1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Carlos Mesa / expresidente y candidato a la presidencia de Bolivia

“El Gobierno de Evo Morales ha dejado de ser democrático”

Carlos Heras La Paz , 8/05/2019

<p>Carlos Mesa.</p>

Carlos Mesa.

C. H.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Aún no se había mostrado dispuesto a ser candidato, ni tenía partido, pero en 2016 Carlos Mesa (La Paz, 1953) ya aparecía en todas las encuestas como el mejor posicionado para competir contra Evo Morales por la presidencia de Bolivia en octubre de 2019. En octubre del año pasado anunció su candidatura con una nueva plataforma, Comunidad Ciudadana. Historiador, periodista y escritor, Mesa ya asumió la presidencia de Bolivia otro octubre, en 2003. El año anterior había sido elegido vicepresidente como compañero de fórmula de Gonzalo Sánchez de Lozada, hoy exiliado en Estados Unidos. Mesa se apartó del gobierno después de que las fuerzas de seguridad del Estado asesinaran a más de sesenta personas que participaban en las protestas conocidas como la guerra del gas en la ciudad de El Alto, pero no renunció a la vicepresidencia y asumió la jefatura del Estado por sucesión constitucional cuando su antecesor dimitió.

En crisis económica, sin mayoría parlamentaria y en una situación de alta tensión social, dejó el cargo en junio de 2005. En el camino, y ante la presión de las protestas populares, abrió dos procesos que serían fundamentales en los años siguientes: un referéndum para revisar la política de privatización del gas natural y la apertura de un proceso constituyente para el país. Volvió a la primera línea pública en 2014 como portavoz internacional de la reivindicación marítima de Bolivia de una salida soberana al Pacífico, pero el gobierno lo alejó de esas funciones en 2016 por su oposición al referéndum para modificar la Constitución y permitir así una nueva postulación de Morales.

El presidente y su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), perdieron la consulta del 21 de febrero de 2016 por un margen estrecho, pero el Tribunal Constitucional habilitó su candidatura para un cuarto mandato en una sentencia muy cuestionada. Mesa quiere que su gobierno sea “un shock democrático” que imprima “un cambio de 180 grados” en la Justicia boliviana mediante una reforma parcial de la Constitución, “recomponga el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que está totalmente copado por el poder ejecutivo” y recupere “el valor del ciudadano como iniciativa individual”.

Entre el populismo progresista en decadencia en la región y la propuesta excluyente que representa Jair Bolsonaro en Brasil, el expresidente cree en una tercera vía. “Es perfectamente posible un discurso que esté marcado hacia lo que llamaríamos tradicionalmente el centro” que “defienda de manera militante la democracia como institución, la defensa del individuo dentro de la comunidad y la comunidad complementada con el individuo”, sostiene.

Se entiende, por el inicio de su campaña, que la primera motivación de su candidatura es hacer cumplir el mandato popular de febrero de 2016 para la no reelección del presidente Evo Morales. ¿Cómo se convierte ese mandato en un programa de gobierno?

El mandato per se tiene que ver con lo esencial, que es un país que está perdiendo la democracia y está yendo en la ruta del autoritarismo con un gobierno que le dice no y le da la espalda a la decisión popular del 21 de febrero y que tiene como objetivo final sin duda alguna la perpetuación en el poder. Es decir, la posibilidad de ser reelegido indefinidamente. Está vulnerando principios centrales de la democracia. Ese mandato, que es fundamental, debe ser respondido de esa manera: la garantía de la reconstitución de las instituciones democráticas, la construcción de un sistema que respete nuestra Constitución y que establezca la independencia de poderes y la institucionalidad, y no la personalización de las instituciones democráticas. Eso se convierte en un programa a partir de los desafíos que representa la construcción de una propuesta adicional de carácter económico y social, que está en pleno desarrollo.

¿Dónde ha fallado, más allá de estos problemas institucionales, el Gobierno de Morales al pueblo boliviano?

Hay una lógica muy característica de la comunidad internacional de seguir enamorada de esta idealización de Evo Morales como el primer presidente indígena de Bolivia. Idealizando el hecho de que Bolivia, un país que tiene un 40% de indígenas, tiene por fin un presidente indígena, cosa que debería haber pasado hace muchos años. Sobre esa base, les cuesta mucho comprender que lo que aquí estamos juzgando no es a un indígena, estamos juzgando a un gobierno. Es importante que la comunidad internacional juzgue al presidente Morales no por su origen étnico y por su carácter simbólico, sino por sus actos.

El déficit democrático es extremadamente grave, no es parcial, no es “parece que”. El gran drama de Bolivia es que tiene que compararse con dos dictaduras despiadadas como la de Venezuela y la de Nicaragua, y eso edulcora un poco el autoritarismo de Evo Morales. Aquí lo que tenemos que hacer es construir una democracia total, absoluta, como la que tienen España, Francia o el Reino Unido. No se trata de gradaciones. El presidente Morales está en una ruta autoritaria y las instituciones han sido destruidas. Es inadmisible que en una república, que es el caso de Bolivia –porque se llama Estado plurinacional, pero se reconoce republicana en su estructura–, esto haya sido vulnerado.

¿Tienen confianza en que haya unas elecciones con garantías y que, en caso de que los ciudadanos así lo quieran, haya un relevo democrático?

Nosotros estamos convencidos de que el Gobierno va a hacer todos los esfuerzos para manipular en lo que pueda todos los mecanismos que eran transparentes en el proceso electoral. En la esencia, el mecanismo electoral boliviano está bien diseñado y, si se cumpliera, sería impecable. Creemos que todavía hay posibilidad de proteger ciertas partes vinculadas al día del voto, que tenemos que hacer vía un control electoral externo y, ojalá, con observación internacional crítica de verdadera significación. Pero no, no tenemos confianza.

Uno de sus últimos libros se llamó 1982-2006: Democracia, ¿cómo caracterizaría el periodo que va desde 2006 hasta ahora?

El título siempre da, y es intencional, la posibilidad de decir “ok, si se considera que hasta 2006 había democracia, después de 2006 no la había”. No es verdad, la intención era provocadora en el otro sentido: contradecir con claridad el discurso del presidente Morales, que pretende que lo que antes había era una democracia de cuoteo, neoliberal y elitista. Yo no coincido en absoluto con esa visión. Tuvo sus defectos, sus problemas, pero desarrolló una propuesta histórica iniciada en 1982. Por supuesto que el presidente Morales ganó democráticamente y fue presidente elegido en 2005, 2009 y 2014 con una votación mayoritaria. Y yo diría que los dos primeros gobiernos, dentro de un esquema complicado en el que hubo violencia y se planearon problemas de naturaleza estructural para lograr la estabilidad política, el gobierno de Morales no puede cuestionarse como un gobierno democrático. Lo fue, pero ha dejado de serlo. Creo que es muy importante decir que el presidente Morales ha ido desprendiéndose, alejándose, negando cada vez más la democracia. Y el punto de inflexión es el 21 de febrero de 2016.

Para ganar las elecciones, va a necesitar que mucha gente que votó por Evo Morales en 2014, cuando obtuvo el 61% de los votos, vote por usted ahora. ¿Cómo va a convencerles?

Creo que represento una opción que reconoce las transformaciones históricas que el país ha tenido, que quiere profundizar el tema de la movilidad social, de la inclusión, de la no discriminación. Que quiere establecer algo que retóricamente el gobierno dijo que iba a hacer y no hizo, que es tener el medioambiente como articulador de nuestro proyecto político. Mi vocación democrática está fuera de discusión, y creo que la sociedad boliviana quiere vivir en democracia. En el contexto de un votante que tiene unas ideas progresistas, que cree en la transformación, yo creo que el presidente Morales ya está lejos de ello. Ha demostrado que lo único que le interesa es la perpetuación en el poder y el poder por el poder mismo. Hay que transformar la idea equivocada de que una persona representa un cambio y que sin esa persona no se puede ir a ninguna parte. Se deben construir instituciones y un mecanismo que establezca un proyecto histórico que no dependa de una persona, sino de quienes construyen colectivamente un proyecto. Hay que darles un espacio protagónico a los ciudadanos.

el mal llamado socialismo del siglo XXI ha derivado en posiciones populistas, en posiciones autoritarias cuando no dictatoriales

¿Cómo se define ideológicamente?

Democrático, progresista y ambientalista.

¿Quiénes son sus referentes en el continente? ¿A qué país, si hay alguno, se debería parecer Bolivia?

Bolivia se debería parecer a sí misma. Estamos en un momento complicado, complejo en América Latina. Un momento de transición en que se está terminando lo que fue el mal llamado socialismo del siglo XXI, que ha derivado en posiciones populistas, en posiciones autoritarias cuando no dictatoriales, y en posiciones que no han logrado comprender su posición y su integración en el mundo. Pero todavía estamos en el ajuste de quienes están sustituyendo a estas propuestas históricas, y por lo tanto es un poco complicado establecer una referencia de modelo, todavía no está ajustado completamente. Preferiría no hacer ninguna comparación, porque eso puede dar lugar a equívocos.

Creo que su tiempo de gobierno se lee como una transición exitosa, el cierre de una crisis muy fuerte, pero al mismo tiempo como un gobierno muy inestable y débil por las condiciones parlamentarias y sociales que había en ese momento. ¿Sería diferente ahora?

Yo creo que hay una diferencia básica, que es la construcción de una base política, la construcción de una base social que no esté basada, como me ocurrió cuando ocupé la presidencia siendo vicepresidente independiente de mi antecesor, en la popularidad personal, en el atractivo personal que yo tenía y que por lo tanto de algún modo estaba basado en encuestas. La gente estaba conmigo, pero no tenía forma de expresar ese apoyo de manera orgánica y estructural. Yo creo que esta es una diferencia muy importante: contar con fuerza parlamentaria, contar con una base social, contar con una articulación en diferentes sectores productivos del país. Me van a dar primero la legitimidad directa del voto personal si gano la elección; segundo, la mayoría en el Congreso; tercero, una articulación partidaria con estructuras sociales de respaldo y con una claridad sobre lo que yo creo que uno tiene que hacer, que es el cumplimiento de la Constitución Política del Estado a partir de la administración adecuada de la ley.

¿Me puede decir algo bueno de su principal contrincante, el presidente Evo Morales?

Sí, claro. Yo creo que Evo Morales representó en su momento un cambio fundamental que Bolivia requería: tener un presidente indígena. Que se asumiera indígena él, que el país lo reconociera como indígena y que el mundo lo reconociera como indígena. Desde el punto de vista simbólico eso estableció una transformación de la autoidentificación de los indígenas bolivianos, que se sintieron el centro del país como cualquiera de nosotros, que fueron parte protagónica del escenario legislativo, del escenario político y de la toma de decisiones. No es que se inventara en ese momento: cuando nosotros llegamos al gobierno el año 2002, el 30% del Congreso era ya indígena.

Evo Morales representó en su momento un cambio fundamental que Bolivia requería: tener un presidente indígena

El presidente tuvo una suerte extraordinaria, que fue una bonanza económica que no tiene antecedentes. Si yo tuviera que decirle históricamente cuál es el antecedente más parecido que tuvo Bolivia, es el descubrimiento del Cerro Rico de Potosí en 1545. ¿El presidente y su gobierno manejaron bien ese dinero? Yo diría que en una parte sí, y en una parte de largo plazo no. Creo que llevaron adelante una administración macroeconómica razonable, aunque no aprovecharon para entender que había que transformar nuestra matriz productiva. El defecto más importante fue un incremento desmesurado del gasto público que desaprovechó la oportunidad de una inversión más importante en esa transformación productiva.

Yo creo que esos son los elementos positivos del gobierno de Evo Morales, que lamentablemente esta tercera gestión está echando al canasto porque está perdiendo esa legitimidad que tuvo y está perdiendo la oportunidad de la renovación política, que es fundamental.

¿Debe continuar ese modelo de gestión la riqueza hidrocarburífera del país?

Yo no haría ninguna modificación de fondo. Necesita de algunas correcciones, pero en la esencia yo no haría variantes, diría que sí. En los hidrocarburos.

Como presidente, ¿seguiría adelante con los proyectos de construcción de las megarrepresas hidroeléctricas de Rositas y el Bala-Chepete?

No.

¿Debe construirse la carretera del TIPNIS, partiendo el territorio del parque nacional y territorio indígena?

No. En el trazo que tiene, en absoluto. Una ruta que parte en dos el parque nacional TIPNIS, ni hablar. Si se quiere conectar Beni y Cochabamba, podría hacerse un trazo que respete la integridad del parque.

¿Deben continuar los bonos sociales?

Sí, categóricamente.

¿El Estado debe intervenir más o menos en la economía?

El Estado debe intervenir en los sectores importantes de la economía. Papelbol, Lacteosbol, Cartonbol no, categóricamente. En hidrocarburos, en el ámbito de telecomunicaciones, en aquellos aspectos que son estratégicos sí, no tengo problema. Mientras garantice eficiencia y garantice menos burocratización, yo no cambiaría esa lógica.

¿Debe ser la agroindustria de soja uno de los motores de la economía boliviana?

Sin duda.

¿Cuántas ministras tendrá su gabinete si gana las elecciones?

Hay una cosa importante, no es un tema de voluntad. Ya el presidente está incumpliendo esto. No depende de la buena voluntad del presidente, y ya se le podría objetar esto [se refiere al principio de paridad y alternancia de género incorporado a la Constitución]. Tengo que intentar buscar una paridad de género y tratar de que la mitad del gabinete sean mujeres y la mitad sean hombres en la medida de lo posible. Puede ocurrir que tengas dos o tres más de uno o de otro. Lo que no sería aceptable en absoluto es una desproporción que supere el 60-40 en cualquiera de los dos sentidos.

En el gabinete que posesionó en 2003, si no me equivoco, sólo había una figura con rango ministerial, que era la delegada presidencial contra la corrupción [Guadalupe Cajías].

Hemos tenido más mujeres. La ministra de Educación me la recuerdo en este momento, María Soledad Quiroga. Lo que pasa es que he tenido tres gabinetes. No interesa el primero, interesan todos. Tuve un número de ministras, pero no hay comparación. Si hay algún mérito que ha tenido el presidente Morales es que, con ventaja abrumadora, es el gobierno que ha tenido más mujeres ministras y hay que seguir en esa línea.

¿Debe ser la Wipala [insignia de los pueblos indígenas] la bandera cooficial del país?

No es un problema de voluntad, es la Constitución. La Constitución la reconoce como otra bandera del país.

¿Cuántas veces debería poder reelegirse un presidente?

Las que la Constitución dice y ninguna más, ni ninguna menos. Cumplir rigurosamente la Constitución. En el caso de Bolivia, la posibilidad de una reelección consecutiva y nada más.

¿Eso valdría para usted?

No es valdría, eso vale. Eso es lo que la Constitución dice.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Heras

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí