1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

“Solo queda hacerlo o morir”

Boris Johnson, nuevo primer ministro británico y ‘playboy’ trasnochado de la élite del país, defiende su compromiso de sacar al Reino Unido de la UE antes del 31 de octubre. La duda está en cuándo convocará elecciones

Andy Robinson Liverpool , 30/07/2019

<p>Boris Johnson.</p>

Boris Johnson.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

There’s but to do or die. Es la frase favorita del flamante primer ministro británico, Boris Johnson, para describir su compromiso por sacar al Reino Unido de la UE, de una vez, antes del próximo 31 de octubre, el Halloween ya más esperado por los amantes del género del terror desde aquella película de John Carpenter.

Solo queda hacerlo o morir. La frase se atribuye a Alfred Lord Tennyson en su célebre poema sobre la huida hacia adelante más demencial de la historia de la guerra: la carga de la brigada ligera, una división de la caballería británica que participó en la guerra de Crimea contra Rusia a mediados del siglo XIX  y  que, en lugar de rendirse o buscar otro plan más inteligente, decidió cargar directamente contra la artillería rusa. Fueron masacrados pero recibieron de forma póstuma las correspondientes Victoria Cross –cruces de la reina Victoria–, el galardón más codiciado del imperio británico. El poema se grabó en la imaginación inglesa como la mejor descripción de la terca valentía y disciplina británicas en su defensa de la libertad.

Son los valores que Johnson, deseoso de reencarnarse en Winston Churchill con una pizca añadida de un poeta romántico del imperio como Kipling o Tennyson, elogia en todos sus discursos sobre el brexit.

Pero basta con leer el poema para comprobar que Johnson, al igual que todos los ingleses, entre ellos yo, que recuerdan aquel verso de Tennyson aprendido bajo la mirada de un profesor con capa negra en el aula de la grammar school, ha tergiversado el verso más consagrado del imperio. Tennyson escribió: “Do and die” (hacer y morir) y no do or die. Es decir, que no había final feliz posible en el homenaje del poeta al orgullo patriótico y a la obediencia de la brigada ligera.

Tennyson describe la disciplina ciega de los integrantes de la brigada ante las órdenes suicidas de sus oficiales soberbios e incompetentes. (Formada, al igual que Johnson en escuelas de élite y enchufada en el sistema Oxbridge, la élite aristócrata en uniforme del siglo XIX cometería errores mucho más costosos en vidas humanas en la Primera Guerra Mundial).  Someone had blundered  –alguien se equivocó– deja caer Tennyson. Y esa persona no era el soldado montado en su caballo que galopaba hacia los cañones, sino tal vez un tipo gracioso y de muy buena familia, como Boris, gritando “Do or die!” con su sable desenvainado desde la última fila de la carga.

Do and die  –en lugar de do or die– parece, efectivamente, la frase más indicada para aquellos votantes del brexit de clase trabajadora seducidos por individuos como Nigel Farage y Boris Johnson. Por ejemplo, los de los pueblos exmineros –feudos del brexit– con los que hablé en mi última visita al norte de Inglaterra. Los que han llegado a convencerse de que Johnson –el playboy del segmento más trasnochado de la élite británica– entiende las frustraciones de la clase obrera posindustrial que dio al botón rojo del brexit porque ya no soportaba más la pérdida de lo que había tenido.

Hartos de ser ignorados por el establishment en Bruselas y Londres, muchos creían que, además de Farage, el millonario de mal gusto que bebe pintas en el pub como ellos, también defendería su causa el niño grande de pelo rubio que prefiere el vino. Esto pese a que Johnson sea un toff, un petimetre –como los de los tiempos de Tennyson–,  cuyos proyectos cuando fue alcalde de Londres incluyeron una serie de folies faraónicas, desde un aeropuerto en el río Támesis, que jamás tuvo viabilidad y no se construyó, a un puente mal diseñado de presupuesto desorbitado.

Es muy probable que Johnson convoque elecciones en los próximos seis meses, bien para buscar un apoyo popular para el Halloween del no deal, o bien para intentar ampliar la escueta mayoría conservadora tras una salida negociada antes del 31 de octubre. No es probable que un hombre con sus privilegios e inflado ego trate de apañarse durante mucho tiempo con una mayoría de solo un escaño, además, condicionado al apoyo de esos unionistas tan bastos de Irlanda del Norte. El do or die de Johnson serán nuevos comicios en los que intentará hacerse con los votos de la clase trabajadora del brexit. ¿Será posible que otro old etonian, de privilegios inimaginables, logre un mandato electoral en el Reino Unido, al igual que David Cameron, gracias a los votos de los que menos tienen?

Tras anunciar un gobierno conservador que ya no esconde su talante de derecha pura y dura, algunos de cuyos ministros serían entusiasmados compañeros de viaje de Vox, Johnson tratará de hacer lo que UKIP y Farage, al menos en las elecciones generales, no pudieron. Intentará conseguir los escaños de los laboristas en el norte y en otras partes de la tierra baldía posindustrial inglesa que votaron mayoritariamente a favor de salir de la UE.

Asesorado por Dominic Cummings, que diseñó la campaña del brexit, el nuevo primer ministro piensa que puede alzarse como el líder, el salvador de quienes se sienten ignorados por la beautiful people londinense y los tecnócratas europeos. ¡Qué más da que el mismo Boris sea un representante de la crema y la nata que ha despreciado durante siglos a los proletarios en el norte, tanto como a los inmigrantes jamaicanos con “sonrisa de sandía”, según el pintoresco racismo del nuevo primer ministro!

El plan puede funcionar, tal vez, al igual que funcionó en el referéndum del 2016. Pero hay motivos para pensar que el nuevo primer ministro, al igual que la brigada ligera, está encaminado hacia un  desenlace de “hacer y morir” o aún más probable de “no hacer y morir”.

Primero porque los laboristas defenderán sus escaños obreros mediante la movilización de miles de activistas entre el medio millón de afiliados del partido con más bases de Europa. (El brexit ha quitado algo del entusiasmo por el partido de Jeremy Corbyn, pero sigue siendo mucho más grande en cuanto a personas dispuestas a salir a la calle y pedir el voto que los conservadores). Los laboristas podrán confirmar las sospechas de la gente con los salarios estancados de que Boris es cómplice de las políticas de austeridad, en las que se ha recortado el presupuesto de servicios públicos en pueblos como Doncaster o Barnseley, feudos del Brexit, con casi el 70% de los votos a favor.

Lo dijo en la madrugada de este miércoles 25 de julio John McDonnell, el número dos de Corbyn, en una entrevista con Robert Peston de ITV News: “A nosotros nos viene muy bien estar contra un gobierno de derecha neoliberal tan extrema; aún más de derechas que el de Thatcher”. Si hay algo que produce más rechazo que Bruselas en el norte posindustrial de Inglaterra, desde Newcastle a Liverpool, es el recuerdo de Margaret Thatcher (de ahí el empeño de ese grupo de hinchas del Liverpool, antes de la final de la Champions, el 1 de junio, en renombrar la vergonzosa plaza Margaret Thatcher en Madrid con carteles que rezaban “Jeremy Corbyn Square”).

Mucho dependerá de hasta qué punto el brexit se haya convertido en la cuestión identitaria más importante para esa gente olvidada de la Inglaterra globalmente desconectada que Johnson apenas ha pisado. He aquí dos escenarios:

Escenario 1: si Johnson opta por un brexit sin negociación y convoca elecciones antes del 31 de octubre en busca de un mandato popular, los laboristas optarán por una posición pro remain, según McDonnell. “Si la alternativa es un no deal,  nosotros nos veríamos forzados a apoyar el remain”, afirmó. Esto distanciaría aún más a Corbyn de los probrexit en los condados del norte, pero tal vez permitirá a los laboristas frenar la pérdida de votos por el lado europeísta, donde los liberal demócratas, bajo el liderazgo de la joven escocesa Jo Swinson, se han levantado de la tumba cavada por Nick Clegg, el exvicepresidente de Cameron y coautor de las políticas draconianas de austeridad. La baza de los nuevos liberal demócratas  es que han sido el único partido inequívocamente pro remain. (Dicho sea de paso, Clegg, formado en otra escuela de élite, es ahora directivo de Facebook –salario de un millón de dólares al año– y vive junto con su mujer Miriam, de la casta española, en una casa en Silicon Valley, cuyo precio se estima en siete millones de dólares).

En el escenario de elecciones antes del Halloween del no deal, Corbyn y su equipo intentarán combatir el efecto brexit en sus escaños obreros favorables a salir de la UE; destacarán el duro impacto que tendrá en las economías más frágiles del norte una salida no negociada. Mientras tanto, los liberal demócratas podrán quitar escaños a los conservadores en áreas más pendientes de la City londinense en las que un brexit no negociado causa pavor incluso a los conservadores.

Escenario 2: en caso de que Johnson logre unificar el partido conservador en torno a una propuesta aceptable para la salida de la UE, las elecciones se celebrarán después del 31 de octubre, quizás a principios de 2020. Si es así, los laboristas, que encabezan la mayoría de las encuestas, podrán librarse del dilema  del brexit o remain y contrastar su plan para el mundo posbrexit con el de Johnson. A fin de cuentas, Boris, por mucho que hable de los conservadores “one nation” comprometidos con la justicia social, defenderá  una profundización del modelo neoliberal anglosajón, una economía aún más desregulada y más golosa para inversores en busca de evadir impuestos. Así mismo pretenderá convertir el Reino Unido en el cuarto integrante del Tratado de Libre Comercio de América del Norte para consumar su estatus actual de socio junior de Washington sin ninguna personalidad propia. No es de extrañar que Trump lo califique como el “Trump británico, valiente e inteligente”. Este es el momento del narcisismo político, pero está por ver si el narcisismo convence en Wigan, en el condado metropolitano del Gran Mánchester.

El tercer factor que se debería tener en cuenta es Escocia, donde la presencia de Johnson puede complicar el pequeño avance que los conservadores lograron hace tres años tras permanecer borrados del mapa durante tres décadas por el mismo rechazo a Thatcher. Si se opta por unas elecciones antes del brexit con el fin de legitimar un acuerdo no negociado, las presiones en favor de un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia serán cada vez más fuertes.  Quizás Corbyn puede asimilar esa aspiración y buscar un acuerdo de gobierno con el Partido Nacional Escocés (SNP) –cuya política ha sido socialdemócrata y más progresista, en muchos sentidos, que el blairismo– para derrotar a Johnson. Por eso conviene buscar la fuente original de la célebre frase “hacer o  morir”. Resulta que es de Robert Burns, el maravilloso poeta escocés, luchador contra las poderosas élites inglesas y contra aquellos privilegiados formados en Eton en el siglo XVIII. El poema primigenio se llama Scots Wha Hae y fue escrito en 1793, medio siglo antes de que Tennyson escribiera Charge of the light brigade. Aquí está (y si algún lector con conocimientos del inglés de los lowlands de Escocia del siglo XVIII quisiera traducirlo, sería una agradecida aportación):

Scots, wha hae wi’ Wallace bled,

Scots, wham Bruce has aften led;

Welcome to your gory bed,

Or to victory!

Now’s the day, and now’s the hour;

See the front o’ battle lour;

See approach proud Edward’s power—

Chains and slavery! 

Wha will be a traitor knave?

Wha can fill a coward’s grave!

Wha sae base as be a slave?

Let him turn and flee!

Wha for Scotland’s king and law

Freedom’s sword will strongly draw,

Freeman stand, or freeman fa’,

Let him follow me!

By oppression’s woes and pains!

By your sons in servile chains!

We will drain our dearest veins,

But they shall be free!

Lay the proud usurpers low!

Tyrants fall in every foe!

Liberty’s in every blow!—

Let us do or die!

 

------------- 

Este artículo se pùblicó originalmente en el blog del autor en La Vanguardia.

 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Fue corresponsal de ‘La Vanguardia’ en Nueva York y hoy ejerce como enviado especial en América Latina para este periódico. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alexander Voigt

    No "There's but to do and die", sino "Theirs but to do and do". No dice que "es" lo único que queda, sino lo único "suyo" (o que "les" queda a ellos). Es la elipsis de la palabra "deber" (theirs = their duty) lo que hace al verso potente.

    Hace 2 años 2 meses

  2. Monica

    Buenos días. Interesante artículo; como residente extranjero en el Reino Unido que trata de entender este absurdo del Brexit lo he encontrado muy claro e informativo. Y me encantó el poema de Robert Burns , por lo cual me he animado a hacer una rápida traducción. Estoy segura que podría hacerse con mucho más lirismo, pero creo que servirá para poder darnos una idea de lo que este gran poeta quiso transmitir. Escoceses que habéis sangrado con Wallace Escoceses a los a menudo ha liderado Bruce Bienvenidos al lecho sangriento O a la Victoria! Ahora es el día y ahora es la hora; Ved el frente de batalla cernirse amenazante Vedlos acercarse orgullosos del poder de Edward – Cadenas y escalvitud! Quién será el canalla traidor? Quién llenará la tumba del cobarde? Quién será tan inmoral como para ser esclavo? Dejadle huir! Quién a favour del rey de Escocia y de la ley? La espada de la libertad será blandida con fuerza Los hombre libres resistirán o caerán Dejadle que me siga! Por las aflicciones y dolores de la opresión! Por las cadenas serviles de tus hijos! Se secarán nuestras venas, Pero ellos serán libres! Humillad a los orgullosos usurpadores! Los tiranos caerán en cada enemigo! La Libertad estará en cada golpe! Hacer o morir!

    Hace 2 años 2 meses

  3. sanrosda11

    UN buen articulo, preludio de lo que se avecina: ultraliberalismo de las corporaciones y autoritarismo sociopolítico. El parlamentarismo liberal está en peligro y no porque se avance en las democracias hacia una gestión de los asuntos publicos por las comunidades de ciudadanos -gestión de lo comunal-., sino porque las fuerzas reaccionarias y de control total se van imponiendo (ee,uu, rusia, china, signapur, estados árabes..). La izquierda en España debería preservar lo poco o mucho de nuestra democracia y nuestra economía y mirar hacia el mundo, y dejarse de viejos rencores. En en ee.uu si no tienes un seguro médico te mueres en la calle! siendo el país mas rico del mundo. Peo claro eso es pedir peras al olmo!

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí