1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

La unidad de la izquierda o la Comunidad de Madrid

En estas elecciones decidimos entre mantener abierta la posibilidad del cambio que se inició con el 15M o volver a los consensos que sostenían al régimen del 78

Jorge Lago 21/05/2019

<p>Íñigo Errejón. </p>

Íñigo Errejón. 

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Este lunes amanecimos con una encuesta de 40dB. para El País en la que quedaba aparentemente confirmada la tendencia que anunciaban casi todas las encuestas previas: el bloque progresista puede ganar la Comunidad de Madrid y, de hacerlo, será gracias a que Más Madrid, la formación que lidera Íñigo Errejón en la Comunidad, no solo obtendrá por sí misma mejores resultados que Podemos hace cuatro años, y no solo movilizará a parte importante del electorado que venía de votar Podemos y PSOE en anteriores comicios, sino que conseguirá ampliar el espacio electoral progresista con un buen porcentaje de antiguos abstencionistas y otro, menor pero significativo, de votantes extraparlamentarios o, incluso, de algún votante antes atrapado en el coaching neoespañol y desnortado de Ciudadanos.

Quedan todavía varios días de campaña y nada está grabado en piedra, hace falta que todas esas intenciones de voto expresadas en encuestas y balcones se materialicen en papeletas dentro de urnas, queda campaña y queda juego, pero disponemos de indicios sólidos para intuir que aquella apuesta de sumar con Carmena, esa que algunos vieron como una resta o división imperdonable que había que negar o censurar, está no solo sumando, sino multiplicando. Y, por tanto, ampliando el espacio del voto progresista, sumando más electorado y no solo disputándose entre partidos vecinos el existente. Todo indica, pues, que Más Madrid está consiguiendo competir con el resto de actores políticos progresistas de forma (sí, lo diré) virtuosa, ya saben: no atacando al partido con el que luego tienes que pactar gobiernos y presupuestos, ni codiciando su sola porción de tarta electoral, sino compitiendo desde la asunción de la diferencia con el objetivo de ampliar la tarta entera, esto es, la base socio electoral del conjunto progresista. Conviene quizá recordar que venimos de unas elecciones generales en las que la derecha ganó en la Comunidad de Madrid y que todo pintaba reacción en estas autonómicas.

Pero por crucial que sea –¡y será si se confirma!– la derrota del bloque reaccionario en la Comunidad, por sustantivo que sea, además, recuperar una Comunidad en la que solo los mayores de 40 recordamos vagamente otra forma de gobierno, me parece hoy fundamental tener presente que nos jugamos algo todavía más importante en estas elecciones: mantener abierta la posibilidad del cambio político que se iniciara de forma evidente con el 15M o, por el contrario, que la crisis del régimen del 78 quede superada merced a una vuelta a los consensos que lo sostenían. Atendamos si no a los resultados de las elecciones generales del 28 de abril: un PSOE victorioso como fuerza hegemónica de las clases populares y medias que, como en los últimos 40 años, cuenta con una fuerza subalterna a su izquierda (el 14% de Podemos en las generales no da para mucho más que la subalternidad) y que sirve ora de muleta para gobernar (¡de querer asaltar los cielos a codiciar un ministerio!), ora de altavoz de una verdad que no puede conquistar el poder y queda así atrapada en la imposibilidad de la sola denuncia.

Sí, el 28 de abril el electorado paró la posibilidad inminente de la reacción autoritaria, y menos mal que lo hizo. Pero igual conviene no obviar u olvidar que esa victoria tuvo un precio: reactivar y reforzar los dos ejes en crisis que sostienen el régimen del 78; uno a izquierda y derecha, otro entre el centro y la periferia. Esos ejes que definían el lugar posible, e impotente, de las fuerzas políticas emancipadoras o transformadoras en los últimos 40 años de democracia española: a la izquierda del PSOE (como fuerzas siempre subalternas), además de atrapadas y asfixiadas entre el centro nacional y la periferia nacionalista (es decir, sin proyecto posible de país).

La conjunción de la crisis de 2007 y de la grieta política, económica y cultural que se abre en los países del sur, el consiguiente ciclo de protestas que se da cita en torno al 15M y las mareas, la irrupción de ese primer Podemos transversal o nacional popular, todo ello permitió que nos zafáramos de ese doble encierro impotente que siempre nos prometió el régimen del 78: en la esquina izquierda del tablero y atrapados en un lugar imposible entre el centro y la periferia. Más de cinco de millones de votos el 20 de diciembre de 2015 no permitieron ganar, pero mostraron sin duda el camino. La pérdida de ese millón de votos esperados el 26 de junio de 2016 dejaron las cosas en stand by: había juego pero había que saber jugarlo. Los más de dos millones de votos que se pierden el 28 de abril de 2019 son ilustrativos de que no se supo jugar.

Muchas y complejas son las interpretaciones de esa dificultad en jugar una partida decisiva, incluso de si se podía o no ganar; muchos los errores internos y externos, de unos y otros, que no querría pasar por alto o simplificar. Pero creo que a estas alturas de la partida no podemos ignorar la importancia crucial que en esa derrota ha tenido la vuelta traumática y del todo sintomática a las lógicas y las prácticas más clásicas de la izquierda que el 15M y el primer Podemos vinieron precisamente a intentar superar. Esa vuelta a las esencias que ya se operara en la campaña de junio de 2016 a las generales con la llamada a reconstruir el hilo rojo de la historia y, luego de las elecciones, la apelación a esas trincheras que había que cavar siempre más hondo y más hondo, igual hasta desaparecer de la vista pública. La vuelta, también, a la denuncia por la denuncia mientras se volvían del todo excesivas las incoherencias entre el discurso público y la práctica tanto interna (un partido sin diferencia en su seno) como directamente privada… 

En fin, toda esta vuelta sintomática al lugar que había reservado el régimen del 78 para las fuerzas emancipadoras se ha materializado en ese meritorio y a la vez impotente 14,4% de Podemos en las generales. Y no, desde ahí no hay cambio político posible, ese resultado es la confirmación misma de la cultura de la transición y del régimen político que veníamos a transformar en 2014.

Contra ese destino trágico había que reaccionar y se ha reaccionado. Con luces y con sombras, con deudas y retos pendientes que estoy lejos de ignorar y de los que habrá oportunamente que hablar, pero se ha reaccionado en el momento necesario, y se ha hecho gracias a una fuerza política que recuerda felizmente a esa primera ola de cambio que nos puso las cosas tan cerca en 2015. Una fuerza política y electoral que saca apoyos, votos, movimiento e ilusión más allá de las culturas políticas militantes, pero también con muchas de ellas dentro. Que lo hace entendiendo que el neoliberalismo ha destruido los lazos sociales y las formas de identidad colectivas hasta tal punto que las apelaciones a la clase o la simbología de las izquierdas forman parte de los sentimientos e idearios de minorías militantes y de grupos sociales fundamentales pero del todo insuficientes para la construcción de mayorías sociales y electorales. Que comprende, también, que esa construcción de mayorías es la unidad a la que la política emancipadora debe aspirar, no la de todas las siglas que ya sienten igual pero no son capaces de movilizar más que a los ya movilizados. Que intuye que la verdad en política tiene poco que ver con darse la razón sino con que te la den mayorías populares amplias, que tener razón en política es conquistar espacios de poder institucionales y sociales. Que considera a los medios de comunicación tan ajenos o enemigos de su discurso como instrumentos decisivos que hay que saber utilizar desde estrategias de visibilidad política siempre imprescindibles. Que entiende que uno se presenta a las campañas electorales para intentar ganarlas, no por dignidad (y que si no se van a poder ganar, o al menos rentabilizar con los porcentajes mínimos exigidos para obtener representación, igual es más digno hacer política desde otros frentes, absolutamente necesarios). Que, en fin, este domingo podemos revalidar el Ayuntamiento de Madrid y sacar un resultado en la Comunidad que mantenga abierto el espacio del cambio político, vale decir, que no se conforma con el lugar subalterno e impotente que la cultura política de la transición ha reservado para las izquierdas transformadoras en este país.

Autor >

Jorge Lago

Editor y miembro de Más Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rafael Pla

    ¿La "simbología de izquierdas" y las "apelaciones a la clase (social)" forman parte de una "minoría insuficiente"? Sí, ya lo sabemos. La mayoría de criaturas, al menos en esta parte de territorio llamado Madrid, prefieren la mentalidad de esclavo, esa orgullosa sumisión a los privilegios de los poderosos, la especulación, la depredación... En fin, felicidades en este 27 de mayo a ese 51 por ciento de seres humanos que apoyan al neoliberalismo (y a otro porcentaje nada despreciable que dejaron de ser criptofascistas y son ahora fascistas). Sí, el tener conciencia de clase y de la injusticia social será siempre minoritario, por lo que estamos viendo.

    Hace 1 año 10 meses

  2. Tiago

    Madre mía! Quien lee este artículo da por cierto que AM va a ganar las eleciones con mayoría absoluta. Menos soberbia y más trabajar por la unidad. Estaría bien que todo ese poder retórico que tenéis los errejonistas fuera usado en combatir las políticas de la derecha y no en atacar o menospreciar las otras formaciones políticas progresistas.

    Hace 1 año 10 meses

  3. Mark

    Tisvepunez: lo he leído perfectamente. Y lo sabes. Otra cosa es que estés en otro planteamiento, lo cual es legítimo.

    Hace 1 año 10 meses

  4. Tisvepunez

    mark: En tu comentario dices: "Por cierto. ¿Ahora "la unidad de la izquierda"? ¿no? Que poca vergüenza. Panda de pijos sin escrúpulos…" (...) No has leído bien el artículo. (...) Saludos.

    Hace 1 año 10 meses

  5. DAVID

    El mismo dia se aparecian tres encuestas más de la comunidad,la que nombra es la unica que se sale de toda logica......y que curioso que la publicara el Grupo Prisa. Puedes hablar con cualquiera de Más madrid,y todos tienen el mismo mensaje.El mensaje de salvador.Esto es lo que tiene,no haberlo expulsado cuando perdió en vistalegre(como hacen todos los partido)le pusimos 12 asesores,y desde dentro,crearon un cancer al que ahora llamamos Más madrid.

    Hace 1 año 10 meses

  6. Blanca

    "la verdad en política tiene poco que ver con darse la razón sino con que te la den mayorías populares amplias, que tener razón en política es conquistar espacios de poder institucionales y sociales". Escalofríos me han entrado leyendo la frasecita.

    Hace 1 año 10 meses

  7. Mark

    Por cierto. ¿Ahora "la unidad de la izquierda"? ¿no? Que poca vergüenza. Panda de pijos sin escrúpulos…

    Hace 1 año 10 meses

  8. Mark

    Lo de las traiciones a los proyectos , el hacer lo contrario de lo comprometido, las purgas y el cambio de bando lo tenemos asumido. La tontería y la burla , no Jorge Lago. No tengas la desvergüenza de hablar del hilo rojo de la historia mientras tus compas y excompas compiten en hipocresía, en trepismo, en cómo regalar la ciudad a la Banca … o en mirar a otro lado. Lo precioso de todo ésto es cómo ha puesto a cada uno en su lugar tan pronto.

    Hace 1 año 10 meses

  9. Racescas

    ¿Una fuerza política?. Un proyecto personalista y nada más, ¡Vaya sociólogo!!

    Hace 1 año 10 meses

  10. Carlos

    Efectivamente todo lo de Mas Madrid es muy virtuoso... pero para la derecha! Para el BBVA, Villar Mir, Florentino, para Guaidó... para los bancos que no son los culpables de los deshaucios... para los que mantienen que no son de izquierdas... para parar la auditoría de la deuda, para destrozar la conjunción de la izquierda, para crear partidos zombis basados en el personalismo mas peronista... En fin todo lo que va a servir para afianzar mas el régimen del 78 ese

    Hace 1 año 10 meses

  11. platero

    Creo que el análisis equivoca la premisa, porque muchas pensamos que votar Carmena y Mas Madrid no es el camino del 15m y sí lo es el de una vuelta de tuerca más de cierto progresismo reformista con el que no nos conformamos.

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí