1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Ruge la caverna

No tenemos derecho a negar la identidad de mujer a otras que no han sido asignadas como tal al nacer

Carolina León 17/07/2019

<p>Pancarta en una manifestación anti Trump a principios de 2017 en Nueva York.</p>

Pancarta en una manifestación anti Trump a principios de 2017 en Nueva York.

Shaun Dawson

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

I cannot believe I am fighting this shit again
No me puedo creer que todavía tengamos que protestar por esta mierda

“El feminismo [desde Simone de Beauvoir] va contra el esencialismo. Saquemos conclusiones: una, igual que lo aprendo (las formas de ‘devenir mujer’) lo desaprendo. Dos, no estoy delante de una esencia. Semejante esencia no tiene por qué limitar mis capacidades públicas y políticas, ni lo que yo aspire a tener, ni mis méritos. Yo soy un ser humano como todos, en último término, comparto la idea de humanidad al completo, sin ninguna merma esencial, y tengo derecho a la mitad de todo. […] El feminismo es una teoría política de la igualdad, en qué, en la categoría Lo de ciudadanía”. 

No las llamaremos TERFs, las llamaremos reactivas. Hace un año aproximadamente pensé que esa reacción entre feministas españolas tenía poco recorrido. Hoy ya se me ha caído la venda. Con ayuda, aprendí que la cosa venía de lejos, que sectores del feminismo estadounidense y británico que se llama a sí mismo “radical” ya estaban gastando sus cartuchos para detener leyes de identidad trans y otras aspiraciones de inclusión en el feminismo de las mujeres trans. Ahora, a lo grande, se instala aquí con la colaboración de grandes figuras institucionales.  

Gracias al activismo y la teoría ‘queer’, muchas hemos visto cuánta verdad había en que el género se exprese, se actúe

Pasado un año de atenta observación (pensando “no son tan importantes, no pueden llegar muy lejos” como hicimos con Vox, ¿recuerdan?), veo claro que el objetivo de esta reacción era separar al sujeto del feminismo de todos los otros (los “troyanos”, los llama Amelia Valcárcel). Una piedra angular fue la reacción virulenta a la intervención de la activista transfeminista Sam Fernández en la Escuela de Otoño de Podemos, en octubre de 2018. 

Llegados a este punto, he de admitir que lo que tenemos enfrente es mucho más grave que una disputa por el “sujeto”. Coincidiendo con las celebraciones del Orgullo hace pocas semanas, tuvo lugar la consagración de la reacción en la XVI Escuela Feminista Rosario de Acuña. Todo en este foro apuntaba a identificar el troyano en el “transfeminismo” u, otras veces, el “generismo” o “activismo trans” (confunda usted términos, mezcle a gusto palabros sin ningún recorrido para que su disertación cuaje) y más de la mitad de los paneles daban vueltas a lo mismo: el feminismo es de las mujeres. Pero, acto seguido, se niegan a definir “mujeres”. Se puede vestir de traje o de purpurina, pero ese discurso es absolutamente funcional a la ultraderecha que tenemos ya en las instituciones.

No diga “ideología de género”, diga “teoría queer”

Cuando insisten una y otra vez en que el gran enemigo de la actual ola feminista es la “teoría queer”, rebaño la tapa del helado y suspiro. Las activistas y teóricas de lo queer vienen desde hace treinta años problematizando la idea del género, y proponiendo terrenos de batalla contra aquello que nos viene dado en la educación, la socialización y que construye el género en su conjunto. Hay enormes zonas de la teoría queer que se han mezclado felizmente con las aperturas discursivas feministas: problematizan la asignación cultural de unos valores en un sexo (que por haber nacido con equis genitales te toque ser la complaciente, el florero o la cuidadora de facto), y amplían el espacio de expresión del género. 

Gracias al activismo y la teoría queer, muchas hemos visto cuánta verdad había en que el género se exprese, se actúe. Gracias al activismo queer, muchas de nosotras, mujeres absolutamente normativas, hemos visto abierto un campo de experimentación que no tiene nada que ver con el “deseo” sino con la “performatividad”, para, precisamente, ser mujeres como nos dé la gana ser.

Algunas dirán que estos son logros del feminismo a secas, pero no los podemos separar del activismo de indiferenciación de los sexos. En sus luchas, han contribuido a la visibilización de identidades lésbicas y otras, aunque ahora se nieguen a reconocérselo.

Ese activismo de la identidad además no ha ido de la mano, ni por asomo, de una desatención de las reivindicaciones materiales del feminismo. Más bien, ha buscado políticas redistributivas para identidades diversas y, al cabo, para todos los cuerpos. Pero es funcional ocultar que las teorías queer no son únicamente identitarias. 

Mientras las reactivas ven al enemigo en la teoría queer o “generismo”, los que están un paso más allá ponen sus energías contra lo que llaman “ideología de género”. Mientras unas se debaten contra lo que entienden como una usurpación de espacios, los otros tienen claro que enemigas somos todas, cis y trans. Lo que tienen en común es que ambos pretenden definirnos por nuestra biología y genitalidad. Suena peligrosamente parecido. 

¿Qué es una mujer? 

“¿Acaso no soy una mujer?”, dicen que dijo la activista antiesclavista Sojourner Truth (1797-1883), en un discurso pronunciado en una convención de mujeres en 1851. Ella era negra y exesclava, yo soy blanca y nacida en un país colonialista, pero con ella me digo: “No me puedo creer que todavía tengamos que protestar por esta mierda”. 

Preguntar qué es una mujer es una trampa dialéctica. Dicen las reactivas: “No nos puede definir nuestra opresión”. Con teoría queer o sin ella, no dejamos de ser mujeres. Abajo la opresión. Pero tampoco tenemos derecho a negar la identidad de mujer a otras que no han sido asignadas como tal al nacer. 

Vivimos en un mundo estereotipado y contra él lucha el feminismo. Ella, Amelia Valcarcel, nos quería hacer sonreír con su alusión a Luis XIV y su idea de la moda. Perfecto: la moda y las marcas exteriores de género cambian con las épocas. A eso lo llamamos género y una buena parte del activismo reciente ha consistido en subvertirlo. Existen marcas de género y estereotipos en cualquier sociedad y los seguimos, generalmente, para que nos dejen en paz. Me sigo depilando los pelos de las piernas, y algunos días me maquillo. Si yo sigo las normas y estereotipos de la moda, ¿por qué no habrían de seguirlas las mujeres trans con tal de encajar y no andar respondiendo preguntas incómodas? Y, si no los siguen, ¿son menos mujeres por ello?

“¿Acaso no soy una mujer?”, dicen que dijo una mujer negra que, a duras penas, era vista como mujer hace 150 años. Otra cita maravillosa de ella es esta: “Es la mente la que fabrica el cuerpo”. En las manifestaciones proderechos trans solemos gritar: “No es mi cuerpo, es tu mirada”. También a las mujeres cis nos insulta la mirada de la normatividad. Creo que no es tan difícil de entender, pero el alcance no es, ni de lejos, el mismo para ellas que para nosotras. 

Pero es que troyanos, o patatas.

El transactivismo queer es misógino 

De todas las piruetas discursivas que estamos leyendo estos días, esta es digna de parque de atracciones. En un reciente artículo de Anna Prats se puede leer: “Las mujeres no somos la feminidad, la feminidad debería abolirse y no celebrarse ni seguir perpetuándose”. 

¿En dónde y por qué la feminidad debería abolirse? ¿Es que somos mejores mujeres comportándonos con atributos masculinos, no sé yo, compitiendo, violentando? La asignación obligatoria de los atributos asociados culturalmente a la feminidad a las mujeres cis: eso es el género, y eso es la opresión. El hecho de que millones de mujeres en el mundo se vean obligadas a cumplir con un rol de subordinación, y la pobreza, y la reclusión en tareas para la reproducción social que ni son reconocidas ni retribuidas, y el ‘derecho’ que otros se otorgan a violarlas o machacarlas, eso es el género. Pero todavía estoy a la espera de que alguien me explique qué significa “abolir el género”.

Pueden seguir existiendo los géneros (como existen en todas las culturas) sin que signifique opresión. Nada de ello entra en contradicción con la existencia de las mujeres trans y con su pertenencia al feminismo, en esta parte del mundo y en la Patagonia. Las mujeres trans no están obligando a nadie a perpetuar estereotipos, de hecho, ni siquiera ellas tendrían que hacerlo si no fuese por la presión ambiental, la misma que te impulsa a ti o a mí a maquillarte o llevar falda. Que lo haces, que lo hacemos. Nadie te lo discute, y seguimos luchando por la causa. 

Me pregunto con sinceridad qué parte del activismo que busca que las mujeres trans sean reconocidas y asumidas en el feminismo puede cortocircuitar luchas concretas de distribución de la riqueza y eliminación de la opresión de las mujeres. En qué parte se encuentra la misoginia, salvo que no te guste que te digan que excluir a mujeres trans es discriminarlas. Y, como no te gusta que te lo digan, acuses de misoginia a quien lo hace. Este es un mecanismo que también vemos utilizar al enemigo.

 El queerismo es amigo del proxenetismo y de la compra de bebés (y defiende la pedofilia, y la zoofilia, y la coprofilia...)

Como ya hemos recorrido varias estaciones, esta podría ser prescindible. Está al nivel de la denuncia de los “chiringuitos” que nos dedica la ultraderecha. Como los verdaderos enemigos, las reactivas intentan mezclar churras con merinas a ver qué cuela. Esto no es un cisma, esto es toda una declaración de intenciones con respecto al activismo feminista que está de lado de las mujeres trans, o racializadas, o prostitutas, o migrantes (algunas lo llamamos feminismo interseccional) y las reconoce como sujetos de derecho, no como objeto a salvar. No es que seamos mejores, es que no queremos dejar de lado ninguna voz ni ‘subrogar’ el feminismo en las meras instituciones. 

Junto a las afirmaciones anteriores, una más igual de loca: los padres de los menores que se dicen trans les hacen reasignación de género de urgencia y corren a hormonarlos y solicitar cirugías. Alicia Miyares dejó esta perla; días antes escuché prácticamente las mismas palabras en boca de un miembro del Fidesz, el partido ultraderechista húngaro de Orbán, solo un minuto antes de blandir la carta de “les financia Soros”. Si estas académicas son capaces de soltar los mismos discursos que la ultraderecha del país más derechizado de Europa, durante diecinueve horas de charla, y no se les cae el pelo del odio, esto ha de preocuparnos. Va de salud pública. Va de humanismo. Va de derechos distribuidos. Y quizá es momento de señalar algunos otros de sus memes, como que la aprobación de leyes de identidad no patologizantes va a abrir la puerta a que los hombres se hagan pasar por mujeres, etc, etc. Por ese camino, ya se ha desatado la deshumanización absoluta, sin ningún filtro. 

Ahí ya está Vox feliz y relamiéndose los bigotes.

Ninguna teoría se puede sostener borrando o anulando la existencia de las personas con las que convivimos. Sojourner Truth nos lo dijo con el racismo

Vuelvo a la cita inicial. Es parte de la conferencia inaugural de Amelia Valcárcel en el foro gijonés. No podría estar en desacuerdo con nada de lo transcrito. A partir de ahí me habría quedado prendada. Lo releo y me imagino a las activistas e intelectuales trans Susan Stryker o Alana Portero enunciándolo, y es pura verdad. El feminismo es una teoría política de la igualdad que puede contener, acoger y promover los derechos de todos los sujetos que históricamente no han podido acceder a esa categoría de ciudadanía completa. Butler lleva muchos cientos de páginas escritas ahondando ahí. Mientras que millones de mujeres, en el mundo entero, aún no pueden acceder a derechos de ciudadanía completa y viven en riesgo constante por su vida, en nuestro mundo (con todos sus privilegios) no podemos accionar el freno de mano. Pero es más, no estamos “arriesgando” nada al incluirlas, mientras que sí arriesgamos nuestro feminismo y todas nuestras conquistas excluyéndolas. 

Ninguna teoría se puede sostener, por último, borrando o anulando la existencia de las personas con las que convivimos. Sojourner Truth nos lo dijo con el racismo. No me es difícil imaginar que algunas reactivas objetaron que darle a ella derechos de ciudadanía se los quitaba a las blancas, pero mira qué lejos hemos llegado.

PD: El artículo referenciado por Valcárcel para contar la historia de Rosario de Acuña no se titulaba Ruge la caverna, como dijo, sino La jarca de la Universidad. Ahora bien, el lapsus ha venido al pelo.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carlos Almorejo

    me encanta!!

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí