1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

¿Les suspendéis vosotros o les suspendemos nosotros?

Es evidente que ver socavados los derechos políticos de una persona cuando aún no se ha demostrado ninguna culpabilidad no es compatible con el principio de presunción de inocencia del artículo 24.2CE

José Luis Martí 22/05/2019

<p>Congreso de los Diputados</p>

Congreso de los Diputados

Eneko

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Está visto que en todo esto del procés y el juicio a los líderes independentistas no salimos de un sainete sin caer en otro. Y que conste que digo sainete por prudencia, y porque tenemos que meterle a esto algo de humor, aunque sea a la fuerza. 

Por si no fuera suficientemente obvio para todos que el juicio que se está celebrando desde hace más de tres meses en el Tribunal Supremo tiene una carga política de primera magnitud (por quiénes están siendo juzgados, por las acciones que están siendo juzgadas, por la desproporción manifiesta de las acusaciones -lo de los 400 catedráticos de derecho y tal-, por las implicaciones del propio proceso sobre los derechos políticos de los acusados, etc.), el fuego del juicio que todo lo quema ha llegado a chamuscar la vida parlamentaria de las recién constituidas cámaras legislativas de este país. 

Como el lector recordará, el Tribunal Supremo, en Auto del pasado 14 de mayo, rechazó la petición de las defensas de Junqueras, Romeva, Rull, Turull y Sánchez para que se presentara ante las respectivas cámaras un suplicatorio para que estas autorizaran a proseguir con el juicio penal contra estos cinco diputados y senadores. Lo conté en estas mismas páginas. La razón esgrimida entonces fue que el juicio ya se había iniciado, y que la inmunidad constitucional que protege a los representantes democráticos, interpretada por el TS como un privilegio más que como un derecho, se circunscribía a aquellos casos en los que el juicio a los diputados o senadores no hubiera todavía comenzado. Es cierto, como dije entonces, que se trata de un caso difícil, una cuestión jurídica compleja, en la que existen buenos argumentos a favor y en contra de las dos posiciones. En consecuencia, la Sala del Supremo gozó de una considerable discrecionalidad para decidir el caso, y sentar de paso jurisprudencia, cosa que ya puede levantar las primeras suspicacias sobre la legitimidad del poder judicial para decidir cuestiones legislativas de tanta importancia. El problema es que en aquella decisión del TS, el rechazo a solicitar el suplicatorio, radica el origen del nuevo lío jurídico en el que nos hemos metido. 

Según nos enteramos el lunes por la prensa (lo digo porque no he logrado ver el documento, ni conozco a nadie que lo haya visto), el TS envió a las Mesas del Congreso y del Senado un escrito por el que solicitaba a dichas Mesas la suspensión del ejercicio como diputados y senadores a estos cinco acusados en el juicio al procés. Pero ocurre que tal cosa, de confirmarse, sería altamente improcedente. Pocos dudan de que los cinco acusados terminarán siendo suspendidos, de un modo u otro, en el ejercicio de sus funciones parlamentarias. A diferencia de lo que sucede, por ejemplo, en el Parlament catalán, en el que se entiende que los diputados pueden delegar su voto, en las Cortes tal cosa no es posible. De ahí resulta que si los cinco acusados no fueran suspendidos y no se les autorizara tampoco a asistir a las sesiones parlamentarias y participar en sus votaciones, se verían alteradas gravemente las reglas de mayoría y quórum y el funcionamiento normal de dichas Cámaras. Para evitar esto, el Supremo debería concederles cada vez que hubiera sesión, Plenaria o de Comisión, un permiso semejante al que disfrutaron el lunes y ayer para poder tomar posesión de su Acta de diputados/senadores y asistir a la Constitución de las Cámaras. Sólo así podrían respetarse los derechos políticos fundamentales de los cinco acusados y las reglas básicas de la democracia. ¿Se imaginan el juicio debiendo ser interrumpido varios días por semana para que los cinco acusados pudieran ejercer su derecho político fundamental de participación y ejercicio del cargo para el que fueron elegidos por sufragio? 

Hacer compatible la continuidad del juicio en condiciones de normalidad con el ejercicio de derechos políticos de estas cinco personas no será tarea sencilla. A menos que, como ya he dicho, sean suspendidos del ejercicio de su cargo, tal y como de hecho establece el artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim), para todos aquellos que se encuentran procesados y en prisión provisional por delitos relacionados con bandas armadas, terrorismo o rebelión. Pero aquí es donde empiezan los problemas. 

En primer lugar, y como he sostenido en otras ocasiones, el 384 bis LECrim es a mi juicio netamente inconstitucional, y sólo se explica históricamente por un uso indebido por parte del legislador del derecho penal del enemigo. Recordemos que fue introducido en una reforma de 1988 como un intento de dificultar el margen de maniobra política de integrantes de la banda terrorista ETA que podían utilizar los derechos de los cargos de representación para eludir o torpedear los procesos judiciales abiertos contra ellos. Instrumentalizar, en esa hipótesis, algo tan importante como un escaño de representación parlamentaria con un fin tan poco noble es sin duda censurable, y más desde un punto de vista democrático. Pero ¿quiere eso decir que el artículo 384 bis es aceptable desde el punto de vista constitucional? Creo que no. Suspende de las altas funciones de representación democrática a personas que no han sido ni siquiera condenadas por parte de la justicia. No es solo que no exista sentencia firme, sino que no se requiere sentencia de ningún tipo. Y es evidente para cualquiera que ver socavados los derechos políticos de uno cuando aún no se ha demostrado ninguna culpabilidad no es compatible con el principio de presunción de inocencia del artículo 24.2 de la Constitución. 

No vale responder a ello que la suspensión del ejercicio del cargo obedece al hecho bruto de que las personas a las que se aplica el 384 bis se encuentran en prisión provisional y por tanto no pueden, por razones fácticas, ejercer sus funciones. Primero, porque si el problema es el hecho de encontrarse en prisión, entonces el derecho de ejercicio de la representación constituiría un motivo para obtener precisamente los permisos judiciales necesarios para poderlo ejercer, tal y como de hecho hemos visto este lunes y este martes. Y, segundo, porque no se suspende de cargo público a todos los presos preventivos que han sido procesados, sino sólo a aquellos a los que se les imputan delitos de terrorismo, banda armada y rebelión. De hecho, no faltan los que entienden que la inclusión de la rebelión en este artículo es probablemente un error, y que dicha cláusula debe ser interpretada de forma tan restrictiva como sea posible. Pero además, podríamos agregar, si el problema es la instrumentalización del escaño por parte de personas que están siendo procesadas, ¿por qué no extender la suspensión a los demás delitos? Es evidente que los delitos de terrorismo y rebelión son graves, pero hay muchos otros delitos también graves a los que no se aplica este recorte de derechos fundamentales, lo que contribuye a la apariencia de arbitrariedad del artículo.     

A esto debemos agregar el problema no menor de que el 384 bis establece que la suspensión en el ejercicio del cargo acontece “automáticamente”. Pero ¿qué quiere decir eso? ¿Son los cinco acusados diputados y senadores hoy, o no lo son? Si entendemos “automáticamente” en su tenor literal, entonces deberíamos concluir que ya han sido suspendidos, y por lo tanto no son diputados y senador. Pero las cosas no ocurren por arte de magia. Y en derecho, mucho menos. La suspensión tiene que ser declarada. Y ahí es dónde ha surgido el nuevo problema. Ante el temor de que la nueva función representativa de los cinco acusados pueda iniciar “una interferencia irrazonable en el ejercicio de la función jurisdiccional”, como leímos en el Auto del TS de la semana pasada, el Alto Tribunal se negó a solicitar el suplicatorio, pero al mismo tiempo parece haber solicitado a las Mesas del Congreso y del Senado que sean ellos los que declaren la suspensión del 384 bis. Pero ¿qué sentido tiene que sean las Mesas de las cámaras legislativas las que apliquen un artículo de la Ley de Enjuiciamiento Criminal? Ninguno. 

Tal vez no sea el 384 bis lo que el TS le pide a las Mesas aplicar. Tal vez solamente les pide que apliquen, respectivamente, los artículos 21 del Reglamento del Congreso y 22 del Reglamento del Senado. El problema es que si leemos dichos artículos veremos que ninguno de los dos permite a las Mesas suspender a los cinco acusados. Lo que estos artículos establecen es la posibilidad de suspender a diputados y senadores únicamente en dos supuestos: cuando se ha concedido previamente el suplicatorio -que en este caso ni siquiera ha sido solicitado-, o bien cuando existe sentencia condenatoria firme que establezca la suspensión o haga el ejercicio imposible, cosa que no ocurriría hasta que no haya resuelto o inadmitido a trámite el más que probable recurso que se presentará frente al TC contra la sentencia del TS, si es que ésta es, como todo el mundo anticipa, condenatoria. Es cierto que ambos reglamentos poseen un rango legal inferior a la LECrim, que es Ley Orgánica. Pero las Mesas sólo tienen competencia jurídica para aplicar sus reglamentos (además de la Constitución), y no la ley que regula los procesos penales.

Parece como si el TS, asustado de que sus salas queden inundadas por el tsunami parlamentario de la nueva condición política de cinco de los acusados, hubiera intentado frenar el agua trasladando el conflicto a las propias Cámaras. Ayer nos contaba aquí Guillem Martínez algunas hipótesis de por qué habría hecho esto. El problema es que esta maniobra sitúa a las Mesas en una situación de la que no pueden salir fácilmente si quieren respetar sus propios reglamentos. No me extraña entonces la reacción de la nueva flamante Presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que esta mañana ha anunciado que ha remitido de vuelta un escrito al TS pidiendo un informe sobre la aplicación del 384 bis. Ha declarado que no hay ninguna duda de que los cinco acusados diputados y senador terminarán siendo suspendidos. Pero hay que hacer las cosas bien. Lo mismo está en línea con la petición presentada al Supremo también esta mañana por la Fiscalía para que sea la Sala la que los suspenda. Y así es como el sainete se prolonga, de semana en semana, y el conflicto pasa de mano en mano. ¿Les suspendéis vosotros o les suspendemos nosotros?

------------------------

José Luis Martí es profesor de Filosofía del Derecho de la Universitat Pompeu Fabra.

Autor >

José Luis Martí

Es profesor de Filosofía del derecho de la Universidad Pompeu Fabra.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Lázaro

    En matemáticas existe una técnica para extraer conclusiones (o conocimiento) mediante la "reducción al absurdo". Casos como éste, permiten cuestionarse muchas otras cosas q damos por sentado. Por ejemplo sobre la intención de "proteger" a un político de la acción de la Justicia, o incluso sobre las listas abiertas o cerradas.. Yo creo que todo esto del procés es un trágico episodio de una España fascistoide y criminal q desgraciadamente aún no nos hemos sacudido, pero tb me pregunto si de verdad tiene algún beneficio en democracia no exigir responsabilidades jurídicas a una persona, por actos cometidos dos años antes de unas elecciones en las q participa en una lista no-abierta y por lo tanto son sus siglas y no su persona la q ha adquirido la responsabilidad de representar al pueblo...

    Hace 1 año 11 meses

  2. c

    no da igual quien les suspenda deberia ser el tribunal y no un partido en el congreso pero Ese referendum dnde salio puchdemoñ fue un tongo montado por ls derechas para hacer ruido y tapar recortes corruppcion etc y tbn para alentar voto ultra = Vx a base d echar leña a tope De por si una cosa es el drcho a votar y otra esto y qe se enciam qieran hacerlo vinculante No estoy cn el PP C$ cn invasiones represiones ni presos pero tampoco cn reconocer a puchdemoñ y demas cargos elegidos

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí