1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

“Incluso cuando murió, tenía que seguir protegiendo su honor”

Mientras Tel Aviv celebra el Orgullo Gay, la comunidad LGTBQ de Gaza, atrapada por el bloqueo israelí, está obligada a esconderse, en una sociedad conservadora que rechaza la homosexualidad

Mark Lemant 19/06/2019

<p>Fiesta del Orgullo celebrada en Tel Aviv en 2015.</p>

Fiesta del Orgullo celebrada en Tel Aviv en 2015.

Embajada de Estados Unidos en Israel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Franja de Gaza, Territorios Palestinos. Anochece. Sami (no es su verdadero nombre) está sentado en uno de los restaurantes situados a orillas del mar. El lugar está prácticamente vacío. Solo cuando se va el camarero, empieza a hablar: “Tuve que casarme para no deshonrar a mi familia”, murmura este cuadragenario. “Mi madre me presionó, me dijo que quería nietos. Antes de casarme con mi primera mujer, le dije: “Mamá, soy gay.” Ella se echó a reír. Yo insistí. Entonces ella me miró fijamente a los ojos y me pidió que no volviera a decir eso nunca más. Cuando me divorcié, volví a la carga. “Muestra a la gente que eres heterosexual”, me respondió. “Haré todo lo que pueda”, me dije a mí mismo.

Sami supo que era homosexual cuando tenía siete años. Desde entonces, ha vivido una vida llena de secretos, llegando incluso a consumir viagra para fingir ser heterosexual. Casado dos veces, a menudo sueña con una vida fuera del enclave palestino. “Ser gay en la cárcel a cielo abierto más grande del mundo”, dice, “es una lucha constante”. Mientras que los palestinos LGTBQ que viven en Israel o Cisjordania tienen la posibilidad de irse de sus ciudades o pueblos conservadores para encontrar espacios de libertad en Haifa, Tel Aviv, Jaffa o incluso Ramala, los gazatíes se encuentran encerrados en una sociedad homófoba, bajo un estricto bloqueo israelí. 

Arriesgándose a ser acosados, torturados, o peor aún, amenazados por Hamás o por sus familias, los habitantes queer de Gaza se esconden en el miedo. “Hacerse pasar” por heterosexual es una cuestión de supervivencia. “Pero yo, quiero ser gay. Quiero tener una pareja y estar enamorado”, suplica Sami, intentando retener las lágrimas.

Respira hondo y añade: “En esta comunidad, es imposible. He conocido a muchos homosexuales en Gaza por internet. Todo el mundo tiene miedo de todo el mundo. Algunos han sido castigados, otros, asesinados, y otros han acabado suicidándose. Uno de mis mejores amigos era gay. Saltó de un edificio de seis pisos. Su padre me llamó día y noche durante una semana para preguntarme por qué su hijo había podido hacer algo así, pero yo no podía decirle la verdad. Incluso estando muerto, tenía que proteger su honor. Un día, poco antes de que se suicidara, me preguntó: “Si me mato, ¿Dios me perdonará por ser gay?”.

Arriesgándose a ser acosados, torturados, o peor aún, amenazados por Hamás o por sus familias, los habitantes queer de Gaza se esconden en el miedo

Los activistas LGBTQ palestinos destacan hasta qué punto la situación es aún más complicada para las lesbianas. En una sociedad tan conservadora como es la de Gaza, las mujeres no suelen estar autorizadas a salir de sus hogares sin estar acompañadas, lo que limita aún más las pocas oportunidades de tener relaciones con personas de su mismo sexo. “Para las mujeres, es más duro estar en el espacio público. Los hombres pueden desplazarse de manera más libre y suelen encontrar lugares alternativos”, explica Hanan Wakeem, de 35 años, líder del proyecto Aswat, que se define como un movimiento feminista queerpor la libertad sexual y de género de las mujeres palestinas. “Hace un tiempo trabajé con una pareja de lesbianas gazatíes, madres y casadas con hombres. Querían estar juntas y salir de Gaza. Contactamos a varias organizaciones internacionales y nos dijeron que podían irse, pero sin sus hijos. Así que finalmente decidieron quedarse”.

Tel Aviv acogió el 14 de junio a miles de personas en su anual marcha del Orgullo Gay, la más importante de la región. En raras ocasiones un puñado de gazatíes afortunados puede salir del enclave para experimentar su identidad sexual al otro lado de la alambrada.

En el coche suena música tecno israelí. Mientras bebe una cerveza, Ahmed (seudónimo), aparca frente a la playa. El joven saca de su bolsillo una botella minúscula de nitrito de amilo, más conocido como popper, una droga que puede servir de relajante muscular para que el sexo anal sea más cómodo.“Siempre la llevo conmigo. Si la gente me pregunta qué es, puedo decirles que es para dar sabor a la cachimba”, dice, riéndose. 

Ahmed, de veintitantos años, consiguió un permiso para salir de Gaza y viajar al extranjero, gracias a una visita a un lugar que prefiere no mencionar, donde el hecho de ser homosexual está, sorprendentemente, aceptado. “Siendo alguien que nunca ha tenido la oportunidad de tener contacto físico con otra persona, estar en un lugar donde sí era posible, fue surrealista”, recuerda. Por primera vez fuera de Gaza y solo de manera temporal, aprovechó la ocasión para ir de fiesta a un club gay. “Fue una de las experiencias más increíbles de mi vida”, explica, sonriendo. “Hasta ese momento solo había visto esas cosas en el cine. Los occidentales viven este tipo de experiencias cuando son adolescentes, pero yo ya era adulto. Por una noche pude ser otra persona, o más bien ser, al fin, yo mismo”.

Al día siguiente Ahmed se despierta con una resaca literal y metafórica. Es hora de volver a Gaza, un lugar donde los únicos gais que ha visto durante su adolescencia son los de las películas pornográficas que veía en el ordenador de la familia, siempre con ese miedo paralizador de que le descubran o de olvidar suprimir el historial de búsqueda en el navegador. También estaban los hombres gais que a veces veía en las películas de Hollywood, junto a sus padres. Entonces se daba cuenta de hasta qué punto se sentían incómodos cuando aparecían en la pantalla personajes LGBTQ.

“No voy a salir del armario. Mi familia nunca lo aceptaría. Pensarían que soy un egoísta. Me odiarían y pensaría que soy un monstruo. Soy alguien a quien le gusta planificar su futuro, pero este futuro, no lo puedo prever”, dice, en un suspiro. “La presión de la sociedad es enorme. En otro lugar podría ser diferente, pero aquí en Gaza, las cosas son mucho más complicadas…”.

En Jerusalén un judío ultraortodoxo apuñaló en 2005 a tres personas que participaban en la marcha del Orgullo Gay

Tanto en Israel como en los Territorios Palestinos, los miembros de la comunidad afirman estar confrontados a las presiones del conservadurismo religioso, ya sea de origen cristiano, musulmán o judío. Tel Aviv, a menudo calificada como “paraíso” para los homosexuales, es la excepción que confirma la regla. En Jerusalén, por ejemplo, un judío ultraortodoxo apuñaló en 2005 a tres personas que participaban en la marcha del Orgullo Gay. Fue declarado culpable de tentativa de homicidio y condenado a diez años de prisión. Cuando salió de la cárcel, volvió de nuevo a la marcha de Jerusalén y apuñaló a otras seis personas, esta vez matando a uno de ellos. Este año, durante el desfile del pasado 6 de junio, la policía detuvo a un hombre armado con un cuchillo mientras miles de personas marchaban en las calles bajo altas medidas de seguridad. En total, 49 personas han sido arrestadas y varias decenas de manifestantes se reunieron en los alrededores para protestar contra el evento. 

Fuera de la Franja de Gaza, activistas palestinos queer han ido abriendo el camino (a menudo poniendo en peligro su propia seguridad) a la creación de lo que hoy son reconocidos como auténticos espacios LGTBQ árabes, diferentes de los que han sido creados por los israelíes. En Haifa, una de las ciudades árabes más importante del país, (un 20% de la población israelí es, en realidad, palestina), se organizan regularmente fiestas LGBTQ en los bares palestinos. En una de ellas, decenas de personas asisten al espectáculo de ‘Madam Tayoush’, drag queen palestino. Labios rojo escarlata bajo un oscuro bigote, vestido largo transparente de color violeta…el artista se contonea en el ambiente cálido de la sala. Los pasos de baile, las risas y la música tradicional son marca de un discurso político comprometido. Algunas personas del público han venido desde la Cisjordania ocupada, logrando desafiar los controles. Sin embargo, no hay ningún gazatí.

¿Cómo crear espacios LGTBQ cuando la propia comunidad está fragmentada por barreras inquebrantables?

“Intento crear un espacio queer para todos los palestinos, aunque es imposible”, lamenta Madam Tayoush (su verdadero nombre es Elias Wakeem). ¿Cómo crear espacios LGTBQ cuando la propia comunidad está fragmentada por barreras inquebrantables? “Uno de mis fans es un médico de Gaza que conocí por internet hace ocho años. Me dice que está orgulloso de ver a palestinos abiertamente homosexuales, como yo. Cuando recibo mensajes de amigos diciéndome que no pueden venir a mis espectáculos por culpa de la ocupación, me siento muy mal”, explica este activista, drag queen desde hace una década. “A veces pienso: si no puedo incluir a todo el mundo, ¿debería continuar haciendo esto? Pero al mismo tiempo pienso que algún día derribaremos esos muros”, añade.

A falta de acceso a este tipo de eventos, conocer a otros queer en Gaza se convierte en tarea difícil. Antes, Ahmad intercambiaba miradas con algunos hombres en los cafés, y a veces incluso se atrevía a flirtear sutilmente con los que creía que eran como él. Sin embargo, nunca se atrevió a dar el primer paso. Es demasiado peligroso. Después, llegaron las redes sociales. “Las normas del juego han cambiado. Hace poco conocí a un chico por internet, que se convirtió en un amigo íntimo. Con él me siento bien y puedo ser yo mismo. Solemos ir a la playa juntos para mirar a otros chicos. Si no hubiera hablado con él antes de conocerlo en la vida real, nunca hubiéramos tenido el valor de admitirnos el uno al otro que somos gais”, explica.

Sin embargo, hablar con una pantalla de por medio no es nada seguro. Tanto para Sami como para Ahmad es impensable intercambiar fotos o nombres auténticos, por miedo a que la persona con la que hablan sea en realidad un agente de Hamás o de los Servicios de Inteligencia israelíes. “Casi nunca nos vemos. Si nos pilla Hamás, nos enviaría directamente a la cárcel. Aunque peor que ir a prisión es que se lo digan a nuestros padres. Ya he oído varias historias de hombres gais casados con mujeres a la fuerza por sus familias, después de haber sido denunciados”, explica. 

Como muchos otros gazatíes LGBTQ, Ahmad se enfrenta a un dilema interno: intentar escapar para poder ser él mismo, pero dejando atrás a sus amigos y a su familia, o quedarse, y acabar casándose con una mujer. “Nunca haré mi coming out. O me voy de Gaza, o me caso. Aún no sé lo que voy a hacer…”, dice entre dientes. “Aunque me vaya, mi familia acabaría descubriendo que nunca he estado con mujeres”. 

Habiéndose casado en dos ocasiones, Sami reconoce que ha perdido toda la esperanza de tener algún día una vida normal. Cuando estudiaba en la universidad tuvo un novio del que estuvo enamorado, pero eso fue hace veinte años. “Desde entonces, he tenido una vida de soledad. La mayoría de los gais de Gaza solo buscan sexo, pero yo busco el amor. Y mi sueño es encontrar al hombre de mi vida”. 

Sami mira al suelo, reflexivo. “Menos mal que algunos encuentros han sido divertidos”, recuerda: “Hace poco tuve una cita con un hombre. Estaba en su habitación y… ¿puedo hablar sin tapujos?”, pregunta. “Pues…cuando me estaba haciendo una felación, alguien abrió la puerta, y acto seguido la volvió a cerrar. Yo estaba paralizado, creía que nos iban a matar... Nos levantamos para ver quién era. ¡Era su abuela, ciega, que se equivocó de puerta!”, cuenta, a carcajadas. “Pese a todo”, sonríe tímidamente, “no me gustaría ser heterosexual. Me gusto tal y como soy”.

Autor >

Mark Lemant

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    Es decir, que el único y definitorio problema de los palestinos es el de la homosexualidad. Y la bandera de eeuu y la del arco iris identifican dos razones justas equivalentes. No hay otros problemas como son los de la propiedad del agua (se expulsa a los palestinos donde hay bolsas de ella), la propiedad de la vivienda (se les echó de sus casas), el del suelo, (se les echó de su tierra, vivos o muertos),el de los derechos (no se hace caso a las resoluciones de la ONU), el de ka vida (se dispara hasta a niños). Curioso, sí, lo de la bandera: por lo visto los bin laden y sus múltiples variedades no fueron financiados por eeuu y países como arabia saudita, donde la homosexualidad es utralegal (en eeuu hay estados donde la sodomía de cualquier tipo está gravemente penada). Si todo el movimiento lgtbq piensa igual que este artículo creo que va a perder muchas simpatías. Realmente, el artículo no esta pensado con la cabeza.

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí