1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Una gran petición de perdón

La gestión de la crisis y la narrativa empleada al efecto generaron desconfianza en las instituciones europeas. Un 48% de los ciudadanos no confía en la UE

Antonio Estella 24/05/2019

<p>Europa</p>

Europa

PEDRIPOL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

A pesar del ejercicio de responsabilidad que realizamos todos los que de una manera u otra estamos involucrados en asuntos europeos, lo cierto es que ya es imposible dejar de señalar lo que es un gran secreto a voces: Europa, la Unión Europea, se encuentra en una situación de extrema dificultad. Observen la siguiente frase: “Solía tener la sensación de que el continente estaba cada vez más unido. Sin embargo, durante los últimos diez años, cada vez me da más la impresión de que los europeos se están separando”. La frase no es, por supuesto, mía: es del actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una entrevista publicada en diciembre del año pasado en el diario El País. Cabe añadir que Juncker es un político que conoce bien el oficio y que no es dado precisamente a la grandilocuencia; antes, al contrario. La frase tiene si cabe más peso si tenemos en cuenta que se pronuncia en medio del lodazal político en el que se ha convertido la negociación de brexit.

La sensación que tengo es que el problema que tiene la UE no es meramente coyuntural, no es el fruto de ésta o aquella circunstancia política, ni de una determinada coyuntura económica, ni siquiera es el resultado del desgarro que el brexit y su compleja negociación está produciendo en el seno de la Unión. Creo que obedece a causas mucho más profundas, que están aquí para quedarse, al menos en el medio plazo, y que vienen de lejos, concretamente, desde que estalló la crisis económica de 2008, aunque probablemente su simiente se plantara algunos años antes, cuando se concibió la Unión Económica y Monetaria. En cualquier caso, las indicaciones de que la UE se encuentra en una situación de extrema dificultad, como señalaba al inicio de este artículo, son variadas. 

Para mí, la más clara de todas ellas es la relativa al indicador de confianza en las instituciones europeas. En efecto, de acuerdo con el Eurobarómetro Especial de junio de 2017 nº 461 (Designing Europe’s future: Trust in institutions Globalisation Support for the euro, opinions about free trade and solidarity), casi la mitad (el 46%) de los europeos no confían en la Unión Europea. “Casi la mitad de los europeos tienden a confiar en la UE”, reza el lema que encabeza esta sección del Eurobarómetro, en una muestra adicional de los bisoños intentos de las instituciones europeas por mostrar un panorama mucho más halagüeño y alentador del que realmente es en lo tocante al presente e incluso al futuro del proceso de integración europea. No me cansaré de repetirlo nunca: los que intentamos poner todos los dedos en todas las llagas que supuran en el proceso de construcción europea, no somos euroescépticos, sino todo lo contrario: nos importa Europa, nos importa el futuro de la UE, pero pensamos que le hacemos un flaco favor a este apasionante proyecto si no partimos de decir las cosas como son.

Vuelvo a la cuestión de la confianza. El último Eurobarómetro, el de noviembre de 2018, muestra que la tendencia marcada por el estudio anterior se afianza (y empeora) en la UE: ahora es un 48% el que no confía en la UE, frente a un 42% que sí que lo hace.  Ningún proyecto político puede funcionar cuando la mitad de la población de una determinada polis desconfía abiertamente y de manera permanente de las instituciones de dicha estructura política. Estamos ante un problema de la mayor gravedad, que hay que intentar remediar cuanto antes y sin perder un minuto. La Unión Europea tendrá futuro solamente si la gente vuelve a confiar en sus instituciones. Cierto, me dirán, el mismo problema existe en el ámbito nacional, y ambos (el nivel europeo y el nacional) están estrictamente conectados. Y no seré yo quien niegue esta conexión, pero déjenme centrarme por un momento en la cuestión europea.

Bajo mi punto de vista, una de las causas de esta profunda desconfianza en el proceso de construcción europea se encuentra en la decepcionante gestión que realizó la UE de la crisis económica que estalló en 2008. Como decía antes, probablemente la semilla de ese error se plantó mucho antes, cuando se diseñó la UEM. Pero por no complicar excesivamente las cosas, vayamos al momento de la crisis económica y su gestión. Es evidente que, desde el primer momento en el que estalla la crisis, se genera una determinada narrativa en la que los países del norte y centro de Europa cargaron las tintas contra los países de la periferia comunitaria, específicamente contra los del sur. Me contaba una fuente periodística, que no estoy autorizado a citar, que después de una entrevista con Ángela Merkel, cuando entrevistador y entrevistada entraron en las más calmadas aguas del off-the-record, la canciller alemana empezó a dibujar un panorama dantesco de los españoles: vagos, siesteros, poco dados a mantener los compromisos, irresponsables, eso sí, España es un país maravilloso, donde pasar las vacaciones, estupendas playas y paisajes…estamos hablando de la canciller alemana, que es supuestamente la moderada del grupo de los halcones de la austeridad europea. Esa narrativa, esa narrativa de la culpa y la irresponsabilidad de unos y de la probidad y rectitud de otros, ha sido propagada entre bambalinas por algunos países europeos y secundada sin mayores contemplaciones por las instituciones europeas.

La fractura que esa narrativa produjo en su momento (y no solamente la narrativa, sino la correlativa gestión de la crisis, en donde Grecia se convirtió en un auténtico laboratorio de pruebas económicas de armas de destrucción masiva) tiene que empezar a cerrarse de inmediato si queremos que la UE tenga un futuro en el que más, mucho más de la mitad de sus ciudadanos, confíen en sus instituciones. 

¿Cómo hacerlo? La idea se origina en el seno de las propias instituciones que gestionaron la crisis económica: en julio de 2016, un informe de la Oficina Independiente de Evaluación del FMI señalaba, en un tono claro y hasta lacerante, todos los errores que había cometido el FMI en la gestión de la crisis, sobre todo de la crisis griega: “Muchos documentos fueron preparados fuera de los canales regulares establecidos; no se pudo ubicar documentación escrita sobre algunos asuntos sensibles” dice la OIE. Este documento ha sido asumido por algunos medios de comunicación como una admisión clara de culpabilidad: “El FMI pide perdón por la inmolación de Grecia”, decía el Daily Telegraph del 29 de julio de 2016. Más adelante, hace unos pocos meses, el propio presidente de la Comisión Europea pidió perdón ante el Parlamento Europeo por la desastrosa gestión de la crisis económica, sobre todo de la crisis griega. La forma en la que recoge El Diario esta información es también clara: Juncker pide perdón.

Sobre la base de este inicio de reflexión por parte de las instituciones europeas e internacionales sobre los errores cometidos a lo largo de la crisis, propongo la siguiente idea, como forma de empezar (de empezar: no es el punto final del trayecto) a recuperar la confianza entre las instituciones europeas y los ciudadanos europeos. La idea que propongo es la siguiente: que las instituciones europeas realicen una gran petición de perdón no solo por los errores cometidos, sino también por la narrativa y el lenguaje empleados durante la crisis, a los países que fueron rescatados, y en particular, a Grecia. Cuando me refiero a las instituciones europeas, me refiero, sobre todo, a los miembros de la troika: Comisión, BCE (el FMI no es una institución europea) y el presidente del Consejo Europeo en nombre de los Estados miembros, que son los que articularon los planes de rescate imponiendo MOUs (Memorandum of understanding) a los Estados miembros con condiciones exorbitantes.

Al mismo tiempo que esto ocurre, es cierto que algunos Estados miembros deberían pedir perdón por algunas conductas realizadas sobre todo antes de la crisis: me refiero a Grecia en particular y su propensión, digámoslo así, a disfrazar las cifras de déficit y de deuda. Probablemente haya otros países que también hayan realizado en el pasado actuaciones similares, y que, sin duda alguna, no necesito citar aquí. Todos ellos deberían pedir perdón por ese tipo de actuaciones.

Propongo, por lo tanto, que se produzca una GPP, una gran petición de perdón, de manera correlativa y sincronizada: por un lado, por parte de las instituciones europeas por la gestión de la crisis y la narrativa articulada durante la misma, y por otro lado, por parte de algunos Estados miembros por no haber estado a la altura de los compromisos contraídos en materia económica con la UE y con los otros Estados miembros en muchos momentos de la historia reciente del proceso de integración europeo.

Las peticiones de perdón se han convertido en un elemento consustancial a los procesos que se han venido a llamar de Justicia Transicional o Justicia Restaurativa. Como sabemos (vid. Rodríguez Montenegro, 2011, para una descripción de algunas aplicaciones de estas nuevas formas de entender la reparación), se han aplicado sistemas de JT o JR a procesos en los que había un componente fundamental de violencia, en el sentido físico del término. Nos es necesario adentrarnos por el momento en el debate de si la existencia de violencia es un priuso no lo es en este tipo de situaciones, y, en ese caso, de qué tipo de violencia estaríamos hablando (física, psicológica, etc). Tampoco es necesario adentrarnos de manera extensiva en la cuestión de la relación entre petición de perdón y restauración de la confianza. El caso es que lo que propongo es que, tomando inspiración en los conceptos y procesos de JT y JR, se articule una forma de perdón bidireccional, aunque con un mayor protagonismo en la solicitud de perdón por parte de las instituciones europeas, como forma de empezar a restaurar las heridas sufridas, y de esta manera, intentar sentar las bases para la recuperación de la confianza de los ciudadanos europeos hacia las instituciones comunitarias.

No se trata de adentrarnos en la forma específica en la que esta gran petición de perdón podría tener lugar; lo que me interesa es la idea antes que la forma concreta que ésta adopte. Pero se podría pensar, por ejemplo, en una escenificación que comportara un acto de contrición en el Parlamento Europeo, que es el recipiendario de la soberanía europea, en el que participaran los actores antes mencionados, la Comisión Europea, el BCE y el Consejo Europeo, representados, todos ellos, por sus presidentes. Como señala el estudio que he mencionado antes, los actos de perdón suelen llevar aparejados el establecimiento de Comisiones de la Verdad, en las que, como elemento restaurativo fundamental, al menos se esclarecen los hechos, lo que pasó. Sería interesante pensar en que ese gran acto de petición de perdón fuera simplemente el pistoletazo de salida de unas sesiones en el propio Parlamento Europeo en el que la verdad sobre lo acaecido durante la gestión de la crisis se pusiera de manifiesto de la manera más transparente posible. Perdón, pues, como antesala del re-establecimiento de la verdad, y como forma de recomponer las bases de un nuevo contrato de confianza entre los ciudadanos europeos y las instituciones de la Unión Europea.

Evidentemente, en ese gran acto de perdón, y en las sesiones posteriores, los Estados miembros tendrían una oportunidad inigualable para, ellos mismos, y de manera individual, pero en un marco conjunto, pidieran perdón y reconocieran sus errores a la hora de cumplir los compromisos adquiridos en materia económica.

Quiero llamar la atención sobre el carácter circular de este proceso. Sería importante que la doble petición de perdón, de la UE y de los Estados miembros, tuviera lugar en un marco conjunto y comunitario. Es decir, personalmente, desecharía las fórmulas de petición de perdón individualizadas, en las que la Unión Europea y los Estados miembros, independientemente los unos de los otros, pidieran perdón por los errores cometidos durante la crisis. El aspecto sincrónico de esta estructura sería el elemento clave, que haría que la doble petición de perdón alcanzara su auténtica dimensión de acto conjunto y colectivo.

Los resultados de los actos de petición de perdón, que van enlazados con Comisiones de la Verdad, son dispares, como el estudio previamente señalado indica. Sin embargo, los contextos en los que se han intentado han sido caracterizados por la fuerte presencia de violencia, en el sentido físico del término, y aun así, algunos de ellos al menos, han sido relativamente exitosos, como por ejemplo, el caso surafricano. La ventaja que tendría una petición de perdón en el contexto comunitario sería, por tanto, la ausencia de violencia. Si incluso en casos en los que con violencia las peticiones de perdón han sido relativamente eficaces para restaurar la confianza en las instituciones de un país y así poder mirar conjuntamente hacia el futuro, ¿por qué no deberían serlo en el ámbito comunitario, en donde es posible que se haya producido violencia en el sentido psicológico de la palabra, pero no en su sentido físico? 

La preocupación fundamental que se produce a modo de reacción cuando comento con decisores políticos comunitarios una idea de estas características es que pedir perdón pondría al desnudo la tremenda debilidad que padecen hoy en día las instituciones comunitarias. Sin embargo, siempre recuerdo a este respecto la frase de Mahatma Gandhi: “El débil nunca puede perdonar. El perdón es atributo del fuerte”. Creo sinceramente que este proceso, esta gran petición de perdón, haría mucho más fuertes a las instituciones europeas, y no solamente a ellas, sino al proyecto comunitario en su conjunto. No habría además grandes perdedores o ganadores en el proceso, puesto que no solamente las instituciones europeas pedirían perdón, sino también los Estados miembros, o al menos, algunos de ellos. Y tendría un elemento restaurativo y transicional fundamental: el acto se convertiría en un auténtico acto refundacional, una forma de volver a juramentarse, instituciones europeas, Estados miembros, y ciudadanos, en pro del futuro de la Unión Europea. En definitiva, solamente veo beneficios en relación con una propuesta de estas características, siendo los costes, de existir, muy menores. Sería más fácil volver a confiar en una organización que es capaz de admitir sus errores y que está dispuesta a repararlos con la verdad.

Jacques Derrida nos dice que el auténtico perdón es en relación con actos que son imperdonables; el resto no es perdón verdadero. No sé si la gestión de la crisis económica y la narrativa que se empleó durante ese período de tiempo en relación con algunos países comunitarios fue un acto, o un conjunto de actos, imperdonables o no. Pero lo que sí sé es que dejaron un reguero de cadáveres por el camino, en forma de desempleo, aumento de la desigualdad, bajo crecimiento y aumento de las tasas de abandono escolar en muchos países de la UE. Sobre todo, la gestión de la crisis y la narrativa empleada al efecto, hizo algo peor: generar desconfianza en las instituciones. Probablemente, desde un punto de vista político, la generación de desconfianza de manera generalizada es un acto imperdonable, no lo sé, quién sabe. En cualquier caso, merece la pena tomarse el problema en serio, y empezar a dar los pasos necesarios para que ese contrato de confianza que debe existir entre ciudadanos e instituciones europeas para que la UE funcione de manera legítima comience a restaurarse cuanto antes.

-------------------------

Antonio Estella. Professor Jean Monnet “ad personam”. Derecho de la Gobernanza Económica Europea. Universidad Carlos III de Madrid.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Antonio Estella

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    cuidado, es la UE DL PP=VX C$ PPA$:e PPNv uPPN CC CIU https://www.youtube.com/watch?v=AgvKaLqMM1I&t=20s

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí