1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO LOS INFORMES FINALES (IV)

O che lieve é ingannar chi s’assecura!

Marchena da por finalizado el juicio. Un juicio en el que una cultura política juzga a otra, parecida, simétrica. Una ocasión para ver si la Justicia forma parte de esa simetría. Lo veremos en la sentencia

Guillem Martínez Madrid , 12/06/2019

<p>Marchena, en el TS.</p>

Marchena, en el TS.

G. M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas colaboraciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

ADIÓS A TODO ESO. Hoy se acaba el juicio. Han sido 52 sesiones, una por cada provincia, y dos más por Ceuta y Melilla. Ha sido, en ese sentido, un alivio haber perdido Filipinas, Puerto Rico, Cuba, la isla de Guam y Perejil. Empezamos con informes. Como ayer, dos escuelas. La a) escuela técnica apostó por hablar al Tribunal de hechos probados y no probados. Es decir, demostrar científicamente que todo lo declarado a la prensa en el ínterin 2012-17 era falso, por lo que este juicio y sus cargos son varias tallas mayores a la correcta. La b) escuela política compaginó eso con hablar para el procesismo por la tele. Es decir, que lo compaginó con el culo. Las defensas de Cuixart –un gran informe; el eje: la defensa de derechos fundamentales–, Forcadell, Borràs –una gran construcción contra el manifiesto dadá de Fiscalía– y Bassa han emitido informes técnicos brillantes y ejecutivos que, al interpelar al Tribunal en el lenguaje adecuado, pueden tener consecuencias técnicas. Es decir, jurídicas. Luego se ha iniciado, zas, el turno de últimas palabras de los acusados, tan desaconsejados por los abogados. Quizás son sendos momentos de oro para valorar qué y a quién se ha juzgado. Una invitación a meditar este juicio como a) una excentricidad, o b) algo más inquietante, hermanos. 

JUNQUERAS. Junqueras se arranca con unos versos de Petrarca, ese hombre que se inventó un yo diferente a Petrarca. Lo que, si exceptuamos la calidad de Petrarca, es procesismo. Voi ch'ascoltate in rime sparse il suono. Aluden a la primera vez, en lengua romance, en la que un autor apela a su lector. Con ese verso, Junqueras quiere apelar a su público. Que son dos públicos contradictorios e imposibles de satisfacer a la vez. Uno es el Tribunal. Otro es el votante. Intenta hacerlo apelando, a su vez, al diálogo. “A hablar y escuchar, que es la base de todo entendimiento”. En su parlamento, muy breve, describe la buena política y la mala. Y se sitúa en la buena: “Siempre he evitado la mala política, la que no busca soluciones”. Y con eso evita situarse en la política esp, en la que el diálogo sólo se produce entre las élites. No se produjo en 2017 entre la élite cat y esp. Pero no se produjo, desde 2010, en la sociedad cat. No se produce aún. Es imposible. El discurso propagandístico impide hablar con los no creyentes. Algo dramático, incluso terminal, en un país pequeño. Supone la expulsión del grupo para los no acólitos. En 2019 se intentó el diálogo intergubernamental con Sánchez. El discurso propagandístico cat, y el miedo al riesgo y el hartazgo esp lo suspendieron. Hablar todo el rato de diálogo y no ejercerlo, incluso boicotearlo, no es delito. 

ROMEVA. Asume lo explicado por su defensa. Es decir, la mentira, el trile. La decora con un discurso protocatólico, similar al de Junqueras. Se presenta a sí mismo como una sobrerrepresentación: “No estamos siendo juzgados nosotros, sino dos millones de personas”, de la misma manera que cuando gobernaban sobrerrepresentaban anhelos de dos millones de personas, nunca llevados a cabo. Apela al diálogo del anterior párrafo. Es decir, se presenta como el bando dialogante –tiene razón en una cosa: teniendo la misma cultura del diálogo, son el único bando en el trullo–. Se lía con el concepto odio. En plan nunca hemos difundido odio hacia los esp. En un juicio no se habla de odio. Ni siquiera en La Haya, donde el fiscal te invita a ello. Habla con sinceridad, en todo caso. Meditación: un político en el trullo se parece a uno en el no trullo en que siempre ve a las mismas personas, de manera que el político procesista no ve una sociedad cat dividida por motivos esencialistas, cada vez más próximos al odio. Todo ello no es delito. En Esp es una tradición renovada por el aznarismo.

FORN. Asume a sus defensas. Es decir, la descripción del trile procesista. Lo ve y lo supera. Viene a decir que se le juzga por sus ideas, pues no hubo acciones que las confirmaran –no, no es coña–. A lo que agrega: “Me mantengo fiel a mis ideales” –esta gente debería, en fin, salir ya del trullo y de la política, e ir a Cat a dar explicaciones sobre los conceptos “ideas”, “acciones” e “ideales”. Apela al diálogo. Ese diálogo del párrafo Junqueras, que consiste en señalar a la otra trinchera como no dialogante. Aunque ninguna de las trincheras dialogará jamás, es la única solución, me temo. Por otra parte, en ninguna región de la cosmovisión vertida hay un solo delito.

TURULL. Realiza una feroz defensa de los derechos y libertades fundamentales. Dibuja otra feroz crítica al TC. Alude a la sobrerrepresentación –“somos meros instrumentos de la sociedad cat”; no lo son; son políticos que sólo hablan con los suyos y que han engañado a los suyos–. Defiende que lo acaecido en Cat no es violencia. No lo es, en efecto. No lo fue tampoco la manifestación que rodeó al Parlament en 2011. En el juicio a los detenidos de forma aleatoria en aquella mani, los calificó de fascistas, y describió sus acciones como violencia. En segunda instancia, en el TS, Marchena se sacó de la manga el concepto “violencia ambiental”, por el que aquellos detenidos irán al trullo. Igual se trae a colación en la sentencia de este juicio. Tendría guasa. Tras un “los cat no somos ovejas”, tira la caña a la cultura esp del pacto y el acuerdo entre élites, tan nuestra, snif. Nada de todo ello es delito.

RULL. Dice que no se arrepiente de nada, y luego explica que no hizo nada. Habla de la desafección cat después de la sentencia sobre el Estatut del TC. Es posible intuir que está pidiendo, como solución, volver a ese Estatut. Hace, al menos, guiños, a un cambio constitucional. Realiza un discurso democrático épico, que no casa con el engaño emitido a su sociedad. Finaliza con un poema de Espriu. Nada de esto es delito, si bien lo de Espriu debería serlo.

SÁNCHEZ. Cita a Sócrates. Es decir, se equipara a Sócrates. Por lo demás, es el primer discurso con algo de chispa y garra. Sí, se presenta como sobrerrepresentación. Habla del dolor de estar en la cárcel –cierto, inaudito, por otra parte–, “que en Cat se socializa” –a través de TV3, por ejemplo, que ha emitido dos monográficos sobre el dolor de los familiares de los acusados; en un programa, la esposa de uno de ellos explicaba el dolor: “He dejado de tomar café porque a él le gustaba mucho, y no puede tomarlo”; esas ceremonias de dolor se utilizan para formar grupo; es decir, para realizar expulsiones del grupo–. Alude –esto es importante–, al abuso de la preventiva, que ha conocido, y que se debe erradicar –algo importante si lo dice el segundo de la Sindicatura de Greuges, el Defensor del Pueblo Cat–. Alude al hecho de que esto es un problema político, no solucionable por el poder judicial. Empieza a hablar de algo que ya no es procesismo: “Quizás no veré la indepe de mi país en mi vida”, y finaliza con una frase que explica un proyecto con otro timing y, a la vez, que la cárcel le ha creado tatuajes en el alma: “Un compañero de cárcel me dijo que no hay puerta que se resista. No diré quién es, pues cumple condena”. Nada de todo eso es delito. Lo de la puerta del compi no lo es si no te pillan.

FORCADELL. Forcadell realiza un discurso técnico, defendiendo su inocencia, en el que aparece el concepto “pruebas falsas” –si, la Fiscalía se ha lucido–, y el agravio comparativo que significa ser juzgada en el TS por rebeldía mientras sus compañeros de Mesa son juzgados en el TSJC por desobediencia. Nada de todo ello es delito. Bueno, lo de falsificar pruebas, sí. 

BASSA. Discurso político del siglo XXI que se inicia con un “¿cómo me he sentido en la cárcel?”. Es decir, un discurso sentimental y apolítico –exemplum: “No soy yo quien tiene que decir si esto es un juicio político”–. Más siglo XXI: explica que “no es desobediencia presentarse con un programa y no plantearlo”. Y, más siglo XXI/glups: “La historia no se escribe en los libros, sino que se trasmite oralmente por el pueblo”. Y en ese trance, me temo, hay que ayudarle. Socorro. Nada de todo eso es delito, sino cotidianidad esp. 

CUIXART. El discurso más sólido. Con Cuixart, en ese juicio, se diría que se abre la opción indepe de desobediencia, alejada, por tanto, del procesismo. Pega: nace del procesismo, esa escuela propagandística, en la que fueron básicas las dos asociaciones. Y no, la propaganda no es delito. Defiende una desobediencia civil, pro-derechos fundamentales, que no se ha producido hasta ahora en el procesismo, pero sí fuera de él. De hecho, el procesismo nació para evitarla en un momento de austeridad. Emite un discurso pan-democrático –“del resultado de este juicio dependen los derechos de Vallecas”; cierto, me temo; se está juzgado, con él, el derecho de asociación, de manifestación–. La unidad de la democracia no son las sociedades, sino los pueblos: “Nunca nos enfrentarán entre pueblos”. Alude al discurso del rey como un mal rollo inapropiado, como lo fue. Fue más que eso. Anuncia un futuro de desobediencia. Nada de eso es delito. O no lo es siempre.

SANTI VILA. Otro buen discurso. Comunica su fidelidad a la CE, algo “recibido con hachazos en Cat”, que es compatible con el hecho de reconocer Cat como nación. Explica lo que es una novedad hasta cierto punto, que en enero-marzo de 2017, a través de Urkullu, se estuvo a punto de llegar a un acuerdo intergubernamental con Rajoy. No se culminó, como le explicó una ministra, “no porque no fuera posible” –vamos, que no estaban negociando la indepe; jamás lo hicieron– “sino porque no se dieron las condiciones de confianza”. Alude al procés como un mosaico, y no como una línea progresiva hacia algo, por lo que es difícil juzgarlo. Explica que la causa no se inició antes de octubre de 2017 “porque había diálogo”. Ese diálogo del párrafo Junqueras. Vamos, que esto es un juicio político. Incluso de unos políticos contra otros. Nada de eso es delito. Borrás y Mundó pintan en blanco. Asumen sus defensas/no hicieron nada. Nada de eso es delito, indeed.

MEDITEMOS, HERMANOS. Marchena da por finalizado el juicio. Un juicio en el que una cultura política juzga a otra, parecida, simétrica. Una ocasión para ver si la Justicia forma parte de esa simetría. Lo veremos en la sentencia. El Estado se puso en riesgo a sí mismo con este juicio. Su credibilidad, su clase política, su cultura democrática –tres cosas muy tocadas desde 2011–, su Justicia –con puntos oscuros, y que tiene ahora un papelón–, sus policías –desacreditadas en este juicio– y, tachán-tachán, su monarquía, que ejerció la política desde la misma inteligencia y delicadeza que en el siglo XIX, y que ha unido su suerte a este juicio penal. Sí, penal. Hasta otra. Ha sido –en cierta manera– un placer. Hablar con ustedes, al menos. 

––¿Algo más, Larra?

––Sí. ¿Por qué ha titulado esta crónica con un verso de Petrarca?

––Estaba a huevo.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas colaboraciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ton

    I si estiguessin jutjant als teus amics comuns diries el mateix? Serien, suposo, també cultures polítiques simètriques? Res com molta d'aquesta gent està per un referèndum pactat amb l'Estat...potser seran els següents? Ho dic pq et comencis a preparar les següents cròniques...A no que aquests guanyen batllies amb els C's... Gràcies per les Cròniques!

    Hace 2 años 4 meses

  2. Hanna

    ¿Y qué pudo hacer usted con esa salvajada que me cuenta? ¿Yo? Encaje de bolillos. ¡Estaba a huevo! ¿Te lo actualizo y acentúo donde se debe? O che lieve è ingannar chi s’assicura! Pillado por ahí: «Hablo, escribo y hasta leo -puntualización imprescindible- en castellano, en gallego, en catalán y, si me apura mucho la ira, me exalto en español. Pero soy disidente, aunque me consta, ¡y cómo!, no solo que el español besa de verdad, sino que hubo disidentes desde el momento mismo en que fue engendrado el primero de ellos, y con él, la medula o meollo de nuestra idiosincrasia. Y qué curioso hecho que, aun habiendo nacido en Madrid algunos de los que discreparon -no todos, claro, ancha es Castilla, y más ancha aún España-, hubieran de exilarse, en ocasiones pegándose un tiro o arriesgándose a que se lo pegaran. Larra, sin ir más lejos, antes de cumplir los 28, se expatrió, que qué Armijo, ni qué Dolores, ni qué ruptura con Dolores, ni qué acta de diputado truncada por el Motín de La Granja, sino el testamento que nos legó en El castellano viejo y en tantos otros artículos. Y no solo Larra, ¡cuántos disidentes se nos fueron o se nos los llevaron por haberse negado a ser españoles como Dios manda!» Así es, estaba a huevo.

    Hace 2 años 4 meses

  3. pasasbaporaquí

    la verdad es que es un placer leerte. no pares, pero procura tampoco volverte un arcadi espada, todo tiene un límite ;)

    Hace 2 años 4 meses

  4. jaime quintans garcia

    ¿que dice Petrarca?

    Hace 2 años 4 meses

  5. zyxwvut

    Penoso final para un penoso desarrollo de "crónicas". En puro y frío análisis en un asesinato a tiros no hay delito; a la víctima la matan las balas, que salen de un arma, que empuña un sujeto, que aprieta el gatillo con un solo dedo, un gesto -- de por si-- imposible de llevar a la muerte a nadie; ¿llevamos a las balas a juicio? ¿a la combustión de la pólvora que las propulsa?. Aquí ya se sabe, no hay delincuentes, no han pisoteado la democracia e ignorado que un 62% de la sociedad de Cataluña (en su buenos tiempos) no les seguía. Nada de lo que han hecho es delito... y Cuixart es un santo camino de los altares. Se ha lucido usted, señor Martínez....

    Hace 2 años 4 meses

  6. fattsbackett

    El placer ha sido nuestro, Guillem: un lujo leer tus crónicas y tenerte por Madrid todo este tiempo!

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí