1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

Europa rompe con el bipartidismo… ¿Para continuar con el bipartidismo?

Populares y socialistas no suman mayoría absoluta, mientras el crecimiento de verdes y liberales estabiliza el futuro de la UE. La extrema derecha y otros movimientos euroescépticos se estancan en el 25%

José Luis Marín 28/05/2019

<p>Resultados provisionales del Parlamento Europeo tras las elecciones del 26 de mayo.</p>

Resultados provisionales del Parlamento Europeo tras las elecciones del 26 de mayo.

PARLAMENTO EUROPEO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Europa ha roto, tal y como ocurrió en España hace tres años y medio, con el bipartidismo. O lo ha hecho, al menos, con su dominio parlamentario. Populares (PPE) y socialdemócratas (S&D) no sumarán, por primera vez en la historia, mayoría absoluta en la Europa de la inestabilidad política. Una inestabilidad, eso sí, contenida, como viene siendo habitual en las instituciones comunitarias durante los últimos años: en última instancia, la UE mantiene la gobernabilidad, con una clara mayoría de representantes europeístas en el Parlamento y sin visos de que este escenario pueda abrir las puertas a cambios de calado. Esto es, la tecnocracia y los estamentos burocráticos –el mainstream comunitario– seguirán controlando, al menos de momento, el Parlamento, la Comisión, el Banco Central Europeo y el resto de organismos de poder. El desencanto y la sensación de agotamiento del proyecto –al menos del actual– son, sin embargo, evidentes.

Principalmente porque el Partido Popular Europeo y La Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas han perdido la mayoría parlamentaria en las elecciones Europeas con más participación de los últimos 20 años: según datos provisionales, cerca del 50% de los 427 millones de electores han participado en unos comicios donde verdes y liberales han sido los relativos triunfadores. Dos grupos que parecen haber encarnado, además, el principal motivo del frenazo –que no retroceso– de los partidos de extrema derecha y el resto de movimientos euroescépticos.

De esta forma, el PPE vuelve a ganar las elecciones comunitarias con cerca de 180 escaños, pero se deja por el camino 41 parlamentarios y un 5% del voto respecto de las elecciones de 2014. S&D, de nuevo el segundo grupo más votado, logra alrededor de 145 eurodiputados, 45 menos que hace 5 años –un 6% del voto–.  El tercer y cuarto puesto se lo reparten liberales y verdes, los dos grupos parlamentarios con más crecimiento en estos comicios. ALDE&R, encabezado por la modernidad estudiada de Emmanuel Macron, dobla su porcentaje de voto y pasa de 67 representantes a 109. Los ecologistas, por su parte, aumentan un 30% su apoyo y logran 69 europarlamentarios, 19 más que en 2014.

El tablero principal lo completan los movimientos de extrema derecha y el resto de sucedáneos euroescépticos: su respaldo es casi idéntico al de hace cinco años –aproximadamente un 25%–, un porcentaje insuficiente para tener peso en las decisiones de poder de la UE. Pese a esto, su enquistamiento y el simbolismo de sus resultados genera bastante más inquietud que hace un lustro. No por casualidad la actual Comisión lleva meses insistiendo, muchas veces de forma desvirtuada, en la lucha contra la desinformación –que asocian inevitablemente a Rusia y a estas formaciones– o contra los discursos xenófobos y antieuropeos.

Si bien se ha logrado un respiro con el insuficiente apoyo general a estos grupos, mucho más preocupante ha sido el cómo y el dónde. Los partidos ultras y populistas han sido los más votados en tres de los cuatro países más fuertes de la Unión: Francia, Italia y Reino Unido, que seguirá representado en el Parlamento hasta que se resuelva el brexit. Al mismo tiempo, los resultados de la extrema derecha a nivel nacional son cada vez más contundentes, con figuras reconocibles mediáticamente, al tiempo que populares entre las bases. En las instituciones de la UE esta realidad todavía no ha implosionado, pero el riesgo de que lo haga tarde o temprano sobrevuela Bruselas.

Así, formaciones como el Frente Nacional de Marine Le Pen ya llevan tiempo dominando la arena política europea. En Francia, donde han logrado 22 escaños, por los 21 del frente macronista. Es reseñable que, pese al empuje de una figura como Matteo Salvini y quizá por la disputa más ajustada con los liberales franceses, Steve Bannon –uno de los grandes ideólogos del ‘Trumpismo’– eligiese París como sede donde pasar los últimos días de la campaña electoral europea.

En Italia, el éxito europeo de la xenófoba Lega ha sido abrumador: logran 28 eurodiputados, diez más que los socialdemócratas (PD), segunda fuerza del país. El resto de los movimientos euroescépticos y populistas aguantan el tirón o crecen en la zona del Visegrado: Ley y Justicia (PiS) sube 7 escaños y aglutina el 45,3% del voto en Polonia, mientas que el Fidesz de Viktor Orbán en Hungría gana un asiento y sigue congregando más del 50% del apoyo, triplicando al segundo perseguidor. En Gran Bretaña, por su parte, el nuevo partido eurófobo de Nigel Farage (Brexit Party) gana casi el 32% de los apoyos y sube 5 escaños respecto de lo que consiguió el UKIP en 2014. 

Entre todos ellos, eso sí, no consiguen sumar un tercio de la Cámara, mínimo necesario para tener una influencia real en las decisiones europeas y pese a tener representación en los gobiernos de algunos Estados miembro. Los propios resultados de Vox en España son un reflejo de estas pulsiones populistas y sus ritmos. El partido ultra, en auge nacional durante el último año, ha logrado colocar tres representantes en el Parlamento Europeo, pero su influencia a nivel local parece que será mucho más inmediata: la formación de extrema derecha ya ha comenzado a ser bisagra indispensable –algo inconcebible en gran parte del continente– para que la derecha conservadora y (neo)liberal de PP y Ciudadanos forme gobierno en algunas administraciones del país.

Otro de los episodios regionales más exitosos para la extrema derecha ha ocurrido en las elecciones regionales de Bélgica, que se han celebrado de forma paralela a las europeas. El país, con su capital como núcleo central de la institucionalización europea, ha volcado su confianza hacia los ultraderechistas flamencos del Vlaams Belang, que ha triplicado votos y se sitúa como segundo fuerza. 

Al sur, Grecia –arrasada por la Troika hace apenas cuatro años– sigue demostrando cómo de cerca sigue ligado su futuro a los que suceda en la Unión. Allí, la derecha ha crecido diez puntos y supera en los comicios europeos –también en los locales– a Syriza, el partido encabezado por Alexis Tsipras. Inmediatamente, el primer ministro heleno ha anunciado un adelanto de las elecciones legislativas.

Este golpe se extiende al grupo de las izquierdas, las más dinámicas hace cinco años, en el conjunto del continente: el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica –conformado por partidos como Unidas Podemos o el propio Syriza– ha descendido considerablemente, pasando de 52 a 39 parlamentarios. No parece una sorpresa, visto cómo los nuevos movimientos paneuropeos izquierdistas, surgidos al calor de la Troika, llevan tiempo diluyéndose y terminando en fracaso. Diem25, plataforma encabezada por Yannis Varoufakis –y que contó con el apoyo inicial de Bernie Sanders–, se ha quedado fuera del Parlamento Europeo con el 0,3% de los votos y la décima posición en Alemania, país donde se presentaba el exministro griego. En Grecia, el experimento apenas ha logrado una representante.

Crecen con fuerza, eso sí, los partidos verdes y ecologistas, aupados por el reciente movimiento ciudadano y estudiantil europeo. El grupo verde parlamentario pasa de 50 a cerca de 70 escaños, sumando mucho en importantes plazas continentales: en Alemania, con el 20,5% de los apoyos, han sido la segunda fuerza más votada por delante de los socialdemócratas. En Francia se aúpan al tercer puesto con 12 eurodiputados, siete más que hace cinco años. En Bélgica logran 3 representantes y el 15% de los votos.

También crecen en la zona de influencia inmediata del brexit. En Reino Unido, el grupo de los verdes ha sido la tercera fuerza más votada y llega al 16%, mientras que en Irlanda suman un porcentaje similar y reaparecen con bastante peso, en esa sinergia local-continental, en las elecciones municipales del país. 

El despegue de los ecologistas también ha marcado con muchas nitidez otra de las grandes brechas continentales: en varios países, los más jóvenes han apoyado masivamente esta opción mientas se alejaban del comportamiento electoral del resto de sus conciudadanos. En Austria, donde los últimos escándalos han fulminado la coalición de gobierno entre conservadores y extrema derecha, un 28% de los menores de 30 años ha votado verde, mucho más que cualquier otro partido. En Alemania, un tercio de los votantes de entre 18 y 24 años también ha elegido esta opción.

Además de en Francia, los liberales se han hecho fuertes en Reino Unido –segunda fuerza–; en Países Bajos, empatados con los socialdemócratas a 6 escaños; o en Dinamarca, donde son el primer partido.

En términos generales, la victoria del bloque europeísta supone una tregua para la Unión, pero el enraizamiento de la extrema derecha y la fragmentación con nuevas mayorías en el Parlamento son los enésimos toques de atención serios para unas instituciones que aún se muestran tremendamente distantes de la realidad cotidiana continental. En la Unión Europea todavía hay 100 millones de personas en riesgo de pobreza y los derechos sociales (y Humanos; basta con mirar al Mediterráneo) siguen resquebrajados. 

La galopante falta de autocrítica de los equipos salientes, obsesionados con el mantra de la gestión de crisis –‘multicrisis’ ha sido una de los palabros fetiche de la Comisión Juncker para definir su mandato–, se unen a un escenario en el que todavía se dará la salida de los 73 parlamentarios británicos recién llegados y en la que la falta de acuerdo puede dejar a la Comisión actual en funciones hasta bien entrado el año.

A día de hoy, Manfred Weber (PPE) y Frans Timmermans (S&D) se presentan como los principales favoritos para ocupar la próxima presidencia de la Comisión, en el momento en el que el antiguo pacto entre las dos grandes formaciones se derrumba: el candidato socialdemócrata llamó a una alianza progresista para frenar a los populares al tiempo que Pedro Sánchez y Emmanuel Macron se reunían en París. El presidente francés, eso sí, venderá caro el pacto socioliberal, con Margrethe Vestager como principal baza de su grupo para encabezar la futura Comisión. 

De ellos dependerá que el descenso de socialdemócratas y democristianos se convierta en una ruptura definitiva del tablero bipartidista europeo o, como ocurrió en España, en un simple estrechamiento.

Europa ha roto, tal y como ocurrió en España hace tres años y medio, con el bipartidismo. O lo ha hecho, al menos, con su dominio parlamentario. Populares (PPE) y socialdemócratas (S&D) no sumarán, por primera vez en la historia, mayoría absoluta en la Europa de la inestabilidad política. Una inestabilidad,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    UE DL PP=VX C$ PPA$:e PPNv uPPN CC CIU https://www.youtube.com/watch?v=AgvKaLqMM1I&t=20s

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí