1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Las ligas del arte

La estructura piramidal del sector y las relaciones entre los distintos grupos

Juan José Santos Mateo 22/06/2019

<p>Inauguración de la exposición Desplazamiento del límite; una especulación sobre las políticas del cuerpo, <br /> de la artista Gabriela Gutiérrez Ovalle, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso (México). </p>

Inauguración de la exposición Desplazamiento del límite; una especulación sobre las políticas del cuerpo,
de la artista Gabriela Gutiérrez Ovalle, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso (México). 

ANA CERVANTES/ SECRETARIA DE CULTURA CDMX

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Cometió el error de ir solo a la inauguración de aquella expo. “Es en esos eventos cuando los artistas consiguen galería, y pueden hacer carrera”, le dijo otra compañera de la facultad de Arte. No sabía muy bien cómo introducirse en las conversaciones. Finalmente optó por inmiscuirse en un grupo no muy numeroso y de apariencia amigable. Estaban hablando acerca de lo excelente que era la cerveza que se ofrecía al público. Buena suerte. Él se sabía un chiste que venía al hilo. A pesar del tartamudeo inicial consiguió hacerse oír:

–Eso me recuerda a un chiste. Este es uno que grita: “¡Viva el vino y las mujeres!”. Y el otro le dice: “Es que soy gay”. Y el que grita le contesta: “¡Pues viva la Shandy y las mujeres!”.

Al silencio posterior sólo se le podía adjetivar de una manera. Sepulcral.

Lograr ganarse la vida con el arte depende en gran medida de tomar buenas decisiones con respecto a cómo proyectas tu carrera. En las redes sociales todos los activos del mundo arte son casos de éxito, con imágenes de viajes, premios y exposiciones de nivel. Si fuera todo cierto, ¿por qué las conversaciones entre pares se presentan como eternos tiroteos de cantina, con el curriculum ceñido a la cintura como un revólver del 38? El espejismo del éxito convierte al gremio en marabunta que se desplaza por un túnel demasiado estrecho y que se estrecha, meneados por una inercia extraña hacia una salida improbable. Porque, como en breve comprenderá el protagonista de la anécdota inicial, sólo una camada de elegidos logra ganar un salario apetitoso en un cosmos agasajado por estrellas adineradas y famosas. El rechinar de dientes es el hilo musical de fondo.

A este estudiante de arte le han enseñado dibujo técnico, teoría de la imagen, teoría y práctica del color e introducción a la semiología, pero nada acerca de las relaciones interpersonales en el arte. Y, sin el conocimiento de las mismas, muy lejos no va a llegar.  Podrá igualmente empollarse la teoría de campo de Bourdieu, reírse con el Manual de Estilo de Arte Contemporáneo de Pablo Helguera, o leerse un par de artículos sobre las clases sociales del arte, o las relaciones del arte con el afuera. Pero únicamente a través de la observación escrupulosa de cómo se mueven los distintos protagonistas en el sistema arte será capaz de manejarse en este sistema de castas, y decidir si se quiere convertir en un artista de estrategia, o en intentarlo desde fuera del sistema. Dominar esta información no significa compartirla, sino ser consciente de las reglas no escritas que rigen el mundillo cultural. Se podrá ahorrar muchos disgustos innecesarios y, si su intención es llegar alto y lejos, transformarse en un experto del protocolo del arte.

Este gremio es salvajemente individualista, competitivo, inestable y desregularizado. Por ello, cualquier traspié te puede llevar a Siberia. Es muy difícil ascender, y muy fácil descender. Labrarse fama de arisco, de impuntual o de irrespetuoso se consigue con un único tropiezo entre dos personas, y puede ser definitivo. Por el contrario, una publicación en Instagram puede sentar las bases de un pelotazo. Cómo vistes, cómo hablas, de qué hablas, dónde expones, y, sobre todo, con quién hablas es tan importante, para muchos de los actores involucrados, como la solidez de la propia obra. Una burbuja en la que se aparenta libertad, pero que se asienta sobre unas normas tan estrictas como las de la época victoriana. La forma más lógica de explicar las diferencias entre ellos sería la estructura piramidal, pero he optado por una alegoría a través de las ligas deportivas. En cada división esbozaré un análisis económico, de comportamiento (comunicación online y offline), por estudios y por intereses. Comenzamos por arriba.

Liguilla de clubes

Lo suyo sería empezar con la primera división, pero la exclusividad y hermetismo del funcionamiento del Ibex 35 del arte, de la esencia de los 100 Art Power, la cúpula del rascacielos, me hace pensar en que el pico de la pirámide está habitado por unas pocas vacas sagradas que juegan una liga aparte. La de los intocables.

Este 1% del arte está compuesto por teóricos, coleccionistas y artistas con una media de edad de sesenta años, casi todos ellos hombres blancos, y en las muy pocas fotografías –y muy desactualizadas- que existen aparecen con cara de vinagre frente a su biblioteca, como admitiendo que ahí arriba se está sólo y que cada día hay que quitarle el polvo a los libros.

Tienen varios superpoderes: excepto los coleccionistas, no se relacionan con el arte comercial (aunque los empresarios les invitan a cenar), no cometen errores, son capaces de decir no a cualquier cosa (pero nadie les puede decir que no a nada), pueden dejar de trabajar durante años, jamás van a ningún evento de arte (ni siquiera a los suyos), y aunque presuntamente tienen un hogar, las revistas de arte no conocen su dirección postal. Si les llega algún libro de arte, lo tiran a la basura. Alguno da una clase magistral en algún máster de renombre. Raramente escriben, raramente leen, aunque cada año salgan varios volúmenes sobre ellos. Les agobia ir a la Bienal de Venecia (aunque revelarán cuál es su restaurante favorito), y no han ido nunca a la Feria Art Basel, aunque tienen un chalecito al lado. Todos han tenido una infancia tumultuosa (provienen de familias que han sufrido la guerra, el hambre o una combinación de ambas), y no tienen estudios superiores, aunque les hayan nombrado Doctor Honoris Causa en las mejores universidades de Estados Unidos. Pasan de los movimientos como Me Too, solidaridad con los manteros, o no hay pan para tanto chorizo. Están casados con modelos o actrices. Visten de negro, con ropa gastada y sin marca.

Sus comunicaciones son gestionadas por una empresa, ya que ellos no tienen ni teléfono fijo. Algunos escriben cartas a mano, y guardan una copia escaneada para el archivo personal. Si esta empresa de comunicación es capaz de lograr que entiendan la importancia de las redes sociales, las cuentas se gestionarán así: en Facebook no tendrá un perfil sino un grupo, y la de Instagram siempre tendrá más de cinco dígitos en seguidores, y dos en seguidos. No tienen sitio web, ni portafolio, ni curriculum.

En conversaciones privadas hacen comentarios políticos siempre antagónicos a la corriente principal, y no se molestarán ni en fingir si conocen o no a ese artista. Simplemente, no lo conocen.

Primera división

Aproximadamente el 9% del rebaño juega en Primera División, la liga del éxito en la que, lógicamente, no es lo mismo luchar por entrar en Champions, que jugarse la vida en cada jornada para evitar el descenso. Aun así, hay patrones comunes.

En esta liga juegan artistas y comisarios consagrados, artistas y comisarios de moda (tienen que hacer al menos una exposición en un lugar de importancia al año), directores de museos y centros de arte con presupuesto, funcionarios con puestos de relevancia, dos o tres críticos de arte de plantilla, y algún columnista con vida social. La mayoría son hombres blancos con una media de edad de cuarenta y cincuenta años. Muy cercanos a los poderes políticos (los del PP vivieron tiempos mejores a finales de los 90 y principios del 2000, la edad de oro de la subvención en el arte), y amigos de coleccionistas, aunque eviten fotografiarse públicamente con ellos. Muchos de los integrantes de esta división son familia, o amigos muy íntimos, lo que denota el nepotismo del grupo.

No entienden la tirria que tienen algunos con el arte kistch. Aunque se equivocan, nunca se equivocan. Tienen ingresos regulares (la zona tranquila de la liga puede ganar entre dos mil y tres mil euros al mes, la baja, dos mil, y la alta, desde dos mil hasta diez mil de media). Muchos de ellos provienen de la clase alta. Les dan becas, residencias, galardones, son jurados de concursos de arte, hacen curadurías en ferias. Van a visionados de portafolios si les invita una institución. Casi todos tienen doctorados en universidades de Londres, y en España dan clases universitarias. Les envían revistas y libros gratis (pero, ojo, solo leen publicaciones de los de Primera División o de la Liguilla de Clubes). Tienen tarjetas –en inglés– con su nombre que van renovando su cambian de cargo. Sólo acuden a sus eventos. Son VIP en las ferias de arte –acuden a una media de cinco al año– y van a ellas o con su chófer o en Uber. En las mismas, apenas saludan a nadie. Van a la Bienal de Venecia y se alojan en hoteles de, mínimo, cuatro estrellas. Escriben más que leen. Están solteros, y con una nutrida representación de la comunidad gay. Visten de Lurdes Bergada & Syngman Cucala.

Algunos no tienen ni sitio web ni redes sociales. Los que tienen, en sus comentarios en Facebook comienzan con un “Querides amigues”. Reciben likes y comentarios entre ellos, jamás comentan ni dan like a nadie de otras ligas. No responden mails a gente de otras ligas. Pueden no tener móvil. No se hacen fotos de Instagram con nadie de segunda división. Si alguien consigue sacársela, no sonríen. En cambio, si ven a alguien de la Liguilla, su brazo muta en una selfie stick. En las fotos de perfil salen en claroscuro e imitando la cara de vinagre de los de la Liguilla, pero no son capaces de ocultar un mohín de satisfacción. Defienden públicamente los movimientos álgidos de cada momento, llegando incluso a proponer peticiones en Change.org.

En entrevistas en medios internacionales hacen comentarios políticos acordes con la corriente mayoritaria, y si les preguntan por ese artista, fingirán no conocerlo. Pero le conocen.

Segunda División

El grueso de la pirámide, el 80% de la comunidad artística, donde se codean artistas y comisarios, directores de museos y centros sin presupuesto ni importancia, gestores culturales, críticos de arte independientes.

Es una liga con un número similar entre hombres y mujeres, y la edad es de treinta años. Se equivocan una media de 5-6 veces al año, meteduras de pata que les impiden aspirar a subir a Primera. Provienen de la clase media. Tienen unos ingresos irregulares, suelen ser autónomos. No se han podido pagar un doctorado, y si tienen un máster, es a distancia. Postulan a concursos, becas y residencias, pero pocos consiguen algo. Algunos dan talleres para público general.

Van a todos los eventos que pueden (ocasiones en las que cometen esos errores), y a todas las ferias (en las que se dedican a pasillear) a las que llegan en metro. Algunos logran que un amigo les consiga un pase gratis para la Bienal de Venecia, y buscarán vuelos baratos dos meses antes, y alojamiento en Mestre. Los que pueden compran revistas, que subrayan y guardan. Tienen varios libros firmados por los autores que son de Primera División. Casi ninguno tiene tarjetas. No sabrían qué poner. Leen más que escriben, aunque a veces no entienden lo que leen. Solteros. Visten de H&M.

Pasan las lunas en vela atrapados en las redes sociales bailando al son del algorritmo de la noche. Dedican más tiempo a las redes sociales que a su trabajo artístico, y cada diez minutos revisan su mail para ver si tienen algún mensaje desde Primera División (cosa que no ocurre). Todos tienen sitio web –algunos son blogs con aspecto de web. Comentan y lanzan sus like a individuos de Primera División, sin obtener ni corazones ni sonrisas. Se enzarzan en peleas con sus pares de Segunda. Responden mails a todos menos a los de fuera de competición. En las fotos de perfil salen sonrientes y frente a carteles de una exposición que hicieron hace cuatro años en las que aparece su nombre. Se unen a cualquier movimiento de protesta, aunque algunos sean contradictorios entre sí.

Tratan de ser polémicos cuando les entrevista algún amigo que tiene un blog. Fingen que conocen al artista.

Fuera de competición

El 10% restante. Artistas que o desconocen el sistema de castas, o, sencillamente, optan por no prestarse a la estrategia. No les interesa hacer carrera profesional, o no son capaces de desarrollarla. En este grupo se puede incluir al personal de seguridad y de vigilancia, de montaje, iluminación y administración de los museos, que, aunque no estén considerados dentro del sistema arte, son piezas fundamentales del mismo. A pesar de su exclusión social, ellos tienen, a diferencia de la Segunda División, un estatus económico asegurado.

Por lo tanto, o sólo saben equivocarse, o se equivocan constantemente sin saberlo. De una u otra manera, les da igual. La media de edad es de cincuenta o sesenta años, con igualdad entre hombres y mujeres. Provienen de clase media o trabajadora. Algunos sin estudios universitarios, la mayoría licenciados. Jamás van a ningún tipo de evento, y no saben lo que es la Bienal de Venecia. Solo leen, no escriben. Muchos de ellos no hacen (o detestan) el arte contemporáneo. Están casados.

Son gente a la que no le interesa competir, no tienen sitio web, aunque sí tienen redes sociales en las que comparten fotografías borrosas tomadas con su móvil de sus obras de arte. Su imagen de perfil es una selfie frente a uno de sus cuadros. Comparten frases inspiradoras de grandes pensadores (que nunca dijeron esas frases), y no comentan ni dan like a los de Primera División. Responden mails a quien quieren y cuando quieren.

No sabemos que pasan de movimientos de protesta porque nadie les entrevista, y comparten algo con los privilegiados de la Liguilla de Clubes: no se molestarán ni en fingir si conocen o no a ese artista. Simplemente, no lo conocen.

El VAR

El VAR pide revisión: parece que algún momento de este partido un jugador reclama que no se hable de arte en un artículo sobre las relaciones en el mundo del arte. Tras revisar los videos, hay unanimidad: Al árbitro no le extraña que no hayamos hablado de arte. ¿Quién habla de eso?

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan José Santos Mateo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí