1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La trampa de la libertad de expresión

Un grupo estudiantil ultraconservador, que camufla su discurso de odio en el paraguas de las libertades, se implanta peligrosamente en las universidades de Estados Unidos

Shane Burley (The Baffler) 5/06/2019

<p>Eric Trump y Charlie Kirk durante una conferencia de Conservative Political Action Conference (CPAC) en National Harbor (Maryland), en 2018. </p>

Eric Trump y Charlie Kirk durante una conferencia de Conservative Political Action Conference (CPAC) en National Harbor (Maryland), en 2018. 

Gage Skidmore

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Los despachos de los consejos de estudiantes universitarios no han sido tradicionalmente un hervidero de polémicas en el ámbito nacional, pero Turning Point USA está decidida a reescribir las reglas de la política estudiantil. El grupo estudiantil ultraconservador, que podría recibir con facilidad la etiqueta de “el ala joven” del republicanismo de Trump, se ha convertido en una legítima fuerza de la política conservadora estudiantil y se ha labrado una reputación a base de mezclar humillación pública y declaraciones intolerantes. Turning Point ha apostado por cambiar una cultura estudiantil universitaria que, según ellos, está demasiado inclinada hacia la izquierda. La pregunta que se hacen es que si pueden cambiar el clima político de los estudiantes universitarios, sobre todo en asuntos como inmigración y derechos queer, ¿podrán también cambiar los valores de la próxima generación de dirigentes? 

En la universidad de Texas State, el enfrentamiento entre TPUSA y la masa estudiantil en su conjunto llegó a las manos en las últimas semanas cuando el consejo estudiantil presentó un proyecto de ley para prohibir su existencia en el campus como grupo estudiantil.

“Sin lugar a dudas, Turning Point USA está grabando a los estudiantes, incluidos los estudiantes de posgrado, e intentando conseguir que los despidan”, afirmó Claudia Gasponi, una estudiante veterana de la universidad de Texas State y la miembro del consejo estudiantil que presentó el proyecto para prohibir la presencia de ese colectivo en la universidad. “No se trata de organizaciones estudiantiles porque TPUSA no es una organización estudiantil, sino una amenaza nacional que utiliza a los estudiantes para ocultar su agenda hostil y corrupta”. 

Fiel a su marca de sadismo político, TPUSA reformuló el tema de la seguridad en el campus para convertirlo en una heroica batalla para salvar la libertad de expresión del cáustico clima educativo. Y, lo que es aún más grave, ahora se han traído a algunos amigos importantes de la poderosa base sureña del partido republicano para que les ayuden. 

–––––––––––––

Durante los años de Obama, con la fragmentación del partido republicano, Turning Point se preparó para surgir como líder de una nueva generación conservadora. Basándose sobre todo en el populismo nacionalista de Donald Trump y en la cultura derechista online de provocación y mensajes codificados, el TPUSA ofrece algo a la generación estudiantil postmillennial que los trajeados de Brooks Brothers de la Heritage Foundation [una fundación conservadora muy influyente en la etapa de Ronald Reagan] nunca podrían darles: vanguardia, al menos en apariencia. 

El grupo lo fundó esa lumbrera de 25 años Charlie Kirk, de la CPAC (Conferencia de Acción Política Conservadora), un hombre al que se le conoce principalmente por intentar hablar por encima de las izquierdas en los eventos públicos. Basándose en el modelo Ben Shapiro de “barrer a los liberales”, modeló el TPUSA fomentando la controversia, en un intento basado en presentar a la oposición de izquierdas frente a la cámara como si fuera tonta. Desde entonces, ha canalizado millones de dólares, obtenidos mediante donaciones de la derecha, hacia proyectos inspirados en los radio debates, como por ejemplo una “lista de profesores en observación” de docentes de izquierdas. 

Este tipo de política teatral ha ayudado a que se instalen en más de 1.300 campus universitarios. De igual manera que los activistas conservadores hicieron antes que ellos, lo que están haciendo ahora es abrirse un hueco en los consejos escolares como método para reorientar la cultura universitaria a su favor, identificándolos como la forma más eficaz para sacar tajada de las administraciones universitarias habitualmente indiferentes. Al mismo tiempo, la izquierda y los activistas universitarios progresistas han ganado terreno en asuntos como los abusos sexuales y la policía universitaria mediante la organización de base en torno a mecanismos procedimentales, como por ejemplo los votos tutelares [conjunto de variables que se tiene en cuenta para establecer la cuantía de las matrículas] y las quejas del Título IX [donde se recogen las quejas por abusos]. (El TPUSA utilizaba los mismos mecanismos para conseguir el resultado opuesto). 

En la universidad estatal de Texas, los estudiantes afiliados a TPUSA se hicieron con el liderazgo del consejo estudiantil eligiendo como presidente del cuerpo estudiantil a Brooklyn Boreing (entre acusaciones estudiantiles de que Boreing había recibido 2.800 dólares en donaciones y 25 tablets del Campus Leadership Project, una filial de TPUSA que se centra en las elecciones de las universidades y de las fraternidades). En ese sentido, Turning Point ha recibido acusaciones por violar las reglas de financiación de las campañas universitarias de forma repetida. 

“Creo que el criterio general entre el cuerpo de estudiantes es que las tablets procedían de Turning Point”, afirmó Claudia Gasponi, una circunstancia que le condujo, a ella y a sus compañeros, a insistir sobre el asunto. “Tienen mucho poder en nuestra universidad”. 

Su intención es transformar las universidades estadounidenses para peor y financiar el discurso racista y homófobo, mientras rebajan de forma simultánea la disconformidad de la gente que se preocupa por la vulnerabilidad de sus trabajos

El historial que posee TPUSA de lanzar insultos racistas y hacer declaraciones visiblemente fascistas, como por ejemplo los comentarios de 2018 que hizo la recién despedida directora de comunicaciones Candace Owens en los que defendía a Adolf Hitler, consiguieron invertir la situación a favor de Gasponi. (Los supremacistas blancos se han concentrado en las universidades de Texas más que en las de cualquier otro Estado, de acuerdo con los datos de la Anti-Defamation League y, a menudo, TPUSA sienta un precedente peligroso). El 11 de abril, el alumnado votó a favor de la moción de Gasponi y su coautor Trevor Newman de “Reclamar la retirada inmediata y la prohibición de Turning Point USA en la universidad Texas State y sugerir que se protejan a las minoría y poblaciones marginadas de la influencia negativa que genera en la universidad”. 

Denominada la “Moción de seguridad docente y estudiantil de 2019”, la resolución citaba la reputación de TPUSA en materia de acoso universitario y la necesidad de distanciar a la universidad de una organización que podría suponer una amenaza para la seguridad de los estudiantes. Hacían referencia a que la delegación de Turning Point de la universidad Texas Southern solían informar con frecuencia a la organización nacional, y sostenían que eso anulaba su estatus como organización estudiantil. La presidenta de la delegación de TPUSA en la universidad Texas State, Stormi Rodriguez, estuvo presente durante la votación y se opuso a la moción: “¿Queréis que este sea vuestro legado? ¿Un legado de censura hacia vuestros compañeros?” clamó entre los gritos de los alborotadores.

La presidenta del alumnado Alison Castillo, en una acción que Gasponi sostiene que fue política, decretó un veto instantáneo sobre la medida, al alegar que violaba la libertad de expresión. “He reflexionado con diligencia sobre este asunto y mantengo firme mi decisión de apoyar la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos”, afirmó Castillo en una carta, lo que tuvo como efecto reorientar el debate con los argumentos que utilizaba TPUSA.

Lo que vino después fue una prueba de la fuerza política nacional de TPUSA, y su habilidad para marcar el debate político en las universidades públicas. 

Después de que Charlie Kirk fomentara en Twitter el rencor contra la moción, el gobernador de Texas, Greg Abbott, se subió al carro y le retuiteó: “Me pregunto en serio si los contribuyentes deberían financiar todavía universidades como esta”. Más tarde, el gobernador citó el proyecto de ley 18 del Senado, que codificará el apoyo a organizaciones como TPUSA en las universidades y aplicará rigurosas multas para los activistas universitarios que perturben a grupos similares. El proyecto de ley ya ha sido aprobado por el Senado del Estado de Texas y ahora está frente al Comité de Educación Superior de la Cámara de Representantes. 

Como era de esperar, esta impulsiva reacción se presentó como una defensa del discurso conservador contra la censura de los estudiantes de izquierdas. Solo que eso nunca fue posible. 

“El gobierno de este país ha despojado de todo su poder al consejo escolar de Texas State”, señaló Gasponi. “Las mociones del consejo de estudiantes son la herramienta que utiliza la universidad para escuchar la voz de los estudiantes. Por lo general, la universidad no escucha nuestras voces, aun cuando aprobamos una moción, pero al menos evita que nos hagan luz de gas cuando dicen ‘¡seguid los canales establecidos, pasad por el consejo escolar!’ Hemos pasado por el consejo escolar y hemos llegado directamente a su puerta, y ahora exigimos que se nos escuche”. 

El caso de la universidad Texas State no es el primero en el que un cuerpo de estudiantes ha intentado frenar a Turning Point. En la universidad de Drake, el consejo estudiantil negó a TPUSA el estatus de organización estudiantil por las preocupaciones que había de que violaran el derecho a la intimidad de los docentes y los estudiantes. Los estudiantes de la facultad de Wartburg, de la universidad de Santa Clara, de la facultad de Cornell y del colegio universitario de Hagerstown tomaron medidas similares para frenar a TPUSA, principalmente en forma de prohibiciones del consejo escolar. Una organización de Indiana de la universidad de Pennsylvania, la Red de poder estudiantil de Pennsylvania, se organizó a lo largo de 2018 para conseguir que se prohibiera a TPUSA por ser un “grupo de odio”, aunque el consejo de estudiantes frenó el intento. Esta táctica se ha utilizado en numerosas ocasiones para intentar concienciar y movilizar sobre este asunto. 

Pero la reacción del público frente a los acontecimientos ocurridos en la universidad Texas State fueron, por lo general, un ejemplo de ese teatrillo político que privilegia una tradición que posibilita que TPUSA sea peligroso. Las intervenciones de la Oficina del gobernador y del consejo permitieron que se caracterizara de forma engañosa al activismo universitario y que se aprobara una legislación que creará inmensos sistemas de protección legal para el discurso de odio conservador y fascista. Mientras que Turning Point ha conseguido manipular la percepción pública en torno a la moción estudiantil, el propósito de la moción era simbólico. Su intención era enviar un mensaje a las administraciones más que servir de prohibición operativa, aunque Turning Point no ha tenido nunca intención de destacar este hecho. 

––––––––––––

El 11 de abril, el consejo escolar de la Universidad de Illinois emitió un comunicado en el que apoyaba la moción de Texas y en el que detallaba su largo historial con Turning Point: “Turning Point USA tiene un largo historial de acoso en los campus universitarios de todo el país. Distribuyeron públicamente los datos personales de estudiantes sin papeles, acosaron en repetidas ocasiones tanto a sus compañeros estudiantes como a los profesores, construyeron un muro en nuestro patio principal como parte de una expresión racista contra los individuos hispánicos y latinos y hace poco celebraron un evento llamado “el discurso de odio es libertad de expresión” el mismo día en que se produjo el tiroteo de la mezquita de Christchurch”.

“Creo que debemos utilizar todas las cartas de la baraja”, dijo Adam Miyashiro, un profesor de literatura medieval de la Universidad de Stockton y un organizador que colabora con la red antifascista universitaria, que apoya abiertamente la moción: “Las mociones de estudiantes son geniales, pero también hay medidas que los docentes y las administraciones podemos adoptar, como por ejemplo asegurarnos de que no se les concede una tribuna a los portavoces de estos grupos en las universidades, puesto que no cumplen con los objetivos educativos de la institución”. 

Turning Point también ha sido el foco de polémicas en la Universidad de Illinois, en Urbana-Champaign, donde los activistas de TPUSA emitieron un vídeo en el que aparecía el estudiante de posgrado y activista universitario Tariq Khan, lo que le convirtió en objeto de amenazas de muerte por parte de los supremacistas blancos y de una presión social que casi provoca que abandone la universidad. 

“Me han acosado con insistencia y han instigado la violencia contra mí”, dijo Khan, que explicó que no es el único estudiante que estuvo en su diana. Khan chocó contra TPUSA, afirma, cuando la organización intentó conseguir que la universidad rehabilitara una mascota deportiva universitaria de los nativos americanos. “Me imagino que [el consejo escolar] detectó que TPUSA estaba creando de forma violenta e intencionada un entorno universitario hostil por burdos motivos políticos y los estudiantes ya han tenido suficiente”. 

Aunque Turning Point ha conseguido generar una sólida polémica retórica en torno a la “libertad de expresión” y posicionarse como una minoría política asediada en los campus universitarios socialistas, sus intervenciones en los campus no pueden reducirse a depender únicamente de la expresión.

“Todo esto tiene consecuencias directas y palpables sobre ciertas personas (estudiantes inmigrantes, docentes en el punto de mira) y la consecuencia indirecta de paralizar la libertad de expresión en las clases”, declaró Amanda Gaily, profesora asociada en la universidad de Nebraska, que estuvo en el blanco de Turning Point en 2017 por su propio activismo a favor del control de armas y por apoyar a un estudiante de posgrado al que habían puesto en el punto de mira. “TPUSA utiliza una falsa fachada y aparenta ser un grupo de chicos de la universidad o del instituto, aunque en realidad es una especie de escudo humano para los poderosos políticos y lobistas que colaboran con el grupo. Su intención es transformar completamente las universidades estadounidenses para peor y financiar el discurso racista y homófobo, mientras rebajan de forma simultánea la disconformidad de la gente que se preocupa por la vulnerabilidad de sus trabajos”. 

“Esto no es un tema de libertad de expresión porque no defiendo que prohibamos expresarse o reunirse a los estudiantes conservadores”, concluyó Gasponi. “Lo único que defiendo es que se prohíba a esta organización en concreto que utilice los recursos de la universidad por su relación con organizaciones supremacistas blancas violentas, porque amenazan y acosan a nuestros estudiantes y docentes y porque corrompen nuestro consejo de estudiantes”. 

Las frágiles luchas universitarias por términos como “libertad de expresión” ofrecen el paraguas terminológico que necesita Turning Point para ocultar sus otros propósitos destructivos, que van desde las campañas contra los profesores eventuales hasta la humillación pública de estudiantes. Y esta pantalla les ha permitido conseguir lo que más ansían: la posibilidad de irrumpir en las universidades con impunidad, y presentar la resistencia política como una grandiosa batalla para desmontar la democracia moderna. 

Mientas que TPUSA ha construido su reputación en base a la defensa de la “libertad de expresión”, los estudiantes activistas alertan del efecto que está teniendo en los campus. Se puede obtener un beneficio político camuflando la movilización política violenta bajo esa retórica, pero la Moción de Texas State – que no es vinculante, pero sí un instrumento de influencia– es también un discurso en sí mismo, un llamamiento a organizarse para oponerse al golpe que Turning Point está dando en todas las universidades del país. 

-------------------------------

Shane Burley es un escritor y realizador que vive en Portland, Oregón. Es el autor de El fascismo en la actualidad: qué es y cómo acabar con él (AK Press). Sus artículos han aparecido en lugares como Jacobin, AlterNet, In These Times, Political Research Associates, Waging NonviolenceLabor NotesThinkProgressTruthoutRoar Magazine. Puedes seguirle en Twitter: @shane_burley1.

----------------------------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler.

----------------------------------

Traducción de Álvaro San José. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Shane Burley (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    claman y apelan a la libertad para eliminar ls libertades con odio y cuando lo consigan solo tendremos drcho a odiar

    Hace 2 años 4 meses

  2. fattsbackett

    El artículo parece traducido por el Google translator

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí