1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hatidze y su mundo de abejas

La directora y el cámara de ‘Honeyland’, el documental premiado en Sundance, nos acercan al proyecto y a su protagonista: una recolectora de miel en una aldea macedonia

Sara Beltrame 12/06/2019

<p>Imagen del documental <em>Honeyland</em> (2019).</p>

Imagen del documental Honeyland (2019).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

En una aldea desierta rodeada de montañas en Macedonia, Hatidze Muratova, una mujer de cincuenta y tantos años, vestida con una blusa color ocre, una falda ligera llena de pequeñas flores y un pañuelo esmeralda en la cabeza, anda sin prisa hasta llegar a la ladera de un río para revisar una colonia de abejas enclavada en las rocas. Canta una canción secreta, Hatidze, mientras mueve las manos sin guantes entre las abejas que danzan alrededor de su cuerpo. Al recoger la miel y la cantidad de abejas que necesita para sus colmenas, Hatidze vuelve a su casa: no hay agua corriente, no hay electricidad, no hay carreteras, no hay vecinos. Hatidze atiende a su madre postrada en la cama, da de comer a su perro y a un gato. De vez en cuando se dirige andando a la capital para comercializar el oro amarillo que desde hace generaciones su familia recoge siguiendo una sola ley: “Coge la mitad, deja la mitad”. Con el dinero que gana, compra comida blanda para ella y para su madre y algunas otras cosas: tinte para el pelo, un abanico. Hatidze ha aprendido desde pequeña a mantener el equilibrio entre sus necesidades vitales y el entorno en el que vive. Su vida podría seguir así ad libitum si no fuera porque de repente una familia itinerante se instala en la aldea. El reino pacifico de Hatidze se llena de niños chillando, de 150 vacas, de motores rugientes, de peleas entre adultos y adolescentes. Pronto Hussein, el patriarca de la familia, toma una serie de decisiones que podrían destruir la forma de vida de Hatidze para siempre. ¿Qué pasará ahora? ¿Conseguirá proteger sus abejas?

Imagen del documental Honeyland (2019).

El largometraje documental Honeyland, de Tamara Kotevska y Ljubomir Stefanov, retrata una forma de vida en rápida desaparición, el equilibrio delicado entre el género humano y la naturaleza y la extraordinaria resiliencia de la protagonista de esta historia. La película, ganadora de tres premios al Sundance Festival, ha obtenido en España el DocsBarcelona 2019. Honeyland es una perla de rara belleza, una narración perfecta llena de imágenes poéticas, magistralmente iluminadas.

Hablamos con la directora Tamara Kotevska y el cámara Samir Ljuma para descubrir algo más sobre el proceso de creación de este proyecto.

Empezamos por el principio. ¿Cómo descubristeis la historia de Hatidze? 

Tamara. Al principio Stefanov, el otro director, nos propuso trabajar en un proyecto que tenía que ver con las actividades que se hacían en el río de esa región. Una de las actividades estaba asociada a los cuidadores de abejas. Mientras estábamos investigando el territorio nos encontramos con unos agujeros tapados con piedras llanas, en las paredes rocosas que suben al lado del río. Nos dimos cuenta de que estas piedras tenían unas palabras escritas encima. Estaba claro que alguien estaba escondiendo algo allí detrás. Eran abejas y los hermanos de Hatidze estaban cuidando de ellas. Aunque ellos recojan la miel en sitios mucho más extremos y peligrosos –y quizás más interesantes a nivel estético para un documental como este– nos  dimos cuenta que llevaban una vida bastante parecida a la nuestra: tenían casa con luz y agua, tenían hijos, estaban casados. La historia de Hatidze era totalmente diferente. 

Samir. La conexión fue inmediata. Nos dijo que estaba esperando que alguien, algún día, le siguiera por las montañas para ver cómo hacía su trabajo con las abejas. Era su único sueño. 

¿Seguís estando en contacto con ella? 

Tamara (sonríe). Tenemos una relación muy estrecha con ella. Podríamos decir que somos familia. Con el dinero ganado en el Festival de Sarajevo hemos podido comprarle una casa en un pueblo, cerca de sus hermanos. Es una casa que necesita arreglos así que seguimos recogiendo dinero en nuestra página web para ella y para la familia de Hussein. Como sabes su madre murió durante el rodaje y ella se quedó sola. En este momento se está mudando en la nueva casa y vuelve a menudo a visitar sus abejas. Estamos en contacto con ella constantemente.

¿Seguirá produciendo miel a su manera? 

Tamara. Dice que sí, que seguirá, aunque ahora tiene que andar cuatro horas para encontrar las abejas.

Samir. Nos ha dicho que andar es bueno para su salud, así que ha conseguido dar vuelta también a este “obstáculo” sin ningún problema. De todas maneras tiene un plan B, por si las cosas no funcionaran: quiere convertirse en cantante y hay que decir que tiene una voz maravillosa. 

Imagen del documental Honeyland (2019).

Las relaciones que habéis ido tejiendo durante estos años son muy estrechas. ¿Dónde se acaba vuestro trabajo de documentalistas y empieza la relación humana y cómo se manejan estas distancias emotivas? 

Tamara. Es una pregunta interesante. Creo que la respuesta sea muy personal. Las cosas pueden cambiar de director a director. En este trabajo tenía la protagonista a mi lado y era una protagonista que quería “ayudarme” a contar su historia porque quería que su historia fuera contada, así que no teníamos una línea de separación entre nosotras porque ella fue la primera en apoyarnos durante todos estos años de grabación. En general puedo decir que cuando enciendo la cámara para trabajar, no veo la realidad veo la película y trabajo para la película. Si algún personaje de un documental hiciera algo a propósito y solo para el beneficio de la película que estoy grabando, entonces sería cuando apagaría la cámara. Esta sería mi línea roja. 

En el documental Hatidze vive sola en un pueblo sin agua corriente y sin electricidad. Tiene una madre enferma y ciega que ama y respeta con locura. Cuando llega la familia de Hussein, la protagonista hace la única cosa que es capaz de hacer: conectar, comunicar, incluir, dialogar, cantar, reír, ofrecer su sabiduría, abrir la puerta de su casa a los niños. Consigue transformar los rumores en canciones, los llantos en juegos y se convierte en un ser mítico, en una diosa poderosa, sonriente y resiliente. Me pregunto si sabéis cuál es el secreto de Hatidze que delante de los retos de la vida mantiene inalterada su sonrisa.

Hatidze sabe que no podrá tener una familia propia, no podrá casarse, no podrá tener hijos y aprende rápidamente a encontrar la felicidad en otros momentos que la vida le ofrece, sin pedir más, sin juzgarse ni juzgar

Tamara. Personalmente pienso que esa sonrisa y esa actitud hacía la vida le venga del haber aceptado muy pronto, cuando quizás era muy pequeña, su destino. Hatidze pertenece a una comunidad de proveniencia turca –los Qizilbash– en la que la ultima mujer de la familia tiene que quedarse con los padres para cuidarles. Se trata de una ley dura, no escrita pero presente en estas comunidades. Hatidze sabe que no podrá tener una familia propia, no podrá casarse, no podrá tener hijos y aprende rápidamente a encontrar la felicidad en otros momentos que la vida le ofrece, sin pedir más, sin juzgarse ni juzgar. La relación que tiene con las abejas es quizás la más profunda de todas y la que le proporciona serenidad y felicidad. Realmente es como si fueran sus hijas. Vive al lado de su madre y canta canciones a sus abejas. No pide nada más de lo que tiene, ni lo busca.

La familia de Hussein llegó por casualidad al pueblo de Hatidze, mientras estabais  garbando. De esta manera habéis podido dar al documental una estructura que normalmente se utiliza en las historias de ficción en las que hay un protagonista que vive tranquilamente hasta la llegada de un antagonista. La vida equilibrada del protagonista se rompe y, después de haber superado diferentes momentos de tensión con el antagonista, el protagonista consigue reconstruir un nuevo equilibrio. Es raro ver un documental con esta estructura. ¿Cuándo empezasteis a entender que la llegada de Hussein podía ser un ingrediente muy potente para vuestro documental?

Samir. Fue una suerte asistir a ese momento y grabarlo pero no veíamos tan claro al principio cómo utilizar ese evento. Lo único que pienso ahora es que si hubiésemos dejado de grabar antes de la llegada de Hussein, hubiéramos construido un documental totalmente diferente. 

Tamara. Cuando llegó Hussein grabamos su llegada y luego empezamos a pensar en una estructura diferente. Buscábamos en el día a día situaciones que necesitábamos para llenar esa nueva estructura narrativa. Teníamos limitaciones porque está claro que en un documental no puedes forzar la realidad. Lo que puedes hacer es sugerir sutilmente alguna cosa para ver lo que pasa. Por ejemplo: podíamos sugerir a Hatidze de tener un dialogo con su madre. Cuando digo “sugerir sutilmente” lo digo en un sentido literal ya que Hatidze habla un idioma –el turco– que nosotros ni siquiera entendemos así que la comunicación estaba realmente reducida al mínimo entre nosotras. A menudo descubríamos el contenido de los diálogos en fase de montaje y nos sorprendimos que todo pudiera encajar tan bien en la estructura narrativa que teníamos pensada. 

Aparentemente la familia de Hussein representa los “malos” aunque en realidad son víctimas de un sistema de explotación del entorno natural del que todos somos cómplices. 

Samir. Hussein hace lo que le han enseñado a hacer para ganar dinero y comprar comida para sus 7 hijos y hijas. Hatidze también hace lo mismo pero la diferencia entre una forma de vida aprendida y la otra resulta clarísima. La familia de Hussein –y en general el ser humano– si quisiera podría aprender otras maneras más respetuosas de trabajar en un territorio. Es necesario educar a los más jóvenes para que esto se convierta en realidad. 

Imagen del documental Honeyland (2019).

Corristeis muchos riesgos. El primero es el más evidente: trabajar con abejas. El segundo es trabajar durante tres años sin saber exactamente si teníais una historia o no para –finalmente– encontrarla casualmente. Me pregunto si por lo menos a nivel económico teníais el apoyo de alguien antes de empezar o no.

Tamara. No teníamos dinero para un documental tan largo así que nos arriesgamos. Los productores entraron poco a poco. Fue duro pero también fue lleno de belleza porque nadie podía ni siquiera imaginarse las cosas que iban a pasar: nadie esperaba encontrar una historia como la de Hatidze, nadie esperaba que iban a llegar Hussein y su familia y nadie, a nivel productivo, esperaba el dinero para seguir rodando tanto tiempo. Empezamos de manera muy modesta y acabamos ganando tres premios al Sundance Festival. Todas las personas que ven el documental nos comentan la misma cosa: “Esta historia se quedará conmigo durante mucho tiempo”. Es el mejor premio que puedes recibir siendo documentalista. No podemos pedir más.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Sara Beltrame

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí