1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gais contra los vientres de alquiler: no en nuestro nombre

Pablo Castaño / Félix Hernández 8/05/2019

<p>Mujer embarazada.</p>

Mujer embarazada.

Tatiana VDB

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Dos hombres, guapos y sonrientes, con su recién llegado bebé en brazos. Es la imagen más típica de las empresas de gestación subrogada, que usan sistemáticamente a las parejas gais como reclamo comercial, presentándose como entidades gay friendly que permiten a estas nuevas familias cumplir su sueño de tener un hijo con sus mismos genes y, a ser posible, lo más parecido a ellos. Ya es hora de que los gais rechacemos esta utilización interesada y nos opongamos a esta nueva forma de mercantilización de los cuerpos de las mujeres, que además pone en peligro cualquier intento de emancipación real de gais, lesbianas, bisexuales y trans y supondría un paso adelante de un modelo neoliberal de sociedad que atenta directamente contra el colectivo LGTB.

Fue el movimiento feminista el primero que cuestionó las jerarquías de género que oprimen tanto a las mujeres –sobre todo a las lesbianas y bisexuales– como al resto de grupos que no nos ajustamos al modelo heteropatriarcal (hombres gais, bisexuales y trans). Cuando las feministas consiguieron el derecho al voto y la igualdad legal, cuando se abrieron hueco en el mercado laboral, cuando obligaron al Estado a legislar para proteger sus derechos sexuales y reproductivos… no solo estaban obteniendo importantes victorias concretas para ellas, también estaban desestabilizando el orden heteropatriarcal que nos aplasta a lesbianas, gais, bisexuales y trans. Por eso, es descorazonador ver a algunos gais apoyar una nueva forma de mercantilización de los cuerpos de las mujeres, justamente ahora que la cuarta ola del feminismo está abriendo un nuevo horizonte de libertad para todas. Como argumenta Beatriz Gimeno, la legalización de los vientres de alquiler supondría convertir los cuerpos de las mujeres en objetos de compraventa, por lo que es rechazable cualquier regulación de la gestación subrogada que contemple el ánimo de lucro. Además, como gais tenemos razones particulares para oponernos a la legalización de esta práctica.

En primer lugar, las empresas de vientres de alquiler presentan una imagen totalmente deformada del colectivo LGTB. ¿De verdad tener hijos con sus mismos genes es una prioridad para la mayoría de los gais? Es más, ¿son muchos quienes pueden permitirse los miles de euros que cuesta alquilar un vientre? El problema es claro: por un lado, estas empresas hacen pasar los deseos de algunos gais de posición acomodada por derechos del colectivo LGTB, una generalización que oculta que una gran parte del colectivo son mujeres, cuyos úteros y cuerpos quedarían legalmente transformados en mercancías si se permitiese la gestación subrogada, reforzando la injusta posición dominante que los gais hemos tenido tradicionalmente dentro del colectivo LGTB. Además, estas empresas reproducen el estereotipo de los gais como un grupo económicamente favorecido, una caricatura que oculta la diversidad de clase del colectivo.

Otro problema de la gestación subrogada es la reproducción, dentro del colectivo LGTB, de valores heteropatriarcales que consideran más deseable la filiación genética entre padres e hijos que la filiación por adopción. Es un intento de reforzar la idea de la familia natural heterosexual como objetivo máximo para la integración de las parejas homosexuales en una sociedad en la que las identidades son definidas por las aspiraciones de los hombres heterosexuales. No es casualidad que dentro del colectivo LGTB se reproduzcan de forma espeluznante discursos cargados de homofobia en los que determinados atributos asociados tradicionalmente a la masculinidad son más valorados que comportamientos supuestamente afeminados. Solo hace falta echar un vistazo a aplicaciones como Grindr para encontrar unos imaginarios hipervirilistas que poco tienen que envidiar a la agresiva homofobia de los ambientes sociales dominados por hombres heteros. La aceptación por parte de muchos gais del pensamiento heterosexual sobre la paternidad y el desprecio de lo femenino introduce dentro del colectivo modelos de conducta y pensamiento homófobos, siguiendo una lógica asimilacionista.

El neoliberalismo contra el colectivo LGTB

Más allá de la amenaza que la legalización de los vientres de alquiler supondría para la unidad y la lucha del colectivo LGTB, esta propuesta es representativa del proyecto neoliberal, que supone la extensión de la lógica de mercado a cada vez más esferas de la vida y que afecta de forma específica a gais, lesbianas y trans y bisexuales.

Una década después del crack de 2008, los rescates bancarios y la austeridad no parece necesario insistir en cómo el neoliberalismo es una amenaza tanto para las vidas de las personas como para el mantenimiento de un planeta habitable, donde la crisis medioambiental se vuelve más evidente cada día. En el contexto de precariedad laboral promovida por las políticas neoliberales de flexibilización del empleo y recorte de los derechos de los y las trabajadoras, quienes sean víctimas de discriminación por su orientación sexual o identidad de género se encuentran en una posición de mayor vulnerabilidad, optando en muchas ocasiones por resignarse a soportar la situación o abandonar su puesto de trabajo. Además, esta misma precariedad económica y laboral refuerza los vínculos de dependencia de los individuos respecto a sus familias, que en muchos casos son el único soporte económico y emocional disponible, pero en ocasiones también son el principal lugar de opresión para las personas LGTB. Esta dependencia puede obligar a muchas lesbianas, gais, bisexuales y trans a vivir en entornos familiares opresivos, impidiéndoles desarrollarse plenamente como individuos.

Por otro lado, en un contexto de recortes presupuestarios muchos centros educativos carecen de la financiación necesaria para aplicar los programas de educación en diversidad sexual y de género que ya están recogidos en las legislaciones autonómicas, y que representan el resultado de décadas de lucha del movimiento LGTB por promover la igualdad desde la infancia. Sin un modelo económico, político y social que refuerce los servicios públicos, atienda a las necesidades de cuidados de las personas y favorezca la emancipación material de los individuos, toda conquista de derechos amenaza con quedarse en un reconocimiento formal del que solo podrán disfrutar algunos.

Los hombres gais tenemos la responsabilidad de oponernos a la legalización de los vientres de alquiler, una forma de explotación de los cuerpos de las mujeres intolerable desde el punto de vista feminista, que amenaza con romper los vínculos que unen al colectivo LGTB y además refuerza un modelo neoliberal que golpea con especial dureza a gais, lesbianas, bisexuales y trans. Como escribieron Amy Gluckman y Betsy Reed, no se trata de ver al colectivo LGTB como un grupo de interés más, cada uno intentando mejorar su situación dentro del sistema existente. Más bien, se trata de utilizar la experiencia LGTB para “iluminar la injusticia y mostrar qué cambios económicos, sociales y políticos mejorarán las vidas de gais y lesbianas – y de todos los demás también”. Precisamente por esto es necesario que en el colectivo LGTB tengan voz y se articulen políticamente tanto nuestras experiencias comunes de opresión heteropatriarcal como las experiencias particulares determinadas por nuestra etnia, género y clase. Solo así podremos abrir puertas a modos alternativos de coexistir donde todas tengamos cabida y avanzar hacia una sociedad más libre y más igualitaria. 

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Castaño /

Autor >

Félix Hernández

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Ramón

    De verdad, como decía en mi primer comentario principio, esto no va de explotación, va de que se cuestiona el derecho de quien gesta a decidir sobre la vida del futuro niño o niña. Y nadie compra ni vende niños, porque los niños no son propiedad de nadie, y por lo tanto tampoco de las gestantes, aunque muchas veces parece que haya quien crea lo contrario.

    Hace 2 años 6 meses

  2. Ramón

    La gestación subrogada no va de paternidad o maternidad, va de cuidados. Y sí, me parece perfectamente justo y razonable que se remunere a quien libremente los quiera ofrecer, como se remunera, muy mal pagado en mi opinión en general, a tantas personas que trabajan cuidando a otros que lo necesitan en distintos momentos. Y que se haga aquí, y en las mejores condiciones posibles, que efectivamente las condiciones de trabajo en el tercer mundo pueden ser monstruosas. No solo de las gestantes, sino aún mucho peores las de tantas mujeres en fabricas o en el campo con secuelas físicas y psicologicas mucho peores que las de describe Silvia y por las que nadie se preocupa por aquí habitualmente.

    Hace 2 años 6 meses

  3. Ramón

    Había oído que era habitual en el tema de la gestación subrogada que los que están en contra respondan con descalificaciones en lugar de con argumentos. Ahora ya he visto que en algunos casos lamentablemente es así. Y evidentemente que trabajo y maternidad o paternidad son cosas distintas. Y como sabemos perfectamente los padres por adopción, parir un niño y ser madre o padre no tiene tampoco nada que ver a pesar de que aún persistan esas visiones biologistas por aquí más propias del XIX que de la sociedad de hoy. Y menos aún, con la gestación subrogada donde la gestante no tiene además ningún vínculo biológico con el niño o niña que gesta.

    Hace 2 años 6 meses

  4. Ramón

    Yo soy gay y padre de un niño por adopción. Lo fui hace unos años y pediría a los que sacan la adopción como alternativa a la gestación subrogada que se informen antes. Hace unos años la adopción era una vía a la paternidad, pero ahora es literalmente imposible adoptar, tanto a nivel nacional (poquísimos niños en condición de ser adoptados y listas de espera infinitas o directamente cerradas) como internacional. Sin hablar de, para los que tanto se escandalizan de la compra-venta de niños, que muchos países en internacional, directamente te ponen unas tasas de gestión tan abusivas que se ve que literalmente están lucrándose vergonzosamente a costa de niños a los que además atienden en condiciones lamentables.

    Hace 2 años 6 meses

  5. Silvia

    Pediría a los que piensan que gestar es un “trabajo como otro cualquiera pagable con dinero” que se pusieran en situación de lo que es realmente un embarazo. Empezamos con la inseminación o la implantación del embrión, que a veces hay que repetir varias veces, y que no es precisamente un placer. Una vez estás embarazada empiezas a tener infinidad de sensaciones corporales y emocionales que no te permiten proseguir tu vida igual que antes. Es corriente tener anemia, mareos y vómitos y te dan asco muchas comidas. Has de vigilar no pillar una rubeola (el niño nace con malformaciones) o incluso un simple resfriado, porque no puedes tomar casi ningún medicamento, hacerte radiografías o TACs. Tampoco debes fumar ni beber alcohol. Más adelante puede aparecer diabetes gestacional (te ponen a dieta) o preeclampsia (asociada a hipertensión y muy grave tanto para la madre como para el bebé). Después hace su aparición el lumbago o la ciática. El sueño o las ganas de orinar aparecen en cualquier momento. Los viajes en coche se hacen tremendamente insoportables. Si es en verano, las piernas se te hinchan y no puedes ni andar. Desde las primeras semanas has ido periódicamente a las revisiones, suplicando en tu interior cada vez que todo esté bien, que al niño no le pase nada. Es difícil proseguir con muchos trabajos y las tareas del hogar se llegan a tornar imposibles. La vida sexual es prácticamente nula. La ropa, el calzado, etc, deben ser diferentes; y no te debes de teñir el pelo. Cuando llega el parto (con la rotura de aguas, que te pones toda encharcada), llegas al hospital, te rasuran, te ponen el enema, te meten mano, te rajan el inicio de la vagina, y pasas unos dolores tremendos e insoportables; esto puede durar de unas horas a días. Si hay que hacer cesárea pues te anestesian con el peligro que conlleva, como cualquier operación, o te ponen la epidural con el riesgo de que te toquen la columna y te dejen mal. Muchas mujeres quedan mal de la episotomía (rajarte la entrada de la vagina) y luego tienen problemas de por vida. La figura nunca vuelve a ser lo que era, y la piel de la barriga se te llena de estrías. Y los pechos te duelen de la subida de leche. Todo esto durante nueve meses más lo que hayas tardado en quedarte embarazada. Y durante unas semanas después del parto sangras como una especie de regla, la cuarentena. Todo esto si ha ido medianamente bien, que también puede ir mal, y abortar de forma natural, o tener un niño prematuro, o haber tenido que estar varios meses o los nueve en la cama sin moverte por ser de alto riesgo, o morirse el niño a término y tener que parirlo así, o puedes sufrir una mala praxis médica y morirte tú o el niño, o los dos… Supongo que habrán hecho ustedes el ejercicio de imaginación necesario y se han puesto en el papel. Pues bien, ahora después de todo esto, vas y das el niño. Una mujer está preparada por la naturaleza para sentirse unida al bebé que nace, de manera que siente una conexión inquebrantable con él, aunque no lo vuelva a ver. Y esto no se quita por mucho que hayas firmado un contrato y te den dinero, el sufrimiento ahí permanece. Y ya vale de engañar con el altruismo, que sería un caso de cada mil. La gestación subrogada es una compraventa de niños, éticamente reprobable, y el que lo defiende carece de la empatía para ponerse en el lugar de la mujer que gesta, lo que además lo incapacita para criar ningún niño. Por cierto, me gustaría saber quién se hace cargo del niño si nace “defectuoso”. Porque mucho me temo que quien es capaz de comprar un niño, también es capaz de negarse a quedárselo si no sale como él quiere, que para eso lo ha pagado.

    Hace 2 años 6 meses

  6. Silvia

    Pediría a los que piensan que gestar es un “trabajo como otro cualquiera pagable con dinero” que se pusieran en situación de lo que es realmente un embarazo. Empezamos con la inseminación o la implantación del embrión, que a veces hay que repetir varias veces, y que no es precisamente un placer. Una vez estás embarazada empiezas a tener infinidad de sensaciones corporales y emocionales que no te permiten proseguir tu vida igual que antes. Es corriente tener anemia, mareos y vómitos y te dan asco muchas comidas. Has de vigilar no pillar una rubeola (el niño nace con malformaciones) o incluso un simple resfriado, porque no puedes tomar casi ningún medicamento, hacerte radiografías o TACs. Tampoco debes fumar ni beber alcohol. Más adelante puede aparecer diabetes gestacional (te ponen a dieta) o preeclampsia (asociada a hipertensión y muy grave tanto para la madre como para el bebé). Después hace su aparición el lumbago o la ciática. El sueño o las ganas de orinar aparecen en cualquier momento. Los viajes en coche se hacen tremendamente insoportables. Si es en verano, las piernas se te hinchan y no puedes ni andar. Desde las primeras semanas has ido periódicamente a las revisiones, suplicando en tu interior cada vez que todo esté bien, que al niño no le pase nada. Es difícil proseguir con muchos trabajos y las tareas del hogar se llegan a tornar imposibles. La vida sexual es prácticamente nula. La ropa, el calzado, etc, deben ser diferentes; y no te debes de teñir el pelo. Cuando llega el parto (con la rotura de aguas, que te pones toda encharcada), llegas al hospital, te rasuran, te ponen el enema, te meten mano, te rajan el inicio de la vagina, y pasas unos dolores tremendos e insoportables; esto puede durar de unas horas a días. Si hay que hacer cesárea pues te anestesian con el peligro que conlleva, como cualquier operación, o te ponen la epidural con el riesgo de que te toquen la columna y te dejen mal. Muchas mujeres quedan mal de la episotomía (rajarte la entrada de la vagina) y luego tienen problemas de por vida. La figura nunca vuelve a ser lo que era, y la piel de la barriga se te llena de estrías. Y los pechos te duelen de la subida de leche. Todo esto durante nueve meses más lo que hayas tardado en quedarte embarazada. Y durante unas semanas después del parto sangras como una especie de regla, la cuarentena. Todo esto si ha ido medianamente bien, que también puede ir mal, y abortar de forma natural, o tener un niño prematuro, o haber tenido que estar varios meses o los nueve en la cama sin moverte por ser de alto riesgo, o morirse el niño a término y tener que parirlo así, o puedes sufrir una mala praxis médica y morirte tú o el niño, o los dos… Supongo que habrán hecho ustedes el ejercicio de imaginación necesario y se han puesto en el papel. Pues bien, ahora después de todo esto, vas y das el niño. Una mujer está preparada por la naturaleza para sentirse unida al bebé que nace, de manera que siente una conexión inquebrantable con él, aunque no lo vuelva a ver. Y esto no se quita por mucho que hayas firmado un contrato y te den dinero, el sufrimiento ahí permanece. Y ya vale de engañar con el altruismo, que sería un caso de cada mil. La gestación subrogada es una compraventa de niños, éticamente reprobable, y el que lo defiende carece de la empatía para ponerse en el lugar de la mujer que gesta, lo que además lo incapacita para criar ningún niño. Por cierto, me gustaría saber quién se hace cargo del niño si nace “defectuoso”. Porque mucho me temo que quien es capaz de comprar un niño, también es capaz de negarse a quedárselo si no sale como él quiere, que para eso lo ha pagado.

    Hace 2 años 6 meses

  7. Sergio

    Hagamos una cosa. Demos a los gays clasistas esa ley de vientres de alquiler que supuestamente no es exportadora. Regulemos para que amigas y conocidas puedan gestar para otras personas: conocidas, sin relación de consanguinidad y, por supuesto, sin ninguna contraprestación económica. Y regulemos también las sanciones. Años de cárcel para intermediarios por trata de personas en caso de que se demuestre que fue relación mercantil. Penas también de cárcel para los "padres" compradores por comerciar con seres humanos. Y alguna sanción monetaria, pequeña, para la madre (ya es víctima, no, no hay que buscar más pena). A ver cuántos niños nacen en España entonces. ¿Tres al año? ¿Siete? Tendrán su ley. Y su realidad: la subrogación amistosa es una fantasía, solo existen las granjas de mujeres pobres. ¡Adoptad, cobardes! ¡Esos niños sí que lo necesitan!

    Hace 2 años 6 meses

  8. c

    el problema es qe lo vemos-hacemos blanco o negro : solo cuando se ha intentado la fec vitro y ha fallado sin interes economico para nadie llevado por la sanidad publica mejor a poder ser de una mujer que ya ha sido madre que si quiere al final pueda qedarselo

    Hace 2 años 6 meses

  9. manuel

    Buen articulo, totalmente de acuerdo. Cuando leo las chorradas de Ramón, veo que queda mucho trabajo para que la gente se aclare hay una gran diferencia entre el trabajo y la maternidad, o a lo mejor este señor considera que la gente es como los animales.

    Hace 2 años 6 meses

  10. Aninimo gay

    Al margen de que estoy en contra de participar en la mercantilizacion del cuerpo humano...este articulo es una chorrada. Estoy cansado de estos panfletos que convierten a el colectivo lgtbi en un grupito subvalterno y sin voz propia y distinguible de ñas feministas. Ahora resulta que las mujeres que consiguieron el voto para ellas, muchas homofobas y heternormativas, nos han salvado. Igual lo de las empresas estas si tiene exito es por que todavia hoy, con dinero un gay puede twner familia y sin el no puede ni adoptar o, directamente le quitan los hijos. No se, por que no nos ponemos a denunciar el vie tre de alquiler poniendo en el centro las circunstancias que nos envuelven como colectuvo en España o en el mu do?

    Hace 2 años 6 meses

  11. Ramón

    Totalmente en contra. Seamos sinceros, quienes desde el feminismo están en contra de la gestación subrogada no lo están porque sea una explotación del cuerpo de la mujer. En esta sociedad estamos la mayoría explotados en nuestros trabajos muchas horas y muchas partes de cuerpo y de la mente destinados cada día a satisfacer los deseos de quien nos explota. Están en contra porque cuestiona que la persona que lleva a cabo un embarazo, solo por eso, es la única que tiene derecho a decidir sobre el embrión. Porque ahora la maternidad biológica y embarazo ya no son lo mismo y el embarazo puede que no sea ya más que la primera fase de cuidados que recibe la nueva persona que va a venir al mundo. Gracias a eso, los hombres gay, y también las mujeres que no pueden gestar, tendremos más fácil poder ser padres o madres. Sobre todo, si se legaliza en nuestro país y así se permite que nuestras hermanas o amigas nos puedan ayudar a ser padres. ¿Qué gran problema es que ellas y nosotros podamos decidir que sea así?.

    Hace 2 años 6 meses

  12. Tate Kieta

    Magnífico. Ya está bien de estereotipar a conveniencia del mercadeo neoliberal. Es hora de posicionarse.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí