1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero

Una investidura bajo escucha

No hay más bandos que la gente y el sistema, y este segundo es quien siempre sale beneficiado. La política española a través de ‘The Wire’

@Cervantes FAQs 27/07/2019

<p>Fotograma de <em>The Wire</em>. / HBO</p>

Fotograma de The Wire. / HBO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Todas las piezas importan”.

Lester Freamon

 

The Wire es pura historia de la televisión: una serie sobre los bajos fondos de Baltimore, en las calles de la zona oeste dominadas por los narcotraficantes, en la comisaría de policía que les sigue la pista, en la carrera por conseguir la alcaldía de la ciudad, en el sindicato de los estibadores del puerto, en el instituto de educación media, y en la redacción del periódico The Baltimore Sun. Todos estos lugares representan el sistema, y el sistema es cruel y te devora para que te rindas a sus pies. A no ser que tengas una buena jugada de jaque.

El creador de la serie, David Simon, en lugar de ser engullido por el sistema televisivo, supo mover bien sus piezas. Ya es célebre su frase: “Que se joda el espectador medio”. Pero resulta mucho más importante la respuesta que dio cuando le preguntaron cuál sería el mejor cumplido que le podrían hacer por The Wire: “No mentiste. No engañaste”.

Hace unos días, el periodista Jesús Cintora contaba en un artículo que, en plenas negociaciones con el PSOE de cara al debate de investidura, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cambió su foto de perfil de la red de mensajería Telegram por la de uno de los personajes de The Wire, el detective Lester Freamon, caracterizado por su paciencia, su honestidad, su minuciosidad y su experiencia. Freamon está de vuelta de todo y los años en el cuerpo le han hecho más perspicaz, tranquilo y perseverante que al resto de sus colegas, que a diferencia de él lo quieren todo ya.

Lester es quien, durante la primera temporada y muy poco a poco, perfecciona un intrincado sistema de escuchas que tras mucho trabajo logrará acabar con la organización criminal liderada por M.R. Perdón, por el traficante de drogas Avon Barksdale. Lester es quien nunca se rinde y quien, al final de la serie, se termina sacrificando por el grupo en aras de un bien común. El aguante de este personaje puede encontrar una semejanza en la posición que Unidas Podemos ha tenido durante estas semanas de negociación con un Partido Español al que de Socialista y Obrero ya poco le queda, y quizá por eso Iglesias eligió su imagen como foto de su perfil. Pero la pregunta es: ¿ha servido de algo comportarse como Freamon? Tras el fracaso de dos investiduras seguidas, a la vista está que no. Entonces puede que la pregunta sea otra: ¿deberían Iglesias y los suyos fijarse en otros personajes de la serie?

Voy a resolver este caso, como se debe hacer”.

Jimmy McNulty

 

Aunque The Wire es una serie coral, el detective Jimmy McNulty es el protagonista presente en todas las historias. Y, si nos fijamos bien, es el más parecido a todas nosotras, a la gente. McNulty quiere cazar a los delincuentes, ya sea a los clásicos de la banda de Barksdale, que van cayendo uno a uno entre rejas; al lugarteniente Stringer Bell (al que toma hasta un cierto cariño) que basa todos sus movimientos en el funcionamiento de los mercados y que presume de leer a teóricos neoliberales como Adam Smith; y por supuesto al tenebroso Marlo Stanfield, tan cruel y ambicioso como su populismo de extrema derecha capitalista, con el que no duda ni en sobornar a niños pequeños regalándoles los oídos y las manos con billetes de 50 dólares.

McNulty se queja de que el sistema, en su caso la jerarquía policial, no le permita actuar como a él le gustaría. Su frustración le lleva a veces a “pasar de todo”, como cuando se relega a sí mismo a patrullero raso y se vuelve más formal. Pero entonces llega su compañero Bunk y le dice que no se cree nada. En concreto le llama “trucha de lago sin trucha ni lago” o, en otras palabras, “alguien disfrazado de algo que no es”. Porque sabe que, en el fondo, McNulty quiere ayudar a cambiar la realidad en lugar de dejarla en las manos corruptas e inútiles de sus superiores. Ya lo dijo Platón: “El precio de desentenderse de la política es ser gobernado por los peores hombres”.

El policía comienza la serie comprometiéndose a resolver el caso “como se debe hacer”, y para ello, entre otras cosas, se esfuerza en conocer a sus enemigos. Con las líneas borrosas, a veces se confunden enemigos con aliados, y otras veces hay quienes están obligados a ser tus enemigos cuando en realidad probablemente quisieran colaborar contigo y no lo hacen porque está en juego su puesto dentro del sistema. Por eso hay que observarlo y analizarlo bien, introducirse en la mente de quienes están dentro. Freamon lo hace mediante su técnica lenta y calmada, pero McNulty decide mover las piezas de otro modo, arrastrando a Lester a un nuevo plan. ¿Son estos detectives las dos caras de una misma moneda? Lo cierto es que ambos acaban despedidos, pero logran hacer historia, igual que David Simon.

¿La gente? ¡Les importa una mierda la gente!”

Bodie

 

El propio Simon explica muy bien esta frase que pronuncia el pandillero Bodie al inicio de la tercera temporada: “En vez de dioses del Olimpo que lanzan rayos ardientes y joden a la gente por diversión, ahora tenemos instituciones posmodernas. El Departamento de Policía es un dios, el tráfico de drogas es un dios, el sistema escolar es un dios, el Ayuntamiento es un dios, las elecciones son un dios. El capitalismo es un dios supremo en The Wire. El capitalismo es Zeus”. Al capitalismo le importa una mierda la gente, solo busca el beneficio de quienes están en la cúspide, y en cuanto alguien tuerce mínimamente el gesto ante ello, aparece el sistema para devorarlo.

Bodie es un chaval que ejerce el menudeo en una esquina porque es lo que siempre ha visto y ha vivido, pero eso no quiere decir que sea tonto. Claro que el sistema le ha empujado al tráfico de drogas y a creer que algún día terminará conduciendo un Cadillac Escalade y vistiendo cadenas de oro. Pero, al final, y como sucede al empezar la temporada, el pandillero es el primero que entiende que, aunque los de siempre derriben el edificio donde operan los narcos, la polvareda que se levanta va a ser igual de nociva y no va a solucionar los problemas de la gente. Bodie sobrevive a la espera de que las cosas cambien, y sabe que eso no lo harán los de siempre, porque no se fía de quienes llevan cien años en el sistema diciendo que se preocupan por la gente.

A lo mejor es que quienes llevan cien años en el sistema diciendo que se preocupan por la gente y que al mismo tiempo no han hecho nada por evitar los desahucios, la corrupción, la subida de las facturas, el abuso de los alquileres, las privatizaciones en Sanidad y Educación o las cloacas policiales, necesitan un nuevo actor que los observe, los conozca y los reconduzca al punto donde deberían estar. A lo mejor es que esos cien años en el sistema les han hecho ser el sistema. A lo mejor es que el sistema también es aquel que se disfraza de neutral y objetivo. Este jueves, tras la segunda investidura fallida, TVE conectó con su presentadora Ana Blanco, que retransmitía desde las puertas del Congreso. En el audio se colaban los gritos de un grupo de manifestantes, tanto que era difícil escucharla a ella. Su respuesta fue nombrarlos de pasada y entre risas, para luego continuar con su programa, entrevistando a sus expertos en política y dando las declaraciones de políticos tan trascendentales como el ultra-Vox Iván Espinosa de los Monteros. Podía haber hecho periodismo de verdad y colocar un micro delante de la gente que en la calle quería que su voz se oyera. Pero, paradójicamente, los medios de comunicación que llevan décadas asegurando que trabajan para nosotras, en realidad lo hacen para otros. Por lo tanto, Unidas Podemos tendría que buscar como ejemplo al personaje de The Wire que sí escucha a la gente y la anima a alzar la voz, Prez.

“Nadie gana. Un bando pierde más lentamente”.

Roland Pryzbylewski

 

Algunos pueden pensar que ese podría haber sido el bandido anarquista Omar, muy querido por los fans de la serie.  Pero la verdad es que no puede competir con el personaje que se mantiene más interesante y más real durante las cinco temporadas. No porque suela escuchar a Johnny Cash, activista por los derechos de los más débiles, que también, sino por su evolución. Evolucionar y aprender son dos verbos fundamentales si quieres vencer al sistema. Te sirven para negociar y para cambiar pequeñas cosas que pueden ser muy grandes. El detective Pryzbylewski, al que todos llaman Prez por razones obvias, así lo entiende cuando se mete a profesor de la escuela pública tras su paso por una policía de calle para la que no sirve, y por una de investigación para la que sí. Prez desenmaraña una madeja de hilo que el resto da por imposible. Prez no se conforma con que las cosas sean siempre del mismo modo. Pero, sobre todo, Prez comienza la cuarta temporada escuchando a la gente que está en riesgo de caer en el sistema, o que desgraciadamente ya ha caído, los chavales de Baltimore oeste, que se comportan como lo que ven en las calles, cuando en realidad están deseando encontrar otros modelos, unos adultos distintos que les demuestren que su futuro no tiene por qué estar ligado a ese sistema que rinde culto al dinero. Pues bien, Prez es ese adulto que les enseña a salir del sistema.

Lo que hace es educarlos, ya que entiende que educación no significa hacer integrales o aprenderse las capitales. Eso es tan falso como una “trucha de lago sin trucha ni lago”. También es falso que esa escuela se preocupe de las chicas y los chicos que faltan a clase: solo les exige que vayan un día en septiembre y otro en octubre para poder cobrar la subvención. Una práctica tan falsa como prometer a tu socio preferente un Ministerio de Vivienda sin competencias en vivienda. Al final, esos chavales pierden, los menos abocados al absentismo más lentamente que los que más lo están, pero en realidad nadie gana. Así es como Prez se da cuenta de que tiene que hacer algo, lo que nunca se ha hecho. Se curtió junto a Lester Freamon en el arte de las escuchas y ahora su destino es irónicamente parecido: tiene que saber escuchar para arrancar el sistema del interior de unas criaturas que parecen ya perdidas.

Porque no hay más bandos que la gente y el sistema, y este segundo es quien siempre sale beneficiado en detrimento del primero. La gente piensa que todo va a seguir igual, que todos son iguales, que todas buscan lo mismo, porque le importa una mierda las carteras, las competencias, las palabras difíciles escritas en las pizarras y decididas en los despachos. La gente no quiere la política de siempre, está tan harta de ella como de las series procedimentales de polis, médicos y abogados, todas muy entretenidas excepto cuando aparece la terminología complicada en su vocabulario. Hay que actuar, no sentar cátedra. Las intrigas del ajedrez, donde, como diría D’Angelo Barksdale, “el rey sigue siendo el rey”, no son lo que importa: lo son las piezas, hechas de materiales palpables como las escuelas, los hospitales, las viviendas, las infraestructuras, los contratos, la seguridad y la protección contra el odio. Prez demuestra que conoce todas esas piezas y que lucha junto a ellas. Y, sobre todo, y como su mentor Lester Freamon asegura, lo que hace Prez es poner en práctica, de forma efectiva y sencilla, aquello de que “todas las piezas importan”.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Solo falta en esta mirada a nuestra realidad a través de "The Wire" la temporada del periódico de Baltimore. Ahí se encuentra otro personaje, creo que el redactor-jefe, que se enfada si algún redactor comienza un artículo en "gerundio", pero se enfada más aún cuando la propiedad del periódico cambia de manos que apuestan por el sensacionalismo, la falta de veracidad y el acabar con el periodismo.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí