1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

En huelga contra el fin del mundo

El grupo activista Extinction Rebellion lidera en Reino Unido la lucha más radical contra el cambio climático

Robert Raymond (The Baffler) 22/05/2019

<p>Manifestación de Extinction Rebellion, en Londre.</p>

Manifestación de Extinction Rebellion, en Londre.

David Holt

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

En los últimos meses, cientos de personas de todo el país han plantado cara a la clase política en sus despachos para pedirles que adopten medidas para luchar contra el cambio climático. Activistas del Sunrise Movement, una organización juvenil cuya misión es detener el cambio climático y “crear millones de empleos de calidad en el proceso”, irrumpieron en febrero en el despacho que el líder del Senado Mitch McConnell tiene en Capitol Hill instándole a apoyar el Green New Deal de Alexandria Ocasio-Cortez y Ed Markey que McConnell tenía intención de torpedear con la celebración de una votación prematura. Unos días antes, un grupo de niños había hecho lo mismo en el despacho de la senadora Dianne Feinstein en San Francisco. En diciembre, ocuparon los dos despachos de Nancy Pelosi, en San Francisco y Washington D.C., y antes… bueno, ya pueden hacerse una idea.

pocos líderes políticos parecen prestar atención y ha quedado claro que continúa habiendo consenso entre los dos partidos principales en adoptar una postura negacionista ante el cambio climático

Sin embargo, pocos líderes políticos parecen prestar atención y ha quedado claro que continúa habiendo consenso entre los dos partidos principales en adoptar una postura negacionista ante el cambio climático –o al menos, según el lenguaje recientemente empleado por Ocasio-Cortez, de aplazamiento para abordar el cambio climático–. A fin de cuentas, ningún partido parece mostrar interés en aplicar políticas transformadoras y audaces dentro del margen de tiempo que los científicos han advertido que es necesario para impedir un apocalipsis climático. Por consiguiente, frente a esta pasividad, y con un renovado carácter de urgencia, personas de todas las edades y orígenes han empezado a tomar directamente las calles y a participar en actos de protesta masiva dentro y fuera de Estados Unidos. El relativamente nuevo grupo Extinction Rebellion coordinó un acto reseñable a finales del año pasado: el 17 de noviembre bloquearon con éxito cinco de los puentes más importantes de Londres mediante una serie de concentraciones, flash mobs, barricadas y otras formas de acción directa.

El grupo Extinction Rebellion lo pusieron en marcha activistas procedentes de la organización Rising Up! a finales de octubre de 2018, poco después de la publicación del revolucionario informe del Grupo Internacional de Expertos sobre Cambio Climático  (IPCC, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas que señalaba los escasos doce años que nos quedan para transformar radicalmente todos los aspectos de la economía global con el fin de evitar un auténtico apocalipsis climático. El 31 de octubre, el grupo llevó a cabo su primera acción, en la que convocaron una asamblea de más de mil personas en Parliament Square, donde se declararon formalmente en rebelión contra el gobierno del Reino Unido e hicieron una sentada en la calzada que causó el arresto de quince personas. Extinction Rebellion continuó coordinando desórdenes relativamente pequeños durante las primeras dos semanas de noviembre que preparaban el terreno para el 17 de noviembre. Entre estas acciones más pequeñas cabe destacar bloqueos de calles, una pancarta desplegada en el puente de Westminster que decía: “Cambio Climático: Estamos Jodidos”, y una concentración en la que los manifestantes utilizaron pegamento para aferrarse a las verjas del exterior de Downing Street.

Larch Maxey es organizador de Extinction Rebellion en el Reino Unido. Desde el movimiento en contra de la ampliación del aeropuerto de  Heathrow hasta campañas en contra del fracking y la ingeniería genética, Maxey lleva el último cuarto de siglo involucrado de alguna forma con la acción directa no violenta en torno al cambio climático. El año pasado utilizó las vacaciones anuales de su empleo para trabajar a tiempo completo con Extinction Rebellion y ayudó a coordinar las protestas del 17 de noviembre. “Fue uno de los actos de desobediencia civil más importantes acontecidos en el Reino Unido en décadas”, me dijo Maxey. “Había unas 6.000 personas en los puentes bloqueando el tráfico durante siete minutos. Bloqueábamos el tráfico en un lugar durante unos minutos, después desaparecíamos entre la multitud y de repente aparecíamos en otro sitio. Fue suficiente para causar enormes trastornos económicos y bloquear toda la ciudad”.

Según Maxey, uno de los objetivos de los actos de acción directa de Extinction Rebellion es que se arreste al mayor número de personas posible. La policía de Londres conocía de sobra esta estrategia durante la manifestación y en todo momento había órdenes de no arrestar, aunque igualmente se arrestara a ochenta y cinco personas. “Contábamos con cientos de personas dispuestas a que las arrestaran”, explicaba Maxey. “La teoría del cambio que subyace detrás de Extinction Rebellion tiene su origen en movimientos históricos no violentos de acción directa, desde las sufragistas a Martin Luther King Jr., en los que comprobamos que ser arrestado e ir a la cárcel forma parte de un movimiento que logra cambios a través de la presión”.

Sin embargo, las estrategias empleadas por Extinction Rebellion no pretenden contrariar a los transeúntes que se ven afectados, su objetivo último es construir un movimiento de masas. Durante el “Día de la Rebelión” del 17 de noviembre emplearon una serie de tácticas para asegurarse de que no se ganaban la antipatía de los conductores, ciclistas y peatones obstaculizados. “Había gente haciendo galletas de avena, ofrecíamos barritas de chocolate. Ofreces un obsequio, te disculpas por el trastorno, y les dices que solo van a ser siete minutos” recordaba Maxey. “El primer día [que bloqueamos el tráfico] nos dimos cuenta de que los taxistas estaban muy cabreados. Pero más adelante, el tercer día, una multitud de taxistas se acercó a agradecerme lo que estábamos haciendo y decían que entendían que lo que estábamos haciendo es muy importante”.

Desde que esta acción llevada a cabo en noviembre situara a Extinction Rebellion en el foco internacional, han puesto en marcha delegaciones en todo el planeta, incluidas docenas por todo Estados Unidos. Aprovechando las redes de activistas existentes de grupos como Climate Mobilization –y con la ayuda de gente como Zack Exley, un organizador que desempeñó un papel esencial en la campaña de Bernie Sanders para las primarias del Partido Demócrata de 2016–, la implantación de Extinction Rebellion en EE. UU. está creciendo a toda velocidad.

El 2 de diciembre del año pasado, aproximadamente cien personas se concentraron en Washington D.C. y bloquearon una intersección que hay nada más salir de Capitol Hill en lo que se convirtió en la primera acción de Extinction Rebellion en Estados Unidos, que convocó lo que llamaron el “Primer Congreso Popular de Emergencia Climática”. Siguiendo el ejemplo de Extinction Rebellion en el Reino Unido, los manifestantes aprobaron una declaración de rebelión no violenta contra el gobierno de Estados Unidos y posteriormente formaron comités para redactar una lista de medidas que se presentaron al grupo.

Russell Gray, un muchacho recién graduado en la universidad y que acababa de dejar su trabajo en el Ministerio de Hacienda, fue uno de los coordinadores principales de la acción llevada a cabo en Washington D.C. y trabaja como coordinador nacional para Extinction Rebellion en EE.UU. “[Todo el proceso] me resultó muy motivador”, dijo Gray sobre el Primer Congreso Popular sobre Emergencia Climática. “Elaboramos una lista muy radical de políticas, pero se hizo de un modo muy pacífico. Me dio muchas esperanzas comprobar que el pueblo americano sabe lo que es preciso hacer y está listo para hacer esos cambios. Si el poder de Estados Unidos regresa a sus manos, creo que serán capaces de aplicar las soluciones necesarias”. Entre las peticiones de Extinction Rebellion figuraban el fin de todas las políticas gubernamentales que contribuyen a la emisión de combustibles fósiles, una movilización de la magnitud de la Segunda Guerra Mundial para lograr la neutralidad en emisiones de carbono en el año 2025, la priorización de las comunidades vulnerables y la soberanía indígena durante esta transición, y la creación de unos órganos democráticos representativos para supervisarlo todo.

Muchas de estas peticiones son muy similares a las propuestas políticas que figuran en el Green New Deal, que ha sido respaldado y promovido por las acciones del Sunrise Movement, un movimiento que también ha ayudado a poner en marcha la resolución. Esto se debe a que Sunrise comparte muchos objetivos con Extinction Rebellion. Las diferencias fundamentales entre ellos, como explicaba Gray, en gran medida tienen que ver con la estrategia. “Sunrise concentra sus esfuerzos en el Congreso y en ocupar despachos porque parecen creer que el Congreso tiene las herramientas necesarias para hacer frente a la crisis y que pueden convencer a los líderes de que tomen las medidas necesarias. Básicamente están intentando trabajar dentro del sistema parlamentario”, afirmó. “Mientras que una de las principales premisas de Extinction Rebellion es que el propio sistema no funciona, y que el congreso como institución no tiene las herramientas para lidiar con el problema porque está tremendamente atado a los intereses de la industria de los combustibles fósiles”.

Extinction Rebellion tiene la mira puesta en un cambio de sistema radical y ha adoptado una estrategia que se centra en la desestabilización del propio sistema desde abajo. “Creemos que el gobierno ha roto el contrato social al conducirnos deliberadamente a la destrucción y la extinción y, por lo tanto, nos sentimos obligados a retirar nuestro consentimiento para ser gobernados, lo cual también implica nuestra negativa a formar parte del sistema”, explicó Gray. “Creemos que es la única estrategia capaz de abordar la crisis climática con la amplitud y velocidad necesarias para evitar un calentamiento global desbocado”.

En su visión a largo plazo, Extinction Rebellion cree que con una serie de acciones suficientemente importantes pueden llevar al gobierno a un punto muerto. Si eso ocurre, entonces ya no habrá manera de que los funcionarios electos ignoren sus demandas. “Es el único modo de movilizar al poder, puesto que desde ahí se puede acabar con el poder de los beneficios, el dinero y el capital”, afirmaba Gray.

Desde el acto de presentación de diciembre en Washington D.C., Extinction Rebellion ha emprendido una serie de acciones en Estados Unidos. El 26 de enero llevaron a cabo una serie de actos de protesta por todo el país, entre los que se incluyeron el despliegue de pancartas, el bloqueo de calles, tumbadas pacíficas de personas que fingen estar muertas, cortejos fúnebres y otros rituales de duelo para concienciar de la muerte inminente del planeta y simultáneamente suscitar el carácter de urgencia. “Tratamos de conectar con gente corriente en su vida diaria”, me comentó Bea Ruiz, otra coordinadora nacional de Extinction Rebellion en EE.UU. “No tratamos de llegar únicamente a la burbuja del activismo ni tan solo protestar o cerrar una refinería de petróleo”.

Extinction Rebellion en Estados Unidos no ha alcanzado las cifras necesarias para lograr sus objetivos más ambiciosos, pero está creciendo rápidamente y tienen la esperanza de alcanzar pronto un punto en el que puedan trastocar seriamente el flujo de la economía capitalista de modo que llame la atención general. A medida que una oleada de huelgas de profesores continúa extendiéndose por todo el país, junto con los crecientes llamamientos de los líderes sindicales y analistas que hablan de una huelga general, ya no es imposible imaginar una movilización masiva por el clima que se extienda desde Capitol Hill hasta las calles –no solo marchas y manifestaciones autorizadas con conocidas primeras figuras, sino actos masivos de desobediencia civil para lograr paralizar ciudades enteras–. Después de todo, hace menos de unas semanas, más de un millón de estudiantes de todo el mundo participaron en huelgas por el clima inspirados por Greta Thunberg, la activista sueca de dieciséis años.

“Estamos comenzando, pero sin duda ha sido un gran comienzo”, dice Ruiz.

Creo que Extinction Rebellion en conjunto ha logrado que se empiece a modificar la forma de negar el cambio climático. Es una negación del cambio climático que existe incluso entre personas y organizaciones destacadas que se preocupan de verdad por el cambio climático. La negación del cambio climático entre estas buenas personas consiste en que con solo presionar al Congreso o hacer labores electorales se puede vencer a la industria de los combustibles fósiles y a aquellos en el poder que los protegen. El mensaje de Extinction Rebellion se basa en una necesidad que claramente no se está cubriendo suficientemente, un sentimiento que comparten muchas personas de que el mundo a nuestro alrededor se está muriendo y que, sin embargo, no parece que haya una emergencia. Que hay fuego en casa y no se adoptan medidas serias para apagarlo.

¿De verdad vamos a cambiar los elementos fundamentales de nuestra economía en una década, y a desmantelar las estructuras de poder concentrado que parecen empeñadas en mantener el statu quo y aplastar toda oposición?

Grupos como Sunrise Movement sin duda desempeñan un papel esencial en un movimiento más amplio a favor de la transición hacia la eliminación de los combustibles fósiles, pero los organizadores de Extinction Rebellion creen que solo presionando a los funcionarios electos no será suficiente para retar de forma seria a la industria de los combustibles fósiles y otras personas poderosas e influyentes que se esfuerzan todo lo que pueden para mantener el actual sistema vigente. En lugar de concentrar sus esfuerzos en una clase política indiferente que, con escasas excepciones, parece haber sido comprada, Extinction Rebellion quiere cortar la raíz del propio sistema económico capitalista y extractivista. “La idea de que, de algún modo, se podrían hacer los cambios necesarios en el plazo que tenemos sin un gran levantamiento masivo y una lucha sin precedente es pura ilusión”, me comentó Ruiz. “Estamos hablando de una de las industrias más poderosas de la historia de la humanidad. Si nos quedaran trescientos años, tal vez podríamos hacer estos cambios de forma paulatina y sin gran revuelo. Pero no es así. Estamos inmersos en una batalla entre la vida y la muerte. Cuanto antes nos enfrentemos a ello, antes podremos prepararnos para hallar el modo de hacer lo necesario de forma colectiva”.

Pero cuando lo necesario es una transformación tan inaudita y global, creer en el éxito de grupos radicales como Extinction Rebellion puede parecer en sí misma una forma de negacionismo. ¿De verdad vamos a cambiar completamente los elementos más fundamentales de nuestra economía en una década, y mucho menos a desmantelar las estructuras de poder concentrado que parecen empeñadas en mantener el statu quo y aplastar toda oposición? El hecho es que quizás este no es el modo más útil de plantear la cuestión del cambio climático. Como dice Gray: “En realidad no importa que yo crea o no que lograremos nuestro objetivo. Eso no cambia el hecho de que yo necesite involucrarme en esta lucha”. En lugar de pensar en términos binarios como éxito o fracaso, esperanza o desesperanza, los miembros de Extinction Rebellion han descubierto que es más productivo (y psicológicamente saludable) creer en nuestra labor como una parte inextricable de lo que significa estar vivo ahora mismo.

“La primera vez que oí hablar de Extinction Rebellion fue por las manifestaciones en Inglaterra, y después oí hablar del lenguaje que empleaban”, decía Ruiz. “Hablaban de que lo que necesitamos es valor, no esperanza. Y decían que cuando se acaba la esperanza, empieza la acción. Es como si hubiera estado esperando a esto: que finalmente hubiera un grupo de gente que dijera la verdad sobre la grave situación de emergencia”. Y planean seguir diciéndolo: las delegaciones de Extinction Rebellion por todo el mundo llevarán a cabo una “Rebelión Internacional” de una semana de duración a partir del 15 de abril, un paso más hacia “una desconexión gubernamental y económica coordinada a una escala sin precedentes”.

A medida que el nivel del mar aumenta rápidamente, lo hacen los movimientos de solidaridad internacional decididos a salvar lo que aún no se ha perdido. Gracias en parte al trabajo de los activistas radicales que luchan contra cambio climático, cada vez se reconoce de forma más generalizada el carácter suicida de nuestro sistema económico. Lentamente, el largo letargo de la sociedad está llegando a su fin. La pregunta sigue ahí: ¿Despertaremos a tiempo?

----------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler

Traducción de Paloma Farré.

Autor >

Robert Raymond (The Baffler)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí