1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los reveses del Rey Sol

Los problemas se acumulan en Macronía. El levantamiento popular de los chalecos amarillos resiste desde noviembre y conserva la aprobación del 50% de los franceses, pese a las trampas lanzadas desde el Elíseo

María Luisa Gaspar París , 15/05/2019

<p>Despliegue policial frente a los 'chalecos amarillos' en la Puerta Saint Denis, en París, el 23 de marzo.</p>

Despliegue policial frente a los 'chalecos amarillos' en la Puerta Saint Denis, en París, el 23 de marzo.

Miguel Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

El “Gran Debate Nacional” que Emmanuel Macron organizó durante tres meses por toda Francia para atajar el malestar no ha dado el resultado deseado. Se le criticó por servir de precampaña a cargo del erario público para las europeas del 26 de mayo, y porque su desenlace era previsible de antemano. El jefe de Estado participó en algo más de una decena de las 4.000 reuniones celebradas con notable esfuerzo: se le veía de pie, encorbatado pero en mangas de camisa, predicando durante horas y horas ante cargos electos y público afín seleccionado. Ya en París, al resumir sus conclusiones, el presidente de los ultrarricos, como se le identificó desde el inicio de su mandato, prometió algunas medidas para mejorar la suerte de las clases desfavorecidas. Pero dijo sobre todo estar seguro de no haberse equivocado de ruta y de que debía acelerar sus reformas. Las mismas que soliviantan a buena parte de la población desde hace dos años.

En esa rueda de prensa final sólo convenció a un tercio de los franceses que la vieron, escucharon u oyeron hablar de ella, y a punto de empezar el mes de mayo, días después del gran maratón mediático, el 65% de los encuestados por BVA decía estar descontento con la acción del presidente.

Heridos y mutilados  

La primera vez que Macron intentó contentar a los menesterosos del país fue en diciembre, poco después de que el llamado impuesto del carburante empezase a sacar cada sábado a cientos de miles de personas a calles y rotondas, un movimiento incontrolable, sin líderes, ni partidos, donde se condena pero también se aplaude la guerrilla urbana de los black blocks, cuya violencia ha hecho sin duda más audible su voz. La anulación de aquel impuesto de origen oscuro, según los MacronLeaks, llegó demasiado tarde para los ‘chalequistas’, que dentro de su inmensa diversidad ya estaban consolidando objetivos de justicia fiscal y social, democracia directa y política medioambiental. 

Como en el conmemorado Mayo del 68, la estrategia de criminalizar el movimiento, tachado de extremo, fascista, izquierdista, inculto o brutal, se acompaña ahora de un sorprendente número de heridos y de la negación de la violencia policial, cuya legitimidad defienden las autoridades sin fisuras.  

El realizador David Dufresne documenta hasta principios de mayo 788 personas heridas, de las que 24 han perdido un ojo, cinco una mano y más de 284 han resultado seriamente heridas en la cabeza, frente a los imprecisos 2.200 manifestantes y 1.500 policías heridos que cifra el Ministerio del Interior hasta marzo.

Su recuento incluye la muerte de la octogenaria Zineb Redouane, en el quirófano al que llegó tras recibir una granada cuando cerraba las ventanas de su casa, un sábado de diciembre en Marsella. 

Miles de personas han ido reuniéndose en colectivos de cirujanos y personal sanitario, de profesores y universitarios y, aunque con cierto retraso, de artistas también, para brindar su apoyo a la maltratada fuerza amarilla. 

En el exterior, instancias como el Parlamento Europeo, la Unión Europea, el Consejo de Europa o la ONU han condenado el aberrante número de heridos y su gravedad, así como el uso de armas de guerra no letales pero demoledoras, como las granadas defensivas y el Lanzador de Balas de Goma LBD. 

París no podía recibir con entusiasmo esas intromisiones. Según Macron, no se puede hablar en Francia de represión o de violencias policiales, “palabras inaceptables en un Estado de derecho”.

El 1 de mayo y la fábrica de falsas noticias   

Según Macron, no se puede hablar en Francia de represión o de violencias policiales, “palabras inaceptables en un Estado de derecho”

Del lado de las víctimas han surgido también colectivos, como los Mutilados por el Ejemplo Los 34 de La Pitié, que pasaron una noche bajo custodia por intentar desfilar en la manifestación de la Fiesta del Trabajo, después de que el ministro del Interior, Christophe Castaner, inventase a las puertas de la La Pitié-Salpêtrière que “se había atacado” ese hospital, “agredido a su personal” y “herido a un policía que lo protegía”. Sus declaraciones en un telediario de máxima audiencia, corroboradas en un tuit personal y retomadas de inmediato sin verificación alguna por el resto de grandes medios y por autoridades políticas y hospitalarias, sembraron la alarma. Un anestesista jefe del establecimiento supuestamente atacado amplificó el suceso con la noticia –igualmente falsa– de que la sala informática del servicio de cirugía digestiva había sido saqueada. 

Gran número de vídeos y testimonios demostraron en las redes sociales que, en realidad, varios cientos de manifestantes se refugiaron donde pudieron, aterrorizados por el lanzamiento de gases lacrimógenos y cargas policiales junto al recinto hospitalario. Hasta Castaner tuvo que desdecirse dos días después, en medio de crecientes demandas de dimisión. 

El escándalo empañó la performance del prefecto de Policía de París, Didier Lallement, orgulloso de su reputación de duro entre los duros, que aplicó las nuevas directivas de detención preventiva de delitos y enfrentamiento cuerpo a cuerpo con los violentos, sin que ese 1 de mayo se produjesen destrozos como los que el 16 de marzo en los Campos Elíseos costaron el puesto a su antecesor. 

Camelia: en lo judicial también    

En materia judicial, ningún policía ha sido juzgado, ni se prevé que lo sea en los próximos meses, pese a las cerca de 300 denuncias presentadas y las más de 220 investigadas, según Castaner. En cambio, sólo hasta febrero, 1.800 personas habían sido condenadas, más de 300 encarceladas y más de 1.400 esperaban juicio. 

El recién estrenado arsenal legislativo antidisturbios y la reforma también reciente de la ley antiterrorista permiten detener, e incluso encarcelar, a alguien por la mera sospecha de que pueda tener la intención de cometer un delito. 

Los tiempos de la presunción de inocencia terminaron, como pudo comprobar una joven hispano-marroquí que tras pasar 5 días privada de libertad acaba de recurrir una orden de alejamiento de dos años

Los tiempos de la presunción de inocencia terminaron, como pudo comprobar una joven hispano-marroquí que, tras pasar cinco días privada de libertad, acaba de recurrir una orden de alejamiento de dos años: Camelia había sido detenida camino de la manifestación del 1 de mayo con un parapeto protector que la policía consideró arma potencial, al igual que la máscara de gas hallada en su bolso. Quedó libre sin cargos al día siguiente, pero ni su nacionalidad española, ni su contrato de trabajo, ni su novio francés, ni sus 17 años de residencia en Francia, ni su proceso de interrupción del embarazo ya iniciado, impidieron que la prefectura de Lallement le considerase una carga excesiva para el Estado y una amenaza para su seguridad y le encerrase tres días más en un centro de retención para extranjeros.  

Escándalos y más fake news 

La aparición de los chalecos amarillos no puede ser ajena a los escándalos que salpican la era Macron, en especial desde que su guardaespaldas de confianza Alexander Benalla irrumpiese en la vida de los franceses el 18 de julio de 2018, maltratando a dos manifestantes disfrazado de policía. La imagen había sido captada el 1 de mayo anterior y no era nueva, pero casi nadie conocía su existencia y menos aún la de Benalla. 

Protagonista ya de siete investigaciones judiciales por violencias, falsificación y abusos diversos, con insospechadas ramificaciones que hasta se acercan a Putin y rozan a la mafia moscovita y el secreto de defensa, el excolaborador del Elíseo abrió aquel día una profunda brecha en el poderío macroniano, destinado teóricamente a modernizar y sanear el país.  

De momento, Benalla ha pasado una breve semana en prisión, pero en su caída, si se le puede llamar así, dado el tren de vida que se le ve llevar, ha arrastrado a numerosos amigos próximos del poder y altos cargos del núcleo presidencial. 

Uno de ellos es el exconsejero especial del presidente, Ismaël Emelien, otra discreta figura clave de la sombra macroniana que sale a la luz. En su caso, por haber supuestamente traficado y difundido desde el Elíseo, en la noche del 18 al 19 de julio de 2018, un vídeo que atribuía a los manifestantes agredidos por Benalla el 1 de mayo actos violentos que no habían cometido.  

Según publicó Le Monde el pasado marzo, el estratega de crisis de Macron había utilizado además imágenes de la Prefectura de policía obtenidas ilegalmente por Benalla, y el montaje final fue divulgado desde cuentas anónimas gestionadas por un dirigente y militantes del partido en el poder. Semanas antes de la noticia, Emelien había dimitido para dedicarse a sus proyectos personales. Por supuesto, nada que ver con Benalla.

Europa al fin

Poco importa todo esto. Macron concentra ya esfuerzos en Europa. Siempre lo hizo, cierto, con un sueño de refundación que sigue sin despegar, pero que es uno de sus grandes desafíos. Elecciones obligan, este presidente en quienes algunos ven la sombra absolutista y arrogante del Rey Sol acaba de retomar personalmente la campaña, viendo cómo los últimos sondeos dejaban en el aire su victoria. La economía, la protección fronteriza y el clima son el eje de su programa, pero, ante todo, el intento de conseguir un máximo de escaños en el Parlamento europeo pasa por agitar la bandera del miedo a la ultraderecha, que tan excelentes resultados le dio en 2017 a escala nacional. 

-------------------

María Luisa Gaspar (@mluisagaspares periodista e historiadora del arte. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

María Luisa Gaspar

María Luisa Gaspar es periodista e historiadora del arte.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Belisario

    Cada vez más franceses se van dando cuenta de que el autoproclamado antídoto contra la ultraderecha no es más que puro neoliberalismo en vena. Con un gobierno centrado en realizar reformas que otorguen aún más poder a las grandes empresas, los bancos y los ricos en Francia, no resulta sorprendente que las protestas populares vayan en aumento, pero sí debería causar más indignación que la manera de combatirlas sea cada vez más violenta e impune. Cuando el neoliberalismo utiliza la censura y la represión para maniatar al pueblo, no se distingue demasiado de la extrema derecha.

    Hace 2 años 5 meses

  2. c

    si la gente protesta pqe le explotan ls neoliberales , estos dicen es brutal si la poli lanza granadas es "derecho"

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí