1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

‘Geringonça’ contra la austeridad

El Gobierno socialista de Portugal, surgido del acuerdo de todas las izquierdas, encara las elecciones de octubre con sondeos favorables. El notable aumento del gasto en educación pública es su gran apuesta

Daniel Toledo 24/07/2019

<p>Una manifestación en Lisboa contra las políticas económicas</p>

Una manifestación en Lisboa contra las políticas económicas

Pedro Ribeiro Simões

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Portugal tiene desde hace casi cuatro años un Gobierno del Partido Socialista que se fraguó gracias a un pacto de todas las izquierdas. Tras las elecciones de octubre de 2015, los socialistas de António Costa necesitaron el apoyo del Bloco de Esquerda (BE), el Partido Comunista Portugués (PCP) y el Partido Ecologista “Os Verdes” (PEV) para liderar un gobierno en solitario. La oposición bautizó al nuevo Ejecutivo como geringonça (en portugués una “lengua que no se comprende”, o una “cosa o construcción improvisada o con poca solidez”). 

A diferencia de una coalición de Gobierno, lo que Costa consiguió de los tres partidos de izquierda fue el respaldo para la investidura, como primer paso, y un compromiso para apoyar en un futuro las propuestas que los socialistas plantearan a la Assembleia da República (Parlamento). Fue poco más que un acuerdo de palabra, con pocas concreciones y aún menos propuestas regulatorias. 

Resulta curioso que en aquellas elecciones generales de 2015 fuese la derecha la que concurrió en coalición. Montados en un ariete llamado Portugal à Frente (Portugal hacia Adelante), los conservadores del CDS-PP (Centro Democrático e Social-Partido Popular) y del PPD-PSD (Partido Popular Democrático-Partido Social Demócrata) del primer ministro saliente, Pedro Passos Coelho, ganaron las elecciones con el 38,5% de los votos. Los socialistas de António Costa, que concurrieron en solitario, se quedaron en el 32,3%.

lo que Costa consiguió de los tres partidos de izquierda fue el respaldo para la investidura y un compromiso para apoyar en un futuro las propuestas que los socialistas plantearan a la Assembleia da República  

Pero nadie contaba con la capacidad de negociación de António Costa. El diálogo que el socialista inició con el resto de los partidos de izquierda parecía un intento desesperado por agarrarse a un clavo ardiente. A pesar de estar todos en el mismo espectro ideológico, este se presentaba demasiado vasto como para ser coordinado desde un solo partido. Para muestra, el botón del Partido Comunista, que para la campaña electoral había empapelado el país con carteles de “Liberar o país da submissão ao euro” (Liberar al país de la sumisión al euro), en un claro reclamo por la vuelta a la antigua moneda portuguesa, el escudo.  

Pocos daban, de hecho, ni un escudo por ese gobierno de geringonça que Costa comenzaba a fraguar en reuniones a puerta cerrada con el resto de los partidos. Las dudas no solo venían de la fragilidad interna de una coalición tan heterogénea, sino también del fantasma de la Troika –el grupo formado por la Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI que vigilaba la implantación de las políticas de austeridad– que los conservadores esgrimían para aguarle la fiesta a la izquierda.  

¿ha sido tan idílico el Gobierno formado por toda la izquierda portuguesa como para repetir otros cuatro años, a riesgo de una caída estrepitosa a mitad de legislatura?

Casi cuatro años después, ha quedado claro que fue precisamente el enfrentamiento a las políticas de austeridad de la Troika lo que fraguó el consenso de los cuatro partidos. Una especie de sentido de Estado, nunca visto en la historia democrática de Portugal, y una economía que se ha contagiado por el contexto internacional de recuperación –el boom del turismo y el restablecimiento de la confianza de los mercados en Portugal– han permitido a la geringonça sobrevivir con bastante dignidad a cuatro años de Gobierno. 

La pregunta ahora es evidente: ¿ha sido tan idílico el Gobierno formado por toda la izquierda portuguesa como para repetir otros cuatro años, a riesgo de una caída estrepitosa a mitad de legislatura? ¿Tendremos geringonça después de las próximas elecciones generales de octubre de 2019?  

Más allá de los resultados que puedan arrojar las urnas –los sondeos pintan bastante bien para los socialistas–, esta última legislatura no ha sido siempre un paseo por las nubes. En Portugal ha ocurrido como en muchos otros países europeos, donde la ‘S’ de los partidos socialistas no es más que una sigla continuista carente de parte de su significado. Sin embargo, tanto el BE como el PCP tienen un electorado que muchos catalogan como de extrema izquierda.  

Por un lado, el BE cuenta con un apoyo mayoritariamente joven, salido hace pocos años de las universidades y que alcanzó el interés por la política en las protestas contra la crisis de 2008, contra el poder de los bancos y contra la Troika. Es un electorado que constantemente va a pedir cambios y renovación, que necesita diferenciarse del establishment político que ha gobernado al país durante las últimas décadas. El PCP, por su parte, cuenta con electorado obrero, fuertemente sindicado y en constante lucha con cualquier gobierno, sea éste del color que sea.  

Estas diferencias han llegado a hacer tambalear el Gobierno en alguna que otra ocasión. Un ejemplo de las situaciones que más han comprometido la gobernabilidad del país es el pulso que el sindicato más poderoso de la enseñanza, y el más fuerte del país, el Fenprof (Federación Nacional de Profesores), ha mantenido con el Gobierno para que les devuelvan las cotizaciones paralizadas por la crisis. El problema es que muchos dirigentes del Fenprof son a su vez altos dirigentes del sindicato CGTP (Confederación General de los Trabajadores Portugueses), con fuertes vínculos con el PCP. Esto es, tener un problema con el Fenprof es tenerlo con el PCP, lo que en la práctica es casi tener a un sindicato como socio de gobierno. 

El sueño de cualquier sindicato sectorial es la pesadilla para un ejecutivo dirigido por el Partido Socialista. Las negociaciones entre Gobierno y Fenprof llegaron a paralizar la actividad de la Assembleia en abril de 2019, con el BE y el PCP apoyando las aspiraciones del sindicato y los socialistas intentando pasar página de un libro que no sostenían ellos, sino sus socios en el Parlamento. Una vez más, los juegos de cintura de António Costa desbloquearon la situación y el Fenprof perdió sus aspiraciones al grito de “traidores” contra comunistas y bloquistas. La razón de Estado, aunque quizá no tanto la razón, había prevalecido.  

A pesar de estas diferencias, lo cierto es que el Gobierno de las izquierdas rompió todos los pronósticos y hasta en los momentos más difíciles, como cada año en las negociaciones para aprobar el Orçamento de Estado (Presupuestos Generales), los cuatro partidos han votado juntos en la Assembleia. Las fuerzas de derecha, PSD y CDS, han ido perdiendo espacio político a medida que pasaba la legislatura, enfrascados en luchas internas y sacudidos por los buenos datos económicos: un índice de desempleo que pasó del 17,03% en 2013 al 6,6% de junio de 2019; la deuda pública, que bajó del 130% del PIB en 2014 al 121,5% en 2018; y un incremento del crecimiento desde un negativo 4,03 en 2012 al 2,16 en 2018.  

según datos de 2017, un 82,6% de los niños portugueses acuden a colegios públicos; en España, la pública se queda en un 68% del alumnado

Portugal además invierte más de un 5% de su PIB en Educación, un dato superior a la media europea. También a la española (4,22%). Y, en un contexto en el que, según datos de 2017, un 82,6% de los niños acuden a colegios públicos, tan solo un 4% a concertados y el 13% restante a escuelas privadas; en España, la pública se queda en un 68% del alumnado, el porcentaje en concertada y privada sube hasta el 28 y el 4%. 

Otra medida contraria a la austeridad del Ejecutivo luso ha sido la rebaja del IVA del término fijo del recibo de la luz y el gas, del 23% al 6%. Una modificación que ha contado con la autorización de la UE. En 2012 el anterior gobierno de derechas subió ese impuesto al 23%. Esta iniciativa favorece a la mitad de los consumidores portugueses, que verán reducida su factura en un 6% de media, según los primeros cálculos realizados cuando se anunció la medida en mayo.

Las únicas líneas rojas que marcaron los cuatro partidos de izquierda antes de comenzar la legislatura, acabar con las políticas de austeridad, se han respetado. Lo que ha hecho que, a poco más de tres meses para las próximas elecciones legislativas, Portugal se pregunte, de una parte con pánico, de la otra con optimismo, si habrá geringonça que aguante otros cuatro años.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Daniel Toledo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí