1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero

Homofobia, el eje vertebrador de Vox

La propuesta de despenalizar las terapias de reorientación sexual supone una grave amenaza para las libertades individuales cuya única respuesta aceptable es la negativa frontal de todas las formaciones políticas

Pablo MM 29/06/2019

<p>El grito.</p>

El grito.

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

“Puedes ser gay o puedes ser nuestro hijo” fue la amenaza que recibió Garrard Conley cuando sus padres descubrieron que era homosexual. Hijo de un pastor baptista y de una madre supeditada a las creencias de su marido, Conley ingresó con apenas 19 años en Love in Action (LIA), uno de los autodenominados “centros de conversión para homosexuales” donde aseguraban ser capaces de remediar su atracción sexual hacia los hombres.

Este tipo de prácticas son toleradas en 41 de los 50 estados de los EE.UU. (incluidos los más progresistas como Nueva York y Massachusetts) aunque están especialmente arraigadas en el llamado cinturón bíblico, en el extremo sudeste del país, donde la influencia de la iglesia anglicana durante la etapa colonial se ha extendido a nuestros días hasta el extremo de condicionar la vida social y política. En Arkansas, las Carolinas o Texas existen leyes específicas que impiden a los ateos ocupar cargos públicos.

Las terapias, por supuesto, no sirven de nada. Conley abandonó el centro con el apoyo de su madre y años después plasmó sus vivencias en un libro que fue llevado al cine por el director australiano Joel Edgerton (Boy Erased, 2018).

Las llamadas terapias de reorientación sexual llevan ejerciéndose desde finales del siglo XIX, y entre los tratamientos que se han practicado a la largo de los años figuran procedimientos tan aberrantes como la castración, la ablación del clítoris, la lobotomía o la extirpación quirúrgica de los ovarios.

Según cifras de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA en sus siglas en inglés), unos 700.000 adultos han recibido terapia de reorientación sexual y 77.000 jóvenes lo harán antes de alcanzar la madurez. Además de la APA, la Asociación Médica Estadounidense, la Asociación Psicológica Estadounidense o la Asociación Pediátrica Estadounidense han reiterado en numerosas ocasiones la necesidad de aprobar leyes federales para su prohibición.

En 2015 estuvo cerca de lograrse, tras el impacto que causó el suicidio de Leelah Alcorn, una chica transexual de 17 años natural de Ohio a la que un grupo de terapeutas religiosos empujó a la muerte. Al final todo quedó en agua de borrajas, debido a la oposición de las fuerzas vivas del Partido Republicano y a la influencia de los lobbies más conservadores, tan poderosos en los círculos políticos de Washington.

La situación en España no es muy diferente a la del país norteamericano. Solo cuatro Comunidades Autónomas prohíben expresamente las terapias que prometen “enderezar” a los homosexuales: Andalucía, Aragón, Valencia y Madrid, y a pesar de ello, también en estos territorios actúan de forma paulatina los centros y organizaciones que las ponen en práctica.

A principios de año, eldiario.es destapó que el Obispado de Alcalá de Henares celebraba cursos para “curar homosexuales”. Lo hacía en el Centro de Orientación Familiar Regina Familiae, un servicio dependiente de la diócesis alcalaína y con la tutela de una mujer que asegura ser bióloga pero que según el Colegio de Psicólogos de la Comunidad de Madrid no está colegiada, y por tanto, no puede impartir ningún tipo de terapia.

Un periodista del citado medio se hizo pasar por paciente y entre los factores que habían “provocado” su homosexualidad se hacía especial hincapié en la masturbación, la pornografía, el espiritismo o algún episodio traumático durante la infancia. “A lo largo del proceso de maduración personal ha habido relaciones, hechos, ausencias, sufrimientos, traumas, que han producido heridas en nuestro ser. Habrá complejos, carencias y experiencias que te han hecho estar buscando y comparándote con otros chicos”, afirma la pseudoterapeuta.

La Ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia de la Comunidad de Madrid establece multas de hasta 50.000 euros para las responsables de ejercer estos cursos pero, hasta la fecha, la diócesis no ha sido merecedora de sanción alguna. La Conferencia Episcopal cerró filas en torno al Obispado, afirmando que se trataba de simples sesiones de “sanación espiritual”.

El panorama no vislumbra un horizonte esperanzador en el futuro más inmediato, debido a la irrupción de Vox como fuerza decisiva en varios parlamentos autonómicos. En la Comunidad de Madrid son imprescindibles para que el PP pueda seguir manteniendo la presidencia de la región tras 32 años de mandato, y es allí donde los ultraderechistas están siendo especialmente vehementes para la inclusión de sus propuestas más reaccionarias en el futurible acuerdo de gobierno.

Rocío Monasterio defiende la “liberad de los padres para ayudar a sus hijos”, un eufemismo con el que pretenden impulsar la despenalización de las terapias de reorientación sexual, además de eliminar hasta 16 artículos de las leyes autonómicas de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y de Protección Integral contra la LGTBIfobia y Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual.

No es la primera vez que el colectivo LGTBI está en el centro de la diana de la formación liderada por Santiago Abascal. Es más, la homofobia es uno de los ejes vertebradores de su discurso, con disparates como trasladar la festividad del Orgullo a la Casa de Campo o las declaraciones de Gádor Joya, parlamentaria en la Asamblea de Madrid, quien aseguro que si su hijo fuera gay “preferiría no tener nietos”.

La última polémica ocurrió esta misma semana cuando el nuevo alcalde de Madrid, el popular Martínez Almeida, anunció que la bandera del arcoíris luciría en la fachada del Ayuntamiento durante la festividad del Orgullo. “En Vox no nos metemos en la cama de nadie. Si Almeida quiere demostrar que Madrid respeta los derechos de todos, al margen de su orientación sexual, que cuelgue la bandera española, que es la de todos, no la de un lobby que odia a todo el que no piensa como ellos”, publicó la formación en su cuenta de Twitter.

La propuesta de despenalizar las terapias de reorientación sexual no debe interpretarse como otro disparate de los muchos a los que nos tiene acostumbrados esta camarilla de ultraderechistas tardofranquistas. Esto va mucho más allá de una simple ocurrencia de barra de bar, y el mero hecho de plantearlo supone una grave amenaza para las libertades individuales cuya única respuesta aceptable es la negativa frontal de todas las formaciones políticas.

PP y Ciudadanos descendieron al último escalón de la ignominia cuando pactaron acuerdos de gobierno con la ultraderecha, pero si además consienten que el fascismo vuelva a subyugar las orientaciones sexuales que no tienen cabida en sus estrechos márgenes de moralidad, quedarán desautorizados como fuerzas democráticas. Amar, sentir o follar con quien a cada uno le plazca no es una materia pública sobre la que el Estado pueda arrogarse el derecho a legislar.

Las terapias de reorientación sexual son también un legado de los regímenes totalitarios que asolaron Europa durante la primera mitad del siglo XX. Aunque la praxis ha sufrido modificaciones con el paso del tiempo, en esencia continúa siendo la misma perversión deshumanizante que implementaron los nazis en los campos de exterminio.

No existe un código de directrices a la hora de aplicarlas, pero desde la APA aseguran que lo más habitual es recurrir a técnicas que “recuerdan a las vistas en la película La naranja mecánica”. Como la terapia de aversión, un controvertido tratamiento psiquiátrico que consiste en exponer al paciente a un estímulo, al mismo tiempo que se le imprime un sufrimiento físico o psicológico, para que así relacione el estímulo, en este caso su orientación sexual, con el dolor.

Así lo experimentó el científico nuclear Samuel Brinton, que plasmó su calvario en las páginas de The New York Times: “El terapeuta dio instrucciones para que me amarraran a una mesa y me pusieran hielo, calor y electricidad en el cuerpo. Me obligaron a ver en un televisor vídeos de hombres homosexuales que se tomaban de las manos, se abrazaban y tenían sexo. Se suponía que asociaría esas imágenes con el dolor que estaba sintiendo para hacerme heterosexual de una vez por todas. Al final no funcionó, pero yo decía que sí solo para dejar de sentir dolor”. Otros han relatado como les suministraban drogas para provocarles el vómito mientras veían material pornográfico entre personas del mismo sexo.

El Consejo General de la Psicología en España advierte de las graves consecuencias que sufren las personas receptoras de las terapias de reorientación. A menudo desarrollan una sensación de aversión y odio hacia sí mismos, que suele derivar en episodios de autolesiones, depresión y suicidio.

El deseo sexual, recuerda la APA, forma parte de la naturaleza intrínseca del ser humano y cualquier intento por revertirlo o reprimirlo, especialmente en la niñez y adolescencia, es susceptible de condicionar negativamente el correcto desarrollo de la personalidad.

Además, no existe ninguna evidencia científica que avale su eficacia. Al contrario, un centenar de estudios demuestran que no se puede invertir la orientación sexual de una persona, y los que aseguran haberlo conseguido han alcanzado en realidad un estado de contención de la pulsión sexual que supone un riesgo para su estabilidad psicológica y emocional.

¿Recuerdan a Garrard Conley? John Smid, el terapeuta que le (mal) trató en Love in Action está ahora felizmente casado con un hombre y reniega abiertamente de la terapia de reconversión: “Hablé con él. Lo hice poco antes de acabar mi libro para así poder tomar perspectiva de mi experiencia en LIA. También lo entrevisté para mi podcast y vino al estreno de la película y nos ayuda continuamente con materiales”, asegura Conley en una entrevista con el diario El País

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    Vx = franquismo = odio = panico = paranoia= fobia

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí