1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OBRAS Y SOMBRAS

El cansancio de Jon Snow

‘Juego de Tronos’: el spoiler era la vida (este artículo no)

Miguel Ángel Ortega Lucas 22/05/2019

<p>El personaje de Jon Snow en una imagen de la serie 'Juego de Tronos'.</p>

El personaje de Jon Snow en una imagen de la serie 'Juego de Tronos'.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Qué hace que una obra se convierta en mito popular. Qué hace que una obra de arte sea una obra de arte. Qué hace que una obra proyecte una sombra que planee sobre el imaginario colectivo de toda una época, de varias generaciones a un tiempo, quizás de muchas generaciones por venir –una dinastía que dure, no mil años, siquiera diez, en la época más culturalmente volátil conocida hasta la fecha en las escrituras de los hombres. 

El secreto, como todos los más antiguos, está a la vista de todos, a la luz del día, y por eso se oculta tan bien; no se puede descifrar la luz a la luz misma. El secreto va escrito en los ojos y en la sangre y la memoria de todos nosotros, pero muy pocos pueden verlo. Se trata de contar el cuento que se contó siempre, como siempre quisimos oírlo. Pero quién sabe contarlo. 

Hay que bajar hasta las simas más profundas, escucharlo como el susurro de una cripta. 

Y así habló,
así habló
el señor de Castamere.
Y ahora la lluvia
llora en su salón
sin un alma que la oiga

En realidad no nos contamos cuentos para poder dormir, sino para despertar del todo. 

Queremos que nos cuenten cuentos como quería el pequeño Bran que se los contara la vieja nodriza: cuentos que nos rocen la sangre, que la hielen con el filo sigiloso del viento en el bosque oscuro. Que nos recuerden el terror originario del que venimos, que nos indiquen la gruta por la que escapar. Que nos recuerden lo que no recordamos pero sabemos que existió, de alguna forma incomprensible: para abrir los ojos atónitos ante el cuento, la anciana y el candil, y no volver a dormir nunca. 

Porque en el principio fue la pérdida. Porque las fuerzas más sórdidas nos decapitaron a la inocencia en la plaza ante la chusma que aplaudía. Pero antes, mucho antes de todo, ya había estallado la guerra única que no terminará, que durará siempre: la que empezó antes de que llegáramos nosotros, cuando se escondieron los Niños, muertos de miedo, ante la devastación del paraíso. (Nosotros mismos lo devastamos; tampoco podemos recordar esa maldición). Porque todos tuvimos que huir, con la espada niña al cinto, el disfraz que nos confundía con la multitud, a planear durante siete eras la venganza. Cuántas veces, dime, te dormiste, como Arya, recordando los nombres de todos los fantasmas a los que debías dar muerte puntual, una vez terminase tu iniciación en las catacumbas del templo. 

Y porque todos nos sentimos, allá al fondo, tullidos, bastardos, enanos; monstruos. Y nos llevará toda una vida aprender que eso que nos rechaza en el espejo es justo lo que nos resume y sella, nuestro blasón:

“Llévalo como una armadura, y nadie podrá usarlo para herirte”.

Hay huellas perfectamente rastreables, en esta obra de la que hablamos (literaria y televisiva; no podemos distinguir), tanto de la historia conocida como de la historia inventada hace milenios, desde la Ilíada a García Márquez, desde las sagas artúricas y celtas al periódico de ayer. La maestría del brebaje, la alquimia, consiste, como siempre, en transmutar lo viejo en atemporal. En que tú y yo revivamos aquí y ahora el cuento que se contará siempre, porque custodia el misterio de todo lo que somos. 

Pero quién demonios, qué demonio somos. 

La respuesta es: todos. 

Y la batalla más cruenta es entonces la que libran dentro de nosotros todas esas sombras entre sí, toda esa comparsa bárbara de ambiciones y vilezas, de noblezas humildes y de rencores humillados que ansían cortar la mano que les dio de comer. No suele haber tregua en ese carnaval íntimo entre la tortura y el pan, el cobijo y la intemperie infinita, la sangre inaugural en la sábana radiante y la boda sangrienta en la que traicionaremos al huésped, bajo el propio techo (pero todo será pagado; la vida nos cobrará, antes o después, todos los crímenes). 

Porque todos somos (fuimos, seremos) la piedad del verdugo y el hacha misma; la madonna que degüella y muere por su hijo muerto y el hijo capaz de acribillar al padre. Somos la brutalidad del perro mercenario y también su código moral, el que a nadie enseña, como no enseña la araña que su hilo es de oro. Somos la ingenuidad de la niña a la que devorarán los lobos, uno tras otro, y la mujer prematura que no perdonará jamás y dejará sueltos a todos los perros del infierno. 

Porque estamos destinados a ser todos, antes o después –Padre; Herrero; Guerrero; Madre; Doncella; Bruja; Extranjero, desde este día y hasta el final de nuestros días, somos un salvaje violando y aprendiendo luego a mirar a los ojos, y el muchacho que no sabe nada y la salvaje pelirroja que se lo revelará (sólo podrá quedar uno); somos la sibila fanática y su fe perdida, y su fe encontrada de nuevo, el caballero de la deshonra y su redención, aquella que no sueña con ser investida pero terminará siéndolo y aquel que traicionará por el bien mayor; así como somos (fuimos, seremos) la prostituta y el juglar, el conspirador y el mendigo, el erudito y el sicario, el dragón y la niña calcinada. Todas las cosas, abyectas o salvíficas, “que hacemos por amor”. O por haberlo perdido. 

Por eso es probable que no nos guste el final. Que la reina o diosa o causa en que pusimos toda la esperanza para traer el milagro, salvarnos de lo oscuro, acabe siendo, también, el reverso tenebroso de sí misma: como todos los visionarios redentores que en este mundo han sido; como el reverso diabólico de todos nosotros. Y es justo esa complejidad, esa autenticidad suicida, lo que diferencia a las verdaderas obras de las sombras pasajeras. Las que saben que todo arderá: como el grito sordo de las gárgolas de la abadía más antigua de Nuestra Señora. (Cierto que se agradecería una mejor explicación de las causas del desenlace, pero...)

Muchas veces no nos gustará el final de ese cuento porque, niños al fin, para no variar, necesitaremos que el cuento tenga el final que queríamos, con los blancos y los negros en su sitio, y hasta exigiremos pataleando que nos lo cambien, según nuestro estricto criterio de párvulos. Pero la vida real –y esta obra de la que hablamos se le asemeja brutalmente– tiene su propio guión, como la de cada uno de nosotros. Y su cuento no está hecho para que vayamos plácidamente a dormir, sino justo para lo contrario. Porque sólo en la vigilia de esos ojos atónitos ante el terror podremos tener la segunda oportunidad sobre la tierra para cambiar aquello que nos espanta; el monstruo que somos, al otro lado del espejo.

¿No te gusta el final del cuento, niño aterrado, niña ciega batiéndose en duelo con las sombras? Cuéntate entonces tú el cuento. Sé tú el cuento, y su final. Sé tú la ternura imposible de la reina negra, y el honor recobrado del mezquino. Sé quien salve al condenado más digno; sé la piedad que detenga a la locura. Sé el cansancio interminable –es decir, jamás vencido– de quien, sabiéndose hijo de reyes, asume que todavía –y por mil años más, quizás– deberá seguir siendo la espada que custodie los reinos en penumbra del camino. Y la voz que recuerde y cante su canción.  

¿Qué le decimos al dios de la Muerte?
Hoy no.”

Hoy no.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marian Álvarez

    No, nunca nos ha gustado vernos y reconocernos; pero así somos.

    Hace 2 años 3 meses

  2. Godfor Saken

    "El lápiz de carpintero", por Mircea Cărtărescu (discurso leído en Formentor, en el acto de entrega del Premio Formentor de las Letras el 28 de septiembre de 2017. Traducción de Marian Ochoa de Eribe): http://wmagazin.com/relatos/el-lapiz-del-carpintero-o-el-destino-de-escritor-de-mircea-cartarescu/

    Hace 2 años 3 meses

  3. Godfor Saken

    De la novela "Necrosfera", de César Martín Ortiz (editorial Baile del Sol, 2017): Los sapiens tienden a repetir lo que ya han hecho antes, tanto si es bueno como si es malo. Los sapiens carecen de criterio moral; están fatalmente ligados a la costumbre, a la de su grupo y a la de cada uno en particular, de ahí que sea imposible rehabilitar a un criminal o a un simple canalla sin una severa reprogramación. El único modo de que un sapiens no sea dañino es acostumbrarlo a que no lo sea, condicionarlo para que no pueda elegir hacer el mal; pues si se le deja libertad de elección, tarde o temprano terminará por convertirse en un virus mortífero. La situación ideal sería aquella en la que fuese el propio grupo humano el encargado de desalentar la maldad como pauta de conducta aceptable, pero en toda la historia del sapiens nunca han existido comunidades de ese tipo, un hecho que han reconocido algunos de los sapiens más honrados y perspicaces y que se debe, probablemente, a que solo los peores sapiens sienten inclinación hacia el gobierno de sus iguales para así abandonarse a la fantasía de que no son sus iguales. No obstante, la transmisión escrita de la cultura hizo posible durante algún tiempo la existencia de comunidades humanas virtuales, formadas por personas que nunca se conocieron directamente y que estaban, en su mayor parte, muertas. El sapiens que poseía libros y los frecuentaba desde su juventud pertenecía con mayor arraigo y lealtad al grupo formado por los escritores de libros que a la comunidad física en la que había nacido y con la que usualmente mantenía relaciones débiles cuando no hostiles. El trato con el grupo de los mejores sapiens muertos constituía un ejemplo y una educación para los vivos, un impulso de mejora, y este es el motivo de que rechazaran cada vez con mayor repugnancia la sociedad de sus conciudadanos próximos. Desgraciadamente, esta posibilidad y esta esperanza fueron efímeras. A los que se consideraban a sí mismos propietarios de todo lo existente les convino que los otros sapiens aprendiesen a leer para de este modo servirse no solo de sus cuerpos sino también de sus intelectos. Llegó un momento en el que cada vez más gente leía libros. Millones de sapiens descubrieron, a través de la lectura, una manera de eludir el destino de bestialidad y servidumbre que los propietarios les presentaban como el único a su alcance. Y como la lectura estimula el pensamiento y el pensamiento anhela la expresión, muchos de estos lectores se convirtieron en escritores que, de generación en generación, apoyándose en los hombros de los que los habían precedido, aprendieron a mirar más lejos y fueron volviéndose cada vez más sutiles y audaces a la hora de examinar, interpretar y condenar la realidad prefabricada por los propietarios. Gracias a los libros, mucha gente empezó a soñar con la rebelión y a acariciar con dedos de esperanza un argumento no escrito con tinta sobre papel sino con gestos sobre el tiempo. Los poderosos prohibieron libros, los censuraron, los quemaron, cerraron editoriales. Encarcelaron y a veces corrompieron a los escritores y eliminaron a los que no pudieron comprar, pero con esto solo consiguieron que la comunidad virtual del libro se volviera más apasionada y secreta, más consciente y segura de su verdad. La furiosa reacción de la clase dominante había sido la propia de una bestia herida. Solo el presagio de muerte que trae consigo un intenso dolor podría explicarla. La cultura los desgarraba como una lanza a un cerdo salvaje y la comunidad virtual del libro afilaba en secreto la hoja. Los propietarios no tuvieron más remedio que cambiar de táctica: empezaron ellos mismos a escribir libros. No personalmente, claro está: después de siglos de endogamia y degeneración vital, los propietarios estaban incapacitados para cualquier clase de trabajo, incluso el que desempeñaría con desenvoltura un disminuido psíquico, y escribir un libro es un trabajo duro. Lo que hicieron fue pagar con esplendidez a algunas personas para que escribieran libros estúpidos e inundar el mercado de modo continuo con toneladas de aquellos libros, de modo que los verdaderos libros se tornasen imperceptibles. La posibilidad de encontrar un libro auténtico entre aquella catarata de estupidez se fue haciendo cada vez más pequeña, hasta la irrelevancia estadística. Los nuevos lectores jóvenes, sin ayuda de un maestro, ya no tenían la menor oportunidad de encontrar un libro que los hiciera mejores, más libres y esperanzados. No puede haber buenos lectores sin buenos libros, y a la inversa. La comunidad espiritual de los buenos lectores desapareció ahogada en numerosa imbecilidad, y con ella la última perspectiva de autorregeneración que le quedaba al sapiens.

    Hace 2 años 3 meses

  4. Carlos

    Amén.

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí