1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un amor pequeño en la costa infinita

La Costa del Sol afronta las elecciones municipales con la misma receta inventada en los años sesenta por Fraga: turismo masivo y trabajos precarios

Adriano Espinal 8/05/2019

<p>Proyecto de Intu Costa del Sol en Torremolinos.</p>

Proyecto de Intu Costa del Sol en Torremolinos.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Es una historia de amor pequeño. De costumbres y guiños a algo íntimo, casi imperceptible. El día que José, 41 años, nombre supuesto, salió del aeropuerto después de haber trabajado por primera vez en la pista, aún sentía vibrar el cuerpo mientras volvía en el coche. Nada espectacular, sólo el recuerdo de tanta turbina cercana. La mole de hierro y hormigón refleja el atardecer por el retrovisor. Todo pasa más despacio que de costumbre, el ceda el paso de la rotonda se transforma en un túnel del tiempo, pero no hay mucho tráfico, él va lento. La experiencia ha sido impactante más allá de la asombrosa sensación de sentirse pequeño: muchos protocolos, un galimatías de datos y aspectos que chequear y no olvidar. 

Tan abrumador que el pequeño tramo de pista, con la nueva torre de control al fondo, que se ve junto a la tienda de juguetes desde la N-340 le parece una amenaza. Es más responsabilidad de la que le hicieron ver en la formación, pero no puede fallar. Segundo año de trabajo consecutivo en el aeropuerto, media jornada, un poco más de 500 euros. Fumando en el espigón de la playa de La Misericordia, el olor que hoy despide la depuradora no se nota. Puede gritar si quiere, no hay nadie cerca. Aún es primavera, hace cuentas sobre las horas que podrá trabajar al margen del aeropuerto. Insuficiente. Volver a trabajar, qué maravilla. Ahora podrá echar alguna cerveza sin culpa y acabará cambiando las ruedas del coche después del verano. Subir de horas, promocionar, 'hacer carrera' en el aeropuerto. Al fin y al cabo es el segundo trabajo que tiene en él. El sol está casi en todo lo alto. A su madre le gusta el pescado hervido.

Al aeropuerto que le da trabajo a José, el de Málaga, llegaron el año pasado 19.021.704 de personas, más del 70% de vacaciones. En la mañana del 2 de enero de 1963, a las once menos cuarto, aterrizaron el nuevo ministro de Turismo, Manuel Fraga, y su cohorte en la flamante terminal de vuelo del aeródromo. Apenas llevaba seis meses en el cargo. Lo primero que hizo fue visitar Torremolinos, y en la sede del Gobierno Civil “presidió una reunión con las autoridades y técnicos para estudiar problemas relacionados con el turismo en la Costa del Sol”, lo cuenta el ABC. Un tramo de carretera desde Torremolinos a Torrequebrada, asuntos de ordenación urbana y más información sobre nuevos accesos. Aquel miércoles, Fraga aún tuvo tiempo de visitar el Palacio Episcopal, comer en el castillo de Gibralfaro, visitar la residencia hospitalaria Carlos Haya, viajar hasta Nerja, volver a Málaga para pasar revista a la delegación del ministerio y retornar a Torremolinos para cenar. Todo en un martes de enero, hace casi 60 años. La fórmula sigue intacta. 

Desde entonces, las cifras son una bomba: más de medio siglo de turismo en masa, incapaz de arrojar cifras negativas si se habla de crecimiento, y récord de visitantes anual desde 2015. La Costa del Sol sigue siendo la locomotora económica de la comunidad autónoma con más parados del país: según la última EPA, en el primer trimestre de este año, sólo Extremadura (22,52%), Ceuta (22,31%) y Melilla (25,92%) tiene una tasa mayor de paro que Andalucía (21,08%) que es además quien más desocupados tiene en total: 829.500 de 3.354.200, casi el doble que Cataluña y la Comunidad de Madrid.

“Este desarrollo extensivo que se espera en la región de la costa, si no se vigila, ocasionará un gran número de problemas que a la larga resultarán en detrimento de los intereses de la zona”, profetizaba el Estudio para el desarrollo turístico de la Costa de Málaga-Cabo de Gata, Presidencia del Gobierno, Comisaría del Plan de desarrollo económico, 1963. El fragmento se recoge en el trabajo del doctor en Arquitectura Juan Gavilanes, especialista en el urbanismo de la Costa del Sol. La mano de obra llegaba desde los campos de algodón de muchos pueblos de Sevilla, los olivares de Jaén y Córdoba, la sierra malagueña y gaditana. Los municipios de la zona duplicaban su población en cada censo, y la tendencia al alza sigue vigente. 

Una emigración con menos épica que la que se producía en esos años a Cataluña, País Vasco, Madrid, Francia, Alemania, Suiza; pero también con menos posibilidades. Un sueldo menor, sin industria en la oferta laboral, la estacionalidad que hacía que algunos volviesen en otoño e invierno a sus pueblos si no podían enrolarse en la construcción. La mayoría llegó para quedarse y sus hijos son el grueso de los malagueños de hoy. Era la época en la que cualquier famoso –de John Lennon a Lola Flores y de Frank Sinatra a Andrés Pajares– vivía una historia en la Costa del Sol. Las suecas, el top less, la playa, la grifa, el lsd, los tablaos y las fiestas eternas. Leves alegrías, detalles, un pequeño punto negro moral en la catoliquísima España. 

En el tajo, siempre la misma cadencia: construcción, hostelería, algo de trapicheo y vuelta a empezar.

La vieja escuela de cocineros y camareros que trabajaron para la jet set, que componía 30 salsas de memoria o sabía perfectamente todos los ritos, técnicas y modales para atender una mesa, ya fuese de un alto aristócrata alemán o de la familia de un profesor de Albacete de vacaciones en la playa, ahora hace ecuaciones con variables tan comunes como su edad, los años cotizados y la pensión que le quedará. 

“Claro que no quiero la hostelería. No compensa: sueldos bajos, horarios chungos y una carga de trabajo brutal”, reconoce José. Trabajó casi 15 años en un centro comercial, ascendió, tenía un sueldo decente y una relación que le sirvió como apoyo y excusa para marcharse de casa. Llegó un ERE y con el finiquito y los ahorros de su hermana abrieron un restaurante en el barrio. Más de tres años duraron antes de traspasarlo. “Vivimos de él, teníamos empleados, pero nos pulimos los ahorros y sabíamos que necesitábamos invertir para tratar de hacer viable el negocio. No íbamos a hipotecar a nuestra madre, así que lo traspasamos. Tres años, lo comido por lo servido”. Fin de su independencia. Su relación amorosa se extinguió un par de años antes que el negocio. “Puestos a compartir piso, prefiero hacerlo con mi madre. El objetivo es ser independiente, pero ahora no veo cómo. Aunque consiga otra media jornada, no sé el tiempo que tendré trabajo y los alquileres están por las nubes”. 

Los hay que saltaron de la hostelería a algo más estable y retribuido, algunos han conseguido la estabilidad de un trabajo fijo en algún hotel o restaurante de postín, otros son expertos en los malabares de un negocio propio, y un buen puñado de ellos echan la temporada y gastan poco en invierno mientras disfrutan de su pueblo. Porque casi nadie regresó, porque son pequeñas cadenas, casi imperceptibles, casi secretas, como descubrir que se llora mejor frente al mar. Y aunque cada año les cuesta más echar el día, alguien que saque bien el trabajo y sepa hacerlo como ellos es medio negocio en el verano. Y aquí todos lo saben.

Según la última EPA, la construcción proporciona a la provincia el 9,7% de los trabajos, la industria el 6,1% y el sector primario el 2,4%. Eso le deja 81,9% de los empleados en la provincia de Málaga al sector servicios, de los cuales casi la mitad dependen de la hostelería. Si se compara con el primer trimestre de 2008, con la burbuja recién pinchada, la industria era un 2,2% más importante para el empleo entonces y la construcción subía hasta el 15,6%. Es decir, arrebataban casi uno de cuatro empleos a los servicios, el sector que, según señalan los sindicatos, peores empleos genera, con menores salarios, más estacionalidad y una brecha salarial palpable entre hombres y mujeres: ellas cobran un 20,8% menossufren un 6% más de paro en la provincia

Son casi las cinco y media y José llega al sitio convenido. Ha dejado a su madre pendiente de un café con conexión al Skype para hablar con su hermana. La cabeza de familia es funcionaria, separada después de los 40, vive con dos hijos y en los últimos meses con su madre. José es el mayor y también volvió al hogar materno hace casi cuatro años; su hija –que le dio el orgullo de acabar Psicología con sobresaliente– está cerca de cumplir un año de trabajo en Inglaterra, en una residencia de ancianos, hoy tendrá turno de noche. El menor ya ha pasado la treintena y vigila las obras de un centro comercial.

Después del restaurante, José se buscó la vida: montó escenarios para conciertos durante un par de veranos, extras, días de vigilancia, alguna mudanza... Hasta que entró como personal de ayuda a personas con movilidad reducida en el aeropuerto. “Media jornada, salen los horarios y un grupo de whatsapp de casi 200 personas empieza a cambiar turnos, la mayoría para que no interfiera en otro trabajo o en los horarios que los niños están en casa. Asombra que al final todo cuadre, la verdad”, reconoce y bromea: “El trabajo de ahora es mucho más cualificado, aunque el sueldo es parecido por el número de horas, que son menos”.

Otro malaguita que tira de la locomotora económica de Andalucía, que se agarra al sueño. Al solecito del café han llegado dos personajes más, en la terraza sólo hay una mesa de turistas. Torremolinos es uno de los sitios, junto a Fuengirola, Alhaurín de la Torre, Rincón de la Victoria o Coín, donde rebosan los malagueños que no pueden pagarse un piso en la capital, una de las ciudades del país en las que el año pasado se superó el máximo histórico del alquiler en plena burbuja. La subida de los alquileres en todo el litoral se ha notado especialmente en los dos últimos años, cuando la periferia de la ciudad y los pueblos menos cercanos también han subido sus precios. Una cadena que mantiene los distritos de la capital preferidos por los visitantes como los más caros y expande a los habitantes por la Costa del Sol y la Axarquía. 

Los inmuebles rentan más con extranjeros. La provincia malagueña es la que más extranjeros tiene censados de toda Andalucía: 252.362 personas, casi cuatro veces más de los que viven en la provincia de Sevilla. Sólo los extranjeros que viven en Málaga (15% del total de población) superan en número al total de habitantes de provincias como Zamora, Teruel, Soria, Segovia, Palencia, Huesca, Cuenca y Ávila.

Fotografía de una playa de Málaga capital. 

“Mi hermana está en Inglaterra, y ha pasado por Chicago, Copenhague, Berlín y Praga. Que recuerde”. José enumera los sitios en los que tiene conocidos viviendo. “Si me tengo que comparar, con el de Copenhague, estudiamos lo mismo [módulo de Administración y Gestión]. Si yo estuviese a jornada completa, cobraría casi cuatro veces menos que él. Se lo ha currado. Y ha tenido suerte”. Los otros dos también tienen amigos fuera y familiares, se comparan y siempre pierden en jornal y ganan en sol. Han pensado en marcharse pero acaban de acuerdo: “Pero ¿por qué tenemos que irnos? Somos de aquí, la vida aquí es maravillosa”. Y se olvidan de la letra pequeña. 

El futuro es conquistar un trabajo estable, con un sueldo bueno, vivir. Una quimera en una provincia con casi dos parados de cada diez personas y entregada al turismo.

Obras megalómanas

El futuro está escrito y no en los libros de ninguna fe pagana, sino en los planes de ordenación urbana. Un outlet de lujo, es decir ropa de marcas caras rebajada, es la apuesta para la ampliación de uno de los centros comerciales más señeros de Málaga, en la frontera de Torremolinos, y que debe ampliar los accesos actuales y la propia carretera que le rodea. No está solo: las elecciones municipales llegan con, al menos dos, obras megalómanas bajo el brazo. 

La capital espera un hotel de 135 metros de altura en el puerto que desactivará su popular Farola y que, aunque tiene a parte de la ciudad en pie de guerra y ha sido desaconsejado por los arquitectos, acabará engordando las cifras de ingresos por noche de la ciudad. La nueva Junta acaba de mover ficha para que el antiguo edificio de Correos acabe siendo otro hotel cerca del centro.

Otro es aún más innovador: un macro centro comercial –que también necesitará ampliación de carreteras– en Torremolinos. Es la apuesta de futuro de uno de los municipios más masificados de la costa, su envite para que el turista pueda comprar 100 veces la misma camiseta en 100 tiendas iguales. La enésima huida hacia delante cuenta esta vez con un tren eléctrico que conectará el complejo con el centro del pueblo. Bendecido por los cuatro principales partidos –PSOE, PP; C´S y UP– del pueblo, será una pieza para estas elecciones en las que los cuatro se enfrentarán a Vox y a una sombra aún más larga en ese pueblo: Pedro Fernández Montes.

Fundador del PP en la provincia y alcalde más polémico de la costa, ahí es nada. Obligado a echarse a un lado, ha creado un partido nuevo, Por mi pueblo. La presentación fue una carta en todos los buzones en la que arremetía contra la candidata del PP de Torremolinos (que trabajó en su equipo) y el actual consejero de la presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo. El tipo que conectó la calle Rafael Gómez Sánchez Sandokan con el monumento al turista dejó una deuda de 197 millones de euros que ha obligado a la intervención y mantiene al Consistorio con un plan de pagos que durará varias legislaturas (aún debe 155 millones).

Cobrar en negro 

“Pues más trabajo, ¿qué me va a parecer?”, dice José, y tras una media sonrisa: “Y lo de cobrar en negro, pues claro, ¿alguien nunca ha cobrado en negro aquí? En el aeropuerto ni hablar, pero horas extra, o parte del sueldo, o días sueltos, está a la orden del día. Además, cuántas discotecas, tiendas de souvenirs, restaurantes...lo que quieras, ¿Cuántos declaran hasta la última venta o la última hora extra trabajada? Es lo que hay, ¿no lo sabes ya?”. José y los demás tienen prisa. La economía sumergida es más que una sospecha: el colectivo de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estimó el pasado verano en 9.200 millones de euros en negro, más de lo que la Junta gastó en la Consejería de Sanidad, un 28% del PIB de la provincia. Y sin contar las drogas ni la prostitución ni el tarot ni otro tipo de intuiciones que el consumidor de novela policíaca pudiera tener, que las hay. 

Lo que no se sabe es cómo acaban encontrando siempre una combinación laboral que les salve sobre la campana y una ilusión a la que agarrarse. Cada temporada, cada periodo de corte por cierre del negocio, cada fin de contrato por obras, cada segunda renovación consecutiva, cada media jornada cotizada por diez horas de trabajo, cada “vente sólo para el mediodía”. Será aquello que escribió Manuel Alcántara y tan bien cantó Mayte Martín de “no pensar nunca en la muerte y dejar irse las tardes mirando como atardece. Ver toda la mar enfrente y no estar triste por nada mientras el sol se arrepiente. Y morirme de repente, el día menos pensado. Ése en el que pienso siempre”. Quedarse aquí es una historia de amor pequeño.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Adriano Espinal

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí