el tufo a amoniaco agrede incluso los ojos.

Aquí y allá, montones de rastrojo. Algún borrego muerto, de patas tiesas y vientre hinchado, el morro animado por velludos moscardones. 

Los pastores acampan al pie de la muralla. Espío desde lejos. Varios dormitan echados en el forraje. Uno vierte agua de una tetera y se enjuaga los pies. Otro, postrado en un mugroso tapete, ora. Al cobijo de los árboles hay negras que cocinan y sirven de comer. Otras venden agua, leche agria, reparten diminutos y empalagosos vasos té. También hay chicos que ofrecen lazos para atar las patas de los animales, si han de partir en el maletero de un taxi, o costales si, entre bultos, lo han de hacer en un techo de autobús. Los más parten pegando balidos, halados sin gran miramiento de la pata delantera. Renuentes, las tres pezuñas restantes raspan contra el pavimento.

Un gran chasquido seco cimbra de pronto el aire, breve y tremendo. Los turbantes se vuelven. Se aviva el polvo, hay correteos ovinos y humanos. Los pastores sueltan el vasito de té, las cuentas de rezar, y corren a retener dos robustos arietes que retroceden, retoman impulso, y se embisten de nuevo. Un espectáculo de fuerza y furia, un duelo que altera el pulso. La feria entera, mientras no se consiga divertir las trayectorias y alejar a los furiosos rivales, aguarda en suspenso.

Este año, la inesperada rebelión Tuareg en el norte de Mali ha desquiciado los mercados[i]: los ganaderos malíes se han visto impedidos de abastecer Senegal para la Tabaski. La onda de choque es harto más importante en Dakar que en la remota Saint-Louis, pero en el microcosmos —¿el microcaos?— de la feria ganadera de Sor, los enjutos mauritanos han subido los precios...

Los cuernos de un Bali-bali parten horizontales, lateralmente: la trompeta shofar de los hebreos. Con un trozo de cuerda, un pastor mantiene al carnero inmóvil, sin gran firmeza. Alternativamente el comprador, el téfanké, y el ganadero moro sopesan la bolsa escrotal, tientan los vigorosos testículos. Debaten de simetría. El téfanké es un intermediario, el mediador imprescindible que, al contar con la confianza de ambas partes, aceita el trato.

Castrado o entero; huesudo y nudoso o bien cebado y graso; Touabir o Bali-bali; cordero (menor al año), oveja o borrego; alimentado con paja o granulados… Todo influye en la negociación. La hermosura del manto, la usura en las pezuñas.

Una compradora adinerada —gafas de sol, ropa occidental, tacones, teléfono colgado en la muñeca— se queja de la carestía, tilda al ganadero de especulador, me toma como testigo y declara ensoberbecida, en francés, que más le hubiera valido, con el año que corre, criar su propio animal… Abre refunfuñando la cartera y cuenta varias veces, de cara al público que ya se apiña en torno, un fajo de billetes. Ordena que le encostalen el animal y se lo lleven a la 4X4 de vidrios polarizados que dos adolescentes lavan en la ribera.

La crianza es, para algunas familias, una opción socorrida. En un entorno urbano, el borrego, a diferencia de cabras y cabritos que se buscan la vida sueltos, libres, hurgando dichosos la basura, pasa la vida amarrado. Se le debe alimentar. A menudo se los ve frente al portal de una casa, atados a una estaca o a un anillo en la pared, rumiando cáscaras diversas. Una sábana vieja, abombada en la brisa, improvisa un toldo y les ataja el sol. Llevan al cuello —¿en anticipación simbólica del degüello?— un listón carmesí ensartado de amuletos protectores. El talismán o gri-gri es una pequeña bolsita de tela cosida por los cuatro costados. Alberga, doblado una y otra y otra y otra vez, un papel con suras coránicas y dibujos esotéricos de mano del marabout local.[ii] A los animales se los mima, son motivo de plática y de orgullo. Los niños reciben la encomienda de ocuparse de ellos y, previsiblemente, se van gestando lazos de cariño.

Hay quien afirma que mientras más sólido sea el vínculo emocional, mayor valía devocional tendrá el sacrificio. Porque, ¿qué es la plegaria sin el sacrificio? —me asesta, irguiéndose en teólogo, mi chimuelo interlocutor— ¿Sólo palabras?

Los mejores tratos en la feria se logran la noche previa a la matanza, ya muy tarde. Los haces de dos lámparas sordas cortan la tibia oscuridad, barren los lomos de las bestias. Se cruzan en algún borrego aovillado, que el pastor va a traer de la oreja. Poco animoso de llevarse sus animales de regreso, el extenuado mauritano cede: pues ya qué.

En la oscura calzada que va del Pont Faidherbe al caótico Garage Bango —de día un mercado en sí misma— se comercia, la noche de vísperas, de manera febril. Opacos cuerpos se atropellan y esquivan entre puestos tenuemente iluminados por la luz de los leds. Tal prisa es del todo inhabitual. En la cuasi-oscuridad se compra-venden zapatillas, boubous tradicionales y caftanes de aparato —pues la Tabaski es ocasión de peinarse, de vestir a los niños, de salir a pavonear una prosperidad real o simulada. Las sombras negocian con las sombras grandes cuchillos para destazar, machetes made in china y piedras de afilar, anafres, parrillas de alambre, espumaderas, calderos de aluminio, dátiles secos, cortinas de baño, aceite a granel, carbón...

Chancleteando afanosas, cargadas de compras de último minuto, las negras cruzan el puente de regreso a Saint-Louis —medio kilómetro de arcos de hierro.


[i]   De un tiempo a esta parte, la banda saheliana que atraviesa transversalmente el África se ha ido manchando, en los mapas para viajeros que el Centro de Crisis del Ministère Français des Affaires Étrangères actualiza periódicamente, primero de naranja, luego de rojo. Rojo, quiere decir “presencia de viajeros en el terreno formalmente desaconsejada”; naranja, presencia “desaconsejada, salvo por motivos imperativos”. En un contexto de radicalización islámica creciente, el Sahel afronta una situación de inestabilidad política, agudizada desde que Occidente tuvo la brillante idea —con miras a ayudar al pueblo libio a tumbar a Kadhafi— de largar, por paracaídas, armamento en el desierto. Armas de dicho arsenal reaparecieron en la imprevista rebelión de los nacionalistas Touaregs del 2012, conflicto bélico que tras partir a Mali en dos, prestamente se vio instrumentalizado por facciones djihadistas armadas como los salafistas de Ansar Dine, o la más mediática y abiertamente terrorista AQMI (Al Qaeda en el Magreb Islámico). La guerra de Mali del 2012 significó, a la postre, una intervención militar francesa, vigorosa y sin complejos que, amén de buscar la re-estabilización de la región, tenía en su rango de visión proteger los intereses galos en los yacimientos de uranio del vecino Níger. 

[ii]   Los mismos amuletos, llevados en un cordel a la cintura, protegen a los niños del mal de ojo.

-------------------------------

 Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10.

-------------------------------

Proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alain-Paul Mallard

Escritor, coleccionista, fotógrafo, viajero, cineasta, dibujante, Alain-Paul Mallard (México, 1970) es autor de 'Evocación de Matthias Stimmberg', 'El don de errar' y 'Nahui versus Atl' y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte - FONCA, México. En su filmografía destacan las películas 'Evidences' y 'L'adoption'. Enseña la escritura y dirección del cine documental. Tras dieciocho años de vida parisina, radica hoy en Barcelona.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí