1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Un caso de odio? Los límites del delito

Las tensas relaciones entre la libertad de expresión y sus límites encuentran un punto sensible en los llamados ‘delitos de odio’. Reflexionamos sobre la denuncia por presunto “odio” contra el filósofo Ernesto Castro

Gonzalo Torné 20/07/2019

<p>Auschwitz (Oświęcim, Polonia).</p>

Auschwitz (Oświęcim, Polonia).

Stanislaw Mucha

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Lo primero que llama la atención de denuncia por un presunto delito de odio emitida por Movimiento contra la Intolerancia contra Ernesto Castro es que se presente no por una afirmación o una negación, sino por “comparar y relacionar”. Comparar (y no digamos ya relacionar) puede hacerse de muchas maneras. La denuncia parece dar por sentado que una comparación supone una equivalencia, que por el mero hecho de relacionar dos los “términos” pasan a valer y significar lo mismo. De manera, que tras la lectura del estado de Facebook de Ernesto Castro, los judíos pasarían a ser automáticamente igual que los cerdos, y los funcionarios del matadero igual que los jerarcas nazis. Pero de la misma manera que en ocasiones ponemos en “relación” dos cosas para destacar las diferencias (para decir que de ninguna manera una ballena es un pez, por ejemplo), una comparación puede inducir a establecer una relación en la que no habíamos reparado entre dos objetos o situaciones, para despertar la sensibilidad y la conciencia, sin necesidad alguna de asimilarlos. Así, cuando hablamos de las “perlas de tus ojos” o “el rubí de tu pelo” no estamos induciendo a arrancarle los ojos o el pelo a la elogiada o al elogiado, y salir corriendo a venderle al joyero las perlas vivas del globo ocular ni los rubíes, sino más bien a expresar con un término de inequívoca belleza y valor, una belleza (humana) y un valor que quizás ha pasado desapercibidos a otros ojos o al propio interesado.

Las comparaciones son sistemas jerárquicos. El término comparativo transmite sus cualidades sin recoger las del objeto que pretende esclarecer. Después de que hayamos aprendido a reconocer el brillo de la perla en la mirada ajena, la perla sigue ciega, no se irrita, no sufre desprendimientos de retina, no segrega legañas. La comparación que nos ocupa pretende transmitir parte del horror de los campos de exterminio humano a otros seres, recordando que son también sensibles, y que mueren en cantidades vertiginosas y en condiciones deplorables. De manera agresiva nos recuerda (o nos enseña) que los cerdos no son “alimañas” o entes “sin valor” sino mamíferos inteligentes, con capacidad de representarse a sí mismos, con un sistema nervioso central receptivo al dolor sensible. La comparación transforma en un problema moral (la responsabilidad hacia el sufrimiento de otros seres vivos) lo que acaso “funcionaba” como un automatismo asumido, ajeno a la responsabilidad consciente. La comparación toma como referente el Holocausto no para denigrarlo, sino como instancia reconocible del horror. Afianza su carácter “ejemplar”. La comparación transmite a los cerdos la conciencia del sufrimiento de los seres vivos en “cadenas de montaje” de muerte, sin traspasar a los judíos exterminados ninguna de las cualidades “porcinas” de quienes consideran a los cerdos autómatas o meras esferas de fibra y proteínas, de cuyo sufrimiento podemos disponer sin el menor coste moral, sin necesidad de debate. El flujo de propiedades que se desplaza en las comparaciones no atiende a la propiedad biyectiva. 

Una invitación agresiva a reflexionar sobre nuestro comportamiento como especie, sobre el dolor de otros animales no debería confundirse con un delito de odio (no pretende llevar a más judíos a nuevos campos de exterminio, pretende reducir la cantidad de dolor sensible en los mataderos); no es una llamada al desprecio, no obstaculiza el derecho a réplica ni pretende conculcar el menor derecho. Solo puede ser considerada una degradación inequívoca en la medida que consideremos nuestros derechos un privilegio que no puede extenderse a otros seres; y sabemos que la extensión de derechos ha sido conflictiva incluso cuando se ha aplicado a otros humanos. La emisión de ideas no tiene por que ser “respetuosa” ni “plácida”, ni cumplir con ningún prejuicio sobre “el buen gusto” para ser legal. Y si ofende o altera o se considera un disparate puede replicarse en los mismos términos, o reorientar la discusión a espacios más amplios (nota tentativa: el tuit o el estado de Facebook se parecen a la campana que convoca a misa o al concierto, que no deben confundirse con la misa o el concierto) donde desarrollar estas ideas, matizarlas, discutirlas o destruirlas. Pero hasta que no se aclare la legalidad de “comparaciones y relaciones” de la clase que ahora nos ocupa parece impertinente emitir juicios de simpatía o antipatía por su autor. 

La sacralización del Holocausto que parece estar en el fondo de la denuncia es un asunto que fue largamente discutido entre los intelectuales judíos hacia finales del siglo pasado, ¿se puede escribir, bromear, interpelar y comprender la shoa o debe mantenerse ajena al abordaje intelectual como una suerte de monolito inalcanzable por el raciocino y la imaginación? El debate se superó por desborde a favor del abordaje. Incluso George Steiner, que llegó a acusar a Saul Bellow y Philip Roth de banalizar la shoa al representar unos judíos llenos de pasiones y debilidades humanas, tuvo que claudicar. No sabemos qué pensaría Steiner ni los denunciantes de Ernesto Castro de El Chal, la nouvelle de C. Ozyck, donde una víctima de los campos de exterminio, lejos de comportarse como una víctima ejemplar, empapada de bondad tras experimentar el tránsito del dolor extremo, se revela como una vieja rabiosa, egoísta, violenta e intolerable. Sí sabemos que Ozyck, como antes Philip Roth, fue acusada de un delito de odio, en este caso hacia sí misma. Pero lo cierto es que el horror de la shoa se proyectó sobre humanos, no sobre santos; y quizás manejarlo como término comparativo con otros fenómenos parecidos (genocidios, gulags, mataderos) contribuya a mantener viva su carácter de amenaza histórica. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gonzalo Torné

Es escritor. Ha publicado las novelas "Hilos de sangre" (2010); "Divorcio en el aire" (2013); "Años felices" (2017) y "El corazón de la fiesta" (2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Liz

    Cómo es la cosa, que la impostura animalista de Ernesto Castro, en vez de someterse muy facilmente a falsación, se convierte en un asunto judicial por culpa de Movimiento contra la Intolerancia, una ONG (en realidad, UNA persona) con una trayectoria indefendible.

    Hace 2 años 1 mes

  2. Mark

    Aparte del problema de como lo de los delitos de odio se les está yendo a algunos de las manos (hasta el punto de que esa figura se vuelve como un guante para defender a policías y /o nazis) esta gente debe tener un escaso nivel de comprensión lectora y no digamos intelectual para interpretar así los textos de Castro , que no tienen nada que ver con odio' antisemitismo ni nada de eso. Y tiene razón Castro.¿ Donde están los defensores de la libertad de expresión?

    Hace 2 años 1 mes

  3. cambo

    Hoy he leido qe casi tos ls politicos tienen el mismo discurso del odio como antaño ls terroristas... No hay mas terrorismo qe el de un estado seudodeocrata y el franquista como el ejpañó mas, franquismo = maxi-terrorismo creador d las demas , el mayor y mas asesino d vidas mentes placer amor etica y demas

    Hace 2 años 1 mes

  4. Arganton

    Ni uno ni otro tienen vergüenza ni en su casa hay almirez. Las comparaciones son absolutamente odiosas y más cuando están hipócritamente sesgadas, como es el caso. De verdadera pene.

    Hace 2 años 1 mes

  5. MONICA

    no soy judia pero la idea de dejar de comer animales me atrai

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí