1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL JUICIO Y LA INVESTIDURA (IV)

“Ni la propia acusación sabe dónde está. Y eso es malo para las defensas”

Andreu Van den Eynde, abogado de Oriol Junqueras y Raül Romeva

Guillem Martínez Madrid , 7/05/2019

<p>El abogado de Junqueras y Romeva, Andreu Van den Eyden, después de la entrevista. </p>

El abogado de Junqueras y Romeva, Andreu Van den Eyden, después de la entrevista. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

TS INTERIOR/DÍA. Aquí nos tienen, a Victoria Kent y a mí, desayunando sendos bocatas de pato, que anoche cayó uno. Kent, en fin, es una fiera lanzando el taconazo. ¿Qué le parece, Kent?, ¿cocina bien el nene? “Pst. La próxima vez, desplúmelo, nene”. Yo, yo, yo, siempre yo, esto parece ya una relación de pareja, Kent. Por lo demás, el juicio sigue. Testigos de Sánchez. Chorrocientos. Es decir, 19. Hay visitas al médico más dilatadas. Son activistas o/y votantes del 1-O, que narran a su vez diversos 1-O. En la exposición y en el criterio de selección de los testigos, supongo, se mezcla la cosa a) jurídica y la cosa b) comunicativa. La cosa a) revierte, diría, en vertebrar una praxis diferenciada entre mossos y el pack GC y PN, ambos grupos con efectividad parecida en aquel día –es decir, baja–, pero sólo uno practicante de una violencia llamativa, en ocasiones sin mediar palabra –es decir, sin explicación de la orden judicial que poseían; ese es el tema–. Si cuela esto, como mala praxis, o cuelgue, cabe suponer que repercuta en rebajar plásticamente la resistencia a la policía por parte de los manifestantes. Y el campo semántico sedición. O no, que igual eso le da igual a la Sala/no tiene por qué matizar ninguna resistencia a la policía que, como el Axe, es irresistible porque sí. Lo penal, en fin, tiene alma, pero rara. Como le pasaba a Drácula. También, y gracias al dibujo de cierta desobediencia civil por parte de individuos que acudieron a votar conscientes de la prohibición del evento, se colectiviza y se despolitiza –es decir, se aleja de los políticos– el marrón. La cosa b), o comunicativa, consiste, diría, en visualizar, para consumo interno, la sentimentalidad procesista, muy autorreferencial. Ignoro si b) afecta y reduce a a). A mediodía, por cierto, tiramos a la basura nuestros incomestibles bocatas de plumas y nos vamos a comer con Andreu Van Den Eynde.

VANDENEYNDING. Andreu Van Den Eynde tiene un apellido que procede de Flandes, pero hace la tira de generaciones. Los Van den Eynde parecen primar en Cantabria. Hay algún Van Den Eynde del lugar, me dice, con cargos en el PP. El padre de Van den Eynde es, a su vez, uno de los fundadores del PORE, partido trotskista con cierto arraigo histórico en mi pueblo, cinturón de BCN. Van Den Eynde, ubicado en la izquierda, no es militante de ERC. “Creo que soy abogado de Junqueras y Romeva por eso”, y en este juicio gestiona una defensa que, diría, mezcla criterios estrictamente jurídicos con otros próximos a la política. La entrevista es en Le Bistrot del Institut Français. Kent pide canard “como sea, pero sin plumas”, y yo lo pido enchainé. 

¿Lo raro en este juicio es anterior al juicio o transcurre en este juicio?

Es anterior. El juicio, formalmente, se mantiene en unos parámetros muy amables. Incluso esas subidas de tono –que tanto impresionan a la gente, y que a nosotros nos dan igual, pues estamos realizando un trabajo–, no lo son tanto. El juicio es una especie de espejismo, que tapa lo que tiene detrás. ¿Qué hay detrás? Algo que arrastramos desde hace tiempo: la criminalización de un espacio político. Esto tiene muchas manifestaciones: prisiones condicionales tan largas, y raras, como en el caso de Romeva, un tío que está en libertad, luego van y lo meten dentro... Y, sobre todo, muchas dificultades para el ejercicio de la defensa durante la instrucción, que ahora cristalizan en el juicio, pero que no han sido creadas por el juicio. La investigación de todo lo que ahora cristaliza aquí empezó, fuera de cualquier procedimiento judicial, en 2015, cuando el fiscal Zaragoza comisionó a Daniel Baena para que empezara a investigarlo todo.

Marchena, ¿qué tal?

Es muy hábil. A través del control del espacio, de la palabra, del setting, del ambiente, genera una situación formalmente muy correcta, pero que encubre todos los defectos que nosotros detectamos de fondo. Cuando nos preguntamos el porqué de que en este juicio no se pueda confrontar una prueba con otra, un testigo con un vídeo, él tiene la habilidad de que eso no genere una discusión interminable. Y queda mono, pero se mantiene la discrepancia técnica de fondo. Es hábil, y honesto, porque él mismo dice claramente que no deja discutir las cosas, si bien el problema es que en los juicios, en ocasiones, necesitamos discutir cosas. No tengo más crítica que su rigidez en el control de lo que hacemos. En un juicio normal tendríamos que tener la oportunidad de decir más cosas, de protestar, de explicar por qué lo hacemos.

¿El gran tema son los vídeos, o hay más temas?

Hay más. Lo que ha hecho el TS, seguramente muy intencionadamente, ha sido definir mucho el objeto del debate. A través, por ejemplo, de la admisión de pruebas. Admite millones, que formalmente queda bien, y luego no admite unas pocas, que tienen una incidencia material muy fuerte, como una pericial sobre policía, algunos testigos que seleccionamos para incidir sobre la parcialidad o imparcialidad del Tribunal... Configura el objeto del debate para que no podamos interrogar sobre hechos por los que no ha interrogado otra parte, altera las reglas para que las defensas interroguemos los primeros, no los últimos. Va configurando determinadas reglas que hacen que el juicio sea muy manejable para ellos, aunque a nosotros nos encorsetan.

¿Y esos detalles, son estructurales, invalidarán?

Depende. Lo llevaremos todo a Estrasburgo, donde nadie puede decir ahora si se nos dará la razón. Pero aquí hay grandes temas, e igual ganamos por una aparente chorrada. No puede ser, por ejemplo, que la mitad del juicio se base en elementos de prueba que se han obtenido en otro procedimiento, del que no somos parte. Personalmente, creo que el procedimiento de instrucción del Juzgado 13 de BCN fue ilegal. Pero Marchena no me lo deja demostrar. 

¿Cuál es el minuto y resultado del juicio? ¿Se perfilan cargos nuevos?

La rebelión estaba descartada de inicio. Era inverosímil pensar que un Tribunal pudiera exportar a Europa y a la opinión pública la rebelión. En ocasiones he dicho que ni siquiera quiero discutir la rebelión. Me parece un truco para desenfocar. El caballo de batalla es la sedición y fórmulas extrañas de la rebelión, como la conspiración para la rebelión. Ya veremos qué pasa con la sedición. Es muy complejo. Tiene una cosa muy interesante: será el termómetro sobre el grado de ejercicio de derechos fundamentales que tiene la sociedad. Es discutir hasta dónde podemos protestar.

¿Prevé una sentencia que afecte al derecho de protesta?

Claro. EL TS ya lo ha hecho, si bien siempre entra en estas cosas de canto. Por ejemplo, en la sentencia de Aturem el Parlament. Por otra parte, el TS está cambiando muchas cosas en este juicio. Está cambiando las reglas del proceso de una manera que alucinamos mucho. Cositas que Marchena cambia están alterando lo que pasa en los juzgados pequeños. Si el TS entra a decidir cuál es la articulación entre el derecho a la protesta y el respeto al principio de autoridad, o la inmunidad parlamentaria de Forcadell, o la ponderación entre el desarrollo de un cargo y el respeto al TC, son piezas que pueden afectar al futuro. Porque, de aquí a cuatro días, Vox puede empezar a poner denuncias por ahí a lo bestia. 

La unidad de la defensa, que era muy precaria, ¿se ha roto esta semana?

Creo que no. Al revés. Ha habido, por simpatía, una convergencia de estrategias mayor de lo que pensaba. Haciendo cosas diferentes, nos hemos amoldado entre nosotros. 

 ¿El testimonio de ayer que aludió a la actitud de Jordi Sánchez no ilustra lo contrario?

No. Fue un imprevisto. Es tan fácil como eso. No responde a estrategias. Estratégicamente estamos todos bien situados.

En el juicio se observa cierta ausencia de unidad política. Hay, en su interior, un enfrentamiento entre partidos. Desde Bruselas, por ejemplo, llega la voz del abogado Boye reclamando una defensa más política y todo eso. ¿Eso ilustra algún yuyu, algún enfrentamiento?

En ocasiones hay una tensión entre la necesidad del discurso político, y la necesidad técnica. Y eso está siempre en tensión. Lo que tenemos que hacer los técnicos es no dejar que el marketing político anule la estrategia jurídica. Y, a su vez, ser conscientes de que tenemos unos clientes que nos reclaman, en ocasiones, que recordemos sus principios. Esa tensión hay que resolverla. 

¿La dicotomía defensa técnica y defensa política es acertada?

Menos de lo que parece. A mí me tildan de defensor político. Está claro que tengo una estrategia multifactorial, pero pensar que hablar de derechos fundamentales es política... Hago derecho. Que me etiqueten como quieran. Eso sí, luego hay otra cosa. Las performances, el conflicto por el conflicto. El sumun de esto sería la estrategia de, incluso, ir a perder el juicio, para generar más conflicto. Yo quiero ganar este juicio y reconozco lo que hace bien el tribunal, y lo que hace mal lo critico. Cuando la Fiscalía tiene razón, la tiene. Y cuando Vox tiene razón, también. Yo soy de los pocos que han apoyado un recurso de Vox. En un tribunal quería una silla, todos se opusieron. Yo voté que sí, que se sentaran. 

Esa tensión a la que aludía antes, ¿afecta a las defensas?

Sí, supongo. No en lo fundamental, sino en la forma de decir las cosas, en cuándo debo sacar un escrito…

Mi sensación es que, en ocasiones, se tiene muy presente al público catalán, más que al Tribunal.

Se ha ido perdiendo. Ha llegado un momento en el que los abogados hemos dejado de colaborar con el entretenimiento, con el twitter. El twitter va solo. Es la representación de lo más bestia. Yo digo una palabra que genera una polémica en el juicio, y eso genera miles de tuits a favor y en contra, todos de gente que, a través del sesgo de confirmación, confirma sus prejuicios contra mí o a mi favor. Los abogados ya no colaboramos con esa cosa.

El juicio parece plantearse en dos grandes momentos policiales, el 20-S y el 1-O, lo que no entiendo. Si hay algún hecho de desobediencia o delictivo, es el 6-S y 7-S, dos días muy discretos, hasta ahora, en la Sala. ¿Lo comparte?

Aquí hay un problema: yo creo que ni la propia acusación sabe dónde está. Y eso es malo para las defensas. Si no te acusan bien, no te puedes defender bien. Es un problema, muy grande, de indefinición. ¿Alguien sabe qué día fue el día del levantamiento popular? 

La Fiscalía habla del 20-S y el 1-O. Para todo.

¿Hubo dos rebeliones? ¿Una? ¿Una sedición y una rebelión? ¿Fue el 27-O? ¿Es un hecho que dura el periodo insurreccional? La acusación tampoco lo tiene claro. Lo sabremos con la sentencia. Y eso nos perjudica mucho. ¿De qué nos defendemos? Romeva, el 20-S, estaba en Madrid, ¿qué tiene que ver con el 20-S? ¿Le tengo que defender del 20-S?

¿Se atreve a categorizar por qué estamos juzgando el 20-S y el 1-O, y no otras fechas?

Eso sí. El problema grande es que para los tribunales y para la Fiscalía, el no acatamiento de sus órdenes es un pecado capital. Ese es uno de los grandes problemas de la causa: estamos hablando de desobedecer a un tribunal, y eso, para ellos, es lo peor.

También se hizo el 6-S y 7-S, y a un tribunal más alto.

Sí, pero no pueden tolerar que un policía declare: ‘fuimos y dijimos váyase de aquí, y no se fueron’. No lo pueden entender. Por el pasado del país, en parte. No entienden que la democracia debe tolerar muchas cosas, que te insulten  si eres un político, que se corten calles. Y por otra razón: ven que su poder disminuye. Su reacción es de pánico.

Pasó lo mismo en Catalunya con el tema Aturem el Parlament.

Seguramente el ejercicio de la autoridad lleva a esos problemas. Y ahora nos lo encontramos nosotros. Administrar el poder es complicado. Deben entender que implica ceder, retirarse también. En otros países, la policía se retira. ¿Te imaginas eso aquí, con tanto machirulo? Lo complicado es discutirlo en un juicio, en el que se habla de desobediencia al Estado y al poder. Es durillo. Pero por eso es tan interesante el juicio. Pone en crisis cosas bestias.

El día 21 dos defendidos suyos accederán, o no, al acta de diputado electo. ¿Qué itinerario prevé?

Lo que pasará, creo, es que en la dinámica de mantener las formas, pero no garantizar al máximo los derechos, les dejarán salir para que se hagan la foto, pero no les dejarán ejercer. No creo que tengan la valentía de decir: estos tíos han sido elegidos, dejémosles hacer de parlamentarios. Por cosas tontas, casi todas, relacionadas con el orgullo. El orgullo del relato público, de no discutir a Llarena. ¿Itinerario? Saldrán. No sabemos en qué condiciones, con qué tipo de vigilancia. Supongo que no llegarán esposados. Cogerán la credencial y les suspenderán. Supongo que al día siguiente. No hay precedentes. Lucharé para que se vote el suplicatorio. El TS debe de tener la valentía de dar plena vigencia a los derechos políticos, pues son los propios del ciudadano, los que te convierten en ciudadano. Sería muy guapo que el TS dijera: estos electos son líderes políticos, dejémosles hacer política. 

¿Qué solución ve al final de este juicio? ¿Indulto?

Para mí no es una solución. Es una variable incierta, frágil, condicionada con la política. Es otro idioma, no el mío. Mi único objetivo es generar tantos problemas para la condena que la condena sea inasumible para el Tribunal, y que esa condena, si al final se da, la pueda revocar Europa en tres o cuatro años.

Junqueras está recibiendo grandes visitas en su actual domicilio, que señalan que para el Estado es alguien importante, un interlocutor. ¿Cómo se come y cómo se soluciona que un interlocutor importante pueda pasar, yo qué sé, 10 años en la cárcel?

Es un problema político de una magnitud brutal. Defendemos la tesis de que tendríamos que estar solucionando el problema políticamente. Si la política no le quiere como interlocutor en circunstancias normales, está perjudicando a la política. 

Los medios procesistas están siendo histriónicos con un juicio en el que pueden quedar afectados derechos importantes, ¿se puede perder con ello la posibilidad de denunciarlo y describirlo?

Yo me siento en una posición muy cómoda. Congenio mucho con mis clientes porque son internacionalistas. Romeva entiende la autodeterminación como yo, como un derecho democrático, casi te diría que de raíz marxista. A Junqueras tampoco lo veo como nacionalista. Me siento cómodo. El problema es que a los medios les interesa antes el histrionismo que la verdad. Hay una parte en la que estamos todos de acuerdo: estamos luchando por derechos y libertades. Todo lo otro, toda la salsa restante, es ruido. En todas partes, en medios españoles y catalanes. No me interesa ese ruido y no contribuyo a él. Pero no sé cómo controlar ese ruido, que parece incontrolable. Habrá una fase en la que se tendrán que digerir todas las circunstancias políticas y jurídicas, y la gente volverá a entender que estábamos discutiendo de derechos, de política real, de proyectos. Espero que nos volvamos a encontrar todos en ese ágora.

En este juicio con cargos desmesurados hay más propaganda que hechos. La propaganda crispa. La sociedad catalana se ha crispado un tanto ¿Qué mecanismos de solución ve?

Un día hablé de ello y recibí muchas críticas. Pero creo que debe haber empatía, una fase en la que seamos capaces de empatizar con el discurso de los adversarios, incluso, para que se generen unas circunstancias en las que se pueda construir un proyecto político interesante. Supongo que se necesita cierta normalidad para ello. El problema es que este juicio formará parte del futuro. Si genera mucha represión, será más difícil crear ese campo base. No sólo luchamos para que se aplique bien el derecho, para que se respeten derechos fundamentales, luchamos para que la solución del problema pueda volver a la política. Los abogados somos unos mindundis, no solucionamos problemas. Los problemas políticos no se solucionan en los tribunales, sino en la política. Si el tribunal la lía con una sentencia muy muy dura, crispará, y convalidará la idea de que esto se tenía que solucionar en los tribunales. Fatal.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Barcelonauta

    Una entrevista muy interesante. Se esté o no de acuerdo con los posicionamientos del abogado, me parece especialmente relevante una de sus afirmaciones: "El problema es que este juicio formará parte del futuro". Ahí, creo, está el quid de la cuestión: la sombra de este juicio será muy alargada y condicionará mucho la solución que se pueda dar al mal llamado problema catalán. El problema es enteramente español.

    Hace 1 año 11 meses

  2. Gullem

    Estimado M. Según parece seguía la columna cuando decía lo que a vd. le iba bien y la deja cuando dice lo que no le conviene. En fin, creo que estaría más cómodo leyendo la Caverna que un periódico que se esfuerza por explicar la actualidad de una formar azonada y dar diferentes puntos de vista.

    Hace 1 año 11 meses

  3. P.

    Es una lástima para la Humanidad no poder gozar nunca más de los comentarios de M. Suerte que quedarán en el recuerdo sus últimos mensajes autodestructivos. La Humanidad también está muy consternada del hecho que M. se haya sentido decepcionado porque el autor no critica lo suficiente a los golpistas votantes. Eso de tener opiniones diferentes es intolerable, pero creo que toda la Humanidad está de acuerdo con su maravillosa cita "es impresentable lo que pasó en otoño de 2017". Qué desastre, qué mal todo.

    Hace 1 año 11 meses

  4. quemasdacomomellamo

    Si alguno de los abogadosde la defensa fuese no independentista sería oro para un periodista lo que pudiese soltar por su boca en una entrevista. Aquí sólo hay más de lo mismo...

    Hace 1 año 11 meses

  5. PESURO

    CRONICA DE UNA SENTENCIA ANUNCIADA TODO ESTÁ ATADO Y BIEN ATADO

    Hace 1 año 11 meses

  6. M.

    Soy la persona que ha escrito antes. Quiero disculparme si le he molestado, le pido que no publique mi comentario anterior ni este de ahora y si puede, que borre el que dejé (y que sí me publicó) hace dos días. No volverá a suceder y tampoco volveré a pasarme por su columna. Siento haber dejado mensajes, disculpe que haya criticado su trabajo, no sirve de nada, no cambia nada y tampoco tiene ningún sentido. Sencillamente esperaba mucho de su labor habiéndole seguido durante el otoño de 2017 y los meses que siguieron. No he podido ocultar mi decepción, pero bueno, de nuevo, disculpe por comentar y por molestarle. Creo que los medios y los columnistas tienen una gran importancia a la hora de que la realidad de todo, en una época donde los hechos se tergiversan de un modo tan zafio, salga a la luz, desapasionadamente. Es enorme la responsabilidad que tienen y yo confiaba mucho en su labor. Gracias de antemano por atenderme y, nuevamente, mis disculpas.

    Hace 1 año 11 meses

  7. M.

    No merece la pena leer ninguna más de sus crónicas. Cuando cubrió Ud. todo este proceso le seguí fielmente, parecía que estaba Ud. realmente buscando la verdad. Ahora se ve claramente hacia dónde apunta: siempre exculpando, siempre intentando hacer ver defectos en la parte del Estado y ridiculizándolo, y cuando quiere Ud. hacer críticas a los independentistas y la Generalitat, intenta Ud. dar también a la parte del Estado, aunque no venga a cuento y aunque no haya razón ni motivo, como ayer intentando sin rubor tapar la vergonzosa actitud de los independentistas en el homenaje de los republicanos españoles (que no eran solo catalanes, por cierto) arreando también al Estado. Es impresentable esta entrevista, como la de Salellas. Es impresentable lo que pasó en otoño de 2017 sobre todo por cómo se ha intentado poner en pie de igualdad la actitud de unos y otros. Solo una parte vulneró la ley y es solo a una parte a la que se juzga. Lo que Ud. y otros hacen es oscurecer la verdad. No lo esperaba de Ud. No espero que publique mi comentario. No volveré a leer sus textos. Qué pena y qué decepción. Hace Ud. lo mismo que todos esos tertulianos de TV3 o esos columnistas tipo Puigverd. Qué decepción. No se preocupe, ya no volverá a leer aquí ningún comentario mío. Siga escribiendo estos textos y espero que alguien, en algún momento, le recuerde lo que escribió.

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí