1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El caballo de Troya de la extrema derecha

Sobre Diego Fusaro y la fascinación que produce en cierta izquierda

Steven Forti 3/07/2019

<p>Diego Fusaro. </p>

Diego Fusaro. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

“Generación Erasmus, rasta en el pelo, odio al pueblo, nihilismo hedonista, neoprogresismo liberal, fucsia y arcoiris. Una juventud sin esperanza”. Este es el tuit que publicó Diego Fusaro tras la detención de Carola Rackete, la capitana del Sea Watch 3 que había salvado a 42 migrantes en el Mediterráneo. No se trata de un tuit escrito por error, ni es simple provocación de mal gusto. En los días siguientes Fusaro seguía atacando a Rackete: “la capitana con rastas hija de papá”, “una explotadora inconsciente”, llegando a tildar de “patético” su llanto. Si se echa un vistazo a su perfil de Twitter, se verá que estas posiciones entroncan perfectamente con el “pensamiento” –permitidme poner unas comillas– de Fusaro. 

Además de un sinfín de tuits para promocionar sus libros y de citas filosóficas descontextualizadas, el que se presenta en las redes sociales como “discípulo independiente de Hegel y Marx. Más allá de la derecha y la izquierda, contra el turbocapitalismo” –sí, así como lo leen– ataca al periodista Roberto Saviano, tachándolo de hombre de paja del globalismo mundialista y riéndose de él por estar protegido por una escolta. No está de más recordar que Saviano vive escondido desde hace años por las amenazas de la Camorra, la mafia napolitana. El actual ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno italiano, Matteo Salvini, que considera a Saviano su bestia negra, ya le ha amenazado con quitarle la escolta. No faltan tampoco tuits en defensa de la salida de la UE y del euro o en contra del “totalitarismo de la globocracia de los mercados” y del derecho a la adopción de hijos por parte de padres solteros, además de un largo etcétera. 

El filósofo de la supercazzola 

Pero, más allá de sus tuits, ¿quién es Diego Fusaro? Se trata de un treintañero turinés que se da aires de filósofo marxista y que aparece constantemente en los platós de televisión, encorbatado y estirado. Habla de una forma alambicada y pedante y acuña constantemente neologismos que luego utiliza sin parar. En los últimos quince años ha publicado más de una docena de libros, también con editoriales de renombre, como Bompiani, Feltrinelli o Il Mulino, dedicados esencialmente a la filosofía, con especial atención al pensamiento de Marx, Fichte, Gramsci y Heidegger, además de colaborar con diarios como La Stampa Il Fatto Quotidiano. Si en un primer momento los textos y los artículos de Fusaro despertaron cierto interés, paulatinamente se entendió que lo que hacía el joven turinés –que se reivindica como discípulo de Gianni Vattimo y Costanzo Preve– no era nada más que un refrito de algunas ideas, en muchos casos descontextualizadas. Ahora bien, cabe preguntarse por qué estas editoriales siguen publicando sus libros, pero ya se sabe que el mercado –tan odiado por Fusaro– manda. Y uno que está día sí y día también en las tertulias televisivas, escribe constantemente en los periódicos y mantiene una actividad intensa en las redes sociales, se convierte rápidamente en una figura pública y sus libros, más allá del contenido y del interés, venden. El periodista Simone Cosimi lo considera “una figura modesta elevada a magistral intérprete de la contemporaneidad”, además de “la plástica representación de la crisis de la cultura contemporánea, especialmente en Italia”. 

Sin embargo, si Fusaro fuese solo un cantamañanas –hay quien lo ha definido acertadamente el “filósofo de la supercazzola”. La supercazzola es un término que se debe a Ugo Tognazzi y a la película Amici miei, un juego de palabras que se basa en términos inventados sin sentido para vacilar a los demás –no merecería un artículo. Siempre hubo cantamañanas y siempre los habrá. Lo que pasa es que cierta izquierda lo considera un pensador interesante y que, al mismo tiempo, Fusaro ha tenido una deriva cada vez más marcada hacia el soberanismo, el comunitarismo y la extrema derecha. Quizás el turinés defendía las mismas ideas desde el principio, pero en los primeros años mantuvo una cautelosa ambigüedad que permitía, como mucho, dobles lecturas. En los últimos años ya no. 

El “pensamiento” de Fusaro es, en síntesis, una mezcla de antiliberalismo, anticapitalismo de fachada, antimundialismo, antifeminismo, antigender, ultranacionalismo, comunitarismo, neocatecumenismo, marxismo decontextualizado

De hecho, a partir de la primavera de 2018 empezó a colaborar con Il Primato Nazionale, el periódico de CasaPound Italia, los autodenominados “fascistas del Tercer Milenio”. Fusaro lo justifica diciendo que cualquier escaparate es bueno para difundir sus ideas. En España, para explicar su colaboración, ha habido quien lo ha comparado con Pablo Iglesias y su participación en los programas de Intereconomía. Pensar que las cosas son comparables es, como mínimo, hacer trampas. La diferencia es obvia y parece absurdo tener que explicarla: Iglesias se encaraba con los otros tertulianos, defendiendo posiciones políticas opuestas, mientras lo que dice Fusaro casa perfectamente con el ideario de los neofascistas italianos. Los títulos de sus últimos artículos en Il Primato Nazionale son significativos: “Defender a la familia significa luchar contra el capital” o “Una masa post-identitaria. Cuando Pasolini denunció el genocidio cultural de Italia”. El “pensamiento” de Fusaro es, en síntesis, una mezcla de antiliberalismo, anticapitalismo de fachada, antimundialismo, antifeminismo, antigender, ultranacionalismo, comunitarismo, neocatecumenismo, marxismo decontextualizado, teorias de la conspiración y eurasianismo. Sí, Fusaro alaba mucho a Putin al que define como “el único verdadero antifascista y antinazi”, y cita a menudo a Aleksander Dugin, el divulgador de la teoría del eurasianismo y fundador del Partido Nacional-Bolchevique, con quien ha compartido algunos actos. Falta un elemento: Fusaro es también un firme defensor del movimiento anti-vacunas. Con todo esto, se entiende su apoyo al gobierno nacional-populista de Salvini y Di Maio, que promovió aún antes de su formación.

Las amistades neofascistas 

La sintonía de Fusaro con CasaPound Italia va mucho más allá de escribir en su periódico. El turinés ha participado en sus actos, como la fiesta del partido organizada en Grosseto en septiembre de 2018, donde compartió escenario con el líder de los neofascistas, Simone Di Stefano, y el ensayista económico Antonio Maria Rinaldi, defensor de la salida del euro, recién elegido en el Europarlamento con la Liga de Salvini. No es casualidad que estas personas estuviesen en el mismo acto. Nos muestra un submundo muy activo en la Italia de hoy: unos ambientes que han ido estrechando relaciones, que tienen cada vez más vínculos y que emplean una notable energía en conquistar la hegemonía cultural, con el apoyo también del poder político y parte de los medios, tras la formación del gobierno Salvini-Di Maio. Hay que recordar también la cercanía de Salvini con CasaPound y las alianzas electorales entre la Liga y los “fascistas del Tercer Milenio”. 

De hecho, Fusaro colabora también con la web Affari Italiani, un diario digital soberanista muy cercano al nuevo Gobierno y a la extrema derecha, además de haber escrito un libro con Sebastiano Caputo y Lorenzo Vitelli, Pensiero in rivolta. Dissidenza e spirito di scissione (Barney, 2014). Caputo, director de la revista digital L’intellettuale dissidente y presidente de la asociación SOS Cristiani d’Oriente, es un joven representante del nuevo soberanismo italiano, muy nacionalista, filo-Putin, antimigración y aparentemente heterodoxo. Para Caputo, por ejemplo, lo de Carola Rackete es “rebeldía estética antiburguesa” y las ONG son comparables a los yihadistas o los francotiradores del Maidán, es decir “agentes provocadores” que quieren desestabilizar los gobiernos “no alineados”. Tal cual.

Fusaro está en la misma línea. Según el filósofo turinés, el feminismo es la ganzúa de la “mundialización capitalista post-proletaria”, mientras que la ideología de género difunde “el nuevo mito homosexualista, transgénero y post-familiar”. En cuanto a los migrantes, Fusaro defiende que se trata de “la sustitución programada de la población europea con el nuevo ejército industrial de reserva de los migrantes provenientes de la otra orilla del Mediterráneo”, es decir un plan de “los señores apátridas del capital” que enlazaría con el llamado plan Kalergi, una teoría de la conspiración difundida por los neonazis tras la Segunda Guerra Mundial. Y, por encima de todo, la teoría que tiene Fusaro sobre la Unión Europea, a la que considera un “proyecto criminal” para imponer el “turbocapitalismo” neoliberal y destruir a las clases trabajadoras. 

la Nouvelle Droite ha conseguido sus objetivos: ideas que hace treinta o cuarenta años repetían en unos sótanos un grupo de cabezas rapadas que acababan sus reuniones haciendo el saludo romano, ahora se escuchan en los programas de televisión

Las frases alambicadas de Fusaro no son nada más que la repetición de la teoría de la “gran sustitución” del francés Renaud Camus que hace ya una década hablaba de la inmigración como de un gran complot de las élites capitalistas –ahí obviamente aparece George Soros– cuyo objetivo sería convertir en minoría a la población blanca y cristiana de Europa. Camus se vincula a la Nouvelle Droite de Alain de Benoist, que desde los años setenta trabaja para ganar la batalla cultural a las izquierdas, dejando de lado algunos conceptos demasiado identificados con el fascismo y el nacionalsocialismo, y acuñando otros, como el de diferencialismo y etnopluralismo. En buena medida, la Nouvelle Droite ha conseguido sus objetivos: ideas que hace treinta o cuarenta años repetían en unos sótanos un grupo de cabezas rapadas que acababan sus reuniones haciendo el saludo romano, ahora se escuchan en los programas de televisión, se leen en periódicos de renombre y las difunden también vicepresidentes de gobierno, como es el caso de Salvini, o supuestos filósofos marxistas, como Fusaro. De Benoist releyó a Gramsci, utilizando y resignificando algunos conceptos como el de “nacional-popular”, pero, sobre todo, el de hegemonía cultural. Y en eso está Fusaro, dando a estas ideas un barniz de respetabilidad y de supuesto marxismo para quien no conoce el trabajo que ha estado haciendo la extrema derecha en las últimas décadas.  

El rojipardismo 

¿Es entonces Fusaro un neofascista? Aún no, pero cada vez está más encaminado a convertirse en uno de ellos. En la actualidad, más bien es un miembro de la galaxia rojiparda, ese ambiente, cuyas fronteras son muy lábiles, que defiende una fusión de socialismo y nacionalismo y que encuentra sus referentes políticos en el nacional-bolchevismo de Ernst Niekisch en la Alemania de entreguerras, en los nazi-maoístas italianos del largo 68, o en ese fascismo social o “de izquierdas” que, aunque minoritario, siempre existió, por debajo de los Alpes. En la Italia de la última década, estas ideas se han difundido con cierto éxito, y han conseguido superar los angostos espacios del neofascismo hasta influir en una parte de la izquierda, cada vez más desorientada. Ahí encontramos grupúsculos como Socialismo Nazionale o periódicos como Rinascita. Quotidiano di Sinistra Nazionale. Se juntan Che Guevara, Fidel Castro y Thomas Sankara con Mussolini o Ezra Pound, además de figuras heterodoxas como el excomunista Nicola Bombacci, convertido al fascismo y fusilado por los partisanos junto a Mussolini en abril de 1945. Esos mismos referentes son, por cierto, los que utiliza CasaPound.

Se trata de grupos minoritarios pero influyentes. El renacido soberanismo italiano, que se está convirtiendo en hegemónico también a nivel cultural, bebe de todo esto: desde Salvini y la Liga a buena parte del Movimiento 5 Estrellas, además de los post-fascistas Hermanos de Italia. Y es aquí donde se insertan publicaciones como L’intellettuale dissidente o figuras como la de Fusaro, que es, probablemente, el mejor representante de este nuevo  rojipardismo. Tampoco deberían extrañar las ideas de Fusaro teniendo en cuenta dónde acabó su maestro, Costanzo Preve. En los años setenta y ochenta, Preve era un filósofo marxista, miembro del PCI y luego de la izquierda extraparlamentaria. Con el fin de la Guerra Fría empezó un giro que le llevó a superar la dicotomía izquierda-derecha y a abrazar el comunitarismo hasta llegar a publicar en los últimos años –murió en 2013– en editoriales neofascistas como Il Settimo Sigillo. Su discípulo, que no ha militado nunca en formaciones de izquierdas, parece haber seguido sus pasos. 

Los fusaristas españoles

Lo que sí extraña, en cambio, es que cierta izquierda considere a Fusaro un pensador interesante cuyas ideas deberían ser conocidas. No solo en Italia, donde al turinés se le considera –al menos en los ambientes de izquierdas– un cantamañanas egocéntrico y poco más (el autor satírico Alessio Spataro, por ejemplo, le ha dedicado un cómic titulado Le avventure rossobrune di Ego Fuffaro), sino también en España. Esta tesis es la que sostiene, por ejemplo, Manolo Monereo al comentar una reciente entrevista realizada a Fusaro por Esteban Hernández en El Confidencial

Es cierto que algunos libros del italiano han sido traducidos al castellano por editoriales de izquierdas como El Viejo Topo o Akal, pero su última obra ha sido publicada por Fides, editorial de referencia del neofascismo español, una circunstancia que no se explicaba en la entrevista (aunque se citase la editorial). 

La entrevista, más que legítima y bienvenida lógicamente, es más interesante por lo que no dice –que Fusaro colabora con CasaPound, que ataca a Rackete el mismo día de su detención, que defiende la teoría de la gran sustitución de Camus, etc.– que por lo que dice: al final se acaba por blanquear a un personaje oscuro que no es nada más que un caballo de Troya de la nueva extrema derecha. Descontextualizar, porque de esto se trata, es un flaco favor que se hace al periodismo y a la información: el lector necesita saber quién es el entrevistado. No sería necesario decirlo al ser una cosa obvia, sobre todo entre los profesionales, pero a la vista de las airadas reacciones de algunos, incluido el mismo Hernández, que ha tildado de “calvinistas” y moralistas puritanos a quienes han criticado la manera en que se hizo la entrevista, no está de más recordarlo. Por cierto, lo de hacerse las víctimas por las críticas recibidas es lo mismo que hace Abascal cuando habla de “dictadura progre” o la Alt-Right estadounidense, estilo Milo Yiannopoulos, cuando intentan boicotear una conferencia de extrema derecha en un campus universitario. 

La izquierda debe reflexionar y tiene que saber reformularse, en España y por doquier, pero lo que no puede ni debe hacer es comprar el discurso de la extrema derecha, aunque esté disfrazado con citas de Marx

Lo que ocurre, y aquí está el quid de la cuestión y lo más preocupante, es que hay un sector, de momento muy minoritario, de la izquierda española que intenta desde hace un tiempo poner en cuestión ciertos temas que parecían ya aceptados por todos: el feminismo, la defensa de la acogida de migrantes y el europeísmo. Mientras Podemos subía en las encuestas, este sector se mantuvo callado. Ahora que las cosas han cambiado, la formación morada se encuentra en apuros y el ciclo del post-15M ha terminado, están intentando sacar esos temas a debates. Consideran que la que es hegemónica actualmente es una izquierda posmoderna que ha olvidado a las clases trabajadoras y que está destinada a la irrelevancia, mientras la nueva extrema derecha, que se opone firmemente a todo aquello, está avanzando. No se trata de rojipardos, no, o al menos ahora no lo son aún. Creo que lo hacen con buena fe: piensan que para frenar a la extrema derecha se debe comprar parte de su discurso. Es lo mismo que pasó en Alemania con la ruptura de Die Linke y la creación de Aufstehen.Por un lado, hay un notable tacticismo. Por otro, hay también unas convicciones de fondo, cuestiones personales y también viejas batallitas que algunos perdieron en su momento –véase lo del europeísmo–.  

Ahora bien, de ideas se puede y se debe hablar siempre. No cabe duda de ello. Lo que no se debe hacer es marcar las cartas, blanquear a personajes como Fusaro y jugar sucio. Es lo mismo que ocurrió el pasado mes de septiembre con el “famoso” artículo de Monereo, Anguita e Illueca sobre el decreto Dignidad del Gobierno italiano, cuando se alababa la medida sin siquiera mencionar las otras políticas que el ejecutivo liderado por Salvini y Di Maio estaba aprobando, como el cierre de los puertos para los migrantes o la criminalización de las ONG. La táctica, parece ser, es la de lanzar una bomba y ver si la provocación surge efecto. En parte lo han conseguido, pero, por otro lado, se pegan un tiro en el pie por hacerlo de una forma tan chabacana. Es decir, podrían sacar estos debates de una forma distinta. Falta finezza, sinceramente. Mucha. 

Dicho todo esto, no cabe duda de que se hablará de muchos de estos temas, y está muy bien que se haga, entre otras cosas para fijar una posición y evitar que la izquierda se suicide. Pero dar crédito a cantamañanas rojipardos como Fusaro, que no son ni más ni menos que caballos de Troya de la extrema derecha, es sencillamente un suicidio, más allá de una operación política que muestra la desorientación o la mala fe de algunos. La izquierda debe reflexionar y tiene que saber reformularse, en España y por doquier, pero lo que no puede ni debe hacer es comprar el discurso de la extrema derecha, aunque esté disfrazado con citas de Marx y Gramsci. 

-------------------------

Steven Forti es profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Importante ¿porqué CTXT no publica la respuesta del señor Fusaro al vergonzoso artículo que el señor Forti ha es rito en este mismo boletín. https://www.elviejotopo.com/topoexpress/debate-en-espana/ ¿La descalificación sustituye al debate?

    Hace 2 años 2 meses

  2. Lluís

    En Italia se lo conoce como un filofascista y acá algunos solicitan que se pase a la crítica de las "ideas" de Fusaro... ¿cuáles ideas? ¿las de la nouvelle droite? ¿las de la "Cuarta Teoría Política" de Dugin? ¿las de Casa Pound? ¿las del nacionalbochevismo? Por ahí alguien escribió que tales ideas eran fascismo para antifascistas, un fascismo purgado de las esvásticas (claro que Dugin es menos obvio de lo que quisieran sus admiradores "metapolíticos" con usos de simbologías "tradicionalistas"), saludos romanos, uniformes negros-pardos-azules con la camisa nueva. Que charlatanes como Fusaro sean editados por editoriales "de izquierda" y leído por gente de izquierda, es un fracaso. En vez de leer malas copias como Fusaro, leed a los originales Alain de Benoit, Aleksandr Dugin, Renaud Camus y a los payasos de la Alt-Right, eso sí que es izquierdismo...

    Hace 2 años 2 meses

  3. Bianca

    Articulo lleno adjetivos mas que sustancia, no se para donde va esta Europa, pero Fusaro tiene razón en varias cosas, y escritos como este reproduce lo que hacen todos, la realidad actual misma: enmarañar las posiciones políticas e ideologicas tratanto de anular los discuros desde argumentos oscuros y poco claros, deconstruidos diria XD, donde queda la realidad objetiva? ah ! la mato el posmodernismo

    Hace 2 años 3 meses

  4. Ruben

    Ni una idea para refutar las tesis de Fusaro ni autocritica de porqué la clase obrera europea se siente cada vez menos representada por la izquierda. Como dice la cancion: Sera por que siempre había estado yo del lado del pescado, nunca había pensado que el pescado pudiera estar del otro lado...

    Hace 2 años 3 meses

  5. CeX

    En España NO hay extrema derecha, pero SÍ hay extrema izquierda. Cambiemos... Lo que no dicen es si es para mejorar o empeorar. Es como progresar, que puede ser hacia lo bueno o lo malo. O lo de podemos... arruinar España, como ya ha hecho esa filosofía en todos y cada uno de los países donde se ha experimentado desde la revolución rusa en 1917. Algunos no se enteran o no se quieren enterar de que es muy bonita sobre el papel (¡ojalá funcionara; sería el cielo en la Tierra!), pero por desgracia no funciona porque va contra la naturaleza humana. Por eso la historia demuestra que el sistema menos malo es la democracia y el sistema capitalista (¡por desgracia!), pero con pinceladas comunistas (estado de bienestar). ¿A cuántos países más necesitan arruinar para enterarse? Todo esto es un fracaso estrepitoso del sistema educativo, dejación de poderes públicos y "cuéntame cómo pasó" de que la derecha es muy mala y la izquierada muy buena. Son ignorantes o malvados (o ambas cosas).

    Hace 2 años 3 meses

  6. C.R.G.

    De acuerdo en parte, Fusaro es un cantamañanas. Sin ir más lejos, igual que uno que suele escribir en CTXT llamado Santiago Alba Rico, postureador donde los haya y anglotanista hasta la médula con sus elogios a los bombardeos de la OTAN sobre Libia o cantando loas a los yihastas cortagargantas en Siria, apoyados por su maravillosa OTAN. De los ataques a Libia en 2011 vienen los mercados de esclavos en Misrata o Trípoli de hoy, ¿dónde está el mea culpa de Santiago Alba Rico, aspirante español a Bernard Henry Levy? Se permite escribir un artículo elogioso a la capitana alemana Carola Rackete, mas que merecido por su coherencia y valentía, mientras oculta su complicidad con los bombardeos que crearon el caos actual en Libia. Fusaro es un ridículo intelectualillo de tres al cuarto y un oportunista de libro, pero hay una izquierda española que tilda despreciativamente a otros de "rojipardos", traiciona a la clase trabajadora de este país y niega la evidente lucha de clases. Más bien recuerdan el belicismo y traición de la socialdemocracia alemana que se subió al carro del kaiser Guillermo en la Primera Guerra Mundial.

    Hace 2 años 3 meses

  7. c

    esta claro, por ls argumentos y detalles del autor, que el tal fusaro es la mandanga de la drcha metida como topo en la izda para marear disipar confundir etc , un snob petrimetre qe se quiere hacer pasar por el nuevo O. Wilde

    Hace 2 años 3 meses

  8. Abascal

    Trolls y mas trolls vomitando mierda cada vez que ven una ventanita donde escribir. Gran artículo, por aquello de la desfachatez intelectual, y de mucha ayuda para descubrir a los nuevos personajes del teatro. ¿Sufren Izquierda Real o Casio de gandulitis para de verdad conocer que medidas pueden ser efectivas contra los cierres de puertos o el supremacismo blanco (Plan Kalergi)? Lo que yo creo es que no son mas que agentes ignorantes al servicio de la falacia ultraderechista de Abascal. Igualmente, gracias por aumentar el trafico de visitas a CTXT.

    Hace 2 años 3 meses

  9. Vince Noir

    Es cómico el tono histérico de la nota. Supongo que es a causa del pavor que les genera a ciertos caracteres sobre-socializados el fracaso estrepitoso de la izquierda boba post-caída del muro.

    Hace 2 años 3 meses

  10. Izquierda real

    ¿Aparte de la opinión personal del autor contra la persona de Fusaro dónde están los contraargumentos a sus ideas? A mí me importa muy poco Fusaro como persona, me interesan sus ideas y esperaba en este artículo una crítica a ellas. Aún estoy esperando, este artículo es una basura estilo Sálvame naranja... o limón.

    Hace 2 años 3 meses

  11. Casio

    El artículo nos dice que cuidado con Fusaro, que es amigo de tal y escribe con pascual, pero ni un solo argumento , ni una sola idea sobre llas razones del desacuerdo. sólo un enorme ad hominem de tres folios. Las verdades son verdades, las diga Fusaro o su barquero.

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí