1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Andrés Villena / Economista y sociólogo

“La clase dominante utiliza el Estado para ordeñar las instituciones”

Marta Luengo 12/06/2019

<p>Andrés Villena.</p>

Andrés Villena.

Fernando Coto Marín

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los poderes fácticos son como las brujas, sabemos que haberlos haylos. Somos conscientes de que existe cierta oligarquía que, entre bambalinas, mueve con más o menos destreza los hilos de nuestros políticos en la escuálida democracia que hemos construido. Pero la idea que tenemos de esa oligarquía es abstracta, de caras desdibujadas, sin contornos, sin nombres propios. De otra manera, el vértigo sería mayor.

Es lo delicado de asomarse al nuevo libro de Andrés Villena, Las redes de poder en España (Roca Editorial). La abstracción se pierde, la inocencia desaparece y queda el desasosiego al entrever que las élites, como él dice, sí tienen conciencia de clase, saben lo que quieren y cómo defenderlo. En sus páginas se ve con claridad cómo, en realidad, no importa el color del gobierno o los nombres de los ministros. Lo que importan son sus redes, a qué grupos pertenecen, qué intereses defienden.

Andrés Villena (Elche, 1980), economista y doctor en Sociología, no se deja ningún ámbito por escudriñar en los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Y no se queda solo en la descripción de las redes, las puertas giratorias, sus miembros o la manera en que dominan, sino que realiza un análisis socioeconómico de sus consecuencias: cómo se debilita el sistema democrático y cómo se impone cierta agenda económica, la neoliberal.

En las páginas del libro diseccionas las redes que hay tras los gobiernos de Zapatero y Rajoy. ¿Podría decirse que en los primeros hay una especie de lucha entre lo que se puede hacer en el poder y ciertos valores sociales, mientras que en los segundos la utilización de la política es más cruda? 

Sí, podría decirse que los gobiernos del PP son, por utilizar un símil, pornografía del poder, con un uso del mismo muy explícito, mientras que los del PSOE son más bien erotismo. La pornografía del poder que practica el PP sirve, por lo explícito que es, para aprender cómo funcionan determinadas élites españolas y es muy útil para analizar después sus expresiones más veladas en los gobiernos socialistas.

La lucha por cambiar la sociedad acaba desembocando en una lucha por el poder

El gobierno que conforma Rajoy en 2012 es tan empresarial, tan lobbista, que parece un manual de cómo se conforma el poder. Rajoy es como el gran padre que va uniendo distintas familias. Todos los intereses económicos están bien representados: las altas finanzas, los oligopolios, empresas de armamento… hasta la directora general de seguridad alimentaria venía de un puesto similar en Coca-Cola.

¿Existe el PPSOE? 

Hay datos en los que podemos ver que PSOE y PP no son lo mismo, si bien es cierto que en política económica hay ámbitos en los que cuesta más ver las diferencias, sobre todo, en lo que denominamos los tecnócratas, casi siempre relacionados con los funcionarios de élite.

Los lemas políticos, como ese del 15M (donde yo tomé parte) –“PSOE, PP la misma mierda es”– son inevitablemente simplificaciones y, como tales, no pueden recoger la complejidad. Siguiendo el marco teórico que empleé en mi tesis doctoral, cuando Podemos emplea el término “casta”, lo que hacía era utilizar una “fórmula política”, utilizando la terminología del pensador social Mosca: crearon una fórmula retórica para presentarse como una alternativa a lo que existía previamente. Toda fuerza política, progresista o reaccionaria, experimenta inevitablemente una tendencia a perpetuarse en el poder y siempre debemos sospechar de quien nos diga que viene a cambiarlo todo y a crear algo totalmente nuevo.

Por lo que dices, esto es un campo magnético del que nadie puede escapar… 

La lucha por cambiar la sociedad acaba desembocando en una lucha por el poder y, aunque no quiere decir que todos sean lo mismo, también los nuevos partidos como Podemos participan de esta lógica. No es algo que haya que echarles en cara, pero demuestra la llamada teoría circular: las élites estatales y multinacionales cooptan las energías revolucionarias, las dejan participar en las instituciones porque saben que eso las transforma. Esto no es un fatalismo, estas nuevas fuerzas pueden introducir muchos cambios, alterar los equilibrios, introducir temas en la agenda que antes ni se planteaban, etc. Todos luchan por el poder pero lo que hacen para obtenerlo les define y diferencia. Quizá el surgimiento sorpresivo de Ciudadanos años atrás sugiera que la entrada sin más de Podemos al sistema parlamentario era demasiado peligrosa.

¿Qué o quiénes dominan?

Son redes de élites que comparten intereses, de ahí el título del libro, Las redes de poder en España. Banca, medios, empresas, altos funcionarios, todos tienen su parte de fuerza, su capacidad de influencia. 

La red se reproduce a sí misma, las dimisiones, jubilaciones o fallecimientos nos llevan a que la red produzca relevos en forma de líderes con comportamientos similares

La red se reproduce a sí misma, las dimisiones, jubilaciones o fallecimientos nos llevan a que la red produzca relevos en forma de líderes con comportamientos similares. Cuando cambia un gobierno, el nuevo equipo entra en el seno de una red de redes que constriñe su acción. Es importante saber esto, no para deprimirse, sino para estar más preparados para cambiar las cosas.

Vayamos a Zapatero. Hablas de un gobierno de simulacros, ¿por qué? 

En esa época teníamos debates sobre cosas que no eran reales pero que creíamos que estaban ocurriendo y, finalmente, acababan teniendo consecuencias. Es como si entras en un banco con la mano metida en la solapa y, aunque no lleves una pistola, puedes producir efectos reales como ataques de ansiedad y llamadas a la policía.

Así, durante tres años se produjeron todo tipo de manifestaciones y acusaciones desde los medios de comunicación conservadores.  Desde las supuestas implicaciones de Zapatero y Rubalcaba en el 11M hasta los Estatutos que iban a romper España. El PSOE decidió canalizar toda la energía negativa de estas cortinas de humo e intentar movilizar al electorado moderado de cara a 2008. Gracias a los nuevos medios de comunicación que impulsó Zapatero y a la caricatura en que cayeron obispos y falangistas, el PSOE volvió a ganar. 

Pero detrás de los simulacros están los gerentes de a la política económica, representantes de importantes empresas españolas y, sobre todo, de los tecnócratas de la Comisión Europea. Pedro Solbes, una de cuyas directoras generales fue Nadia Calviño, actual ministra en funciones, había sido el comisario de Finanzas de la UE y uno de los más firmes defensores del férreo control del gasto público. Es decir, nos encontramos ante una izquierda efectista en lo cultural –lo que algunos llamaron los derechos sociales– pero totalmente castrada para transformar el modelo económico.

Y Sánchez ha hecho igual…

Exactamente. Con este tipo de ministros de Economía tranquilizas a las grandes empresas del país y además se establecen lazos preferentes con los guardianes de Bruselas, conectando así élites con élites. Es otra ley social, con la que funciona el poder: conectas a personas para conectar al mismo tiempo instituciones. Zapatero tenía así vía libre para hacer todas las reformas sociales que quisiera, mientras garantizaba la ortodoxia en términos económicos.

En lo económico el PSOE acaba quedando casi como más neoliberal que el propio PP y, además, da la impresión de que su principal preocupación es no dar miedo a las grandes empresas, ¿por qué no salen de la ortodoxia económica?

En los ejecutivos socialistas se busca que ni la Comisión Europea ni las empresas supongan grandes inestabilidades. Además, comparten con el PP ciertos mantras como el mito del euro, que afirma, en definitiva, que fuera del euro perderíamos toda la calidad de vida que tenemos ahora. 

Y, sí, se dio la paradoja de que con la crisis, el PSOE realizó recortes tan duros o más que el PP. Por un lado, parece que tienen que demostrar que no es cierto eso de que los gobiernos socialistas gastan más. Por otro, en 2014, la Comisión llegó a un pacto no escrito con el Gobierno de Rajoy para abrir la horquilla del déficit y permitir una recuperación del empleo que les ayudase en la reelección. Lamentablemente, el margen de déficit que busca conseguir Calviño como ministra de Economía, no lo busca para fortalecer el Estado de bienestar, sino que lo hace con la calculadora electoral, como el PP. 

Hay un déficit en los equipos económicos del PSOE si quiere ser un partido socialista de verdad. La heterodoxia económica no está suficientemente aceptada y no se la tiene en cuenta. En Estados Unidos hay ahora un debate donde una parte de la izquierda afirma sin ambages que el Estado no puede quebrar y que tiene que buscar el pleno empleo para, al mismo tiempo, salvar el planeta y el país con reformas para alcanzar una economía verde. En España, además de que no tenemos soberanía monetaria, estos temas solo se esbozan, los medios los ocultan o no les prestan atención.

¿Cómo son los gobiernos de Rajoy?

Son gobiernos en los que las empresas no tienen que hacer presión porque ya están dentro, todos los sectores de la oligarquía española están bien situados en los ministerios de Rajoy e imponen las políticas que les convienen. Banqueros de inversión, asesores fiscales, directivos farmacéuticos, conexiones con las eléctricas, fuerte presencia de las constructoras… toda una declaración de intenciones. 

En los gobiernos de Rajoy que las empresas no tienen que hacer presión porque ya están dentro, todos los sectores de la oligarquía española están bien situados en los ministerios 

De alguna manera los votantes habían legitimado eso votándoles, la reforma laboral estaba en el programa ideológico del PP, no era ninguna sorpresa. Mucha gente pensaba que rebajando el coste del trabajo se mejoraría la competitividad y el empresario contrataría más y habría menos paro, que era la verdadera preocupación, junto con la prima de riesgo, de aquellos días. Fue un expolio de las arcas públicas legitimado con votos.

En el libro hablas de Ministerio de las incompatibilidades en relación con Cristóbal Montoro… 

Montoro forma un Ministerio de Hacienda en el que incluso estaba Pilar Valiente, una de las implicadas en el escándalo Gescartera. Se rodea de los monárquicos hermanos Menéndez para purgar la Agencia Tributaria, con todas las investigaciones que apuntaban a la Corona y al PP. En 2006 había fundado lo que ahora se llama Equipo Económico: una consultora para eludir impuestos, de manera legal. Cuando la creó, se llevó allí al director de la Agencia Tributaria. Puso todo el conocimiento del Estado contra el Estado. Coloca de secretario de Estado de Hacienda a Miguel Ferre, que venía de PriceWaterHouseCoopers, implicada en el escándalo Lux Leaks.

Y al volver a la política, quienes habían trabajado para que las empresas pagasen menos ¡nos subieron los impuestos! Si de estos datos no se deduce que existe una clase dominante que utiliza a los funcionarios de élite para ordeñar las instituciones públicas y obtener más y más plusvalías privadas, será imposible demostrarlo. 

Y Podemos, ¿ha sido absorbido por el sistema?

Podemos, sí, cae en la ‘jaula de hierro estatal’ pero no cae solo… han soportado la mayor presión mediática que hemos visto en este país, han soportado un embargo mediático por el que se daba visibilidad sistemáticamente a una fuerza con menos parlamentarios como era Ciudadanos. Se les ha criminalizado, se han creado pruebas falsas, han sufrido ataques de la banca, la patronal… ha tenido que ser muy difícil aguantar algo así como partido. Es en este nivel de agotamiento psicológico en el que también se han dado las luchas de egos, pero hay que ponerlas en este contexto para realizar un análisis justo. Estos procesos no actúan en un vacío social, la realidad no es neutra, en eso que llamamos ‘la realidad’ hay actores más poderosos que otros. Hasta que no veamos eso, no nos estaremos enterando de nada. 

¿Das credibilidad a la tesis según la cual Ciudadanos es el partido del Ibex?

Para afirmar eso aún hay que hacer ciertas investigaciones, sí que han tenido ayudas pero no sé si más de las que ha tenido el PSOE. El pacto PSOE-Ciudadanos es el pacto preferido por las élites: un poquito de cambio para reforzar la estabilidad de lo que cuenta. Si adelantaran al PP se llevarían toda la financiación empresarial de la que gozan estos, Ciudadanos es un recambio ideal por su juventud. 

Dedicas muchas páginas a los altos funcionarios ¿cómo es su élite? 

Se trata de confederación de cuerpos con bastante cohesión interna y poder: jueces y fiscales, diplomáticos y abogados y economistas del Estado. Ya no son puestos que se heredan, pero sí existe una herencia indirecta, porque los hijos de estos altos funcionarios suelen disfrutar de una educación de alta calidad, aprenden muchos idiomas y adquieren una red de contactos exclusiva. Esta herencia indirecta no es ilegítima y no puede irse contra ella pero tampoco puede decirse que haya igualdad en las condiciones de acceso, a pesar de que generalmente los tribunales son neutrales. Puede decirse que hay un fuerte sesgo de clase.

 muchos de los altos funcionarios piden excedencias para trabajar en el sector privado y no puede controlarse cuando ponen su talento y conocimiento de las instituciones al servicio de la optimización fiscal y otros quebrantos al Estado, que se debilita al perder este capital humano en favor del sector privado

Otro de los problemas es que muchos de los altos funcionarios piden excedencias para trabajar en el sector privado y no puede controlarse cuando ponen su talento y conocimiento de las instituciones al servicio de la optimización fiscal y otros quebrantos al Estado, que se debilita al perder este capital humano en favor del sector privado.

¿Por qué se organizan mejor las élites?

Las élites tienen conciencia de clase, saben de dónde vienen y además los matrimonios que se forman contribuyen a afianzar el sentido de pertenencia. En cambio, los que no somos élites vivimos en lo David Riesman llamaba “la muchedumbre solitaria”. Cada uno vamos por nuestro lado, somos desconfiados e individualistas: cuando salimos hartos de nuestro trabajo y nos vamos a tomar algo a un bar no somos capaces de tener un poco de empatía con el trabajador que tenemos delante y que se siente como nosotros.

Las élites tienen conciencia de clase, saben de dónde vienen y además los matrimonios que se forman contribuyen a afianzar el sentido de pertenencia

En cada uno de nosotros hay una escisión entre la identidad del trabajador y la del consumidor. Esto es una gran debilidad porque consigue que toda ideología política se convierta en un estilo de vida. Quizá es lo que se ha querido decir con lo de ‘la trampa de la diversidad’, las luchas acaban siendo muy sectoriales, aisladas. Las élites, en cambio, están vinculadas entre sí por acuerdos muy sencillos en una especie de socialismo corporativo. Se sabe que la mayoría de las multinacionales están conectadas entre sí, cuentan con instituciones de encuentro como universidades, clubes, palcos de fútbol. Esto genera confianza, intercambios de información, casamientos de mayor o menor conveniencia… A los de abajo nos falta una identidad común. 

¿Cómo mejorar esta situación?

Creo que el libro es la punta del iceberg del análisis de nuestras élites, que aún está por impulsar y que sería muy conveniente para una democracia como la nuestra. Lo que hace falta es otro espíritu ciudadano de información, que no nos conformemos con que nos hablen de magdalenas y tuits. También el periodismo tiene que cambiar para permitir una reflexión más allá del espectáculo electoral, que profundice en la dominación y sus mecanismos, ya que la actual polarización, fomentada por algunos medios, no responde realmente a las necesidades de la mayoría de españoles, que resultan muy similares cuando se atiende a los análisis sociológicos. 

Los poderes fácticos son como las brujas, sabemos que haberlos haylos. Somos conscientes de que existe cierta oligarquía que, entre bambalinas, mueve con más o menos destreza los hilos de nuestros políticos en la escuálida democracia que hemos construido. Pero la idea que tenemos de esa oligarquía es...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Eduardo Inda.

    Lo que demuestra... es que usted no ha leído el libro. Punto.

    Hace 2 años 5 meses

  2. felixramon

    Es el análisis dirigido a influir en la gente para que se resignen y se aguanten porque no hay salida. No niega que estamos en manos de depredadores que utilizan a los dirigentes de los partidos políticos, pero como algo que no tiene solución. No niega que han atacado a PODEMOS, y sobre todo a Pablo Iglesias, pero deja ver que también éste esta siendo manipulado con lo cual se da una autentica paradoja. Lo que demuestra que este señor, Andrés Villena, es un servidor de esa clase dominante a la que alude para inducir a la gente a que pierda toda esperanza y para que ni se les ocurra votar a PODEMOS ya que en realidad es mas de lo mismo, así que induce al famoso dicho de “mas vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. En realidad, es la otra cara de la misma moneda, por un lado, Eduardo Inda y por otro Andrés Villena. No es el único, como Inda tampoco lo es.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí