1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PACTÁNDOSE ENCIMA (II)

Dos horas en el museo del marco

Al final de la anterior legislatura estaba la cosa pactada para un Gobierno de coalición. UP se quedaba tres ministerios unicornio y –ojo, cuidadín– la presidencia del Congreso

Guillem Martínez 10/07/2019

<p>Semana de pactos</p>

Semana de pactos

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

1- Un Gobierno de coalición es sencillo como un botijo. No es el fin del mundo. De hecho, puede ser, incluso, nada. Pactas con UP una serie de ministerios, los más cutres que encuentres. Después vas a la investidura, te votan, eres Gobierno. Un Gobierno es un ente presidencialista, de manera que a los tres meses, alehop, el Presi puede echar a los ministros de los ministerios cutres, romper el acuerdo y gobernar en solitario. Por supuesto, con responsabilidad orientada al futuro y bla bla bla. 

2. Al final de la anterior legislatura estaba la cosa pactada para un Gobierno de coalición. UP se quedaba tres ministerios unicornio y –ojo, cuidadín– la presidencia del Congreso. Tras las elecciones y la operación vuelta al cole, ese momento de continuidad natural de la anterior legislatura no se ha producido. Sí, UP tuvo resultados pochos en el Congreso. Pero fundamentales para establecer un gobierno de izquierdas. ¿Por qué no es posible un gobierno de coalición ahora? ¿Por qué no es posible, siquiera, la tomadura de pelo esbozada en el punto 1? ¿Por qué estamos navegando en otra tomadura del pelo distinta y distante?

3. Por marcos.

Las izquierdas deberían defendernos de la política de marcos, como deberían defendernos de la pobreza hereditaria, de la promocionada, y de la ropa cara y poco sexy

4. Los marcos son una herramienta comunicativa de la política en todas partes. Pero es LA política en sociedades seriamente enfermas y que se han ido al garete. Es LA política en USA, en Polonia, en Hungría, en Italia, en Esp, en Cat. Y puede serlo en UK. Permiten el acceso al poder, y la permanencia de cuadros en el poder tocándose los XXXXXX, fabricando políticas de beneficio inmediato para los cuadros. La cosa consiste en garantizarse el dominio sobre un marco –generalmente es el nacional, si bien hay otros que son sus primos hermanos, como la seguridad, el orden, la inmigración–. Y hacer recaer toda la política en ese marco. Y en sus primitos. Fuera de los marcos transcurre esa cosa que ya nadie ve y que no tiene nombre, denominada realidad. No se pierdan, en ese sentido, el punto 18, en el que echo la casa por la ventana. 

5. Para trabajar a tutiplén con marcos necesitas un a) político, un b) periodista y una c) sociedad proclives a la mentira –eso entra dentro del pack, snif, “sociedades seriamente enfermas y que se han ido al garete”–. Por todo ello, los marcos son una herramienta más cercana a las derechas, que disponen de a) y b), y les importa una higa c). Cuando las izquierdas apuestan por los marcos como si no hubiera un mañana, juegan en el campo de las derechas. Pueden tener éxito. Incluso un éxito llamativo. Pero es un éxito momentáneo, pues una política de marcos no tarda en volver a sus legítimos propietarios. Las izquierdas, de hecho, deberían defendernos de la política de marcos, como deberían defendernos de la pobreza hereditaria, de la promocionada, y de la ropa cara y poco sexy. 

6. Pues bien, el PSOE está haciendo una partida salvaje de marcos. 

7. Pues bien, el PSOE ha decidido que “ese momento de continuidad natural de la anterior legislatura”, del que les hablaba en el punto 2, no se produzca. Esto es, ha decidido prescindir de lo comunicado implícitamente en su campaña. Lo que puede alterarnos, pero no sorprendernos. La política, por aquí abajo y un poco más arriba, es así, y no todo el mundo está capacitado –éticamente– para ejercerla. En mi clase de EGB, calculo, sólo había una o dos personas capacitadas para la política. Crecieron sanos y fuertes porque nos mangaban el bocata cada día.

8. ¿Qué quiere el PSOE? Ni idea. Hay días en los que ni siquiera sé lo que quiero yo. Puedo explicarles, no obstante, lo que quieren los marcos por los que apuesta.  

9. El PSOE quiere prescindir de apoyos proetarras y separatistas. Dos palabras sin significado una vez que no existe ETA, y una vez que ha quedado claro lo que el escaso periodismo local explicó desde 2012: que el procesismo no era nada/eran marcos. El PSOE apuesta por la centralidad. Un concepto-marco. Es decir, que tampoco existe. La centralidad, a su vez, cambia de significado en cada época. A finales del XVIII consistía en decapitar a Luis XVI, a principios del XXI en reírle las gracias a su descendiente cuando, el 3-O, en un discurso de marcos, redujo toda la política esp al marco nacional. Como el procesismo. Yupi.  

10. ¿Cómo se prescinde de UP y de los nacionalismos periféricos y, por el mismo precio, se accede a la presidencia del Gobierno? No se puede. Ni C's, ni PP pueden prescindir de sus marcos para votar y abstenerse frente a Sánchez. O desaparecían/cederían el marco. ¿Qué pretende el PSOE? 

11. Ni idea. Los puntos 12-14 pretenden crear una horquilla de posibilidades.

El PSOE quiere prescindir de apoyos proetarras y separatistas. Dos palabras sin significado una vez que no existe ETA, y que ha quedado claro lo que el periodismo local explicó desde 2012: que el procesismo no era nada/eran marcos

12. Si pretendían llevar a la centralidad a UP, ya lo han hecho. Por lo que la partida de marcos ya debería haber finalizado. Es decir, UP ha renunciado a un referéndum en Cat, ha garantizado su fidelidad a la política exterior esp –que es como jurar fidelidad al malo de una peli de terror japonesa–, y parece haber renunciado a cualquier movimiento en la política de izquierdas que no vaya encaminado a paliar la situación de los alquileres y el abuso energético. Por otra parte, dos pasotes reconocidos como tales en la UE. Las maneras en las que UP acomete las reuniones con el PSOE son más próximas a la cultura política local que al 15M. UP, además, filtra poco, y lo que filtra de esas reuniones no son torpedos en la línea de flotación del PSOE.

13. Por lo demás, el grueso de las informaciones del PSOE al respecto de las negociaciones parece más falso que verdadero. El eje del desencuentro no radica en que UP haya pedido una vicepresidencia. Algo que no está claro que haya hecho. O que haya hecho, al menos, después de la anterior legislatura. El documento ofrecido a UP, elaborado en la Comisión Permanente Ejecutiva Federal del PSOE –esa cosa que no hace esos documentos; esas negociaciones las lleva el Presi y sus mariachis; por lo demás, el texto es una versión twitter del programa del PSOE–, no es un documento para el acuerdo, sino para la dramatización del desacuerdo en posteriores tertulias. Cada vez que un político del PSOE, o que un tertuliano/editorialista/periodista apuesta por todas esas versiones oficiales del PSOE, el PSOE y el fulano en cuestión se desacreditan. Algo, por otra parte, sostenible –una política consagrada al marco tolera la deshonestidad antes que el aburrimiento–, pero más sostenible en las derechas

14. ¿El PSOE quiere ir a elecciones? Parece que no. Sí, sus encuestas son chachis. Quizás tan solo está depurando la centralidad esa, para poder concurrir a unas elecciones con el mismo y reluciente marco con el que acuden a elecciones PP, C’s y Vox. Pero nunca lo tendrá más reluciente que ellos. Por otra parte, las derechas no ganaron en las últimas elecciones en el país favorito de la Divina Providencia, porque la Divina Providencia ese día estaba mirando a otro sitio. Es posible que la Divina Providencia, en las próximas elecciones, vuelva a mirar a otro lado. Pero no las tres derechas –no se pierdan, en ese sentido, el punto 17–. 

15. ¿El PSOE está machacando a UP en vistas a tenerlo como una seda llegado el momento? Puede ser. Pero, lo dicho, es poco verosímil que, con el paso del tiempo, UP se flexibilice más de lo que ha hecho. Es más, puede ocurrir lo contrario, que en septiembre, si no hay milagro en julio, el apoyo de UP al PSOE sea más caro. Puede ocurrir, incluso, que ese apoyo no exista si no es bajo unas condiciones de fuerza. UP podría perder mucho en unas elecciones. Es decir, no tiene nada que perder en un póquer salvaje en septiembre. 

16. En tanto que política de marcos, ¿todo esto del PSOE puede ser un Chicken Game, una partida cuyo único interés es ver quién se raja primero? Puede. Sería un Chicken Game, el juego más bobo del mundo como se vio en Cat, esta vez gestionado por profesionales del análisis político. Lo que puede ser la monda. Es decir, una tragedia mayor. Si algo ha demostrado la experiencia Cat es que la profesionalización en la política de marcos no requiere de profesionales. Que desde el Aznarato, cuando llegó aquí abajo la cosa marcos, se han creado profesionales de los marcos, brillantes, que apenas saben hacer la ‘o’ con un canuto en otros ámbitos de la vida. Un profesional de la política, apostando todas las fichas a una partida de Chicken Game, sabiendo que entre sus clientes hay cierta cultura de izquierdas, puede ser alguien más peligroso que un mono con una pistola. 

17. Hola. Soy el punto 17 aquel, que les iba a hablar de las derechas. Siguen a la greña. Pueden perder Madrid. Perder Madrid es algo sencillo como un botijo. Lo pierdes y, a los tres meses, te pones de acuerdo. Haces moción de censura y, alehop, ya tienes gobierno en Madrid. Por lo demás, las complicaciones de las tres derechas a la hora de negociar gobiernos explican quién posee el marco, quién posee un marco que no puedes dejar herido, o la cosa sería mala para el negocio. Es Vox. Pero todo esto es una situación nueva. Y las derechas están aprendiendo. En caso de nuevas elecciones generales, las derechas darían por finalizado su master, me temo. Y optarían por soluciones más imaginativas. Como la ensayada en Navarra. El Gobierno Central no es, para ellos, Murcia o Madrid. Es un negocio mayor.

Las derechas pueden perder Madrid. Perder Madrid es algo sencillo como un botijo. Lo pierdes y, a los tres meses, te pones de acuerdo. Haces moción de censura y, alehop

18. Hola. Soy el punto 18, y ya oyeron hablar de mí en tiempos tan lejanos como el punto 4. Esta semana ha trascendido que la GC ha encontrado en el ordenador de Viver Pi-Sunyer un texto inquietante que establecía los criterios para la obtención de la nacionalidad cat en una república. Si bien todo lo que ha aportado la GC a la cosa Procés se debe someter a sospecha –lo que es gravísimo, por cierto–, de ese texto había noticias. Y si bien ese texto, como todos los textos programáticos del procesismo, eran delirios, juegos para aplazar la muerte, sin voluntad de llegar a ser jurídicos, otorgan, por todo ello, sentido ideológico, casi lacaniano, al conjunto. Y el conjunto, lo que hay detrás del marco nacional –que siempre es algo democrático que tira de espaldas en Cat, Esp, Hungría o Polonia–, queda fijado como algo atrozmente reaccionario. Étnico, incluso. Si no lo fuera, en fin, no tendría que vivir detrás de marcos chupis. También ha trascendido el espionaje a políticos y embajadas cat, o como se llamen, por parte del CNI. Sorprende que se investigue actos tan chorras que se desacreditan solos, por lo cutre y derechistas de pueblo que son. Pero orientan a lo que vive detrás del marco “democrático” del Estado. Lesiones a la democracia. Espionaje a ciudadanos, por ejemplo. Algo así de gore apunta lo que ha trascendido recientemente sobre la Operación Cataluña, gestionada por Villarejo/el Estado. Esta semana también ha trascendido que C’s ha denunciado al mundo libre su persecución inaudita en la marcha del Día del Orgullo en Madrid. Si bien C’s es un partido que enviaría a sus líderes vestidos de KKK a la marcha sobre Washington de Luther King, para denunciar su persecución, la cosa sirve para visualizar lo que hay detrás del marco “víctima”, tan recurrente en la política de marcos esp y cat. No hay una víctima, esa cosa que se queda sola en el trance de serlo, sino un agresor.

19. Mas líbranos de los marcos, venga, PSOE, enróllate. Amén.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mar

    PSOE solo está dando tiempo a que la derecha y ultraderecha se reorganicen para que en las próximas elecciones consigan gobernar, eso sí con un PSOE en la confortable jefatura de la oposición, desde la que ver el partido en el que siempre han apostado por sus coleguitas de derechas, que tan buenos frutos les han otorgado, y si no modifican la Constitución o se sacan una ley o decretazo para seguir chupando del bote de nuestros impuestos e instituciones. Y todos ellos felices y el Pueblo cada vez más jodido. Estupendo dirán, todo en su sitio. Supongo que cada vez está más claro que solo Podemos y aliados pueden realizar el “cambio”. Y digo supongo porque viendo lo que en España vota la gente, es dudoso. Quizás esa mayoría de votantes que votan a ladrones, vividores de la política, engañabobos y a sinvergüenzas varios, tienen lo que España se merece por votarles. Entonces hago la siguiene pregunta: ¿Porqué hay tanto español irrresponsable? Supongo que habrá múltiples respuestas, quizás tantas como irresponsables existen.

    Hace 2 años 4 meses

  2. Mar

    PSOE solo está dando tiempo a que la derecha y ultraderecha se reorganicen para que en las próximas elecciones consigan gobernar, eso sí con un PSOE en la confortable jefatura de la oposición, desde la que ver el partido en el que siempre han apostado por sus coleguitas de derechas, que tan buenos frutos les han otorgado, y si no modifican la Constitución o se sacan una ley o decretazo para seguir chupando del bote de nuestros impuestos e instituciones. Y todos ellos felices y el Pueblo cada vez más jodido. Estupendo dirán, todo en su sitio. Supongo que cada vez está más claro que solo Podemos y aliados pueden realizar el “cambio”. Y digo supongo porque viendo lo que en España vota la gente, es dudoso. Quizás esa mayoría de votantes que votan a ladrones, vividores de la política, engañabobos y a sinvergüenzas varios, tienen lo que España se merece por votarles. Entonces hago la siguiene pregunta: ¿Porqué hay tanto español irrresponsable? Supongo que habrá múltiples respuestas, quizás tantas como irresponsables existen.

    Hace 2 años 4 meses

  3. jose

    CapitanRed: Eso es subjetivo. PP - PSOE han acordado durante la transición el 80% de las leyes aprobadas. Tú sabrás qué quieres.

    Hace 2 años 4 meses

  4. x.m.baltar

    lo intuí en su momento pero el tiempo, gran antólogo, ha venido a confirmármelo: todo ha sido una maniobra de la pesoe para detener una caída que semejaba irreversible. y ha sido brillante, táctica y estrategia digna de figurar en los anales. esos falsos socialistas, puntales decisivos a la hora de afianzar el régimen del 78, entendieron descabellado someter a un nuevo stress test a su maltrecha organización luego del descenso a los infiernos que supusieron los años del 15m postzapatero que culminaron con los comicios de 2015/2016 y, ante el vértigo de un predecible desgaste mayor que bien podría conducir a una ruptura interna que llevaría a sus escindidos a apuntarse con premura en cualquiera de las nuevas fuerzas emergentes diseñadas ya como recambio, decidieron abstenerse en la investidura de rajoy, una de las más bochornosas contribuciones de estos cínicos a la historia mundial de la infamia (aunque no la única ni la mayor). pero en su pecado incorporaron también su penitencia, salvando de la quema a un pequeño grupo que constituiría el esquema básico de su repunte como fuerza cohesionada. acostumbrados a la narrativa jolivuliense de la historia, no fue difícil deslizar entre la plebe el relato de la empecinada lucha de una persona comprometida con su palabra y con los valores de los afiliados, que se enfrenta con aparente pocas posibilidades a un aparato todopoderoso de discurso torpe e imagen rijosa y que lo vence en una traca final de efectismos y emociones desbordadas. tan grandioso éxito suscitó el relato que hasta sus más encarnizados enemigos, unid@as podemos, sucumbieron al hechizo del renacido y maniobraron para entregarle ya no solo su apoyo si no el de aquellos otros que se rascaban la oreja con desconfianza. descubierto el pastel y deslegitimados los personajes de la obra, unos por ladinos y los otros por bobos, ahora solo resta saber quienes han sido los autores intelectuales de esta gigantesca bufonada. es curioso, tengo la percepción de que alguno no anda muy lejos de estas líneas…

    Hace 2 años 4 meses

  5. jose

    Pues le puede costar caro al PSOE (seguramente a los dos, es decir, se le habrá hecho el juego a la derecha; y en ese ámbito, el PSOE tiene experiencia desde los pactos de la Moncloa). Han caído los sindicatos. Ahora le toca al reformismo polìtico. Increible que los asalariados no vean un juego tan evidente.

    Hace 2 años 4 meses

  6. CapitanRed

    Pues a mí, el PSOE, nunca me defrauda.

    Hace 2 años 4 meses

  7. Judith

    Tampoco tengo claro la actuación de Sanchez. Pero Redondo, que fija marcos, no juega al chicken game sino al ajedrez como ha dicho infinidad de veces, incluída la entrevista de la Tuerka. Y entre los mariachis de la Moncloa no solo hay spin doctors sino que está Jaime Miquel el mejor analista electoral, que predijo la aparición de los nuevos partidos, cuando nadie lo decía, porque como buen sociólogo miró una de las diferencias sociales más importantes en esos momentos: la generacional, que no era sólo demográfica, sino que provenía de grandes transformaciones en el contexto social: basta ver la impresionante diferencia educativa entre ellas. Supongo que también está asesorando en el contexto social actual y en su impacto en la política.

    Hace 2 años 4 meses

  8. jose

    Sería conveniente ir a la sección del observatorio social de esta página para recordar qué dificulta un gobierno de coalición. ¿Cuántas promesas para reunir los votos necesarios para que prosperara la moción de censura contra Rajoy se cumplieron?

    Hace 2 años 4 meses

  9. zyxwvut

    Silencio sobre las derechas en Cataluña (NeoCDC, ERC, CUP). Silencio sobre las derechas en Cataluña (NeoCDC, ERC, CUP). Silencio sobre las derechas en Cataluña (NeoCDC, ERC, CUP). Silencio sobre ESAS derechas en Cataluña (NeoCDC, ERC, CUP). Que "LO VOLVEREMOS A INTENTAR". Déjese de frivolidades señor Martínez, donde la democracia está más degradada de toda España es un Cataluña. Deje de quitarle importancia y llámelo como lo que es: Neofascismo.

    Hace 2 años 4 meses

  10. Miguel Valiente

    Gracias, Guillem. De vez en cuando (o más bien muy de tarde en tarde) da gusto leer un texto que, presentando un retablo perfectamente articulado y razonado sobre la (apestosa) realidad política en la que vivimos, lo hace con una refrescante ironía y sentido del humor. (Me temo que, sin que el común de los mortales se dé cuenta, nos seguirán gobernando, asfixiando y dando por el culo a golpe de marco.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí