1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El TC y el artículo 155: un nuevo retroceso

El Constitucional se ha situado más cerca de la posición de Fraga que de una interpretación garantista. Las fuerzas progresistas, democráticas o republicanas deberían revisar el sentido de este artículo

Gerardo Pisarello 10/07/2019

<p>Velocidad de crucero</p>

Velocidad de crucero

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

“No sé qué es lo que está pasando

Últimamente estás extraña 

Ya no me miras a los ojos 

Solo te importa la unidad de España”

(Obsesionada, Novedades Carminha)

Lleva razón el conjunto gallego: hay obsesiones malsanas, que resultan incomprensibles y que solo refuerzan aquello que las activa. La pretensión de utilizar la unidad de España como arma arrojadiza contra cualquier pretensión republicana de reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado es una de ellas. Hace unos días, el Tribunal Constitucional ha dado a conocer su respuesta al recurso interpuesto por Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea contra la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Nadie esperaba demasiado de un Tribunal marcado desde hace tiempo por una politización excesiva. Pero era una oportunidad. La de señalar los peligros de esa obsesión y su incompatibilidad con derechos y principios valiosos consagrados en el  texto de 1978 y en los Estatutos de Autonomía. La respuesta ha sido decepcionante. Por lo que dice y por lo que no dice. Y sobre todo porque hace suyos los peores argumentos utilizados por el Gobierno de Mariano Rajoy en octubre de 2017. Con ello, el TC no solo abdica de su función garantista. Alimenta una concepción recentralizadora que no se proyectará únicamente sobre Catalunya sino que degradará aún más el papel de la Constitución territorial en el conjunto del Estado.

1. Un precepto indeterminado que no quiso asumir las tesis de Fraga 

La decisión del TC no era menor porque el artículo sobre el que tenía que pronunciarse no lo es. Y no lo es porque contempla una medida extraordinaria y delicada: la posibilidad de que el Gobierno central, con el visto bueno del Senado, imponga a una comunidad autónoma medidas coactivas que la fuercen a cumplir sus obligaciones legales o constitucionales o que impidan que “atente gravemente contra el interés general de España”.  

Este artículo no tenía antecedentes formales en el constitucionalismo español. Su referencia más explícita fue el artículo 37 de la Ley Fundamental de Bonn. Este precepto es el que contempla la llamada “coacción federal”, aunque lo hace en un contexto diferente. La regulación alemana no hace mención alguna al “interés general nacional” y la función de control de las decisiones del ejecutivo se atribuye a un Senado fuerte y realmente representativo de las entidades federadas, algo que no ocurre en el caso español.  

el TC no solo abdica de su función garantista. Alimenta una concepción recentralizadora que no se proyectará únicamente sobre Catalunya sino que degradará aún más el papel de la Constitución territorial en el conjunto del Estado

La redacción del artículo 155 no estuvo exenta de polémicas. Algunos diputados constituyentes, como Francisco Letamendía, advirtieron de que un precepto así podía acabar atentando contra los intereses, no de España en abstracto, sino de las comunidades autónomas, dando pie a “que el Gobierno intervenga de manera desmedida en sus actuaciones”. Por eso se descartó de manera explícita que las medidas coercitivas admisibles incluyeran el cese del gobierno autonómico o la disolución del Parlamento de la comunidad, algo que ni siquiera la Ley Fundamental de Bonn preveía.  

Esta limitación no convenció a algunos ponentes, como Manuel Fraga, de Alianza Popular. Fraga entendía que la versión final del 155 era demasiado “benévola” y “suave”, entre otras razones, porque no contemplaba la posibilidad de que el gobierno central asumiera “plenos poderes” y pudiera imponer el cese de las autoridades incumplidoras. En 1981, el jurista sevillano Pedro Cruz Villalón, quien llegaría a ser presidente del Tribunal Constitucional, advertía de que la redacción final del artículo presentaba algunas indeterminaciones peligrosas. Pero tenía una cosa clara: que lo que había que evitar, precisamente, es lo que Fraga pretendía: convertirlo en una cláusula de habilitación de una suerte de “dictadura constitucional”, con plenos poderes para el gobierno central. Por eso, concluía: “el arte (de este artículo) consiste en no usarlo”.

2. La gravedad de los atentados al orden constitucional   

Teniendo en cuenta estos antecedentes, hay buenas razones para pensar que las medidas coercitivas impulsadas por Rajoy en octubre de 2017 hubieran complacido a Fraga. Es mucho más dudoso, en cambio, que esa utilización se corresponda con el sentido originario dado al artículo y con una función garantista del mismo. 

Sobre estas premisas, el Grupo Confederal de Unidos Podemos y sus confluencias presentó un recurso contra el Acuerdo del Pleno del Senado de 27 de octubre que aprobaba las medidas requeridas por el Gobierno central al amparo del 155.  Y una de las principales cuestiones que se colocaba sobre la mesa era establecer si la aplicación de este artículo era necesaria. Si existía un supuesto habilitante, una amenaza real lo suficientemente grave como para justificar su puesta en marcha.  

En la sentencia, el TC recoge una serie de elementos anteriores y posteriores al requerimiento inicial de Rajoy que probarían la existencia de una “deriva secesionista” que amenazaba con romper el orden constitucional y la convivencia: desde las leyes de referéndum y de transitoriedad jurídica de septiembre hasta un “supuesto manifiesto de constitución de la república catalana” (sic) firmado por el presidente de la Generalitat junto a otros parlamentarios. 

cuando el PP decidió poner en marcha el artículo 155, cesando al Govern de la Generalitat y disolviendo el Parlament de Catalunya, su aplicación había dejado de ser “necesaria”

El problema de este listado de declaraciones verbales, manifiestos e iniciativas normativas es doble. Por un lado, es unilateral. Aborda incumplimientos innegables de decisiones jurisdiccionales por parte de las autoridades catalanas. Pero en cambio no hace mención alguna a incumplimientos tan o más censurables del Gobierno central, como sus reiterados desconocimientos de la Constitución y del Estatuto de Catalunya, su reticencia a abrir espacios efectivos de diálogo o la respuesta represiva, totalmente desproporcionada, a las manifestaciones y votaciones del 1-O. Por otra parte, no explica que cuando el Gobierno del PP propuso activar formalmente el 155, muchas de las actuaciones de las autoridades catalanas ya habían sido neutralizadas a través de otros mecanismos, como el control de las finanzas autonómicas o la suspensión y anulación de diferentes leyes impulsadas por el Parlament.  

En otras palabras: cuando el PP decidió poner en marcha el artículo 155, cesando al Govern de la Generalitat y disolviendo el Parlament de Catalunya, su aplicación había dejado de ser “necesaria”. Y es que las posibilidades reales, y no simplemente simbólicas, de una “ruptura del orden constitucional” o de un “golpe de Estado” estaban desactivadas. Porque las autoridades centrales (Gobierno, tribunales, fuerzas de seguridad) habían hecho valer su posición de preeminencia jurídica y material y porque el Govern catalán había renunciado a cualquier despliegue de fuerza o de control del territorio. 

De hecho, en su escrito de 11 de octubre, Mariano Rajoy condicionó la activación del 155 a un solo hecho: la existencia de una declaración de independencia. Cuando requirió a Carlos Puigdemont sobre si esta se había producido o no, la primera respuesta no se produjo en los términos tajantes fijados en el requerimiento. Sin embargo, el presidente de la Generalitat no tardó en aclarar su posición y en carta de 19 de octubre admitió que no se había votado declaración de independencia alguna y que su voluntad era dialogar para buscar soluciones. 

3. Una respuesta desproporcionada, abusiva e ineficaz 

Llegados a este punto, una aproximación garantista al artículo 155 hubiera obligado al Gobierno central a no cerrar las vías de diálogo en la fase del requerimiento, a explicar cuáles eran sus intenciones, y cuáles las medidas previstas en caso de incumplimiento. Pero no solo no lo hizo, sino que el TC no ha visto en ello razón alguna para el reproche.  

La manera en que la sentencia valora “el interés general de España” es en este punto desoladoramente reduccionista. Por un lado, porque niega que el diálogo pudiera tener espacio en un contexto de “abierto y expreso desafío a la fuerza de obligar de la Constitución”. Por otro, porque no ve problemas en que el Gobierno central no informara de las medidas que pensaba aplicar, ya que las autoridades autonómicas –dice– carecerían de un “derecho a la predeterminación de las mismas”. Y por último, porque descarta sin mayor soporte argumental que las medidas adoptadas en este caso –señaladamente, las de cesar al Gobierno, disolver el Parlamento autonómico y convocar elecciones– supongan vulneraciones del principio de autonomía, de la forma de gobierno parlamentaria o de los derechos de los representantes removidos de sus cargos.  

Una concepción garantista del artículo 155 hubiera obligado a un juicio mucho más exigente de estas actuaciones, y no solo de las del Gobierno catalán. El TC, por ejemplo, tendría que haber dejado más claro que la coacción forzosa a la que alude la Constitución debe concebirse como último recurso. Pero también podría haber amonestado al Gobierno central por no haber mantenido abiertas las vías de diálogo e incluso por haber consentido actuaciones desproporcionadas y abusivas como el uso de la fuerza desplegado el 1 de octubre.  

Igualmente, un TC garantista tendría que haber condicionado de manera nítida la aplicación del 155 a la adopción de las medidas menos lesivas posibles para el principio de autonomía. Esto podría haber incluido, en caso de desatención, la sustitución temporal de algunas funciones de las autoridades autonómicas, pero no su cese o disolución, que es lo que planteó el Gobierno del PP con el acuerdo del Senado.

la obsesión malsana de preservar la unidad de España como razón de Estado incuestionable ha abierto las puertas a la laminación de derechos no solo en Catalunya sino en todo el Estado

En la sentencia, el TC vincula la justificación de estas medidas excepcionales a su temporalidad. De hecho, quienes han celebrado la sentencia, ven en este punto una de sus principales virtudes: haber establecido que la Constitución no admite un 155 indefinido, como el que han defendido, en más de una ocasión, Ciudadanos, PP o Vox. Sin negar relevancia a este aspecto, debe decirse que el consuelo es menor. Y es que si la sentencia excluye la posibilidad de un 155 indefinido, lo cual por sí solo sería uno de los logros del recurso de Unidas Podemos y sus confluencias, deja abierta la posibilidad a que este pueda reactivarse “durante el tiempo necesario para restablecer el orden constitucional” y a que pueda hacerlo mediante medidas tan lesivas como las utilizadas en 2017. 

Se dirá que no era posible esperar otra cosa del actual Tribunal Constitucional. Que sus interpretaciones restrictivas de la Constitución venían de lejos y que habían experimentado un punto de inflexión con su decisión de 2010 sobre la reforma del Estatut de Catalunya. Es posible. Sin embargo, este TC también tuvo momentos en los que sugirió otros caminos: por ejemplo, en su decisión de 25 de marzo de 2014, cuando entendió que el “derecho a decidir” era una “aspiración política” que podía tener perfecta cabida en la Constitución española.    

Leída en términos de contexto, desde un prisma político y jurídico más amplio, la sentencia sobre el artículo 155 comporta un retroceso significativo. Porque da cobertura a la estrategia de criminalización judicial del independentismo, apuntalando el relato punitivista construido por el Tribunal Supremo. Porque quita toda importancia al discurso de la monarquía justificando la represión de derechos fundamentales básicos. Porque consolida las interpretaciones contrarias a la Constitución territorial y al propio principio de autonomía que el TC viene realizando al menos desde la sentencia sobre el Estatut. Porque no cuestiona las limitaciones impuestas al papel de control del Senado a lo largo del proceso. Y sobre todo, porque omite mostrar que las medidas impulsadas por el Gobierno de Rajoy no solo fueron desproporcionadas y excesivamente gravosas para el principio de autonomía, sino también ineficaces.  

Efectivamente, si algo ha quedado probado en estos meses es que la aplicación del 155, promovida en octubre de 2017, respondió a la obsesión malsana de preservar la unidad de España como razón de Estado incuestionable. Esta obsesión ha abierto las puertas a la laminación de derechos no solo en Catalunya sino en todo el Estado. Y lo peor es que se ha revelado inútil, ya que nada indica que las medidas de excepción adoptadas durante la vigencia del 155 hayan conseguido aplacar las posiciones favorables a la independencia o a superar el agotado marco monárquico-autonómico actual. 

4. Desactivar la obsesión centralista, asumir la plurinacionalidad del Estado

las medidas impulsadas por el Gobierno de Rajoy no solo fueron desproporcionadas y excesivamente gravosas para el principio de autonomía, sino también ineficaces

Las críticas a la actuación del Gobierno central no pretenden eximir a las autoridades catalanas de responsabilidad por los acontecimientos de 2017. Son muchos, de hecho, los reproches que se les podrían dirigir: no haber asumido la falta de alianzas y de apoyo suficiente para emprender ciertos cambios de envergadura; haber abusado de iniciativas unilaterales simbólicas, entre otras razones para ocultar su inacción en ámbitos políticos y sociales más concretos; no haber anticipado de manera más realista las consecuencias que tendrían sus actos; haber menospreciado los argumentos discrepantes de opositores y de una parte considerable de la sociedad catalana y española. Sin embargo, la irresponsabilidad y los errores del Gobierno del PP y de las autoridades catalanas no pueden situarse en un plano simétrico. El Gobierno central tenía una posición institucional decisiva y un poder normativo, mediático y coactivo muy superior al de la Generalitat. Por eso, e incluso por mandato constitucional, estaba obligado a ofrecer alternativas dialogadas, democráticas, a la situación de bloqueo. En cambio, actuó sistemáticamente desde la prepotencia y la arbitrariedad, impulsando la judicialización del conflicto y dificultando aún más cualquier salida limpia y sensata.  

Desde estas premisas, la sentencia del TC debería ser vista críticamente no solo por quienes mantienen posiciones independentistas. También debería inquietar a quienes defienden concepciones federales o confederales incompatibles con una visión recentralizadora y autoritaria del Estado. Y por eso no basta con criticar jurídicamente la sentencia. Haría falta una respuesta en el terreno político, legislativo, esto es, un cambio constitucional que evite que el artículo 155 sea un “agujero negro”. Eso o algún tipo de regulación que asegure su compatibilidad con el principio de autonomía y con el ejercicio de derechos políticos básicos.  

Todas las fuerzas parlamentarias progresistas, democráticas, republicanas tendrían buenas razones para replantear el sentido de este artículo. También el PSOE. Es cierto que sus senadores votaron a favor de las medidas exigidas por el PP en octubre de 2017. Pero aquella decisión no debería impedirle sumarse a una revisión garantista de esta figura. Después de todo, el propio Sánchez hizo campaña y conquistó la Secretaría General de su partido defendiendo la plurinacionalidad y un modelo de Estado federal inviable con el relato utilizado por el Gobierno Rajoy en octubre de 2017. Tampoco hay que olvidar que la votación del Senado sobre el 155 contó con discretas pero relevantes discrepancias socialistas. De manera señalada, la de los expresidentes del Gobierno de Catalunya, José Montilla, y de Baleares, Francesc Antich, que se ausentaron deliberadamente de la sesión. O la de la todavía hoy alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, que dimitió como secretaria de cohesión e integración de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y dejó escrito en las redes sociales: “El 155 no es la solución. Amplifica la fractura emocional entre Catalunya y España. Necesitamos abrir otro camino sin demora”. 

Sería un error renunciar a abrir nuevos caminos en nombre de la estabilidad o de una ilusoria pretensión de “aparcar el tema de Catalunya”. Entre otras razones porque ni el PP, ni Ciudadanos, ni Vox lo harán. De hecho, cuando el artículo 155 se redactó, nadie ignoraba que lo que estaba en la cabeza de quienes lo proponían era la proclamación del “Estado catalán dentro de la República Federal española”, realizada por Lluís Companys en octubre de 1934. En aquella ocasión, la coalición integrada por la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), reaccionó encarcelando a los miembros del Govern catalán y aprobando una ley que suspendía la autonomía. En su momento, aquella decisión pudo parecer incuestionable e irreversible. Sin embargo, tras la victoria de las izquierdas y de sus aliados –sobre todo en Catalunya y el País Vasco– Companys y sus seis consejeros fueron amnistiados y el Tribunal de Garantías Constitucionales declaró inconstitucional la ley, en una decisión que colocaba en el centro el principio de autonomía todavía vigente. 

Ni Europa, ni España, ni Catalunya son hoy las de los años 30 del siglo pasado. Evidentemente. Sin embargo, la articulación de alianzas políticas y sociales progresistas, republicanas, amplias continúa siendo una condición imprescindible para desactivar a las derechas fanatizadas, abrir nuevos caminos de libertad y conseguir que el principio democrático en todas sus dimensiones –la económica, la de género, la ecológica, también la territorial– adquiera fuerza normativa real y capacidad transformadora. Perderlo de vista sería, además de suicida, una irresponsabilidad histórica.  

-------------------------

Gerardo Pisarello. Profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona. Diputado por En Comú-Podem y secretario primero de la Mesa del Congreso. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Pisarello

Diputado de En Comú Podem. Profesor de Derecho Constitucional de la UB.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ssrr

    Sí, hay derechas fanatizadas, pero no más que los fanatizados independentistas catalanes, vergonzosamente apoyados en sus pretensiones por una sedicente izquierda a la que pertenece el argentino éste

    Hace 2 años 4 meses

  2. ssrr

    Al argentino éste, que es profesor de derecho constitucional, cuando se queja de un artículo de la Constitución, hay que recordarle que ésta se puede cambiar según reglas y procedimientos... constitucionales. No haciendo declaraciones de independencia en Cataluña o haciendo caso omiso del TC

    Hace 2 años 4 meses

  3. Rrsscc

    Este argentino (que hace poco solicitó la nacionalidad española y que después retira banderas españolas porque "es republicano") ¿por qué no vuelve a su país y dirige sus esfuerzos a solucionar los problemas sociales y de vivienda de Argentina (que no son pocos, precisamente) y los constitucionales del federalismo falso y tramposo de Argentina (que también son muchos)? Se vive mucho mejor en España ¿no? Qué caradura.

    Hace 2 años 4 meses

  4. Fernando

    Los abogados podéis defender una cosa hoy y mañana lo contrario. Pero la mayoría no somos abogados

    Hace 2 años 4 meses

  5. zyxwvut

    Penoso. Desde el "poema" inicial, donde se podría sustituir la "unidad de España" por la "secesión de Cataluña", hasta las referencias a una época que no conoce, que no vivió, que no ha estudiado, y sobre la que se lanza a pontificar con la más absoluta ligereza. Yo no sería capaz de hacerlo sobre Argentina, pero la soberbia y la condición de estómago agradecido son malos consejeros.

    Hace 2 años 4 meses

  6. jose vicente

    TRIBUNA | El delito de rebelión en la historia y en el Código Penal español José Antonio Martín Pallín TONI COMÍN / DIPUTADO DEL PARLAMENT DE CATALUNYA | “El referéndum, en vez de hacerlo en nombre de la autodeterminación, podríamos hacerlo en nombre de un pacto político” GUILLEM MARTÍNEZ · BRUSELAS

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí