1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero

Orangewashing

A Ciudadanos solo le ha importado el colectivo LGTB por puro oportunismo, por un negocio político y económico llamado capitalismo

@Cervantes FAQs 15/06/2019

<p>Ciudadanos LGTB.</p>

Ciudadanos LGTB.

Cervantes FAQs

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Cafetería del Congreso de los Diputados. Un grupo de empleados y empleadas de Ciudadanos están comiendo. Llega otro para sentarse y los primeros señalan los cuellos de los segundos, de los que cuelgan unas acreditaciones con unas cintas con los colores de la bandera LGTB. “Al final os las habéis puesto”, comentan los primeros, añadiendo que la iniciativa provenía de una de sus diputadas, y el gesto de los segundos cambia a uno de incomodidad. De no conformidad. De desprecio. Qué remedio, parecen decir sus caras. En sus muñecas, pulseras rojigualdas y naranjas. Es un espectro de colores que parecen apreciar más.

Esta anécdota vivida por alguien de mi entorno parece la metáfora perfecta de cómo los derechos de la comunidad LGTB, algo por lo que el mundo entero debería pelear, se han visto reducidos en algunos casos al mero postureo de una cinta colgando del cuello, a regañadientes, durante el mes de junio. Las lesbianas, los gays, las y los trans, las y los bisexuales, también votan. Y a Ciudadanos no se le puede escapar ningún nicho de mercado, perdón, de votantes.

Este año, los colectivos organizadores del Orgullo LGTB han hecho firmar un manifiesto a todo partido que quisiera participar, con diez requisitos para poder aparecer en la cabecera y en las carrozas. El primer punto del documento dice lo siguiente: “No valerse de los votos de los partidos que defienden una ideología de extrema derecha para gobernar”. Ni Ciudadanos ni el PP lo han firmado y además han protestado porque consideran que se les veta. La posición de las organizadoras es firme: Santiago Rivero, portavoz de COGAM, declaró en Telemadrid que “el Orgullo es una evaluación continua. No te puedes sentar con Rocío Monasterio (de Vox) y al día siguiente estar en el Orgullo”. También dejó muy claro que “el Orgullo es una manifestación política” y que “los partidos se definen por sus acciones”. Comprobaremos esto dentro de unas líneas.

Otra de las organizadoras, FELGTB, a través de su presidenta Uge Sangil, ya dijo en octubre de 2018: “Estar en la pancarta del Orgullo no es un premio que se tenga a perpetuidad. Es compromiso y es acción”. En Ciudadanos no parecen estar comprometidos, visto su pacto con Vox, primero en Andalucía, y después en Madrid y en Murcia. Por la misma razón, tampoco parecen dados a la acción para frenar los ataques que la comunidad LGTB sufre por parte de la ultraderecha. Antes solo les bastaba con marear la perdiz y precisamente no definirse, pero han terminado haciéndolo al lado de los ultras, y eso nos lleva a sospechar que todo su circo ondeando la bandera multicolor durante aquella infame manifestación en Colón, de nuevo junto a PP y Vox, no era más que un burdo intento de pinkwashing para ocultar que lo único que les interesa de esta comunidad es el gaypitalismo.

¿Pinkwashing? ¿Gaypitalismo? Son dos términos relativamente nuevos, acuñados aproximadamente a partir de los años 90. El primero se refiere a una estrategia por la cual ciertos políticos intentan ocultar su ideología neoliberal detrás de su simpatía por las personas LGTB. El segundo habla de todo un sistema por el cual las empresas y otros poderes económicos han utilizado a este colectivo para llenarse los bolsillos. Todo comenzó cuando, gracias a los propios movimientos civiles, personas LGTB vieron por fin algo más abiertas las puertas de empleos que antes se les mostraban cerradas. Así, consiguieron acceder a puestos que les reportaron mejores sueldos. Al aumentar sus ingresos, pudieron rehabilitar algunos barrios que antes se consideraban marginales para vivir en un entorno seguro. Esos barrios se pusieron de moda y ese proceso de gentrificación hizo que los precios de alquileres y servicios subieran y solo pudieran permitírselo aquellas personas del colectivo que tuvieran más dinero.

se ha gestado eso que también conocemos como capitalismo rosa, al que no le importan tanto los derechos sociales y sí el negocio generado en torno a este colectivo: el dinero rosa

Como explicaba el tristemente fallecido artivista Shangay Lily en el libro de Los Chikos del Maiz La estanquera de Saigón: “Lo que en principio era una lucha por cambiar esta sociedad homófoba, pronto se convirtió en un sector de mercado egoísta, insular, aislado de otras luchas (...). A través de este proceso, el sector que se autoproclamó como “portavoz” y “líder” de la comunidad LGTB, lo que yo llamo la ‘oligayrquía’, impuso el peor capitalismo clasista y consumista como objetivo central de la comunidad, implantando un clasismo, racismo y machismo que beneficia al fascismo capitalista”. Dicho de otro modo, el capital ha desprendido al movimiento LGTB de su interseccionalidad y ha impuesto su propia visión neoliberal (apostando por políticas privatizadoras y por una sociedad individualista, ávida de estatus, poder y dinero) dando voz solo a aquellas personas que cumplen determinados requisitos. Así es como se ha gestado eso que también conocemos como capitalismo rosa, al que no le importan tanto los derechos sociales y sí el negocio generado en torno a este colectivo: el dinero rosa.

Pink is the new black

Desde aquella vez que Albert Rivera tuvo la descabellada idea de afirmar que denominar matrimonio a la boda entre una pareja homosexual es “algo que genera tensiones innecesarias y evitables”, hasta la ocurrencia de proponer que el Orgullo sea declarado fiesta de interés turístico (así, como si presenciar a miles de personas reivindicar sus derechos fuera lo mismo que observar el comportamiento de los animales exóticos del zoo), Ciudadanos ha utilizado toda una estrategia de pinkwashing. Desde las cintas de las acreditaciones que abrían este artículo, hasta sacar la bandera LGTB al mismo tiempo que paseas por Colón con tus colegas de Vox y PP defendiendo la “unidad de España”.

Otro ejemplo lo vivimos durante la noche de los Premios Goya, cuando los directores del documental Gaza ganaron uno de los galardones y lo recogieron denunciando el genocidio que Israel está llevando a cabo contra la población palestina. Toni Cantó, diputado por el partido naranja en las Cortes Valencianas, se ofendió mucho en Twitter: “A mí se me escapa por qué mis compañeros de profesión aplauden un boicot al único país de la zona que respeta los derechos de las mujeres y la comunidad LGTBi”, dijo. Y es que Israel es otro actor político que este año se ha disfrazado de abierto y tolerante anfitrión del festival de Eurovisión, para así esconder sus políticas represivas que incluyen bombardeos a todo tipo de personas, sí, también a las LGTB, señor Cantó. A Ciudadanos esto ya no es que ni les importe, es que además defienden una posición sionista. Mira, una cosa más que les une a sus socios de gobierno, PP y Vox: es de sobra conocido el respaldo de las derechas liberales y ultras a Netanyahu y su Estado de apartheid.

homonacionalismo, o el discurso racista por el que se justifica una defensa de la patria occidental para protegerla de unos inmigrantes a los que se acusa, directamente y sin pruebas, de homofobia

Aquí entra en juego un nuevo término: homonacionalismo, o el discurso racista por el que se justifica una defensa de la patria occidental para protegerla de unos inmigrantes a los que se acusa, directamente y sin pruebas, de homofobia. Los homonacionalistas vuelven a utilizar al colectivo LGTB en función de sus propios intereses, en este caso xenófobos. En el caso de los de Rivera concuerda perfectamente, pues se han mostrado partidarios de las devoluciones en caliente, los CIES o las identificaciones policiales por perfil étnico, todas ellas prácticas contrarias a los derechos humanos. Parece que los autodenominados liberales no se han dado cuenta de que el LGTB es un movimiento civil que lucha  para que las personas puedan vivir libremente.

Leyes contra billetes

Como decía Santiago Rivero, portavoz de COGAM, los partidos se definen por sus acciones. Unidas Podemos, en mayo de 2017, registró en el Congreso su Ley de Igualdad LGTBI. Meses después, fue admitida a trámite pero PSOE, Cs, ERC y PNV solicitaron enmiendas. Aunque la más disparatada fue la que presentó el PP en febrero del año siguiente. Con ella pretendían reducir la ley a unas vergonzosas y ambiguas 33 medidas a base de quitar propuestas tan necesarias como las educativas, sanitarias o la creación de una Agencia Estatal de lucha contra la discriminación. Que el PP esté en contra de esas medidas y que trate de tumbarlas no debería sorprender a nadie. No olvidamos las famosas peras y manzanas de Ana Botella o a Fraga diciendo que “tenemos que acabar con leyes asquerosas”, por mucho que el vicesecretario del PP, Javier Maroto, quien es abiertamente gay, diga que su partido no tiene nada en contra de la homosexualidad.

En Ciudadanos no son ni de frutas ni de ascos, sino de dinero rosa, por eso siempre se disfrazan de gayfriendly cuando lo que pretenden es convertir todo en una máquina de hacer negocio. Por ejemplo, su diputada Patricia Reyes, que aprovechó el debate en el Congreso sobre la ley LGTBI de Unidas Podemos para colar su discurso a favor de los vientres de alquiler. Derechos sí, siempre que reporten beneficios. Estos son siempre para los mismos y parece ser que todo vale con tal de obtenerlos, también pactar con Vox, un partido que defiende las conocidas como terapias de conversión, que pretende revertir la orientación sexual o la identidad de género de una persona, ya sea con su consentimiento o con el de sus tutores. Estas prácticas son ilegales en Madrid desde 2016, y con la ley que propone Podemos se prohibirían en todo el país y ejercerlas supondría una multa de hasta 45.000 euros.

Rocío Monasterio fue quien impulsó una petición al Defensor del Pueblo para impedir que esas terapias se prohibieran, la misma Monasterio que también se ha manifestado en contra de que en las escuelas se eduque sobre los colectivos LGTB. Otros figuras del partido ultraderechista, como Fernando Paz, Francisco Serrano, Juan E. Pflüger, Mariano Calabuig, Lourdes Méndez o el propio Santiago Abascal, son ya conocidos por soltar unas cuantas perlas homófobas. Vox muestra incluso con orgullo en su web oficial un comunicado que reza así: “La celebración del “orgullo gay” (sic) se ha convertido, en los últimos años, en una imposición institucional, un problema de convivencia y en la causa de la vulneración de los más elementales derechos de las poblaciones donde se lleva cabo (sic)”. El texto sigue “denunciando” “las actividades claramente escandalosas en los lugares públicos a la vista de adultos y menores”.

Si es con estos con quienes Ciudadanos no tiene escrúpulos en pactar con tal de llegar al poder, no se entiende que ahora se extrañe si los colectivos LGTB les niegan la participación en la cabecera (finalmente solo aparecerán activistas del movimiento celebrando los 50 años de los disturbios de Stonewall) o en las carrozas. En su pataleta, los naranjas se quejan de que “se utilice a las personas LGTBI y sus derechos como arma arrojadiza para fines partidistas” cuando han sido precisamente ellos los que han incumplido la norma más simple del respeto a la comunidad: no pactar junto a partidos de extrema derecha, que quieren quitarles esos derechos a esas personas. Esta es, por tanto, la definitiva demostración de que al partido de Albert Rivera solo le ha importado este colectivo por puro oportunismo, por un negocio político y económico llamado capitalismo, que no duda en ponerse el disfraz que más le convenga en cada ocasión, en este caso el rosa, para buscar más clientes.

¿Qué hacer ante este vendedor de preferentes y las cintas con la bandera multicolor que obliga a sus empleados a llevar colgadas a regañadientes? Ojalá arrancárselas, porque no nos representan, pero siendo menos agresivas preferimos mandarles al gallinero del Orgullo, como el Congreso va a hacer con sus socios. Allí podrán quejarse y protestar lo que quieran, pasear su consumismo y hacerse fotos con banderas, ocultando que las únicas que les interesan son las del papel moneda. Mientras tanto, en la cabecera, otras estaremos manifestándonos porque sus billetes no pesen más que nuestros derechos.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí