1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La lucha de Gambia para cerrar las heridas de la dictadura

El nuevo gobierno ha creado la TRRC, una comisión que investiga lo acontecido en la dictadura y cuyas audiencias interrogando a militares y políticos se retransmiten por la televisión pública

José Ignacio Martínez Rodríguez Banjul (Gambia) , 29/05/2019

<p>Zainab Rilwan, una de las víctimas e integrantes del Victims Center.</p>

Zainab Rilwan, una de las víctimas e integrantes del Victims Center.

J.I.M.R

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Fue el 16 de diciembre de 2004. Entonces, cuando Deyda Hydara dio por finalizada su jornada laboral al frente de The Point Newspaper, el primer periódico de Gambia en antigüedad y en lectores que él mismo fundó, se montó en su coche y, junto a un par de compañeros, puso rumbo a su casa. Nunca llegó. En mitad del camino, unos tipos se apearon de otro vehículo y lo tirotearon hasta asesinarlo. Sus acompañantes sólo resultaron heridos. La razón: la línea editorial del rotativo era feroz contra Yahya Jammeh, el dictador gambiano que asaltó el poder en 1994 con un golpe de Estado y que lo mantuvo, ya bajo las sigas del partido político APRC (The Alliance for Patriotic Reorientation and Construction, la agrupación que fundaron los militares tras el golpe) hasta 2016. 

“A mi padre lo mataron por denunciar todos los casos de corrupción y de violación de derechos humanos. Este periódico siempre se posicionó en contra del dictador. Por eso estuvo cerrado un tiempo y sufrió una brutal persecución”, afirma Baba Hydara, su hijo y actual editor del mismo rotativo. “Fue uno de tantos, una víctima más de las acciones de un régimen que asesinó, torturó e infligió gran sufrimiento al pueblo gambiano”. 

Yahya Jammeh gobernó con mano dura Gambia, el país más pequeño de África, con algo menos de dos millones de habitantes, durante 22 años. La magnitud de las atrocidades que se perpetraron en el país bajo su mandato sólo es comparable a la grandeza de sus delirios. Jammeh fue capaz de vender al mundo que había inventado una cura del VIH, un remedio que se aplicaba en un hospital gubernamental, también de su propia creación, y que provocó decenas de muertes al obligar a los pacientes a abandonar los tratamientos retrovirales. También dijo haber creado una pócima capaz de acabar con la brujería, que repartía entre la población acusada de ello, sobre todo entre mujeres. Respondía a las protestas con detenciones y tiroteos y se le acusa, de igual modo, de ser responsable de decenas de asesinatos y desapariciones, muchas de las cuales todavía se encuentran sin resolver. 

Cuando en 2016, tras las primeras elecciones democráticas o, al menos, las únicas que no levantaron las suspicacias de la Comunidad Internacional, el presidente fue depuesto y obligado a huir a los países vecinos, los damnificados por los crímenes de la dictadura, aprovechando la transición política, comenzaron a organizarse. Nueve familias se unieron entonces para fundar el Gambia Center for Victims of Human Rights Violations. Hoy, casi dos años después, las víctimas se cuentan por cientos y aumentan cada semana. 

“Necesitamos justicia, saber qué es lo que pasó durante tanto tiempo. Aquí puede venir quien quiera. Animamos a todo el mundo que se haya sentido perseguido por la dictadura a que acuda a nosotros para que podamos ayudarle. Ya lo han hecho unas 800 personas. La queja más común son los arrestos injustificados que se produjeron, pero hay gente que viene y nos dice que necesita saber qué pasó con su hija, con su hermano o con su padre”, explica Zainab Rilwan, responsable de Documentación de la asociación y una de sus fundadoras. 

Zainab cuenta que la Asociación ya ha documentado 30 casos de personas desaparecidas y 40 de asesinatos. Aunque podrían ser muchos más. Ella, prosigue, sigue buscando a su hermano. “Era soldado. Su nombre era Ebolo. En 2006 estuvo implicado en un motín y fue arrestado. No recuerdo bien, pero creo que era por marzo o abril. Un par de días después de su detención, el gobierno de la dictadura anunció que cinco de los presos que habían participado en aquel golpe iban a ser trasladados a otra cárcel. Ya no volvimos a saber nada de él. Dijeron por la televisión que el camión que los transportaba tuvo un accidente en el camino y que los prisioneros huyeron a pie. Al principio pensamos que era verdad. Pero después, cuando pasaban las semanas y no teníamos noticias suyas, empezamos a creer que lo habían asesinado. Nadie volvió a ver a mi hermano nunca más. Hoy estoy seguro de que lo mataron. Era un hombre joven, de 29 años, y tenía mujer e hijos. Nadie desaparece así…”, recuerda. 

Sentada en una silla en la sede de la Asociación, a las afueras de Serakunda, una de las ciudades más grandes de Gambia, a Zainab le cuesta hablar sobre su hermano. “Todo esto fue, y sigue siendo, muy duro para toda mi familia. Sus niños eran todavía pequeños, así que no fue difícil decirles que su padre se había ido de viaje. Poco a poco, conforme han crecido, han ido descubriendo la verdad. Mi madre lo pasó muy mal. Tuvo que ayudar mucho. Yo también tuve que hacerlo. No hay forma de explicar cómo nos sentimos. Simplemente, no podemos aceptar que eso pasara y que quede en el olvido”, afirma. Y prosigue: “Días antes de su detención estuvo en casa y nos dijo que estaba tranquilo, que él no era parte de aquella protesta. ¡Cómo cambia la vida! Un día estás hablando con él, al día siguiente te informan de que está arrestado y al otro ya no vuelves a verlo nunca más”. 

Los testimonios recogidos por el ‘Gambia Center for Victims of Human Rights Violation’ no difieren mucho del de Zainab. La asociación, que no tiene carácter político ni nació vinculada a ningún partido, ha documentado también torturas llevados a cabo por la Agencia de Inteligencia Gambiana (NIA por sus siglas en inglés) en la época del dictador, ha demostrado la existencia de coacciones para firmar declaraciones falsas y ha ayudado a localizar fosas comunes con restos humanos de asesinados durante la dictadura, que ya han comenzado a exhurmarse. “Cada mes llegan testimonios de gente que perdió a sus familiares injustamente. Trabajaremos para que esto no pase nunca más”, sentencia Zainab. 

 La comisión reparadora y sus audiencias

Los movimientos ciudadanos no han sido las únicas respuestas a los años de barbarie. Después de las elecciones de 2016, donde resultó ganadora una colación formada por siete partidos opositores al régimen, y capitaneada por Adama Barrow, actual presidente (que necesitó la intervención de la comunidad internacional porque su rival, Yahya Jammeh, se negó a aceptar la derrota y amenazó con una dura represión), se han sucedido las acciones. La más importante ha sido la impulsada por el Ministro de Justicia y reputado abogado gambiano Ba Tambadou, que había trabajado durante más de diez años para el Tribunal Penal de las Naciones Unidas para Ruanda (organismo encargado de depurar las responsabilidades del genocidio ruandés). Tambadou ha dirigido en Gambia la creación de la Truth, Reconciliation and Reparations Commision (Comisión para la Verdad, Reconciliación y Reparación, TRRC) por sus siglas en inglés). 

Esta Comisión, que por mandato gubernamental sólo tendrá dos años, más uno prorrogable, para alcanzar sus objetivos, está formada por once personas y trabaja para arrojar luz sobre los asesinatos sumarios, los secuestros, las desapariciones y todas las violaciones de derechos humanos acontecidas durante los 22 años de dictadura. Para ello ha comenzado ya una serie de audiencias que comanda su equipo legal, compuesto por cuatro juristas locales, y que seguirán un orden cronológico; empezaron el pasado febrero con el interrogatorio a los militares envueltos en los primeros crímenes, los de 1995, y finalizarán investigando los acaecidos en 2016, durante los últimos meses de mandato del expresidente. 

La TRRC no puede imponer penas a ningún interrogado, aunque estos confiesen crímenes durante las audiencias. Tampoco tiene el poder de conceder amnistías. Esa potestad corresponde únicamente a los jueces, que decidirán si basarse en las conclusiones de la TRRC, cuando ésta acabe su labor, para dictaminar sus penas. La Comisión, en cambio, sí deberá pedir la comparecencia de aquellas personas contra las que haya pruebas fehacientes de violaciones de derechos humanos. Si esta persona se niega, el organismo puede exigir a las autoridades que intervengan y el requerido podría ser llevado a declarar a la fuerza. Las víctimas, además, tienen la posibilidad de pedir voluntariamente su comparecencia para explicar lo sufrido. “Lo que haremos será recomendar al sistema judicial, en función de los testimonios, la encarcelación de los responsables de las torturas y los asesinatos”, explica Imram Darbor, coordinador de Proyección Externa del organismo. 

Las audiencias, que tienen periodicidad diaria, las retransmite en directo la televisión pública gambiana. “Necesitamos que el país entero entienda las cosas que pasaron y también que sepan que vamos a respetar el dolor de las víctimas. Muchas han sufrido demasiado tiempo sin poder decir nada”, afirma Imram. Y lo ejemplifica recordando uno de los casos más sonados: “En el año 2.000 hubo una manifestación estudiantil que fue violentamente reprimida por el dictador. La policía abrió fuego, mató a 16 chavales, todos jóvenes, e hirió a bastantes más. Algunos de los supervivientes de aquello han venido a decir que quieren hablar. Todavía tienen restos de las balas y de metralla dentro de sus cuerpos y lamentan que nunca hayan podido decir nada al respecto. Hasta ahora”. 

Por estas audiencias, finaliza Imram, deberán pasar también policías, militares y responsables de medios de comunicación para ayudar a esclarecer todos los crímenes cometidos. El gobierno gambiano también ha impulsado otra comisión de similares características para inspeccionar los crímenes financieros y la corrupción y otra encargada de velar por el cumplimiento de la Constitución.

 Sanar el pasado, mirar al futuro

Lo cierto es que los escándalos atribuidos al dictador Yahya Jammeh, que actualmente se encuentra huido del país gambiano, son muchos y diversos, aunque algunos trascendieron más que otros, sobre todo de cara a la comunidad internacional. Hay varios ejemplos. Uno de los mas recientes e importantes por su influencia en el devenir de los acontecimientos fue el asesinato a manos de la policía del entonces opositor Solo Sandeng, en abril del 2016, acción que propició múltiples protestas civiles que serían el detonante para el derrocamiento del dictador. 

Pero los escándalos son muchos y muy prolongados en el tiempo. Jammeh reformó la Constitución para perpetuarse en el poder, pronunció discursos repletos de odio contra la etnia mandinga, la más numerosa en Gambia (él pertenece a la etnia Yola, a la que privilegió durante su mandato) y, en el momento de marcharse al exilio, lo hizo, según denunció Mai Ahmad Fatty, asesor del presidente actual, llevándose consigo unos 500 millones de dalasis (alrededor de 10.5 millones de euros) de dinero público, además de otros objetos de lujo como tres Roll Royce. Otras fuentes afirman, sin embargo, que el dinero sustraído fue bastante más.

“Gambia es muy pequeño; sólo hay dos millones de personas y las familias, como en otras partes de África, suelen tener muchos componentes. Es necesario reparar el sufrimiento y avanzar en la reconciliación porque, a menudo, las víctimas son familiares de los verdugos”, resume Imram Darbor. “Hay damnificados de todas las edades, de todas las etnias y de todas las afiliaciones políticas, incluso del partido político del dictador. De hecho, hay víctimas que eran parientes suyos”, dice Zainab Rilwan en la sede del Gambia Center For Victims of Human Rights Violation. 

Como Baba y Zainab, son muchos los gambianos que luchan por encontrar a sus hijos, a sus maridos, a sus mujeres, a sus amigos. Quieren cerrar una herida que todavía supura y enterrar hondo la llave para que nadie vuelva a abrir la cicatriz. “De todo lo que pasaba en Gambia, el presidente quería su parte. Yahya Jummeh hizo de la corrupción su forma de gobierno y de la represión su máximo aliado. Saber lo que pasó puede ser muy doloroso, pero antes de avanzar, antes de reconciliarnos todos, es imprescindible que sepamos la verdad. Lucharemos para que el dictador vuelva a Gambia, a nuestro país, y pueda terminar sus días en la cárcel. Por ahora es muy difícil, pero creemos firmemente que no va a ser siempre así”, finaliza Baba Hydara en la redacción de The Point Newspaper, sentado en la silla que un día ocupó su padre. 


Fue el 16 de diciembre de 2004. Entonces, cuando Deyda Hydara dio por finalizada su jornada laboral al frente de The Point Newspaper, el primer periódico de Gambia en antigüedad y en lectores que él mismo fundó, se montó en su coche y, junto a...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Ignacio Martínez Rodríguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí