1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La parte o el todo: Podemos ante el Gobierno de coalición

La formación morada no utiliza su enorme poder de negociación para representar y marcar a fuego una imagen suficiente del futuro orden institucional, social, territorial y económico que quiere para este país

Jorge Lago 22/07/2019

<p>Pacto</p>

Pacto

J. R. MORA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La política es la aspiración de una parte a representar el todo. Esa parte siempre será parte por más respaldo popular que consiga, y ese todo siempre será incompleto y, por tanto, necesariamente acotado en el tiempo. Pero para conquistar el poder (más bien el lugar simbólico de su representación institucional) debes procurar convertirte en representación momentánea de un cierto todo. Las leyes, medidas, sentidos comunes que consigas movilizar serán tanto más firmes cuanto menos aparezcan como resultado de una parte y más como el gobierno y el deseo de una voluntad general: esa parte que durante un tiempo se vuelve todos y todas.

Empiezo por aquí este texto sobre la investidura, su negociación, los gestos de altura o bajura de Estado y demás gaitas recientes porque, lo digo desde el principio para no andarme con rodeos, me está produciendo una profunda desazón descubrirme tan ajeno al sentir entusiasta y mayoritario de buena parte de la izquierda, al menos tal y como se expresa estos días en medios y redes. No, no consigo ver grandeza heroica ni generosidad histórica en nada de lo que está sucediendo. Y por más que sea incapaz de compartir la estrategia del PSOE --si la hubiere--, por más absurdo que me parezca vetar a líderes con los que negocias y pensar que eso te dota de alguna fortaleza, por más incomprensible que me parezca, en fin, lo que está haciendo el PSOE, no consigo compartir, tampoco, la estrategia y supuesta grandeza de la negociación de Podemos. ¿Por qué?

Por varias razones, pero valga el arranque de este texto para sintetizarlas en una: porque no concibe la política como el gesto de una parte que busca, aspira, codicia representar al todo, sino, mucho me temo, justamente al revés, como parte que en la negociación y acción políticas se reafirma como parte y se aleja así de toda posibilidad de representar al todo. Como esa parte que no aspira a convertirse en sentido común compartido, en expresión y al cabo representación de mayorías sociales, en portavoz de una novedad social que aún es parte pero busca ampliarse hasta ser el orden general de lo que viene. Esa parte que renuncia, en definitiva, a articular alguna forma de deseo y voluntad ampliamente compartida o general.

Una renuncia que expresa, así, la pulsión de afianzarse como parte con poder, como identidad dura que, sin embargo, no será, ni parece querer ser nunca, expresión de algo más amplio que ella misma. Una identidad que se quiere fuerte, que busca decir la verdad (es decir, que confunde su verdad con la construcción de un sentido común compartido, de todos, general), que demanda y lucha (con dignidad indiscutible) por mejoras más o menos puntuales, más o menos sustantivas (sin duda necesarias y más que bienvenidas), pero que se piensa y siente siempre como oposición, esto es, como la parte contra un todo que nunca va a ser ni quiere aspirar a representar.

Y digo esto porque mucho me temo que las decisiones tácticas tomadas en el proceso de negociación confirman este pathos de parte que, por otro lado, no hace sino afianzar una tendencia clara en Unidas Podemos: un anhelo de subalternidad que, y esto es lo dramático, le sienta extraordinariamente bien al régimen del 78. El anhelo de ocupar el lugar del antagonista (la parte) de un orden (el todo), del que siempre estará al margen o en el margen… ¡incluso cuando esa parte tenga ministros/as en un precario todo que se atisba como futuro gobierno de la nación!

Digo esto porque lejos de encarar el proceso de negociación buscando la forma de acrecentar el espacio socio electoral de UP, lejos, en definitiva, de entender el actual ciclo político como oportunidad para ampliar la parte que eres en vistas a convertirla en algo parecido a un futuro todo, la negociación ha mostrado la vocación inequívoca de UP de ser eternamente parte. No se pone el programa de gobierno por encima de toda otra consideración, ni se abandera una reforma integral del orden político como máxima prioridad. No se utiliza el enorme poder de negociación que ha demostrado tener UP para representar y marcar a fuego una imagen suficiente del futuro orden institucional, social, territorial y económico que quieres para este país. No se trabaja, en suma, para representar y ser prólogo ahora de lo que vendrá, marcando así el rumbo al resto de partidos y actores políticos y obligándoles a posicionarse en torno a la agenda de transformación que encarnas, sino que se ha negociado --duramente sin duda, con enorme inteligencia táctica, también-- para ocupar una parte y ser una parte: antes ministros y ministras que hojas de ruta y horizontes de transformación social, antes una parte del poder que la aspiración a marcar el rumbo del poder todo, antes cargos de representación que ser representación del futuro de todos y todas. Luego, estos próximos días, a partir de este lunes que arranca el debate de investidura, conoceremos medidas y programas, pero ya será tarde, porque siempre fue antes la parte, tu parte, que el todo, el de todos y todas.

Y si no aspiras a representar los intereses (que siempre implica construirlos, nombrarlos para darles carta de naturaleza, articularlos en cualquier caso) generales de la ciudadanía, si no buscas hablarle a un conjunto heterogéneo y mayoritario de grupos sociales, si no pretendes ampliar e incluso multiplicar tu base social y electoral en vistas a ser más y ser mayoritario, entonces acabas hablándole a los tuyos, situando en el gobierno a los tuyos y pensando para y desde los tuyos. Esta opción es, claro, legítima además de eficaz, y permitirá transformaciones sociales importantes y necesarias (que se pueden conseguir sin gobierno de coalición ni ministros, o con otras formas de relación con el PSOE y con el gobierno, por cierto y dicho sea de paso). Generará, sí, un gobierno progresista tensionado hacia su izquierda inédito en la España postfranquista y, qué duda cabe, será bienvenido. Pero mucho me temo que esta opción, lejos de permitir la ampliación del espacio socio electoral de Podemos y, con él, del ciclo del cambio político iniciado en 2014, marcará un límite natural a su crecimiento (decrecimiento desde hace ya varios años), al tiempo que confirmará y encapsulará las posiciones del conjunto de los actores del sistema político español (es decir, hará cada vez más difícil la ampliación de las posiciones del cambio político porque blindará las del resto), y llevará a la izquierda transformadora al lugar que siempre le destinó el régimen del 78: el otro del orden, el antagonista que legitima el conjunto del sistema político. La parte que se pone enfrente de todos (afirmando su carácter de parte) y renuncia, desde el principio, a conquistar ese todo o voluntad general.

Este lugar subalterno del régimen del 78 que ha ocupado tradicionalmente Izquierda Unida y ocupa ahora Unidas Podemos, ¿cambia por el hecho de tener ministerios en un gobierno de coalición? Mucho me temo que, en lo sustantivo, no, pues reintroduce en el interior del gobierno la posición de subalternidad que ese espacio tenía en el interior del sistema político. Una interinidad de la subalternidad que llevará a una cierta guerra de guerrillas en el ejecutivo (con riesgo evidente de desgaste de las dos partes antes que de crecimiento conjunto de sus respectivas bases sociales y electorales) y que, sin duda, permitirá implementar medidas programáticas ambiciosas que aplaudiremos y apoyaremos, pero que no afectará al reparto general de posiciones ni a la naturaleza misma del régimen político.

Y esto, entre otras cosas, porque en el gobierno no entran ministros y ministras de la sociedad civil, no entra esa parte de la sociedad que acarició representar al todo (de forma sin duda desarticulada) que fue el 15M y el ciclo político que inaugura; no entra, pues, esa heterogénea sociedad que irrumpía con capacidad de autogobierno y se mostraba mucho más avanzada que sus representantes políticos (“no nos representan”, recuerden). No, en los ministerios entrará, mucho me temo, la dirección de una organización política que sustituye así, en lugar de representarlo y acompañarlo, a ese sujeto político amorfo pero con vocación mayoritaria que fue la sociedad civil española en el ciclo político del 15M. Y no, esto no va de que estén mejor o peor formados esos ministros y ministras de Unidas Podemos, va de que son aparato político y no sociedad civil, va de que representan la parte y no la vocación general de ese todo posible, y ahora clausurado, que fue el ciclo del cambio político.

La grandeza de Pablo Iglesias, apartarse para dar lugar a otros y otras, mucho me temo que fue siempre el núcleo duro de su estrategia negociadora: no tanto armar una mayoría social, o aspirar a construir un sujeto político que acompañe y sostenga el conjunto de las transformaciones pendientes y necesarias, no poner encima de la mesa medidas de sentido común (siempre más allá de la corta o nula ambición del PSOE) sobre el orden social, político, económico, territorial, ecológico, feminista… de este país, no tanto aglutinar en torno a esas medidas una mayoría popular que tensione hacia ti electorados y bases sociales hasta el momento ajenas… No, todo indica que la estrategia ha consistido más bien en afianzar el poder de un partido, incluso de una parte del partido, utilizando el previsible, torpe y ridículo veto del PSOE a una sola persona. Quitarse uno para poner y dar poder, ministerios y recursos a la dirección del partido no es un gesto heroico, es un movimiento de gran inteligencia táctica para mantener el poder de la parte… sin aspirar a la construcción de una voluntad general futura.

Y, sin embargo, sin esa construcción o articulación de una mayoría social que sostenga al futuro gobierno de coalición progresista --el primero después de la Segunda República, que se dice pronto--, lo que hoy parece a todas luces una oportunidad histórica prácticamente inédita en Europa, capaz de dibujar una alternativa al horizonte neoliberal en sus vertientes progresista, conservadora o reaccionaria, puede quedar ahogado por la incapacidad de salir de la pugna entre las partes y, de esta forma, unir al adversario (una derecha radical hoy fragmentada pero siempre capaz de unidad estratégica) antes que a sí mismo. Lo que está en juego es inmenso y confío estar lo suficientemente equivocado como para recobrar el optimismo. Mientras, no me queda otra que dar salida a la desazón con la que abría este texto. Veremos.

---------

Jorge Lago es sociólogo y editor.

La política es la aspiración de una parte a representar el todo. Esa parte siempre será parte por más respaldo popular que consiga, y ese todo siempre será incompleto y, por tanto, necesariamente acotado en el tiempo. Pero para conquistar el poder (más bien el lugar simbólico de su representación institucional)...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jorge Lago

Editor y miembro de Más Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Repartidor de pizzas

    Tranquilo Jorge Lago cualquier día aterriza tu mesías Errejón y pillas poltrona en el nuevo PSOE(RREJÓN). Eso te permitirá seguir aconsejándonos a los demás sobre la importancia de lo simbólico cultural y de las patrias, banderas, etc. en nuestras vidas para que dejemos ya esas vulgaridades de lo material aunque no tengamos ni para comer. De hacer caridad ya te encargarás tú y Dña Carmena con vuestro sueldazo. Y todos contentos. Viva la justicia social!

    Hace 2 años 4 meses

  2. Pulgón

    Perorata de laboratorio muy propia de Jorge Lago el entendido, que a base de palabrería hueca y un mal refrito de fórmulas “vanguardistas” made in Laclau, no concreta absolutamente nada porque su gran solución consiste en pulverizarnos a todos como si fuéramos pulgones con ese gas que apesta a moda posmoderna y así crear el sujeto político apulgonado y su hegemonía parasimbólicometaconstructivada que acabe con la precariedad laboral. Ánimo Lago!

    Hace 2 años 4 meses

  3. Chevy Chase

    Vete a la mierda, Lago. Resumiendo, no hacer políticas de izquierda para no molestar a la derecha. Vox decía no denunciar al agresor porque se enfadará y te acabará matando.

    Hace 2 años 4 meses

  4. Mark

    Lo de Podemos es patético. Lo de los tránsfugas rito-errejonistas, patético y además cínico. Lecciones sobre el régimen del 78 y el 15M y blablabla, encima.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí