1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Macron, los chalecos amarillos y la Quinta República

Al rechazar un referéndum y encerrarse en un laberinto del que difícilmente puede salir, el presidente encarna todas las dificultades de un régimen exánime

Guillermo Arenas 15/05/2019

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Dentro de la vorágine provocada por los “chalecos amarillos”, y a unos días de las elecciones europeas, tendríamos motivos de inquietud si nos fiásemos de lo que ciertos medios de comunicación relatan sobre el inquilino del Elíseo. Según el más alarmista, Le Parisien, el presidente Macron no estaría solamente “agotado” y “aislado” sino, directamente, “cerca del burn-out”. Hasta el punto de que un “círculo cercano” habría transmitido a los periodistas –“off the record”, por supuesto– su profunda preocupación por el estado nervioso de Emmanuel Macron. Le Parisien agrega, con una nota más romántica, que, frente a esta situación, su esposa, Brigitte, decidió alejarse del personal del palacio presidencial para recibir a su marido, extenuado tras un consejo europeo, a solas, y le cocinó una tortilla (francesa), “como en los viejos tiempos”. 

Estas “revelaciones” contrastan drásticamente con el relato que se impuso durante la campaña presidencial. En aquel momento, medios de comunicación y aliados del candidato alabaron ad nauseam su dinamismo arrollador y su capacidad para aguantar interminables jornadas de trabajo durmiendo tan solo cuatro horas. Tras el desastroso mandato de François Hollande, debía tomar el relevo un hombre joven y fresco, un conquistador al estilo de Napoleón Bonaparte, con más pinta de CEO de start-up hiperactivo que de tecnócrata inerte.

En este contexto, Emmanuel Macron convocaba el 25 de abril su primera rueda de prensa en el Elíseo. El acontecimiento fue particularmente mediatizado puesto que se trataba de un ejercicio totalmente inédito desde que el exasesor de François Hollande asumiera la presidencia. Tras 719 días en el poder, por fin el presidente Macron convocaba a los periodistas a una rueda de prensa en la salle des fêtes del palacio –un espacio de 1.000 metros cuadrados en el cual se organizan las ceremonias de investidura presidenciales y cuya remodelación, al gusto de Brigitte Macron, costó 500.000 euros–. Tras haber expuesto medidas ya conocidas y haber rechazado algunas de las grandes reivindicaciones de los “chalecos amarillos”, el presidente pareció, según el conjunto de sus oponentes y según los “chalecos amarillos” más mediáticos, no haberse dado cuenta de la gravedad de la situación. En definitiva, se criticaba su aparente sordera ante reivindicaciones consideradas como populares y legítimas y su incapacidad para establecer un diálogo institucional con el cuerpo electoral a través de la organización de un referéndum. ¿Pero, por qué tal concentración de ataques –y también de expectativa– en la figura del presidente? ¿Por qué tal decepción ante la negativa de Emmanuel Macron de convocar un referéndum?

El presidente de la República, a la manera de un “monarca republicano”, ejerce competencias sumamente importantes –no sólo ejecutivas– y goza de una inmensa dosis de legitimidad. No obstante, dos condiciones han de ser reunidas para que el presidente pueda mantener su legitimidad y ejercer su poder de manera consentida: tener un fusible y asumir un diálogo institucional con el pueblo, es decir aceptar la dimensión cesarista del régimen.

El presidente de la República sigue siendo, hoy en día, una institución política profundamente marcada por la figura y por el pensamiento constitucional del general de Gaulle. La Quinta República es, de hecho, una creación puramente “gaullienne”, cuyo espíritu corresponde a los grandes equilibrios trazados por Charles de Gaulle en su famoso discurso de Bayeux, en verano de 1946. En aquel entonces, Francia se encontraba bloqueada en un complicado periodo constituyente tras el rechazo en referéndum del proyecto de Constitución de abril de 1946. El héroe de la Resistencia trataba, a través de su discurso, de influir en la actividad de la Asamblea constituyente, con un éxito nulo pues la Constitución del 27 de octubre de 1946, que proclama la IV República, se encuentra en las antípodas de la visión de de Gaulle.

No es sino en mayo de 1958, cuando el “más ilustre de los franceses” –como lo llamó el presidente de aquel entonces, René Coty– vuelve al primer plano de la política nacional, tras doce años de “travesía del desierto”. Habiendo sabido esperar su momento y aprovechando la situación dramática que atraviesa Francia por la guerra de descolonización argelina, De Gaulle le administra la estocada final a un régimen agónico en tan sólo unos meses. Su Gobierno es investido por un parlamento sometido al chantaje (el tan marcial “¡O yo o el caos!”), el 1 de junio de 1958 y recibe, dos días después, plenos poderes para restablecer el orden republicano en Argelia y pilotar la redacción de un proyecto gubernamental de Constitución. Se trata de una situación inédita y completamente anómala desde el punto de vista democrático. Ni elecciones constituyentes, ni elecciones legislativas, ni elecciones de ningún tipo. Solamente un hombre, encumbrado por la Historia, a la cabeza de un gobierno de tecnócratas, entre los cuales se encuentra su fiel colaborador Michel Debré, ministro de Justicia. Bajo la autoridad moral de De Gaulle y la dirección técnica de Debré, se recogen las grandes líneas del discurso de Bayeux en un texto que es refrendado por una gran mayoría de electores (82,6%), el 28 de setiembre de 1958. De este modo, la unción popular permite purificar de sus pecados originarios un procedimiento que tuvo mucho en común, al menos sobre el plano formal, con la siniestra toma de poder del mariscal Pétain el 10 de julio de 1940.

Así es como nace, en un contexto de guerra civil, una V República que sitúa al presidente como la piedra angular –según la metáfora arquitectónica de Debré– del edificio institucional. Pero este edificio no fue coronado hasta 1962, cuando el presidente De Gaulle, tras una interpretación extensiva y poco escrupulosa de la Constitución, convocó un referéndum para revisar su artículo 6 e introducir la elección del presidente por sufragio universal directo. A partir de ese momento, su importante grado de legitimidad y las competencias precisas que le confiere la Constitución convertirán al presidente en el jefe de Estado más poderoso de Europa occidental. 

La institución presidencial asume, en efecto, tres grandes funciones: garante de la continuidad del Estado y del respeto de la Constitución, jefe del Ejecutivo y árbitro institucional. Como garante de la Constitución –función eminentemente inspirada por el pensamiento de Carl Schmitt–, el presidente puede, por ejemplo, ejercer una dictadura temporal acumulando el ejercicio del poder legislativo y ejecutivo (en virtud del artículo 16 de la Constitución). Como jefe del Ejecutivo, el presidente nombra al Primer ministro y a cada uno de los ministros y dispone de competencias reglamentarias autónomas. En tanto que árbitro, el presidente puede solicitar a otros órganos o poderes del Estado para que se pronuncien con respecto a un conflicto interinstitucional. Puede, por ejemplo, disolver la Asamblea nacional (la cámara baja del Parlamento) y solicitar, de esta manera, al cuerpo electoral para que resuelva un conflicto entre la mayoría parlamentaria y el gobierno (o el propio presidente). Puede, sobre todo, convocar un referéndum (en virtud del artículo 11) para someter al cuerpo electoral la adopción de un proyecto de ley… O de reforma constitucional, como hizo el general en 1962. 

Esta última competencia permite al presidente mantener el vínculo privilegiado que le une al cuerpo electoral y renovar así su legitimidad, al más puro estilo cesarista. Por supuesto, las críticas que se pueden formular contra la institución presidencial son evidentes y es probable que Locke y Montesquieu lleven décadas revolviéndose en sus tumbas. No obstante, desde los presupuestos teóricos de general de Gaulle, es decir partiendo de la convicción de que la sociedad francesa no se puede gobernar desde el parlamento, una figura presidencial legítima y omnipotente aparecía como una exigencia existencial para la estabilidad política. A la fascinación por los hombres fuertes y al vacío creado tras la decapitación del monarca se unían argumentos mucho más pragmáticos, muy persuasivos tras dos repúblicas parlamentarias (la III y la IV) globalmente consideradas (probablemente de manera algo injusta) como ineficaces. Asimismo, cabe resaltar que las competencias decisivas del presidente de la República estaban íntimamente ligadas a su fuerte legitimidad popular y, sobre todo, a su capacidad para “dialogar” directamente  con el cuerpo electoral. De hecho, el general De Gaulle tuvo la iniciativa de cuatro de los nueve referéndums que se han convocado en Francia desde 1958, siendo el presidente que más ha convocado en menos tiempo. Para De Gaulle, era su vínculo privilegiado con el pueblo francés lo que le permitía ejercer un poder tan amplio y casi sin contrapoderes. En ese sentido, no dudó en dimitir cuando “perdió” un último referéndum en 1969. 

Esta lógica híper-presidencialista –en el marco de un régimen parlamentario (puesto que el gobierno proviene de la mayoría parlamentaria) altamente desequilibrado a favor del Ejecutivo– explica pues que la figura jefe de Estado (y jefe de gobierno de facto) cristalice los afectos. Se trata de un fenómeno común a los grandes regímenes representativos occidentales, incluso en aquellos que, siendo regímenes parlamentarios, deberían situar al parlamento en el centro de su actividad institucional. En el caso francés, no obstante, la anulación del parlamento ha sido tan brutal y la sumisión del Gobierno al presidente (y no al Primer ministro) tan asumida que este último queda sólo en primera línea en situaciones de crisis.

En el caso actual, en lo que concierne a Emmanuel Macron, su posición es doblemente arriesgada. Por un lado, el joven presidente llegó al poder en mayo de 2017 al calor de un movimiento general de desalojo de los viejos cuerpos del campo de la política: François Hollande ni siquiera se presentó a su reelección, y Nicolas Sarkozy y Alain Juppé perdieron las primarias de la derecha. Los medios de comunicación no se pararon especialmente a analizar su programa y el pensamiento ultraliberal que lo animaba. Su partido, “En Marche!” fue un vehículo personalista (comparte acrónimo con Emmanuel Macron), construido ad hoc para ganar la elección presidencial. Nadie condujo la campaña en primera línea junto con el candidato y, una vez este último llegado al Elíseo, nadie destacó realmente en el Ejecutivo o desde su populosa mayoría parlamentaria. Esta personalización al extremo de la conquista y del ejercicio del poder, esta verticalidad, le impide ahora tener el más mínimo fusible que absorba por él la ira y el descontento. Por otro lado, la dimensión “gaullienne” de la institución presidencial, que implica una dosis de democracia directa a través de la elección y del referéndum, parece estar cruelmente ausente en un contexto de profunda crisis social.

Al rechazar la utilización del referéndum y encerrarse él mismo en un laberinto del que difícilmente puede salir, Emmanuel Macron encarna perfectamente las dificultades de un régimen exánime si no redescubre su potencial para reconectar con la expresión directa de la soberanía nacional. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí