1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURA

La Europa desalmada

Introducción y primer capítulo del nuevo libro de la Colección Contextos

José Antonio Pérez Tapias 15/05/2019

<p>Brexit </p>

Brexit 

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Introducción

Resistencia a la autonegación de Europa

Inmersa en crisis que se solapan, Europa vive momentos críticos. El tortuoso recorrido del brexit, desbordando con su eco y efectos las reafirmadas fronteras del Reino Unido –no sin nuevos problemas por resolver entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte–, confirma su discordia. Europa no logra ubicarse en el mundo globalizado y la manera como en la Unión Europea se imponen medidas de ajuste prueba la dinámica antidemocrática que erosiona la legitimidad de sus instituciones. La Unión Europea se mantiene por razón del euro, pero con ello no salvará su “alma”.  El drama de la inmigración y la tragedia de los refugiados muestran una Europa que, “desalmada”, se niega a sí misma. Las tendencias nacionalistas activadas incluso al afrontar el terrorismo yihadista hacen patente las vías regresivas por las que transitan Estados europeos. El nuevo fascismo que gana espacio político en muchos de ellos evidencia hasta dónde puede llegar esa regresión antidemocrática. Si el proyecto de Unión Europea está muerto, ¿qué Europa es posible “después de Europa”? Europa podrá reencontrarse, trascendiendo su “des-unión”, si apuesta por una economía solidaria, una democracia inclusiva, un compromiso serio con los derechos humanos y si se resitúa en el mundo abandonando el eurocentrismo del pasado.

Europa involuciona. Falta que se resquebraje aún más la mitificación del progreso –producto por excelencia de la modernidad europea– para que se tome nota de ello con la necesaria clarividencia. Agravada por las crisis que desde las financieras hasta las políticas acompañan a los reajustes de un mundo globalizado, la crisis de Europa, y no sólo de ésta en sentido amplio, sino más precisamente de ese invento supranacional que es la Unión Europea, acusa la manera en que se ve descolocada en el actual contexto mundial, sin capacidad, hasta ahora, para salir airosa de la lucha agónica que tiene lugar en su propio seno. Así, ante una nueva “agonía” –recuerda, aunque en circunstancias muy distintas, aquélla de la que hablaba con tanta aprensión María Zambrano[1]–, no sólo aflora la apesadumbrada exclamación “¡ay, Europa!” –el quejido habermasiano nos suena en la misma onda que el “me duele España” de Unamuno[2]–, sino que ella lleva aparejadas cuestiones que llegan a ser existenciales cuando afectan a la identidad de la ciudadanía europea. Ésta, en décadas pasadas, se preguntaba “cómo ser europeos”; y obtenía respuestas, como nos hizo ver Cees Nooteboom en bellos textos reunidos bajo ese título[3]. Hoy, en cambio, esa misma pregunta se radicaliza en diferentes vertientes, ya sea interrogando unos sobre si podemos ser europeos, ya cuestionando otros el sentido de serlo.

Si Europa ve desdibujado su horizonte y emergen voces preguntando a dónde va[4], ellas se tropiezan ineludiblemente con ese golpe a la Unión Europea que supone el abandono de la misma por parte del Reino Unido. Los europeístas no lograron convencer a los ciudadanos británicos que en referéndum inclinaron la balanza hacia el brexit. Hay cuestiones cruciales en torno a las cuales la política europea muestra hoy graves deficiencias, cuando no escandalosa dejadez. Se trata de la manera antidemocrática de afrontar la crisis económica y sus consecuencias sociales –paro y crecimiento de las desigualdades–, de la forma en que se elude dar adecuada respuesta a la cuestión migratoria y a la crisis de los refugiados, y de las graves insuficiencias a la hora de afrontar el terrorismo yihadista. Europa se pierde cuando no acierta con la respuesta a tales cuestiones. Y necesita reencontrarse. Cuando en gran medida la Unión Europea ha perdido su atractivo como aquel atractivo modelo de marco supranacional, construido compartiendo soberanía en aras de un proyecto común, es el momento quizá en que tengamos que reinventarla de nuevo, lo cual es muy europeo. A ello convoca la necesaria resistencia a la autonegación de Europa.  

Capítulo 1

El tortuoso proceso del brexit: síntoma agónico de una Europa en discordia

Empecemos por lo que de ninguna manera estaba previsto. La historia siempre reserva sorpresas. A mediados de 2016 nos llegaron desde el Reino Unido los melancólicos tonos de brexit, pieza cargada de amargura que intensificó el desconcierto europeo. La verdad es que todos podíamos haber sido más previsores, pues, aun con mucho mirar de reojo al referéndum del Reino Unido, se albergaban demasiadas confianzas en que ganarían los partidarios de su permanencia en la Unión Europea. Tal expectativa se reveló a la postre como ingenua; el proyecto europeo no ofreció aliciente para que amplios sectores de la sociedad británica quisieran permanecer en él.

Antecedentes euroescépticos y consecuentes antieuropeístas del “terremoto brexit”

El resultado de aquel referéndum británico ofreció diversas caras, las cuales, desde el respeto que reclama el ejercicio del voto por parte de la ciudadanía, bien merecen detenerse en ellas para una aquilatada valoración. Si no cabe duda de que buena parte de los votos favorables a la permanencia en la Unión Europea se han dado desde una posición crítica, apostando por quedarse en ella para transformarla –como en principio subrayaba el laborista Corbyn–, tampoco se puede poner en duda que otra buena parte de los votos a favor de la salida han sido por la experiencia negativa en una Unión burocratizada, antidemocrática, sometida a los intereses de los poderes financieros y ajena a los padecimientos de millones de personas que, como tantos trabajadores, han visto muy deterioradas su condiciones de vida. La misma parálisis de la socialdemocracia –el laborismo de la Tercera Vía en el contexto británico– ante la reducción de los Estados europeos a la impotencia, atrapados en una maquinaria infernal ajena a exigencias de justicia, forma parte de las razones que fueron a apoyar en muchos casos el “no” a la permanencia del Reino Unido.

Pero nos engañaríamos si sólo se considerara esa parte. El volumen porcentual alcanzado por el apoyo al brexit, además de las causas apuntadas, contó como factor determinante con el discurso ultranacionalista y xenófobo desplegado por el partido UPK y por el sector más derechista de los conservadores, precisamente el que ha torpedeado el mismo acuerdo para la salida de la Unión que la primera ministra May negoció y sucesivamente, en tres intentos, trató, sin fortuna, de que se aprobara en el parlamento de Westminster. Hay que recordar que la cuestión migratoria se situó de la peor manera en el centro de un debate que, ahogado en demagogia, se escoró hacia el rechazo visceral a la inmigración, incluida la de trabajadores comunitarios. Si a eso se añade el efecto de soflamas ultranacionalistas dirigidas a encumbrar la identidad británica y a proclamar, con resabios de nostalgias imperiales, la recuperación de la “independencia” en nombre de una soberanía mitificada, tenemos todos los factores contribuyentes al decantamiento a favor del brexit.

Que el brexit es revulsivo para reconstruir proyecto europeo es conclusión positiva que pudiera sacarse, máxime cuando recientemente hemos visto a un millón de ciudadanas y ciudadanos británicos manifestarse en las calles contra la salida de la Unión Europea –también se han dado a conocer opiniones en el mismo sentido de muy diferentes colectivos ciudadanos, destacando entre ellos el posicionamiento público a ese respecto mantenidos por las principales universidades del Reino Unido–, apelando incluso a un segundo referéndum ante el bloqueo parlamentario para resolver la cuestión. Invertir la corriente euroescéptica requiere comprender que una adecuada respuesta europea al “desplazamiento del mundo” hacia las nuevas coordenadas en que estamos –como analiza Sami Naïr a la vez que habla de una Europa mestiza[5] no se logra por los caminos regresivos de identidades excluyentes ni de economías apoyadas en insostenibles arrogancias nacionalistas. También es cierto que esas nuevas respuestas necesitan implicación de la ciudadanía desde el respeto a los pueblos que en cada caso constituyen.

Por más voluntarismo que se ponga desde las instituciones europeas, es inocultable que el terremoto brexit sigue haciendo notar su desestabilizadora onda expansiva. No sólo es así en el epicentro británico, sino que la posibilidad de dejar la Unión se defiende abiertamente por determinadas fuerzas políticas en otros países, destacando sorpresivamente a ese respecto el caso de Holanda y el de Francia con Le Pen. Ello es claro exponente de la situación en que se encuentra Europa. Por ello, cuando en 2017 en España se le concedió el Premio Princesa de Asturias de la Concordia a la Unión Europea con motivo del LX aniversario del Tratado de Roma, ello se percibió como un sarcasmo, dado que tal distinción se otorgó en momentos de abierta discordia. Ésta era y es aún más clamorosa si se tiene en cuenta la actitud obstruccionista de la mayoría de los países europeos a la acogida de refugiados sirios o provenientes de otros países con sangrientos conflictos, países que aun cuando protesten de instituciones de la Unión que, si pueden imponer una férrea disciplina económica, se muestran sin embargo incapaces de conseguir la concordia necesaria para acordar planes eficaces para aplicar el derecho de asilo según obligan las convenciones internacionales.

Con todo, si con la turbulenta historia del brexit la crisis de Europa se muestra en toda su crudeza, no hacer falta compartir los motivos de quienes se han pronunciado a favor del mismo para hacerse cargo de cuestiones que venían planteándose de antemano y que vuelven para ser repensadas. El historiador Tony Judt se preguntaba, allá por el año 1996, sobre el futuro de una Europa en construcción –entonces el debate era sobre la incorporación de los “países del Este” una vez liberados del yugo soviético y en complejos, y a veces tortuosos, procesos de democratización– que él veía encandilada por el “mito” de una Europa que se vivía de una manera hiperrealista por cuanto la Europa de la Unión en marcha se mostraba y se autocomprendía más europea que el continente mismo, es decir, más europeísta que lo que la facticidad política y económica de la Europa real podía sostener como proyecto europeo viable en todos sus términos[6]. Por ello, Judt se presentaba a sí mismo como intelectualmente euroescéptico por cuanto la Europa deseable no la veía posible, y de ahí que insistiera en relegitimar el Estado-nación como imprescindible institucionalidad política no eliminable en ningún proceso de construcción europea. Quizá ese hiperrealismo denunciado por Judt haya sido un factor más entre los causantes de las decepciones y rechazos que han desembocado en el brexit, los cuales nos ponen a otros ante mayores dificultades para argumentar con Étienne Balibar que el caso de Europa es uno de esos en los que hay que sostener que lo imposible es necesario[7].

El brexit y el peaje de la “posverdad”. La democracia exige “política de verdad”

Si lo “imposible necesario” enfatizado por Balibar se dice de lo que hemos entendido como construcción europea en su conjunto, cuando esa paradoja se verifica tensionando al máximo sus polos entre pretensiones de suyo contradictorias el abordaje de las mismas se hace complicado hasta el extremo si todo ello viene afectado por las perversiones discursivas propias de esta época que ha encontrado en la llamada “posverdad” la dinámica sociopolítica en la que los hechos se contextualizan y distorsionan.

Todos sabemos que este capítulo de  la “posverdad” se escribe cuando nos hallamos metidos de lleno en la sociedad informacional, en la que los flujos comunicativos se multiplican sin término, dando pie a que se diluyan las exigencias en cuanto al compromiso de verdad en los mensajes que circulan en un macroentorno de redes, facilitando con ello el surgimiento de nuevos modos para la fabricación de la mentira. Ello no es ajeno al hecho de que la comunicación y la producción tengan lugar en el marco definido por densas redes de poder –no sólo por redes sociales, como es obvio–, sobre todo de un poderes económicos que extiende sus brazos al campo político, al ámbito social y a la esfera cultural, cuyo horizonte de actuación es ya el mercado global. No ha de olvidarse que al frente de los partidarios del brexit, cuando inducen la inmersión en la dinámica de la “posverdad” como mentira cínica, mediáticamente construida, socialmente difundida, políticamente promovida y rentabilizada y en definitiva –podemos añadir– consentida por amplias mayorías en tanto a sabiendas entran en el “juego”, aunque en todo ese engranaje se busque movilizar emocionalmente las pasiones más bajas, eso no deja de impulsarse a favor de otros objetivos que la racionalidad estratégico-instrumental de quienes están en los centros de poder tratan de conseguir manipulando la opinión pública a su favor. Aunque hay argumentos fuertes para pensar que se equivocan, entre los impulsores del brexit no faltan quienes piensan que el Reino Unido ha de jugar sus bazas económicas en un marco distinto del que supone la Unión Europea, para así ganar por su cuenta y con otras alianzas políticas espacio propio en el proceso de globalización. Por algo Trump, desde la presidencia de EEUU –logro por su parte no ajeno al aprovechamiento de la “posverdad”–, no oculta sus simpatías por el brexit.

Si la verdad no interesa, sino que el objeto de deseo se sitúa en lograr la aquiescencia a quien esgrime un relato cuyo objetivo no es otro que lograr adhesiones emocionales y, con ellas, el reforzamiento de vínculos identitarios, la verdad de los mismos hechos pasa a ser irrelevante al verse desplazada por una interesada construcción que sobre ellos, inventando al respecto lo que haga falta. Si el resultado encaja bien en los cauces de la espectacularización mediática de lo político, el éxito se considera logrado, por más que haya entrañado el desplazamiento del discurso, reducido a relatos falaces en los que desaparecen los argumentos contrastados en la actividad de Storytelling[8], a una emotividad irracional puesta al servicio de la ley del más fuerte. Ésta, en definitiva, es la que priva en una sociedad que ve impasible como el capitalismo cínico, ni siquiera necesitado de sofisticadas coberturas ideológicas, contamina toda la vida social hasta hacer que la democracia misma se vea corroída por un cinismo político que la destruye.

Es definitiva, es bajo el régimen antidiscursivo y, de suyo, antipolítico de la “posverdad” como el fenómeno Trump, al que acabamos de aludir, llevó a la presidencia de EEUU al tipo que encarnaba el más acentuado populismo de derechas, machista y racista a un tiempo, sirviéndose de una demagogia capaz de encandilar a millones de votantes. Y también hay que contar entre los efectos de la “posverdad” el brexit, contemplando en el cómputo de sus recursos movilizadores el uso descarado de la demagogia xenófoba, así como de narrativas ultranacionalistas, similares a las que con tanto furor se han desatado en muchos países europeos.

No hay que infravalorar, por tanto, los efectos que ha tenido en todo el decurso del brexit la ausencia de una política de verdad, es decir, de verdadera política que no se desentendiera de la verdad en política. Obviamente, no es problema sólo británico, pero el espejo del Reino Unido nos devuelve a todos la imagen de una política que, al prescindir de la verdad sobre la situación de los británicos en la Unión Europea, sobre los flujos económicos, financieros y fiscales de ida y vuelta a uno y otro lado del Canal, sobre la realidad de la inmigración sin mentiras interesadas…, se ha visto dando vueltas en un laberinto en el que la democracia británica ha visto deteriorada su imagen y hasta el mismo pragmatismo inglés ha brillado por su ausencia. Empezando por las dificultades para gestionar el resultado de un referéndum que no se afrontó con la seriedad requerida y terminando por las fracturas producidas en la sociedad británica, en sus partidos políticos, en parlamento y gobierno… todo ha coadyuvado al deterioro de una situación cuya salida no se encontrará si no es reconectando de nuevo democracia y verdad. Las fechas corren y se empujan unas a otras, los plazos se agotan y se plantean prórrogas, el debate pasa a estar entre quienes en el Reino Unido quieren un brexit inmediato y efectivo a costa de lo que sea –brexit duro con previsibles consecuencias muy negativas para el Reino Unido y también para países de la Unión Europea– y quienes apuestan por un brexit suave que considera incluso permanecer en una unión aduanera rediseñada al efecto –solución por la que se inclina el laborismo, no sin disensos en su campo–.

Cabe entrever, en medio de tan mayúsculo enredo –el escritor británico lo achaca a “la estupidez aleatoria con la que se maneja el destino”[9]–, una ciudadanía en la cual se incrementa la proporción de quienes se inclinan por un segundo referéndum, si no para volver a plantear exactamente lo mismo que en el anterior –supondría un cuestionamiento fuerte del resultado del primero, con la consiguiente contradicción en cuanto a procedimiento democrático–, sí para pronunciarse en apoyo del acuerdo o los acuerdos que se consiguieran con la Unión Europea, entre otras cosas para que no sean reversibles a manos de un posible gobierno conservador dispuesto a desmontar las filigranas urdidas por May. Con todo, en medio de discordias patentes queda mucho que aprender a partir de la experiencia del brexit por ese conjunto heteróclito que es la Unión Europea, la cual quiso ser modelo de marco supraestatal de soberanías compartidas en aras de un proyecto común. Bajo el régimen de la “posverdad” todo es retroceder y bajo el paradigma neoliberal es imposible avanzar.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El libro La Europa desalmada está disponible en el Ágora de CTXT.  


[1] Cf. M. Zambrano, La agonía de Europa, Madrid, Trotta, 2000, cap. “La agonía de Europa” [1940], pp. 23-42).

[2] Cf. J. Habermas, ¡Ay, Europa! [2008], Madrid, Trotta,2009, pp. 55-128.

[3] Cf. C. Nooteboom, Cómo ser europeos [1993], Madrid, Siruela, 2006.

[4] Cf. M. Seguró y D. Innerarity (eds.), ¿A dónde vas, Europa?, Barcelona, Herder, 2017.

[5] Cf. S. Naïr, La Europa mestiza. Inmigración, ciudadanía, codesarrollo, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2010.

[6] Cf. T. Judt, ¿Una gran ilusión? Un ensayo sobre Europa [1996], Taurus, Madrid, 2013, cap. 1.

[7] E. Balibar, Nosotros, ¿ciudadanos de Europa? Las fronteras, el Estado, el pueblo [2001], Tecnos, Madrid, 2003, p. 13.

[8] Cf. C. Salmon, Storytelling. La máquina de fabricar historias y formatear mentes [2007], Península, Barcelona, 2008.

[9] Entrevista en El País, 08.04.2019

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí