1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El lado oscuro de los microcréditos

La pregunta que queda por resolver es cuándo la ganancia pasa a convertirse en usura y cuándo el pretexto de la caridad pasa a encubrir una inversión en pobreza

Maryann Bylander / Eula Biss 12/06/2019

<p>Caridad.</p>

Caridad.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Las experiencias personales que se narran en este ensayo han sido extraídas de la vida e investigaciones de Maryann Bylander. El ensayo se escribió de forma colaborativa con Eula Biss, quien contribuyó a su forma de pensar.

––––––––––––––

Una vez me dijeron que si quería hacer una buena inversión debía poner mi dinero en los microcréditos de Camboya. El hombre que me lo dijo tenía todos sus ahorros en microcréditos. En esa época, VisionFund, un importante proveedor de microcréditos en zonas rurales de Camboya, comercializaba cuentas corrientes con el nombre de “inversor social”, que prometían tipos de interés anuales de hasta un 12%. Estas cuentas estaban pensadas para personas a quienes les “apasiona ayudar a los pobres”.

¿Qué significa invertir? La primera acepción de la palabra (en inglés) está ligada al beneficio económico, pero la segunda no tiene que ver con el dinero, sino con dedicar tiempo y esfuerzo a algo que merezca la pena. La retórica del microcrédito combina estas dos acepciones: puedes ganar dinero mientras haces algo bueno.

Luego está el uso arcaico del verbo invertir (en inglés): “rodear un lugar con la intención de asediarlo”. En Camboya se aplica más bien esta acepción. La mitad de sus hogares tiene deudas con microprestamistas. El prefijo “micro” de microfinanzas disimula el tamaño de la industria y el tamaño de los créditos, que en ningún caso son microscópicos: el crédito medio en Camboya supera los ingresos anuales de todos los camboyanos excepto de los más ricos. El aval para obtener los créditos suele ser el título de propiedad del terreno del deudor.

¿Se “ayuda a los pobres” realmente ofreciéndoles créditos por valor de todo lo que poseen, con tipos de interés muy elevados y con un ajustado plan de amortización? Dejando de lado esta cuestión, si mi dinero se está prestando a personas pobres, con unos intereses que me generan un 12% de ganancias, el hecho es que me estoy beneficiando de los pobres. Ayude o no, esa rentabilidad sale de sus bolsillos: el microcrédito utiliza a los pobres como inversión.

––––––––––––––

“¿Quiere quedarse con el precio de la bolsa o quiere donarlo?”, me pregunta la persona de la caja cada vez que compro en Whole Foods. Cuando un cliente dona una bolsa de 10 céntimos, puede decidir que el receptor sea la Fundación Whole Planet, que invierte ese dinero en microcréditos. “A través de los microcréditos”, promete la fundación, “la Fundación Whole Planet intenta liberar la energía y la creatividad de todos los seres humanos con los que trabaja para crear riqueza y prosperidad en las economías que están en vías de desarrollo”. En el apartado de su página web titulado “Nuestro impacto” informan de un desembolso de 72 millones de dólares a través de instituciones de microcrédito y también de que la tasa de amortización ha sido del 97%. En otras palabras, “nuestro impacto” ha consistido en recaudar 71 de esos 72 millones, y a esto hay que sumarle los intereses.

¿Se ayuda a los pobres ofreciéndoles créditos por valor de todo lo que poseen, con tipos de interés muy elevados y con un ajustado plan de amortización?

Los informes anuales de las instituciones de microfinanzas (IMF) divulgan los logros de los prestatarios pobres, que son mujeres en su mayoría. Los informes de VisionFund Camboya muestran a mujeres tejiendo, cosechando sandías, plantando arroz, atendiendo tiendas pequeñas y criando cabras. Las IMF describen su trabajo utilizando los vagos tópicos del capitalismo socialmente comprometido: quieren “ayudar a una gran cantidad de personas pobres”, “contribuir al desarrollo social y económico de las comunidades”, “empoderar al pobre emprendedor”, “empoderar a las mujeres y a sus familias” y “liberar el potencial para que prosperen las comunidades”.

Lo que no se publicita tanto son los beneficios anuales que obtienen los accionistas e inversores de las IMF. En 2015, el periódico Phnom Penh Post informó de que la rentabilidad media de las inversiones de los accionistas de las 8 IMF con mejores resultados fue del 26%. No es de extrañar que Camboya, por tanto, sea uno de los principales destinos de la inversión en microcréditos. Solo India, un país con una población ocho veces superior, atrae mayores inversiones.

Se dice que los microcréditos tienen “tipos de interés relativamente bajos”, lo que es “relativamente” cierto dependiendo de con qué se los compare. Hasta hace poco, los tipos de interés para los microcréditos en Camboya solían ser de entre el 2 y el 4% mensual. Traducido a tasas anuales, eso significa que los deudores están pagando entre un 24 y un 48% al año, unos porcentajes extremadamente altos para los estándares estadounidenses. La promesa de una rentabilidad anual de la inversión de entre el 12 y el 26% también es elevada según esos estándares, por eso los microcréditos en Camboya suponen una inversión muy atractiva para las personas con capital.

En 2017, VisionFund redujo la rentabilidad que anunciaba en sus cuentas “inversor social” para Camboya. El cambio coincidió con la nueva norma que introdujo el gobierno para fijar un techo del 18% en el tipo de interés anual sobre los créditos microfinancieros. La norma era una estrategia preelectoral, uno de los múltiples esfuerzos que está haciendo el gobierno camboyano para distanciarse de los problemas cada vez mayores que genera el sobreendeudamiento en las zonas rurales. En los doce meses anteriores a las elecciones generales de 2018, solicitaron a las IMF que difundieran carteles afirmando que no forman parte del gobierno y exigieron que algunos proveedores de crédito cambiaran sus logotipos para que se parecieran menos a los símbolos nacionales. Para asegurarse de que quedaba claro, enviaron un mensaje de alerta a todos los móviles del país; durante poco menos de un mes, todas las llamadas en Camboya comenzaban con un mensaje pregrabado que indicaba que las instituciones microfinancieras son empresas privadas y no forman parte del gobierno.

Los que se oponen al techo en los tipos de interés afirman que reducirá el acceso al crédito de muchas personas pobres. Sostienen que cobrar un 18% de interés no cubrirá los altos costes que tiene gestionar créditos en zonas rurales, en las que los agentes crediticios deben realizar visitas frecuentes a pueblos remotos para recaudar los pagos de los deudores. Los altos tipos de interés, afirman, también garantizan la “sostenibilidad”, una palabra que utilizan como sinónimo de beneficios suficientes para atraer inversores. Son los elevados beneficios y no los altos tipos de interés en sí lo que garantiza la “sostenibilidad”. Por ese motivo, en los días posteriores al anuncio de la introducción del techo, las IMF aprobaron la aplicación de nuevas comisiones a los créditos ya concedidos para compensar la rebaja de los tipos de interés.

––––––––––––––

El año pasado, el regalo de cumpleaños que recibió mi tía de su marido fue un crédito Kiva por valor de 25 dólares, que había concedido en su nombre a un granjero keniano llamado Joshua. Kiva, una destacada plataforma de microcréditos entre pares, afirma que “con tan solo prestar 25 dólares en Kiva, cualquiera puede ayudar a que un prestatario inicie o haga crecer un negocio, vaya a la escuela, acceda a energía limpia o desarrolle todo su potencial”.

Cuando un donante entra en la página de Kiva, elige un emprendedor y transfiere sus 25 dólares, luego puede pedir que le devuelvan los 25 dólares o puede dejar que permanezcan en el fondo para que puedan prestarse repetidamente. La gente como mi tía no recibe ningún interés por los fondos que presta. Y su regalo no le llegó directamente a Joshua, ya que Kiva no presta a individuos fuera de Estados Unidos. El dinero que se presta a través de Kiva va a parar a las empresas de microcrédito u otras instituciones, que Kiva llama “socios sobre el terreno” y son las que se encargan de distribuir el dinero entre todos los que solicitan un crédito. El crédito de Joshua formaba parte de un fondo económico que se transfirió a VisionFund Kenia. En este caso concreto, Joshua había empezado a devolver el crédito de Kiva más de un mes antes de que mi tía hiciera la donación.

No solo esto no es prestar “entre pares” (a menos que se considere pares al ciudadano estadounidense y al proveedor de microcréditos), sino que además, en última instancia, solo beneficia a la institución de microcréditos y a sus accionistas, no al que recibe el préstamo. Joshua paga los intereses de su crédito con regularidad, mi tía no recibe ningún interés por su regalo y VisionFund se queda con la mayor parte de los beneficios que genera.

El acto de prestar dinero cobrando un interés se libra del estigma cuando lo denominamos inversión social. Lo que hace Whole Foods con la compra en el supermercado, es decir, disfrazar el consumo ostentoso de honesto y hasta ético, es lo que hace la “inversión social” con los préstamos financieros. Esta podría ser la razón de que Kiva no permita que sus prestadores “de igual a igual” obtengan beneficios de esos créditos, a pesar del hecho de que hay otras personas que sí se benefician. Eso haría que quienes prestan dejaran de sentirse bien acerca de la inversión que realizan.

Un sondeo del gobierno camboyano sugiere que los créditos se piden para destinarlos al consumo, a crisis o a la amortización de otras deudas, no a la creación de microempresas

En el otro extremo, los amigos que tengo trabajando en inversiones sociales defienden a VisionFund como uno de los proveedores de microfinanzas más responsables. Conserva una misión social, trabaja en zonas desatendidas y el tamaño de sus créditos es mucho más pequeño que el de proveedores de créditos comerciales. Mis amigos dicen que deberíamos velar para que VisionFund se quede con la mayor parte de sus beneficios para que pueda hacer llegar el crédito a más personas, en lugares más remotos. Pero eso no es necesariamente lo que VisionFund decide hacer con sus beneficios. En junio de 2018, uno de los bancos comerciales más grandes de Corea compró VisionFund Camboya, supuestamente con el objetivo de convertirlo en un banco comercial. Después de la venta, Kiva terminó su asociación con la IMF, pero sigue financiando otras IMF camboyanas, que son propiedad total o parcial de bancos comerciales. Otras IMF “socialmente responsables” han vendido hace poco una gran parte de sus acciones a inversores corporativos. Claramente, las IMF parecen ser una buena inversión.

–––––––––––

¿Y qué pasa con las inversiones que realizan los pobres que piden dinero prestado? Los datos que proporcionan las IMF en Camboya sugieren que casi todos sus créditos se destinan a microempresas agrícolas, como por ejemplo la cría de cerdos, los puestos de verduras u otras pequeñas empresas. Los prestamistas afirman que los camboyanos que piden créditos los utilizan para crear medios de subsistencia rentables y sostenibles.

Pero los datos de todas las demás fuentes parecen estar en desacuerdo. Un sondeo anual realizado por el gobierno camboyano sugiere que los créditos se piden para destinarlos al consumo, a crisis o a la amortización de otras deudas, en lugar de dedicarlos a microempresas. En Camboya he visto pedir créditos para pagar bodas, fiestas de compromiso, motos nuevas, las tejas de una casa, baños de cerámica y la educación de los hijos. También he visto créditos que se piden para hacer frente a las consecuencias de una casa inundada, una enfermedad inesperada, la muerte de un familiar o una cosecha de arroz malograda. Y he visto pedir créditos para pagar otros créditos. La deuda engendra deuda. Esas son las verdaderas inversiones de los microcréditos.

Una mujer camboyana, a la que llamaremos Hanty, es el tipo de prestatario que le gusta mostrar a las IMF en sus informes anuales: mujer, pobre, sonriente, emprendedora y con talento. Tiene conocimientos de costura, posee una máquina de coser, planta verduras en un huerto y podría etiquetársela fácilmente como una emprendedora autónoma. Es la principal fuente de ingresos de su casa desde que su marido quedó discapacitado durante la dictadura de los jemeres rojos. Ella y su familia carecen de tierras y dependen de los ingresos procedentes del trabajo de Hanty para satisfacer las necesidades básicas del hogar. Es una antigua refugiada, repatriada desde Tailandia en la década de 1990 y el gobierno ha designado a su familia como oficialmente “pobre”, lo que agiliza el proceso para acceder a la comida del Programa Mundial de Alimentos y a la asistencia sanitaria subvencionada.

más de la mitad de los prestatarios encuestados afirmaban tener dificultades para pagar los créditos algunas veces o siempre

Hanty también es una fervorosa defensora de los microcréditos; cuando habla de las IMF utiliza la misma palabra que los camboyanos utilizan para describir las organizaciones caritativas. Pero Hanty me comenta que nunca se atrevería a pedir un crédito para ampliar o empezar un negocio. No cree que haya ningún negocio en el que pueda “invertir” y sea lo suficientemente rentable como para garantizar el pago de la deuda todos los meses. En vez de eso, pide créditos para las cosas que necesita su familia (comida, artículos para el hogar o reparaciones en la casa) y los devuelve con el dinero que ganan sus hijos en Tailandia. El último crédito que pidió ascendía a 500 dólares. Para liquidarlo, su hijo más joven tuvo que dejar la escuela con 13 años, cruzar la frontera sin papeles y comenzar a trabajar en Tailandia.

–––––––––––

20 años de investigaciones sugieren que, en realidad, los microcréditos no sirven para mitigar la pobreza en la mayoría de los contextos, ni tampoco aseguran la creación de empresas rentables. Lo que generan en la mayoría de los casos es devolución. Las tasas de devolución de los microcréditos superan el 95% para la mayoría de las instituciones de microfinanzas de Camboya, donde la principal preocupación de los agentes crediticios es si la devolución será posible. La mayoría de los proveedores de crédito piden que un aval, por lo general un título de propiedad, acompañe a la solicitud de crédito. Los agentes crediticios con los que hablé me aseguraron que nunca prestarían dinero a alguien sin asegurarse primero de que puede devolver el crédito, incluso en el caso de que fracase un proyecto empresarial. En las conversaciones que mantuve con los agentes crediticios, los gerentes de las IMF y los inversores en microfinanzas, solía escuchar el mismo dicho: “No importa de dónde venga el dinero para devolver el crédito, lo importante es que venga”.

En 2014, una mujer a la que llamaremos Srey trabajó conmigo como asistente de investigación recolectando información sobre migraciones en las zonas rurales de la provincia de Siem Reap. Mientras comentábamos historias de migración económica en la comunidad como consecuencia de las deudas, Srey me contó la historia de su vecina, una mujer que había pedido un microcrédito creyendo que podría devolverlo con el trabajo de su hijo en Tailandia. Srey no sabía muy bien lo que le había sucedido al hijo, solo que no había podido ganar lo suficiente, con la regularidad suficiente, para poder ayudar a que su madre devolviera el crédito. La IMF tenía el título lo propiedad de la familia como aval y amenazó con vender la tierra si no les pagaban. Antes de dejar que la IMF la desahuciara, la mujer prefirió vender la tierra ella misma para pagar el crédito. Pero, claro, estas pérdidas no se reflejan en los informes oficiales sobre tasas de amortización.

Un estudio publicado en 2013 sobre las zonas de Camboya saturadas de microfinanzas concluyó que más de la mitad de los prestatarios encuestados afirmaban tener dificultades para pagar los créditos algunas veces o siempre. Para poder hacer frente a la deuda, reducían la calidad de sus comidas, pedían otros créditos, posponían la atención médica y vendían o empeñaban sus pertenencias. Los prestatarios también enviaban a los miembros de la familia al extranjero para trabajar. El hecho de que las microdeudas provoquen migración económica entra en conflicto con la misión que declaran las instituciones microfinancieras, que son muy conscientes de la discrepancia que existe entre ambas cosas. La información recogida por el sector microfinanciero sugiere que los prestatarios no son capaces de devolver los créditos que piden con los beneficios de “microempresas”. En los lugares donde existen altos niveles de saturación microfinanciera, la mayoría de los créditos se devuelven a través del trabajo asalariado o de remesas, que los familiares que trabajan en el extranjero mandan a casa.

––––––––––––––

Michel Foucault dijo una vez: “No creo que todo esté mal, sino que todo es peligroso”. En Estados Unidos, solemos reconocer que una abundancia de crédito puede ser peligrosa, sobre todo cuando se suma a altas tasas de interés. Planet Rating, una agencia de calificación especializada en microfinanzas, señala que “al contrario de lo que sucede con otras intervenciones para el desarrollo, un exceso de crédito puede ser negativo”. Incluso los proveedores de microcrédito están de acuerdo en que un mercado sobreexplotado puede ser peligroso. No obstante, igual que sucede con los que critican el techo a los intereses, en general los proveedores también se oponen a la regulación gubernamental. La industria de los microcréditos se ha regulado tradicionalmente a sí misma, lo que quiere decir que casi no tenía regulación, aunque eso está empezando a cambiar. En la página de la Fundación Whole Planet, la respuesta a la pregunta “¿Qué sucede cuando los gobiernos prohíben los microcréditos a los pobres o imponen muchas regulaciones a las tasas de interés?”, es, en parte, “eso solo sirve para negarles a los pobres el acceso al capital”.

La industria de créditos a corto plazo de Estados Unidos utiliza el mismo argumento: una mayor regulación solo serviría para negarles el acceso al capital a los pobres, pero la mayoría de nosotros preferimos la protección frente a la facilidad de acceso. En 2013, una encuesta de Pew concluyó que tres cuartos de los estadounidenses (y un porcentaje similar de los prestatarios a corto plazo) querían que los créditos a corto plazo estuvieran más regulados. Un 68 % de los encuestados preferían que hubiera protecciones adicionales para el consumidor de créditos con altas tasas de interés, incluso si eso significaba que algunos prestamistas tuvieran que cerrar. En 2016, Google anunció que prohibiría los anuncios de las empresas de créditos a corto plazo porque los consideraba perniciosos. La prohibición afecta a cualquier crédito que tenga un tipo anual de interés del 36% o superior, que son unas tasas que entran perfectamente dentro del rango de las que ofrecen las IMF a escala mundial.

La Agencia para la Protección Financiera del Consumidor de Estados Unidos recomienda, como medida de seguridad, que los plazos mensuales de los créditos a corto plazo no superen el 5% del salario previsto del prestatario. En Camboya, donde existen pocas regulaciones para proteger a los consumidores, el sector microfinanciero tiene su propia medida para evitar el sobreendeudamiento: que los plazos mensuales del crédito no superen el 100% del salario neto del prestatario. Un reciente estudio sobre comunidades saturadas por las microfinanzas concluyó que, incluso según esta definición extrema, casi un cuarto de los prestatarios camboyanos estaban sobreendeudados.

–––––––––––––

Los proyectos para el desarrollo no siempre han traficado con el riesgo. Solíamos “liberar el potencial para que prosperen las comunidades” a través de la caridad, hasta que la idea de dar cosas pasó de moda. Ahora prestamos cosas que antes solíamos dar. Existe una estenosis moral con respecto a los créditos, la idea de que la deuda es buena para la gente y sirve para fomentar ciudadanos responsables.

El empleado de una ONG me contó en una ocasión lo que sucedía en un proyecto de cría de animales en una zona rural de Camboya donde él trabajaba. La organización quería dejar atrás los modelos tradicionales que se basaban en “dar”, para garantizar que los beneficiarios se involucraban realmente en el proyecto. Por ese motivo, se “prestaban” cerdas a familias para que las hicieran procrear, se quedaran con las crías y luego devolvieran la madre cerda a la organización. Los prestatarios firmaban contratos que estipulaban lo que habría que pagar si le pasaba algo a la cerda. Cuando varias familias del proyecto de cría de animales se encontraron con que sus cerdas morían, su respuesta fue emigrar a Tailandia para ganar dinero en obras de construcción, en barcos de pesca y en granjas de piñas. Invertir en un cerdo que podría morir resultó ser una operación mucho más arriesgada para esas familias que para la ONG.

el microcrédito es una inversión que tiene poco riesgo y produce grandes beneficios para los prestamistas

La fantasía de los micropréstamos es que la gente que ya es relativamente rica pueda compartir una parte de su capital con la gente que es relativamente pobre y, de esa forma, conseguir mejorar su vida. Se trata de una de las versiones de la fantasía que se encuentra detrás del término “economía colaborativa”, que surgió durante los primeros y esperanzadores días de Uber y Airbnb. No obstante, en realidad, esta nueva economía colaborativa es la misma y vieja economía extractiva. “Colaborar es una forma de intercambio social que se produce entre personas que se conocen entre ellas, sin que exista ningún tipo de ganancia”, escribieron Giana Eckhardt y Fleura Bardhi en un artículo de 2015 que publicó la Harvard Business Review. “Cuando el acto de ‘colaborar’ se produce a través del mercado (es decir, cuando una empresa actúa como intermediario entre consumidores que no se conocen entre ellos) ya no tiene nada que ver con colaborar. En lugar de eso, los consumidores están pagando por acceder a los bienes o servicios de otra persona durante un período determinado de tiempo”. Ellas lo denominan “economía de acceso”.

El acceso al capital es el principal servicio que ofrecen los micropréstamos. Eso también es una economía de acceso. Una de las características de la economía de acceso, tanto en EE.UU. como en Camboya, es la capacidad que tiene para separar el riesgo de la ganancia. Y los que más se benefician son los que menos riesgos asumen.

––––––––––––––

Amartya Sen definió el desarrollo como “un proceso de expansión de las verdaderas libertades que disfruta la gente”. La idea que se encuentra en el origen de los micropréstamos era que los pobres necesitaban que se les liberara del trabajo asalariado y servil, y de los prestamistas usureros. Cuando el pionero de los microcréditos Muhammad Yunus fundó el Grameen Bank en Bangladesh, el empleo por cuenta propia era una de las piedras angulares del proyecto. Sus créditos estaban dirigidos a ayudar a los pobres a encontrar una manera de emplearse a sí mismos y tomar así el control de sus vidas. Los primeros créditos no solicitaban un aval. Estaban diseñados para presentar un pequeño riesgo para el prestatario, lo que a su vez hacía que eso supusiera un alto riesgo para el prestamista.

A medida que los micropréstamos han ido evolucionando hacia una estrategia de inversión, han ido perdiendo su viabilidad como estrategia de desarrollo. En muchos lugares, hoy en día el microcrédito es una inversión que tiene poco riesgo y produce grandes beneficios para los prestamistas. Durante mi último viaje a Camboya, varios cientos de familias fueron desahuciadas del icónico edificio blanco de Phnom Penh. Los periódicos locales utilizaron eufemismos para describir los desahucios: las familias habían sido “retiradas” o “evacuadas”; finalmente se había convencido a los “reacios” para que aceptaran los “paquetes de compensación”. Cuando las familias estaban saliendo, los agentes crediticios de las IMF les estaban esperando fuera del edificio para ofrecerles créditos.

El antropólogo Parker Shipton define el concepto de “crédito para el desarrollo” como un triángulo de usura, caridad y fantasía. La idea de que el microcrédito será una panacea para el problema de la pobreza ya se ha revelado como una fantasía. La pregunta que queda por resolver es cuándo la ganancia pasa a convertirse en usura y cuándo el pretexto de la caridad pasa a encubrir una inversión en pobreza.

---------------------------------------

Traducción de Álvaro San José.

Este artículo se publicó en inglés en The Baffler.

Maryann Bylander es profesora asistente de sociología en la Universidad Lewis & Clark.

Eula Biss es la autora de Sobre la inmunidad: una inoculación, Notas desde tierra de nadie: ensayos estadounidenses y Los aeronautas

Autora >

Maryann Bylander

Autor >

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Roberto

    La solución a este y a todos los problemas ocasionados por las finanzas es bien clara: https://en.wikipedia.org/wiki/JAK_Members_Bank

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí