1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una ofensiva por la convivencia en España

Sería sensato que los políticos pactaran una tregua y aceptasen posponer el momento de las soluciones. La haya o no, a España le vendría bien un espacio en el que estuviera permitido repensarla de arriba a abajo

Miguel Pasquau Liaño 21/06/2019

<p>El J.R. Mora de hoy: Espectáculo </p>

El J.R. Mora de hoy: Espectáculo 

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Nota: este texto no está recomendado para todos los públicos. 

Este artículo es un desahogo. Presenta flancos que serán dianas perfectas para metralla variada, y felizmente me doy cuenta de que no me importa. Sobre todo la metralla de “iluso”, pero también las de “bienintencionado”, “tibio”, “confuso”: me da igual, porque es un desahogo. No va contra nadie, pero no está escrito para todos. Guarda una secreta aspiración; no es la de convencer de nada, sino la de expresar un deseo que será entendido por un perfil de lectores que sé que existe, y que tiene dificultades para autoafirmarse. Trata de España, y de su mayor punto de incomodidad: el conflicto catalán. Y pretende animar a hablar a un tipo de catalanes y al resto de españoles que llevan tiempo sin saber qué decir porque descreen de lo que están oyendo.

Para abreviar, denominaré “conflicto catalán” a la aspiración de una parte de la población catalana de independizarse de España y constituirse en República reconocida internacionalmente, enfrentada a la determinación del Estado de impedir que su integridad territorial quede expuesta al azar de un referéndum. El derecho de autodeterminación (que, como aclaró el Tribunal Internacional de La Haya, no es contrario al Derecho Internacional, pero no es exigible a los Estados conformados constitucionalmente respecto de los pueblos que suscribieron el pacto constitucional), frente a la integridad del Estado y la indivisibilidad de su soberanía popular. Son dos posiciones inconciliables, que chocan entre sí: tal y como se plantean sólo cabe la victoria de una y la derrota de otra y, en última instancia, no admite término medio: o se apuesta por la indivisibilidad, o se apuesta por la autodeterminación. Se trata, además, para colmo, de dos principios o aspiraciones irreprochables desde el punto de vista de la legitimidad política: no se puede obligar al nacionalismo o separatismo a dejar de aspirar políticamente, en serio y de verdad, a un Estado propio, ni se puede obligar a la mayoría de un Estado a permitir una descomposición contra su voluntad.

La sombra del procés amenaza con ser alargada

Pudo no haberse llegado a este punto, pero se llegó. El soberanismo, por razones complejas que algún día habría que analizar con intención de acertar, y que no pueden simplificarse con los términos “humillación” ni “adoctrinamiento”, pasó de la política a algo más en el denominado “procés”. Ese “algo más” podemos definirlo objetivamente como una determinación por alcanzar la independencia por la vía de hecho, con “abuso” del marco institucional y un amplio apoyo ciudadano, intentando forzar desde un Parlamento y un Ejecutivo la ruptura del marco legal, constitucional y estatutario que fundamentaba su autoridad: bastaría, para justificar la expresión “abuso”, con decir que fue una ley electoral fundada en el marco estatutario vigente, y no el número de votos, lo que les dio mayoría absoluta en el Parlamento. Lo intentaron mediante la celebración de un referéndum arrancado al Estado con el uso de los mecanismos institucionales y el apoyo de una (parte de la) sociedad civil comprometida, que diera cobertura a una declaración de independencia, acaso reconocida internacionalmente. Ese empeño fracasó, al menos en su primer intento, por un lado por la enfrentada determinación del Estado de impedirlo, acudiendo al Tribunal Constitucional y recurriendo al artículo 155 CE, pero añadiendo también –esto es una opinión– una desafortunadísima gestión de la desactivación del referéndum, mediante un inesperado uso de la fuerza policial tan ineficaz e inútil como desproporcionado, como si realmente del resultado de aquel referéndum fuera a depender la integridad del Estado; y por otro lado por la falta de apoyo internacional. Hay varias secuelas. Por un lado, una población más dividida dentro de Cataluña y un mayor distanciamiento afectivo entre buena parte de la sociedad catalana y buena parte de la sociedad española. Por otro lado, un cierto colapso institucional: en mayor medida en Cataluña, donde las instituciones se han situado deliberadamente en modo de provisionalidad e interinidad, y en menor medida en el Estado, donde resulta enormemente complicado forjar consensos sobre muchos aspectos políticos (no sólo me refiero a una investidura o a unos presupuestos), por la falta de incentivos de las fuerzas políticas catalanas para comprometerse con las políticas de un Estado al que no quieren pertenecer, así como por la desmesura con que pequeños matices en este asunto se agigantan dramáticamente como argumento electoral: “no pacto con quien pacta con quien pacta con quien pacta con los golpistas”. Y por último, la trascendental secuela de un proceso judicial en el que nos estamos jugando mucho: no sólo la suerte personal de los acusados.

Quien quiera, que mida culpas: es normal, porque los daños son importantes. Pero cuidado con los culpómetros distorsionados y desafinados, que tienden a confundir las vigas con los granos según en qué ojo estén. Bueno sería que al medir no cayéramos en la facilidad de representarnos a los peores del otro bando, a los que dicen tonterías más gruesas o se aferran a tópicos que ya huelen. Hay mucho agravio acumulado, espectacularmente visible en Twitter y otras redes sociales en las que se producen incesantemente conversaciones cargadas de tópicos, de descalificación del otro, y se acaba frecuentemente con una grosería o una estupidez. ¿Tenemos claro que estúpidos, groseros, cínicos, ignorantes, fanáticos, imbéciles y cazurros los hay en todo tiempo y lugar? Pues si es así, intentemos poner delante a los mejores de los otros. Y veamos qué podemos hacer para escapar de un Día de la Marmota al que parecemos condenados. 

Las prisas de la pureza

Algunos quieren salir con prisa: “vía eslovena”, dicen unos, creyendo –incluso de buena fe– que un épico desbordamiento ciudadano y una masiva desobediencia civil pueden hacer claudicar a la otra mitad de la población y al Estado que está de su parte; “más 155 ya” dicen otros, creyendo –incluso de buena fe– que suspendiendo la representación política, haciendo leyes educativas y dirigiendo TV3 van a secar las fuentes del independentismo político, cuando más bien están nutriéndolo. Son los puros, los ortodoxos, y también los integristas, es decir, aquellos que confían tanto en sus fuerzas y en sus razones que no encuentran incentivo alguno para otra cosa que no sea una batalla purificadora, cuanto antes mejor. Me gusta recordar (ya lo he hecho alguna vez aquí) el diálogo entre Adso y Guillermo de Baskerville, al final de “El nombre de la rosa”. Adso preguntó a Guillermo (un “equidistante” entre la Inquisición y la heterodoxia) qué es lo que le molestaba de la pureza (es decir, de la ortodoxia), y Guillermo contestó: “la prisa”. Es decir, la confusión entre importancia y urgencia. Los integristas son dañinos. Son carroñeros: ganan en la entropía. El equilibrio es su rival, y lo denuestan, lo califican de debilidad moral. La armonía no les interesa. La complejidad, no la soportan. No reparan en el daño, porque saben alimentarse de los destrozos. Sólo les importa la ganancia de la victoria, no sus costes. Este artículo no va dirigido a ellos, y me siento íntimamente liberado de sus reproches de tía Virtudes. La “tía Virtudes”, en mi entorno, se cree kelseniana; la “tía Virtudes”, en Cataluña, se cree Gandhi, pero no creo que Kelsen ni Gandhi se llevaran muy bien con ellas. 

Cuando no hay condiciones que hagan posible la solución que creemos teóricamente mejor, no tiene sentido batirse en duelo, salvo que el objetivo sea la batalla misma. En ese escenario, la prisa es un problema, y las treguas son una decisión difícil, elaborada, pero racional. Quizás estemos en un momento en que el único acuerdo al que podría llegarse sería precisamente una tregua (incluso unilateral), que a nadie hace renunciar a nada, salvo a la prisa. Pero hay, además, otro problema: la lógica de los partidos, que viven de sus resultados electorales, y dejan siempre para otra ocasión algunas propuestas en las que quizás creen pero que traen riesgos electorales. Sólo en momentos excepcionales encontramos atisbos de lúcida audacia, y no estoy seguro de que estemos en la antesala de uno de ellos. Los cálculos tácticos pesan y están acentuando la situación de bloqueo, que es la peor para todos pero da de comer a muchos. Manda el corto plazo. Las grandes reformas suelen llevarse por delante a quien pone la cara: acuérdense de Adolfo Suárez: lo mejor que hizo todavía dura, pero él duró menos de seis años. 

Salir del armario

Propongo, pido, deseo que quienes sepan y puedan, pasen a la acción, sin prisas y sin órdenes de partido. Que lo hagan quienes quieran a España pero se sientan incómodos con cómo la están defendiendo y cómo está renunciando a su mejor versión. Quienes por afecto y empatía, y no por sentido de propiedad, no se imaginan a una España sin Cataluña. Quienes por españoles vivieron con gran desazón y vergüenza propia el espectáculo policial del 1-O. Quienes no son complacientes con el procés pero no necesitan una sentencia dura como forma de reparación de un agravio, sino que se alegrarían de una sentencia que hiciera el mínimo uso posible del derecho penal, dentro de la legalidad que vincula al tribunal. Quienes, en Cataluña, sean o no independentistas, no suscriben el todo o nada en el que parecen instalados la mayoría parlamentaria y el Govern. Propongo que pasen a la acción para implicarse en un diálogo que no puede delegarse exclusivamente en los partidos. Los partidos, que hablen donde quieran, como quieran y cuando quieran, pero si ese diálogo no viene arrastrado o acompañado por una conversación entre nosotros, corre el riesgo de artificiosidad, tacticismo y apaño. Da igual que muchos no estén interesados, incluso da igual que muchos ronden el debate público en actitud de vigilancia y te regañen cada vez que dices “pero”. Hay que salir del armario

Estoy pensando en tantos españoles que –en Cataluña y fuera de ella– se han sentido atenazados por las dos ortodoxias hegemónicas: la independentista y la del constitucionalismo bunkerizado y empequeñecido. La de los que creen que ya se han ido de España y sólo falta un sello, y la de los que hacen de la defensa del statu quo una dramática cuestión de ser o no ser. La de los que no pierden ocasión de denostar el Estado “Ñ” que no habría salido aún del franquismo, y la de los que sacan las uÑas cuando se habla de España y te excomulgan si no comulgas con todas y cada una de las piezas del discurso reactivo del Estado. Yo estoy harto de estos globos que nos dejan sin aire, y juraría que muchas mujeres y hombres de toda España querrían despertarse una mañana con una noticia que cambiase todo ese escenario, como aquella mañana de hace más de diez años en que, después de ciertas tensiones agónicas, anunciaban en la radio un acuerdo entre Zapatero y Mas sobre la reforma del Estatuto de Cataluña. Esa noticia que hoy nadie imagina. (Ya, ya estoy escuchando los rumores: “¡ese fue el gran error!”, “¡se les da un dedo y te comen la mano!”, “Mas se bajó los pantalones”, etc.).

España no está condenada ni al desmembramiento ni a una reacción nacionalista centrípeta de dientes apretados. España tiene nota de selectividad para aspirar a las carreras que quiera

Unos cuantos intelectuales, juristas, empresarios, universitarios, activistas sociales, políticos retirados, periodistas, etc., podrían dar el paso y formalizar un movimiento ciudadano dispuesto a ponerse en medio de manera organizada, estratégica, eficaz y que fuera capaz de decir, con fuerza, algo distinto a lo de siempre. Hay agua en la piscina, y mucha gente se sentiría aliviada. Hay que escapar de la resignación. España no está condenada ni al desmembramiento ni a una reacción nacionalista centrípeta de dientes apretados. España tiene nota de selectividad para aspirar a las carreras que quiera, puede salir de las arenas movedizas en que parece estar, y yo tengo la convicción (más bien es un recuerdo) de que conseguirá más si los catalanes están aquí, si se sienten de verdad llamados y no abducidos, si se les reconoce el protagonismo que merecen y quieren asumirloEspaña no es sólo la espesa densidad que contamina a Madrid, también es Galicia, Andalucía, País Vasco, Valencia, tratando entre ellos. Esa España compuesta y compleja puede también librarse de sus vértigos. Arrastra vicios, ha perdido fuerza como proyecto aglutinador, tiene muchos defectos, pero es uno de los Estados con mayor protección de derechos y con mejores prestaciones sociales, un Estado con territorio, recursos económicos y potencial humano que le permiten competir en buenas condiciones dentro del prodigioso proyecto europeo, con una dispersión saludable del poder en entes autonómicos con competencias nada desdeñables, con un poder judicial sólido e independiente pese a la ósmosis entre su cúpula y los partidos políticos. ¿Por qué no salir de la resignación y de las inercias, y empujar a favor de una regeneración? Si esa “regeneración” desembocase en una “reconstitucionalización”, si resulta que descubrimos que algunos consensos del 78 no son los consensos de hoy aunque los sostengan con más o menos entusiasmo un 55%, no pasa nada: ya lo veríamos, pero aparquemos las prisas, no comencemos por la pregunta final, porque entonces el motor se “ahoga” y no arranca.

Hay muchas maneras de cuidar a España, que no consisten en simplemente conservarla y repetirla

Hay muchas maneras de cuidar a España, que no consisten en simplemente conservarla y repetirla. Hay mucha gente cabal, que piensa, siente y vota de manera distinta, pero no se ha encasquillado. No tienen que pedir permiso para hablar de España. Y no deben seguir esperando a que a algún partido se le ocurra algo, para apoyarlo o rechazarlo. Los independentistas no quieren hablar de España, sino de Cataluña. Cs y PP tienen un cajón de estribillos que parece bastarles, que no sirven como inicio de ninguna conversación. El PSOE, situado en el centro del escenario, por el que todo habría que pasar, está paralizado, no dice nada, porque no le interesa la clarificación y tiene demasiados vetos internos. Es su rémora maldita. Podemos está en posición idónea, y libre de marcas, para decir cosas nuevas, pero por alguna razón se quedó en lo del referéndum pactado, que por requerir un pacto, se desactiva como bálsamo de Fierabrás. Pero entre nosotros sí podemos hablar de lo que queramos, sin temas prohibidos, sin temor a la zancadilla desde la retaguardia, sin cálculos sobre cómo seguir manteniendo el voto tanto en Huelva como en Barcelona, libres de la pugna por el liderazgo entre Puigdemont y Junqueras. Entre nosotros podemos hablar tranquilamente de república, de federalismo, de qué pasó con el tribunal constitucional, de 155, de las lenguas, de cómo evitar la instrumentalización de las instituciones, de qué son las nacionalidades como diferentes a las regiones, de financiación autonómica, de reformas constitucionales, incluso de indultos y de referéndum, de todo lo que queramos. No sólo de lo fácil y poco comprometedor, como el Senado o la línea de sucesión dinástica. Hacen falta más voces comprometidas con España de otra manera, no podemos saber cuántos somos los que necesitamos escucharlas.

Sería sensato que los políticos pactaran una tregua y aceptasen posponer el momento de las soluciones. La haya o no, a España le vendría bien un espacio en el que estuviera permitido repensarla de arriba abajo y favorecer la convivencia. No es suficiente con las pinceladas de Twitter, con artículos sueltos, ni con conferencias aisladas. Yo estoy hablando de una ofensiva. Pero eso requiere que quienes pueden, quieran. Sepan que estamos esperándolos.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Hsckbogado.

    Los comentarios son la confirmación de lo que dice el autor. Asombroso. ¿En serio creen unos y otros que Cataluña es un problema? Venga, los listos y las listas, que vayan corriendo a Londres a explicarles, no como se hace una independencia, que de eso esta claro que no tienen ni puñetera idea, demostrado esta, sino de como se hace para que la UE no se te caiga encima y te aplaste al soltarla. El problema más bien radica en que es gigante el número de personas que se creen toda la propaganda que hacen todos los partidos políticos, todos todos, y que además de creérsela, van reproduciéndola sin pudor. Lo que os está diciendo el autor, y mira que es fácil si no se hubiera perdido la capacidad de comprensión con tanto prejuicio ya enquistado en los cerebros, es que a lo mejor así no vamos a ningún sitio, ni aunque quisiéramos. Y que a lo mejor ha llegado la hora de pasar de los partidos políticos y empezar, efectivamente, a hacer más democracia. Nosotras, las personas, no los partidos. No partitocracia, a la que esos comentarios colaboran furibundamente a mantener. No, no, eso no, DE MO CRA CIA. Hacer democracia. Solo hay que releer. Venga, guapis, que no cuesta tanto.

    Hace 2 años 5 meses

  2. Koldo

    Cuánto illuminati suelto... ojiplático estoy. Parece que llevamos mini-transistores de serie que etiquetan en milisegundos. Es una pena, por no decir una auténtica desgracia, que seamos incapaces de hablar o dialogar de política sin ser etiquetados (y continuamente malinterpretados). Estaría bien promover una cultura del diálogo que no encasillase al otro de partida... Cursos de Comunicación Empática para todos ya!! Aplaudo tu iniciativa de artículo de desahogo, Miguel. Para mí también ha sido un pequeño desahogo... Intento no desesperar, aunque vista la acogida de este escrito, es difícil ver positivamente el horizonte.

    Hace 2 años 5 meses

  3. Roberto

    En el conflicto vasco, nadie cuestionaba que la violencia y el asesinato pudiera concebirse nunca como un argumento político para defender cualquier tipo de idea. Pero en el conflicto catalán no todo el mundo está tan convencido del devenir de los acontecimientos. Es más, somos muchas personas, más de las que podría gustar, que vemos en este "conflicto" una estrategia muy productiva de evitar enfrentarse a los problemas que preocupan a la población, desempleo, corrupción, bajos ingresos, descomposición de las políticas y de las instituciones sociales, la desigualdad de posibiludades y oportunidades, la misma política... ¿Tal vez se les esté agotando las posibilidades de mantener a la población en la ignorancia supina? Desde luego, hay que reconocer que muchos esfuerzos están haciendo, tanto en recursos públicos que pagamos todos, aunque unos más que otros, y partidistas también, con la esperanza de conseguir convencernos.

    Hace 2 años 5 meses

  4. Clementina

    Lo que hace falta es una ofensiva democrática. Si el autor no ve las carencias democáticas españolas. Si la mayoria de los españoles no ven las carencias democráticas no hay ninguna solución posible. Mientras los españoles no entiendan que todo se reduce a conceptos democráticos y no a dogmas no hay ninguna solución posible. Y desgraciadamente la mayoria de españoles no opta por la democrácia. Y siendo optimista haran falta que pasen unas cuantas generaciones. Y mucho trabajo y esfuerzo para libtarse de cuarenta años de franquismo y cuarenta de posfranquismo.

    Hace 2 años 5 meses

  5. delendapol

    Y otro artículo más apestosamente españolista y criptofascista del medio supuestamente progresista y de izquierdas CTXT... Muy bueno lo de que la justicia española es independiente pero bueno que va a decir uno de Ubeda que no ha pisado Catalunya en su vida. Aquí lo de meterse con Catalunya es un deporte nacional, aver si lo ponen en las olimpiadas de Madrid ahora que está está el partido más corrupto de Europa en la capital y junto con los Borbones se pueden comprar todos los votos de sus amigos genocidas de Arabia. En serio que intento leer medios en castellano (CTXT, eldiario y Público) en un intento de ser más imparcial y diverso pero es que es absolutamente imposible, está claro que los españoles son totalitarios por naturaleza. Este artículo es sencillamente abominable, viven ustedes en otro planeta más cerca de Marruecos o Turquía que de Europa. Quien piense que la justicia española es imparcial o está lobotomizado o es directamente un fascista.

    Hace 2 años 5 meses

  6. zyxwvut

    Menuda voluntad de despiste la del señor magistrado, me recuerda al señor Pérez Royo, otro que se refugia en su visión idealizada del derecho para no ensuciarse las manos con la cruda y desagradable realidad. Para empezar, lo que está pasando con el nacionalismo catalán no es ningún "misterio indescifrable que habrá que estudiar "algún día", no es más "misterioso" que la fundación FAES para el nacionalismo español. ¿Acaso el ilustre jurista no ha leído nada del documento de "catalanización" que redactó el govern del MHP señor Pujol en 1990? Fíjese si es alargada la sombra del secesionismo. No ha oído el grito de guerra de CiU de "avui paciència, demà independència". Se nota que autor no conode el nacionalismo catalán. De pena.

    Hace 2 años 5 meses

  7. Aramis

    El autor compara el tormento de la purificación a fin del primer milenio que novela Umberto Eco con el problema de una equidistancia como norma de moderación en el campo del pensamiento conservador español. No se pueden marcar equidistancias en un falso intento trilero de redefinir un conflicto bilateral como conflicto de unidad visto desde la «única» posición nacional. Así el artículo nos introduce en la estructura del sermón de púlpito sin interrogar lo real que hay debajo de la tarima, tratando a los independentistas como «objetos» de la desobediencia, y no como «sujetos» de derecho. Los púlpitos carecen de ortodoxia, no toleran la heterodoxia, ni admiten más purificación posible que la comunión. Máxime cuando el autor ni siquiera aísla separando «la razón» de «el poder». Se trata, pues, de dos lógicas contrapuestas que confundiéndolas avocan al conflicto incluso desde el discurso del buenismo de una falsa llamada a la moderación sumisa en el campo de poder conservador establecido. Sin realismo no es posible el consenso, y sin racionalidad no hay razón; sólo la dialéctica del poder. Es decir; la comunión.

    Hace 2 años 5 meses

  8. Maju

    No hay nada peor que un gallego españolista...

    Hace 2 años 5 meses

  9. CeX

    A ver si abrimos los ojos y nos enteramos. Todo esto es la consecuencia del lavado de cerebro y adoctrinamiento en la escuela y medios de comunicación subvencionados en el odio al resto de España, mintiendo e inventando la historia. Recuperación de los mismos para el estado central y eliminación de las autonomías. Estas funcionan en países donde van todos a una, como Alemania o Estados Unidos, pero no en España. La historia lo demuestra. Necesitamos un estado centralizado como en Francia.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí