1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURA

Mujer y locura

Fragmento del clásico de los 70 recientemente publicado con ese título en Editorial Continta Me Tienes

Phyllis Chesler 5/06/2019

<p>Mujer en rojo. 2015</p>

Mujer en rojo. 2015

Marliz Frencken

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

¿Qué han pensado y qué han sentido los psicólogos y psiquiatras estadounidenses contemporáneos acerca del feminismo? ¿Cuál ha sido su comportamiento con respecto a él, como ideología, como movimiento y como algo que ha ejercido una influencia en las mujeres que son sus pacientes? En público, su comportamiento ha sido idéntico al de cualquier otro colectivo: risas nerviosas, confusión deliberada, sutileza, crueldad maliciosa, solidaridad mal entendida, aburrimiento, hostilidad, condescendencia y capitalismo comercial y académico.

En 1969, algunas de nosotras constituimos la Association for Women in Psychology. En 1970, tomé la palabra en un multitudinario congreso de la Asociación Estadounidense de Psicología. Exigí indemnizaciones simbólicas para las pacientes psiquiátricas (para tasas judiciales, educación, vivienda, etc.). La cantidad de dinero exigida equivalía al dinero que las psicólogas habían abonado en cuotas de asociadas durante un periodo de cinco años, un dinero que nunca se destinó a mejorar la estabilidad laboral ni a crear oportunidades de ascenso para esas profesionales relativamente privilegiadas. Mi demanda fue recibida con una carcajada sonora y hostil, a la que siguió después la diplomacia hostil del “procedimentalismo” burocrático. Huelga decir que nunca recibimos ningún dinero para tal fin, pero la mayoría de las mujeres que participaron en esa demanda fueron ponentes invitadas en la convención de 1971.

Algunos especialistas han mostrado un interés, una comprensión y un apoyo genuinos y una minoría se ha unido al movimiento de las mujeres. Varias revistas profesionales han dedicado “números especiales” a las mujeres, como si se tratase de un exótico grupo de mayorías-minorías recientemente descubierto. The Radial Therapist, una publicación colectiva “clandestina”, ha incluido artículos sobre las mujeres y el sexismo en todos sus números. Por otra parte, colectivos de mujeres psicólogas, terapeutas y pacientes o usuarias han creado listados de referencia de terapeutas feministas. Sin embargo, hasta el momento, nadie ha presentado aún una nueva teoría de la personalidad humana basada en las ideologías feministas, como tampoco ha psicoanalizado nadie al feminismo.

Muchos psicólogos varones que muestran verbalmente cierta “solidaridad” con el feminismo siguen llamando “chicas” a sus pacientes de mediana edad, siguen describiéndolas según lo “atractivas” que sean y, por supuesto, siguen manteniendo relaciones de dependencia no recíproca con sus esposas o novias. Muchos simpatizan con el feminismo porque sienten “atracción” sexual por las feministas, ya que las consideran más “interesantes” que sus mujeres.

La mayoría de los psiquiatras niegan en público que existan trabajos forzados por género en los hospitales estatales o comarcales, minimizan el efecto que tienen los “experimentos” médicos y psicológicos en sus pacientes, cuentan “chistes verdes” en las reuniones de personal y se burlan de las reivindicaciones feministas. Están más dispuestos a compadecerse de las mujeres que a respetarlas y se sienten más cómodos con mujeres infelices que con mujeres enfadadas.

La mayoría de los especialistas, de ambos sexos, están dominados emocional y económicamente por el romance de la familia burguesa. Son pocos los especialistas de mediana edad, de cualquiera de los dos sexos, que tienen conciencia de clase. En un reciente encuentro profesional, una especialista, en una descripción nostálgica de la Viena anterior a la Segunda Guerra Mundial, evocó lo “verdaderamente liberadas” que estaban todas las mujeres vienesas. Yo le pregunté si las mujeres pobres y analfabetas de Viena también lo estaban (personalmente, no definiría como “liberadas” a las Hijas Responsables de Freud, sino como “privilegiadas”). Me respondió que, en realidad, no lo había pensado “desde ese punto de vista”. Aparentemente, los especialistas sienten aversión y pena por la paranoia y la indignación de las feministas: furtivamente, en confianza, quieren saber por qué les “enerva” tanto que los “pobres” de Tom, Dick o Harry las encuentren sexualmente atractivas… ¿Por qué les causa semejante enfado el acoso verbal callejero? (Las clases más bajas siempre han sido escandalosas, de una manera excitante, así que, pensemos en ello… en cualquier caso, si los pobres se desmadran demasiado, la policía siempre podrá controlarlos). ¿Acaso estas mujeres que de repente alzan la voz no invitan “sin querer” al acoso o a la violación? ¿Y acaso, “sin querer”, no lo disfrutan? Es más, ¿la clave de la liberación de la mujer no es también la liberación de los hombres y no, Dios no lo quiera, el poder de las mujeres? ¿No es el capitalismo el verdadero enemigo? ¿Y no provoca el feminismo divisiones y/o es la “rabieta” de las mujeres mimadas blancas de clase media? Con respecto a esta cuestión, mi sensación es la siguiente: en primer lugar, que se suele formular la pregunta sin información, sin rigor y sin respeto; en segundo lugar, que el sexismo es anterior al capitalismo y al colonialismo y es posible que haya conducido a estos; y en tercer lugar, que el menosprecio y la tergiversación son formas de violencia que se deben evitar en la medida de lo posible, especialmente por parte de los sanadores y padres seglares. 

La mayoría de los especialistas contemporáneos sienten tanta confusión y hostilidad hacia el feminismo como la mayoría de la gente, y me refiero exclusivamente a los especialistas que muestran el interés suficiente como para asistir a debates sobre psicología femenina y feminismo o para hacer publicaciones sobre la materia. Durante los primeros años de la década de 1970, la mayoría de las especialistas emitían apasionados discursos sobre lo necesario y lo deseable que era combinar la maternidad y la carrera profesional y lo hacían incluso si el tema específico a debate era otro. Sus colegas varones normalmente guardaban un prudente silencio durante estas afectadas trifulcas de sábado noche. Las profesionales insistían primero en que no tenían ningún interés político particular y, a continuación, pasaban a presentar sin dilación sus credenciales políticas: la existencia de dos o tres hijos propios. Consideraría aceptables dichas demostraciones si viviéramos en una cultura dominada por las mujeres o en una cultura que no “recompensara” sospechosamente a las mujeres por dedicarse a la crianza más que por otro tipo de actividades.

Después de defender la fe en la maternidad, las especialistas de la convención solían tomar aliento y se metían de lleno en una diatriba contra “las madres terribles y dañinas” que habían tenido sus pacientes, ¡las mismas “madres” a las cuales las feministas parecen intentar liberar del anzuelo de la responsabilidad maternal! Normalmente, terminaban sus discursos con una descripción de sus pacientes varones con tono piadoso, para beneplácito de sus colegas del sexo opuesto que, a cambio, no las echarían de sus puestos de trabajo ni las excluirían de sus redes de comunicación. No había ninguna necesidad: esas mujeres eran maternales y femeninas, no misándricas iracundas como “las otras”. 

Las especialistas muestran, por lo general, la misma ambivalencia con respecto a las mujeres que las demás. El precio particularmente doloroso que han tenido que pagar incluso por alcanzar un “éxito” limitado fuera del hogar no les va a permitir concebir fácilmente definiciones radicales del yo. Una académica de éxito me dijo, sotto voce: “Claro que condiciona, Phyllis, pero el condicionamiento funciona, y después de uno tan brutal, la mayoría de las mujeres están en una situación horrible. ¿querrías trabajar con ellas? Te deseo suerte en el intento, pero yo, sencillamente, no puedo”. 

En los encuentros profesionales, algunos especialistas han llegado a dirigirse a las participantes feministas a gritos, a menudo de manera histérica y cruel. Las han llamado de todo, desde neuróticas y delincuentes hasta egoístas. Con frecuencia, quieren que las feministas presentes hablen más acerca del daño que el sexismo ha producido a los hombres que del daño que ha hecho a las mujeres. En una de estas reuniones le pregunté a un psicólogo negro si él creía que un encuentro sobre el poder, la igualdad y la autodeterminación de los negros debía detenerse mucho, con gran solidaridad y sobreprotección, en cómo ha perjudicado el racismo a los racistas blancos. Se echó a reír. 

Lo que intento decir es que hasta los profesionales varones más solidarios tienen comportamientos patriarcales.

------------------------------

Fragmento del clásico de los 70 recientemente publicado con ese título en Editorial Continta Me Tienes 

Autora >

Phyllis Chesler

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí