1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Procesando el Procès / EPÍLOGO

Yo acuso. Apuntes a un juicio y a una sentencia

Tendría guasa que un tribunal otorgara la mayoría de edad a un movimiento autorreferencial, sin más planes que la propaganda, para disculpar con ello los errores del Estado y darle al Estado un enemigo de su tamaño

Guillem Martínez 18/06/2019

<p>Manifestantes encima de un vehículo de la Guardia Civil, en Barcelona, el 20 de septiembre.</p>

Manifestantes encima de un vehículo de la Guardia Civil, en Barcelona, el 20 de septiembre.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas aportaciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

UN JUICIO POLÍTICO. El juicio al procés –esto es, la penalización de la cosa y su culminación en juicio penal, que se dice rápido–, ha modulado la política –toda; la esp, la cat– desde 2015. Sus ecuaciones y posicionamientos dramatizados han dibujado bloques en Madrid y en BCN. Dificultó una moción de censura, impidió aprobar unos presupuestos, determinó unas elecciones anticipadas. La penalización/el juicio ha modulado un Gobierno tripartito en Andalucía y, por ende, la posibilidad de asociación de la ultraderecha y las derechas nacionalistas esp en diversas comunidades autónomas y municipios. Ha afectado a la política futura en Esp –la credibilidad de la Justicia y de, todo lo contrario, la monarquía, dependerán de los ingredientes de la sentencia y de su digestión–, y en Cat –por primera vez, el partido más votado en unas autonómicas fue un partido nacionalista esp–. Las decisiones del Tribunal y de las Cámaras con los acusados electos han supuesto un menoscabo a la separación de poderes. Y, en el caso de los eurodiputados, algo próximo a una excepción europea. Finalmente, ha modulado la naturaleza del mismísimo procés. La penalización, el juicio, ha evitado la catarsis social ante el fraude político. Por el mismo precio, ha posibilitado mayorías parlamentarias procesistas en el Parlament, y ha entorpecido y crispado la constitución de ayuntamientos en Cat. El procés, un movimiento propagandístico, vertical, vital, eléctrico, cuyos mensajes giraban en torno a una independencia rápida, democrática, inapelable, preparadísima, si bien inverificable, en 2017 pasa a ser lo mismo, pero con mensajes en torno a la libertad de los presos. Es previsible suponer que en 2019 su discurso, potente, exitoso, constante, no será ya la independencia o los presos, sino la sentencia. ¿Cómo empezó todo? ¿Cómo acabará este capítulo? ¿Cuál es la causa de este juicio?

CAUSA CAUSAE EST CAUSA CAUSATI. Creo que lo que ha pasado es esto. En 2012, en plena crisis democrática, social, económica y –muy importante– de representación, un Gobierno del Estado, acosado por todo ello, y acosado por el 15M y por un movimiento plebiscitario soberanista –alejado de cualquier partido en ese momento– decide solventar todas esas crisis a través de la solución de una. La representación. Se solventa con sobrerrepresentación, un nuevo sistema intuido por aquí abajo –algunos de sus ingredientes identitarios estaban ya latentes en el aznarismo–, pero jamás visto por aquí en su intensidad. El representante, en fin, ofrece a los representados una nueva relación. Íntima. Eléctrica. Se trata de la futbolización de la política, de una aventura diaria –en la que participan, por fuerza, los medios de comunicación–, sin resultados reales, pero con un terremoto de sentimientos compartidos cotidianos. Es un marco tan potente que, además, sitúa fuera de la democracia a quien no lo comparte. Es tan potente que, por uso de marcos, la cosa –con antecedentes únicamente reaccionarios– se come con patatas a la izquierda nacional cat. Sobrerrepresentante y microrrepresentado –al votante solo se le representa en un aspecto, pero de manera profunda– comparten un lenguaje y un imaginario que no necesita hechos ni contraste. Con esa nueva representación, un Govern autónomo reconstruye el Régimen en solitario y en un territorio. Sin ayuda del Gobierno central, que no entendió que la batalla no era tanto por un Estado propio como por el Estado, seriamente amenazado y deslegitimado. No entendió que desde Cat se le pedía tiempo y ayuda. El Gobierno central, así, colaboró poco. En 2014 –y eso fue lo único que dio– ofreció tolerar una consulta simbólica, sin validación democrática. Se saldó con penas leves de inhabilitación, y con penas económicas llamativas que –importante– no fueron promovidas por el Gobierno, sino por una organización cercana a la ultraderecha. En 2015-17 se aumentó más aún la sobrerrepresentación –algo muy costoso en términos sociales, de libertad de información, de crispación–, y se volvió a repetir, punto por punto, el ínterin 2012-14 con muy pocas novedades. En el horizonte de los protagonistas, en esta nueva edición estaba la inhabilitación y una multa descomunal. Poco más. De hecho, se exponían a poco más. Los miembros del Govern que no estaban dispuestos a ello, aún así, abandonaron el barco en julio de 2017. Para entonces, hacía pocos meses –según lo declarado por Santi Vila en el juicio– que, a pesar de los titulares de la prensa cat y esp –absolutamente beligerantes–, se había interrumpido el diálogo entre los dos Gobiernos. A pesar de esa interrupción, siempre hubo contactos y posibilidad de acuerdos, hasta una fecha tan tardía como poco antes del 27O. Falló, no el material a acordar –en ningún momento se negoció la independencia o un referéndum–, sino la confianza entre ambos Gobiernos, que ya participaban de culturas y referentes diferentes. En esta ocasión, en esta segunda emisión de electricidad y de una consulta, el Gobierno Central cambió de táctica. Optó por la vía penal. Si la causa de la causa es causa de lo causado, ¿que ha sido lo causado para llegar al TS como causa?

LO FORMAL. Poco. Los días 6-S y 7-S se aprobaron dos leyes de desobediencia. Una fue una ley de referéndum. Otra, una proto-constitución, incomprensible. Lo incomprensible: era postdemocrática, se unían los poderes bajo el Ejecutivo. ¿Es necesario, en un movimiento propagandístico, que pugna por los significantes vacíos, por no verbalizarse, verbalizarse tanto y de manera tan contraproducente? Ambas leyes fueron, en todo caso, neutralizadas por el TC. No se desobedeció, en ese sentido, al TC, si bien las leyes fueron defendidas a ultranza por los políticos en los medios y en la política, esa cosa que transcurre en los medios y, cada vez menos, en la realidad. Nunca fueron aplicadas, en todo caso. De hecho, fueron intrínsecamente negadas. Tras el auto del TC, no hubo gasto alguno en el referéndum. El 1-O se llegó a un referéndum sin referéndum. Bastó para ello una multa diaria del TC a los miembros de la Junta Electoral, que fueron cesados por el Govern, no sea que la pagaran. Se coqueteó con una DUI. Me temo que en tanto se creyó que una DUI era una declaración –una declaración a la prensa, quiero decir, sin trasfondo real–. Finalmente, se simuló emitirla el 27-O, bajo la forma de una resolución en la que se invitaba al Parlament a que, algún día y a alguna hora, se tomara una DUI en serio. En la emisión de la DUI pesó más la pugna por el marco indepe –ese Chicken Game que JxC y ERC aún juegan impidió que Puigde convocara unas elecciones que perdería– que la voluntad y la previsión de una DUI. Ese mismo día se aplicaba el 155, que algunos consellers suplicaban en ámbitos privados para antes. No hubo resistencia alguna. La colaboración con el Estado fue, en algunas ocasiones, más allá del deber. El resumen de todo ello es que un Govern emitió declaraciones periodísticas –y una de indepe–, sin valor real alguno. Que practicaron la desobediencia el 6-S y 7-S, si bien luego se ciñeron a la opinión del TC, y que el 1-O respetaron la decisión judicial de prohibir el referéndum, si bien delegaron la celebración de un referéndum a la ciudadanía, sin explicarles que ya no era un referéndum y exponiéndola con ello a una violencia policial inusitada. Sí, la clase política procesista, sobrerrepresentada, son unos impresentables. Pero adheridos a una tradición, en la que se insiere como política la declaración a micrófono no contrastada. Una tradición en la que puedes prometer un referéndum vinculante de entrada en la OTAN y, finalmente, ofrecer uno consultivo de salida. Una tradición en la que un presi de Gobierno puede mentir sobre la autoría de un atentado para afianzar el resultado en unas elecciones, exponiendo con ello la seguridad europea. La mentira, la deshonestidad, no es de por sí materia del Código Penal. ¿Por qué hemos llegado a ese extremo?

LO INFORMAL. Si el procesismo es un entramado propagandístico exitoso, pero emisor de políticas caóticas, el Estado no come muy lejos. La respuesta del Estado a todo esto fue autoritaria, desordenada, hasta que llegó al tramo penal, de por sí, ya lo veremos, caótico. Incluso en ese tramo penal, y antes, no se comportó como si la amenaza fuera seria. No emitió, por ejemplo, ningún Estado de sitio. Es posible no descartar que el Estado accediera a la vía penal, desproporcionada, por esa vivencia personal desproporcionada llamada humillación. El Estado, a través de sus policías, fue humillado en el juego absurdo de perseguir un referéndum que ya no lo era. Fue humillado buscando papeletas por toda Cat, encontrando alijos de papeletas que, inmediatamente, eran repuestos en otra imprenta. Su único éxito fue el hallazgo de la correspondencia electoral –algo, por otra parte, irrelevante en un no-referéndum–, en Unipost, la empresa, por otra parte, que se encarga siempre de enviar la correspondencia electoral. Fue humillado al no tener la capacidad de encontrar las urnas –no sólo no encontraron las más de 2.000 urnas del referéndum, sino tampoco otras más de 2.000, adquiridas por si encontraban las primeras–. Fue humillado antes del 1-O, a través de una orden del TSJC, en la que se impedía un referéndum en el que participarían dos millones de personas –algo sumamente difícil de impedir sin utilizar napalm–, pero que ya no era un referéndum por decisión del Govern. Fue humillado por los mandos policiales enviados a Cat, que fueron incapaces de planificar algo razonable para el 1-O. Fue humillado, internacionalmente, con la actuación policial del 1-O. Paralelamente se produjo otra humillación, quizás más determinante. La del rey. En agosto de 2017, el rey –me dicen– se sintió humillado por el trato recibido por la clase política y por la ciudadanía con motivo de la manifestación contra los atentados integristas. Esa humillación adoptó formas parecidas a la furia. La furia estaba latente, o crecidita, el día 2-O. Ese día Puigde había grabado una entrevista en la BBC. Se suponía que en ella hablaba de una DUI –finalmente, no fue así; fue la palabrería de siempre–. Tras un contacto con la BBC, la Casa Real empezó a escribir, unilateralmente, el discurso del 3-O, que posteriormente fue presentado a Rajoy para su refrendo. Rajoy, en ese momento, impresionado por los resultados no calculados de la violencia policial del 1-O, estaba por enfriar la cosa. No obstante, refrendó ese discurso calentito. Un discurso escrito antes desde la experiencia personal –el calentón, vamos– que desde la observación de la realidad –no había ganas, pero tampoco opciones para una indepe, salvo la violencia desmesurada del Estado–. En el discurso no se meditaba sobre la violencia vertida, sino que se anunciaba más. Se ha dicho que alguien en Zarzuela dijo ese día: “Hoy hemos perdido Cat, pero hemos ganado Esp”. Lo que no está tan claro. Sí, el Estado se puede permitir 40 años con un territorio falto de adhesión –eso ya ha pasado–. Pero no está claro que eso no salpique al resto del Estado si se opta por estilismos no democráticos. El rey –su discurso ha sido citado en campaña por Vox, C’s y PP– supone el fin de cualquier posible reforma del Estado. Y la penalización de cualquier intento. Sólo el tiempo dirá si es una reformulación de la democracia esp. En todo caso, fue el pistoletazo de salida de la reacción penal del Estado. El informe final de Fiscalía habla de ese discurso como momento fundacional de su trabajo y de su punto de vista. La vía penal, y no sólo eso, sino la petición de cargos y condenas desproporcionadas nacen con ese discurso. La monarquía ha hecho una apuesta de su siglo XIX y su primer tercio del XX.

DIFÍCIL PENALIZACIÓN. La Fiscalía ha apostado, desde el principio del juicio a su fin, por los cargos de rebelión, malversación y desobediencia. El primero es un cargo varias tallas más grandes de lo sucedido. De hecho, se diría que en un principio ese cargo era solo instrumental. Posibilitaba el juicio en el TS, así como el uso de la preventiva. Pero sigue siendo esta mañana a primera hora, glups, una apuesta firme. Esa apuesta ha modulado la causa. Hasta hacerla incomprensible. En primer lugar, se ha roto su unidad. La causa, así, transcurre en el TS, en la AN, en el TSJC, en el Juzgado 13 de BCN. Con grave peligro de indefensión para los acusados. En el TS, por ejemplo, la Fiscalía disponía de declaraciones realizadas ante la AN que las defensas desconocían. Por otra parte, se ha depurado a los acusados. El procesismo, vertical –hasta el punto que su destino lo decidió una sola persona, el 25S–, es también sumamente informal. Faltan, por ejemplo, personajes no electos y sin responsabilidades políticas, que conformaron un comité de toma de decisiones –o, como se vio, de no-toma-de-decisiones–, y cuya presencia en el banquillo hubiera afeado, aún más, un delito de rebelión, esto es, de golpe de Estado. También se han depurado los días en los que transcurre la causa. El 6-S y 7-S casi no han aparecido. El 27-O, tampoco. Casi todo ha transcurrido en los días 20-S y 1-O. Días, por otra parte, distintos y distantes, y no muy alejados de manifestaciones con marrón al uso.

KELSEN, QUE ALGO QUEDA. En el juicio ha quedado claro el despropósito del cargo de rebelión. Ha quedado muy poco fundamentado el de sedición, no ha quedado demostrado en absoluto el delito de malversación –ha quedado claro, en ese sentido, que la Gene, una institución de dilatada trayectoria centro-derechista, es un as en que no le pillen con un recibo chungo–, y ha quedado dispuesto en la mesa del Tribunal, de manera inquietante, el cargo de organización criminal, propuesto por Vox. Sobre rebelión: no queda claro el momento del alzamiento. Ni siquiera han quedado claros sus integrantes, ni la participación de armados. Sí, la Fiscalía, con más razón que un santo, ha aludido a turbulencias en la fuerza de la Pirámide de Kelsen. Pero a) Cat es una pirámide de Kelsen sumamente enclenque. Sus gobernantes no solo no quisieron dominar la población y el territorio, sino que no pudieron. No pudieron hacer nada que no fuera, estrictamente, decir, hablar. Por otra parte, enviar al garete la pirámide de Kelsen es algo propio de la crisis democrática europea. Es lo que pasó literalmente en Grecia. La Troika (la Comisión, el BCE y el FMI, tres ONGs legitimadas, pero no democráticas) hizo en años recientes a la pirámide de Kelsen lo que el invierno a los cerezos. La reforma constitucional exprés del 135, por ejemplo, fue acorde a derecho/kelseniana si bien con ella el Estado borró el sentido del bienestar que aparece bajo el palabro “social” en el primer artículo de la CE. Lo que no acaba de ser Kelsen way of life. Lo que nos debería hacer meditar, hermanos, no solo sobre golpes de Estado posmodernos, sino sobre un Kelsen posmoderno y sobre dónde se le localiza con mayor facilidad: si en los discursos propagandísticos de trileros o en las reformas constitucionales estructurales.

SOBRE EL TRATAMIENTO DE LA MENTIRA. Se ha enjuiciado algo que no era un proceso de autodeterminación, pero tampoco un golpe de Estado. Se está juzgando algo gravísimo, que en Alemania se consideró una amenaza leve al orden constitucional, y que en absoluto encajaba con el palabro rebelión. Lo que sea que se juzgue tiene que ver con la mentira, por tanto. ¿Qué tratamiento ha tenido el Tribunal con la mentira? En general, el TS ha sido muy tolerante con ella en sus extremos. Es decir, la ha tolerado sin inmutarse cuando la emitían mindundis y grandes velocistas. No se ha ensañado, sino todo lo contrario, por ejemplo, con autónomos y pequeños empresarios que no fueron claros en el momento de describir el cobro de su trabajo. Tampoco lo fue con altos cargos electos. Rajoy, en ese sentido, emitió una declaración de la que se puede ponderar un gran distanciamiento con la realidad. Y no fue amonestado. Sus declaraciones, posteriormente, fueron contradichas con los hechos mostrados en el juicio. Y, todo apunta a ello, el Tribunal no hará nada al respecto. Lo mismo con Soraya SS, a quien una defensa pidió tratar como testigo renuente, sin respuesta del Tribunal. Los únicos perfiles tramitados a un juzgado de guardia por su declaración han sido cargos políticos cat. La mentira, o al menos una realidad rica en impresiones personales y detalles y exageraciones –pudieron hablar de odio, de miedo, y de ataques violentos perpetrados con Fairy, el milagro anti-poli– fue admitida en los testigos de la acusación, y fue más matizada, cortada y filtrada en los de la defensa. La mentira, en fin, se ponderó con su aproximación al centro geográfico de la Península. Las defensas, a su vez, optaron por una defensa técnica, nítida, que aprovechó el caos del Estado en aquellos días –y, me temo, en estos– y la exageración de los cargos y de su tratamiento. Ese fue el caso de Melero. El resto de defensas aprovecharon esa posibilidad, la delegaron en Melero y, periódicamente, satisficieron a sus clientes con pequeños momentos de léxico y sentimentalidad procesista. Es importante recordar que, salvo Cuixart, todos los acusados reconocieron que tras el procés no había un hecho político, sino declaraciones periodísticas. Por lo que las defensas, en ese sentido, también defendieron a los acusados de la percepción de todo ello en la sociedad cat. Sólo la sentencia fijará si acertaron unos abogados u otros. O ninguno. La defensa de Cuixart fue la que hizo más hincapié en derechos fundamentales. Con Cuixart, en fin, cabe la posibilidad de que se esté juzgando el derecho de asociación y de manifestación. Una sentencia al respecto puede ser fundacional de algo nuevo, o garantista. Puede ser, snif, la única gran verdad en todo esto. O prolongar la mentira.

SOBRE LA SENTENCIA. Se espera la sentencia para julio u otoño. Por mi parte, me he jugado un cenorrio a que será para julio. Las defensas oscilan entre el optimismo absoluto de Melero –desobediencia, poco más–, que es, por otra parte, la realidad pesimista que he descrito en estos años, y el pesimismo de otras defensas. Entre las defensas fluye la idea de que una condena superior a 4 años sería el equivalente a la pena de muerte del siglo XIX y XX. Un castigo ejemplarizante. El hecho de que no se haya concedido ya la libertad provisional a los acusados, el hecho incluso de que a Junqueras no se le permita aún ir a la JEC y al Parlamento Europeo a por lo suyo puede ser un indicio de severidad. O no. Una sentencia unánime, me dicen, sería por fuerza una sentencia más flexible y benigna que una con votos particulares, incapaces, por tanto, de firmar una sentencia con fuertes dosis arbitrarias. Con la sentencia, la Justicia elige entre aproximarse al punto de vista europeo, que negó las euroórdenes –algo que nunca se deniega– por su carácter exagerado y desproporcionado, o aproximarse al discurso del 3-O, que describió un golpe de Estado, no demostrado en el juicio. Por lo mismo, la sentencia puede decidir no sólo si hubo DUI, sino que toda aquella pasada autoritaria, que ha puesto a la sociedad cat a las puertas de la crispación y del fanatismo protocatólico, fue en verdad algo serio, meditado con posibilidades reales. Tendría guasa que un tribunal otorgara la mayoría de edad a un movimiento autorreferencial y propagandístico, sin más planes que la propaganda, para disculpar con ello los errores del Estado, para darle al Estado un enemigo de su tamaño. Para no desautorizar al discurso democráticamente extraño del jefe del Estado en el 3-O. Por otra parte, si Picasso violó los códigos de la realidad para crear belleza, un tribunal puede hacerlo para crear todo lo contrario, sentencias que no se parecen a la realidad al primer vistazo. O al segundo. O al tercero. Un tribunal, en fin, es un símbolo. Visten simbólicamente, con togas y puntillas, para demostrar que no son estrictamente humanos, que están en una esfera autónoma. Esa es la descripción y el ideal de la Justicia. Pero también, glups, de lo gremial. Lo veremos, en todo caso, con la sentencia. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas aportaciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ktx

    Muchas gracias por tu trabajo, y por tu indepencia.

    Hace 2 años 4 meses

  2. marga

    He leido este bonito texto con algo de cansancio. Como escocesa, ya he vivido un referendum de independencia, y no he muerto en el intento. Como tampoco moriría nadie aquí en una situación similar. Estoy harta de tener que arrastrarme por toneladas de teorías sobre el asunto, en representación de mundos paralelos en que todo el mundo cuelga su visión global sobre las espaldas de los acusados de rebelión en el juicio que acaba de terminar. Osea, puro teatro. Recomiendo libros como “Barcelona, Madrid y el Estado”, “España, Capital Madrid” o “Madrid es una isla: el estado contra la ciudadanía” si en vez de vocalizar, queremos reflexionar sobre lo que puede ser la raiz del actual problema. En Hong Kong, parece que lo tienen más claro. Su movimiento último se llama “localismo”, y aunque este término ha sido impuesto por censura, han hecho bien en evitar el término con efectos pavlovianos “independencia” que en esencia quiere decir el mismo. El localismo es una cosa guay, no? En todo menos nuestro campo de referencia, la gobernanza, parece que si. Los del km 0, decrecimiento, slow food, etc. no son conscientes de escandalizar a nadie, más bien al revés. No tienen los periodistas de turno bramando sobre su movimiento así: “un movimiento autorreferencial, sin más planes que la propaganda” por un lado, hasta el golpe de estado y fin del mundo, por el otro extremo. No lo van a llamarlo un grito de dolor, claro. Hay que repartir leña, al juicio último del estado me refiero. Los escoceses tampoco tenían un plan, sólo la convicción de poder tomar su tiempo y negociar democraticamente después de expresar su voluntad. Como los de Hong Kong, vamos. Al menos pre Brexit, en el Reino Unido hubo lealtad institucional. Lo que era de Escocia se quedaron los escoceses. Les dejaron hacer y han ido haciendo, respetando las normas. En cambio, un estado centralizador como España que en sus periferias ni hace ni deja hacer, es una situación inestable. Y con una de estas periferias dotada con una ciudad global, pasó lo que tenia que pasar, pero pagando unos pocos el grueso de la factura. Pero también, pagando una sociedad entera traumatizada. Ahora me encuentro colgando mi visión de esta triste historia. Harta de contribuir más al fangal.

    Hace 2 años 4 meses

  3. zyxwvut

    Cualquier persona que no viva en Cataluña sacará un visión falsa de estos "apuntes" del señor Martínez: "En 2012, en plena crisis democrática, social, económica y –muy importante– de representación, un Gobierno del Estado, acosado por todo ello, y acosado por el 15M y por un movimiento plebiscitario soberanista –alejado de cualquier partido en ese momento– decide solventar todas esas crisis a través de la solución de una." Falso, y basta cosultar la hemeroteca y revisar la cronología de 2011 y 2012 para comprobarlo, no existía ese "movimiento plebiscitario soberanista" fuera de las ridículas "consultas" en pueblos de ultraderecha de estelada, animadas por personas de perturbación,mental reconocida de la CUP. Pero la política institucional nacionalista ya calentaba motores manipulando la sentencia del Constitucional. Otra. "Sin ayuda del Gobierno central, que no entendió que la batalla no era tanto por un Estado propio como por el Estado, seriamente amenazado y deslegitimado. No entendió que desde Cat se le pedía tiempo y ayuda." ¿desde "cat"? Pero ¿no quedamos que "cat" es una realidad social y política plural ¿desde qué "cat"?. Más aún. "Poco. Los días 6-S y 7-S se aprobaron dos leyes de desobediencia. Una fue una ley de referéndum. Otra, una proto-constitución, incomprensible." ¿Poco? "Se aprobaron" el hecho de que su "aprobación" fuese el resultado de un golpe parlamentario que ninguneaba al 62% de la sociedad no merece ni una comentario. No merece ni un comentario porque estos "apuntes" reducen todo lo sucedido en Cataluña a un juego de rol entre profesionales de la política. La sociedad ni aparece. Y un juego devrol mal explicado en que la escalada creciente de provocación, burla y ninguneo hacia la mayoría social y política de Cataluña contraria al secesionismo no merece ni un "apunte". Es el precio a pagar para no ser linchado por la industria identitaria del nacionalismo catalán. Lo entendemos, señor Martínez. Hay que gritar fuerte que no existen neogolpes de estado y que la realidad política no ha sufrido cambios desde 1979. Y mezclar peras y castañas de referéndum y decir que son lo mismo.

    Hace 2 años 4 meses

  4. Alexander Voigt

    Triste resumen de la última década - pero completamente acertado.

    Hace 2 años 4 meses

  5. Jaumet

    Volia compartir-lo al facebook fins que he llegit "el fanatismo protocatólico". No tens remei.

    Hace 2 años 4 meses

  6. M

    Lo mismo digo, gracias Guillem. Escribes/piensas tan bien que me convences. Disfruto.

    Hace 2 años 4 meses

  7. ton

    He trobat a faltar los dibuixos! Ben guapos!

    Hace 2 años 4 meses

  8. ton

    Enhorabona! Segueix així!

    Hace 2 años 4 meses

  9. Mbv12

    Ha sido una maravilla leerte, gracias por la cobertura.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí