1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

VERÓNICA GAGO / Académica y activista de Ni Una Menos

“Más de la mitad de las niñas y adolescentes en Argentina están por debajo de la línea de pobreza”

Andrea Ana Gálvez 19/06/2019

<p>Verónica Gago.</p>

Verónica Gago.

Punto Edu-Perú

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Nos encontramos en un café típicamente porteño, de tapete rojo y brillo decadente. Verónica Gago llega apurada: “otra vez el subte”. Habla firme y se toma el café en dos sorbos. Después dará clase en la universidad, profesión que hace compatible con la militancia y el trabajo en la editorial Tinta Limón. Es Doctora en Ciencias Sociales y autora de La Razón neoliberal. Economías Barrocas y pragmática popular y coautora de Una lectura feminista de la deuda. Verónica es el ejemplo perfecto de cómo la academia y el activismo se retroalimentan. Integra el movimiento Ni Una Menos que surgió hace cuatro años para combatir las violencias machistas y que tuvo una fuerte resonancia a nivel mundial.

En un país como Argentina, en plena crisis, la violencia se multiplica, también las alternativas. Hablamos con Verónica de esta “sensibilidad política” capaz de conectar luchas y de dibujar, quizás, un futuro porvenir.

Argentina vive una fuerte crisis y de empobrecimiento de las grandes mayorías. ¿Cómo afecta a la vida de las personas y sobre todo a los sectores populares, colectivos LGTBI y población vulnerada en general?

La crisis ha tenido un incremento muy veloz y brutal sobre todo en los últimos dos años. Lo más impactante es cómo se modifica la vida cotidiana. Hace unos años se difundió una suerte de red capilar de endeudamiento especialmente dirigido a los sectores populares. Esas formas de endeudamiento sirvieron para impulsar el consumo y fueron una clave del llamado crecimiento económico.

En los últimos dos años lo que constatamos es que, esa red de financiamiento que ya está expandida, hoy está solventando consumos básicos a través del endeudamiento. De ahí la frase que surge en conversaciones con compañeras: hoy vivir genera deuda, porque necesitamos endeudarnos para la reproducción vital.

¿Qué papel está jugando el Gobierno de Macri en esta situación?

El Gobierno de Macri ha llevado a una situación de despojo y explotación brutal. Se acaba de conocer la cifra oficial que más de la mitad de las niñas y adolescentes en Argentina están por debajo de la línea de pobreza. Y esto no solo lo sabemos por los números. Muchas compañeras de un montón de organizaciones dicen hace tiempo: “Nosotras ya no estamos cenando” como manera de distribuir hacia las hijas los pocos alimentos que hay. Lo que se constata es esta forma diferencial de las mujeres y cuerpos feminizados de poner su propio cuerpo como primer lugar de resistencia ante la crisis. La inflación y el aumento del precio de las tarifas básicas, el mayor desempleo en el sector público y en el privado, el desmantelamiento de servicios públicos producen un nivel altísimo de violencias económicas que a su vez funcionan en engranaje con el aumento de las violencias machistas. 

¿Cómo funciona este engranaje?

 En los últimos años desde el movimiento feminista que se insubordina en las calles, en las casas y en las camas, hemos logrado conectar lo que se llama violencia doméstica con otro tipo de violencias: laborales, institucionales, racistas y violencias vinculadas a los grandes proyectos neoextractivos. Al incrementarse esta situación de explotación, de despojo y de desempleo, aumentan las violencias machistas. La crisis del varón proveedor enfrenta una nueva escalada, por eso intenta desesperadamente afirmar su poder en violencias machistas de todo tipo. En simultáneo, vemos el despliegue de dispositivos y de instituciones que intentan aprovechar la crisis de la reproducción social para remoralizar y disciplinar en un sentido familiarista y patriarcal.

¿A qué instituciones te refieres?

Las iglesias católicas y evangélicas se convierten, en la crisis, en una vía de recursos concretos y de refugios frente al despojo neoliberal: proveen alimentos y otras ayudas económicas. Pero lo hacen a cambio de una remoralización que busca desacreditar todas las formas de desacato que los feminismos han cultivado. Las iglesias impulsan una renovada economía de la obediencia en “respuesta” a los modos en que los feminismos populares, territoriales, villeros [de “favela”] y otros han problematizado que los subsidios y recursos no tienen por qué tener una “contraprestación” en el esquema de la familia heteronormada, del mandato de maternidad obligatoria y de hogares que justamente están implosionados por la violencia. Hay otra fuerza que impulsa otra economía de la obediencia y son las finanzas de las que veníamos hablando como red de endeudamiento. Quiero decir: la manera de sobrellevar este despojo masivo es asumir más deuda y nos obliga a someternos a formas de precariedad cada vez más intensas. Esto también está corriendo los umbrales de violencia dentro de los territorios y dentro de los vínculos cotidianos. Diría que ambas economías de la obediencia evidencian que la disputa de subjetividades es muy fuerte en términos de movilización y de discusión pública desde los feminismos. 

¿Esta disputa también se dio el año pasado en la explosión de la marea verde por el aborto? 

Si, exactamente. Por primera vez la discusión sobre el aborto tuvo una gran pregnancia y contundencia masiva, en las generaciones muy jóvenes, en las villas [favelas] y en los sectores populares y campesinos. Desde allí se produjeron lugares de enunciación política muy potentes que radicalizaron el debate. Por ejemplo, las organizaciones villeras sacaron el eslogan: “las villeras abortamos”, respondiendo a la Iglesia que decía que el aborto era una “preocupación de las mujeres de clase media y de las blancas y un reclamo del FMI”. Se intentaba plegar la cuestión del aborto, como derecho soberano sobre los propios cuerpos, como si fuera una decisión neoliberal. En Argentina y en América Latina y creo que, a nivel global, una de las fuerzas que está teniendo el movimiento feminista es ser una respuesta contundente y una problematización en la calle y en la vida cotidiana de lo que nos impone el neoliberalismo.

Acaba de cumplirse el 4º aniversario de Ni Una Menos, también se publicaron los datos de feminicidios de los últimos cuatro años. Los números siguen siendo alarmantes. ¿Qué balance hacéis desde el colectivo?


En estos años Ni Una Menos logró dar visibilidad a estas formas de violencia, hacer un diagnóstico complejo de cuáles son las violencias y cómo se van conectando. Dejar de hablar de patología en casos individuales, para producir una enunciación política antineoliberal y esto molesta a muchos sectores que buscan recortar la denuncia a la figura de las mujeres, lesbianas, trans y travestis solo como víctimas. Hacer ese recorte implica que hablemos solo desde la posición de víctimas. Para mí siempre es una preocupación muy grande cómo nos quieren encajar en una especie de conteo necropolítico de las muertas. Por el contrario, hemos salido del gueto de las víctimas al complejizar el diagnóstico de las violencias. En la medida en que se amplía a qué le llamamos violencia contra las mujeres y los cuerpos feminizados se amplía la capacidad de intervención en términos políticos sobre conflictividades distintas.  

La lucha feminista en Argentina es muy particular y potente. ¿Cómo ha sido su trayectoria?

En general se pueden marcar cuatro. Una tiene que ver con la tradición en Argentina de las luchas de derechos humanos con un protagonismo muy feminizado de “Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”. Acá el movimiento por los derechos humanos es muy distinto a otros discursos proderechos más liberales. Siempre ha tenido ese carácter no victimista si no de reivindicación de luchas militantes de los años 70. Además, este movimiento siempre buscó actualizarse vinculándose con otros conflictos, lo cual le da mucha densidad a la lucha por los derechos humanos en el país. 

Como segundo punto podríamos pensar en los activismos trans, travestis relacionado con el movimiento LGTBI que vienen luchando desde los años 70, pero que también fueron muy importantes en los 80. Después, fundamental, el movimiento social piquetero de 2001 [de trabajadores desocupados]. Porque ahí se da una primera crisis del espacio doméstico como lugar enclaustrado y estallado por la violencia económica. Con una crisis masiva del varón proveedor en un contexto de índices históricos de desocupación, se convirtió esa situación en una organización política que inventó un modo de lucha, de llevar el piquete de la fábrica a la autopista, y en ese movimiento discutir lo que llamamos trabajo y exclusión. Por último, una cosa que es particular de Argentina: Los Encuentros Nacionales de Mujeres, que llevan más de tres décadas funcionando como un espacio de contrapedagogías muy poderoso.

Como vimos el año pasado con la Campaña por el aborto, el movimiento feminista argentino marca la agenda en toda América Latina ¿Qué papel está jugando la iniciativa por la interrupción voluntaria del embarazo en este año electoral?

El tema está instalado en la agenda política y a eso se debe la contundencia de la contraofensiva en marcha. Lo vimos en la capacidad del lobby de la Iglesia y de los distintos poderes provinciales para que el Senado diga que no a la ley del aborto que ya había obtenido media sanción en el Congreso. Esto se replicó como una contraofensiva conservadora muy fuerte. El caso aberrante de dos niñas violadas de 11 y 12 años obligadas a parir expresa ese nivel de crueldad como verdadera “cruzada” de los poderes más conservadores.

La profundidad de lo que se está movilizando como desobediencia múltiple está tocando la estructura misma de la organización capitalista, patriarcal y colonial de nuestras sociedades. Y es por eso que tiene semejante repercusión en América Latina.

Además desde experiencias distintas, ¿cómo se logra esta masividad y diversidad?

En estos años se ha ido profundizando la heterogeneidad de los feminismos, al tiempo que se masifican. Cada uno arraiga en una situación muy concreta y desde ahí se logra una potencia de enunciación muy fuerte porque es, al mismo tiempo, situada sin que se repliegue sobre sí. La fuerza de estos feminismos es que usan la especificidad como potencia de conexión. Esto es lo que les da carácter a la vez masivo, pero no homogéneo; concreto sin ser sinónimo de encierro particularista; radical sin ser abstracto. El hecho de poder coordinar luchas bien distintas permite ir más allá de lo puramente identitario y, aún más, profundizar lo identitario desde su fuerza para conectar conflictividades. No es sólo cuestión de poner de acuerdo un catálogo de identidades como a veces se quiere simplificar; sino que los feminismos desde la calle están difundiendo una nueva sensibilidad política que no deja espacio sin atravesar, conmover y desacomodar. 

¿Qué balance hace de las huelgas del 8M?

La herramienta de la huelga ha servido porque se ha organizado de modo muy abierto y ha funcionado como horizonte compartido en los últimos años. Conectó experiencias de precarización, que aun siendo distintas, permiten plantear cuestiones en común y problematizar desde la reproducción social al desempleo, desde el avance de la frontera extractiva a los currículos escolares, desde los cánones de belleza hegemónica a la represión de las disidencias sexuales, sin dejar de lado los femicidios y los abusos sexuales, sino lo contrario: conectando los mandatos patriarcales y coloniales que son indispensables para la reproducción del capital. La discusión sobre el racismo desde el feminismo que plantean muchas luchas es, de nuevo, fundamental para tejer ese transnacionalismo que discute las fronteras del estado-nación. Por eso es importante también insistir en que este trasnacionalismo en buena medida ya existe, por ejemplo, en muchos hogares y barrios, donde la fuerza de trabajo migrante hace que sean espacios de internacionalismo forzoso, con la potencia de percibir, narrar y organizar luchas cotidianas.  

Estamos viviendo una contraofensiva muy brutal en toda América Latina: asesinatos a lideresas como Marielle Franco en Brasil, líderes sociales en Colombia, dirigentas indígenas. ¿Cómo podría pensarse una autodefensa?

Hay que remarcar el término contraofensiva porque lo ubica como “respuesta”, como momento posterior, a la política del desacato que están impulsando los feminismos. A partir de constatar su crudeza y profundidad, creo que la estrategia que estamos viendo se da en dos niveles: por un lado, no abandonar la calle, en tanto sujeto político masivo capaz de reunir fuerza y tener un impacto muy visible; y, por otro y en simultáneo, persistir e inventar a nivel territorial y cotidiano formas de autodefensa frente a un avance que vemos que es económico, militar y religioso. Aparecen aquí y allá estrategias muy situadas que comparten la preocupación de cómo se sigue acumulando fuerzas de un modo novedoso, de cómo se traduce la fuerza callejera en posibilidad en el día a día. Es necesario combatir la actual alianza entre neoliberalismo y conservadurismo que hoy, bajo el nombre de “ideología de género”, organiza la nueva cruzada neocolonizadora en América Latina.

-------------------

@Ana_Gaher

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    Qué sencillo e irreprochable sería un programa político que para no ser tildado de nada (principalmente de rojo) propusiera simplemente sacar a España de la cola en lo bueno, y de la cabeza en lo malo, situándolo en la media europea. Hablo de fiscalidad, paro, educación, sanidad, salarios y sueldos, salario mínimo, formación profesional, beneficios de las empresas, precariedad y todo lo que se nos pueda ocurrir, como por ejemplo ¿por qué no puede haber bancos públicos? ( EE UU resolvió parte de la crisis nacionalizando varios bancos de los estados). ¿Por qué privatizar empresas rentables como Telefónica?

    Hace 2 años 5 meses

  2. jose

    Primero arreglemos lo de Venezuela, que necesita del concurso de nuestros múltiples Benitos Sardinillas y luego veremos lo nuestro.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí