1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Kosovo: el precio a pagar por el reconocimiento

La solución en Kosovo, si llega, inevitablemente causará dolor a varias comunidades. Los albanokosovares rechazan las nuevas fronteras y los serbios tampoco recuperarán la soberanía de su antigua región

Miguel Fernández Ibáñez 1/05/2019

<p>Puente sobre el río Ibar, en la segregada ciudad de Mitrovicë, en 2017.</p>

Puente sobre el río Ibar, en la segregada ciudad de Mitrovicë, en 2017.

M. F. I.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En el centro de la Mitrovicë albanesa, si el ejemplo son Latif Huseni y Tefik Uka, dos jubilados albanokosovares que sonríen, ríen y hacen reír, nadie diría que se vive un conflicto congelado. Pero existe, desde hace dos décadas, y ellos mismos lo representan sin quererlo. Uka, como era empleado sin contrato en una empresa serbia de la antigua Yugoslavia, no cobra dinero del Estado kosovar. Huseni, que hacía el mismo trabajo de mantenimiento y reparación de tuberías, pero para una empresa de Mitrovicë, sí recibe una jubilación de 150 euros. Encajonada en uno de los muchos problemas periféricos que rodean el conflicto entre Kosovo y Serbia, esta injusticia sigue esperando una solución desde 2011, cuando comenzaron las conversaciones de Bruselas. Pero no llega. Y puede que en 2019 siga sin llegar. “El liderazgo tiene que cambiar en ambas partes”, sentencia Huseni, añadiendo que “los políticos tienen malas intenciones y por eso no hay que culpar a la gente”.

Pero la gente, que aquí son albanokosovares y serbokosovares, anda revuelta. Más todavía en Mitrovicë, símbolo de este conflicto y que podría ser moneda de cambio para lograr el ansiado reconocimiento. El año pasado, debido a las conciliadoras declaraciones de los políticos, las conversaciones en Bruselas parecían acercarse a un acuerdo final. Pero en otoño todo se volvió a enturbiar: Pristina impuso un arancel del 100% a los productos serbios, razón por la que dimitieron los alcaldes de las cuatro municipalidades del norte de Kosovo, y aprobó tres leyes para crear un ejército.Esta primavera, además, todo se torció un poco más: la presión de Berlín y París no fue suficiente para reanudar las conversaciones en Bruselas y la Junta Electoral de Kosovo rechazó la candidatura de los alcaldes serbios de las municipalidades del norte de Kosovo que celebran comicios adelantados el próximo 19 de mayo. Es el recurrente tira y afloja de Kosovo. Uno que conocen muy bien Uka y Huseni. “Kosovo está quemándose. Todos los ladrones se han hecho con el poder”, lamenta Uka, a quien mantiene las remesas que manda uno de sus hijos desde Suiza, mientras Huseni extiende los brazos y junta sus muñecas para insinuar que van a acabar encarcelados por criticar al gobierno. Pero lo hacen, sin tapujos, rechazando cada solución por desconfianza en sus políticos, al hablar de los posibles acuerdos filtrados por los presidentes serbio y kosovar.

En las negociaciones de Bruselas se parte de una premisa: Belgrado entraría en la UE a cambio de reconocer Kosovo de forma explícita o de facto, una fórmula que permita la integración internacional y que podría asemejarse a la relación que mantuvieron en Alemania la RFA y la RDA. Es así porque Bruselas no quiere cometer el error de Chipre, que entró en la UE sin solucionar su conflicto con la comunidad turca del norte de la isla. Además, el presidente serbio, Aleksandar Vucic, tiene que obtener un extra que vender a sus ciudadanos, que en su mayoría rechazan reconocer Kosovo, para no perder apoyo político. Porque es una causa impopular, aunque también necesaria si se acepta una realidad: Belgrado no recuperará su antigua región.

Latif Huseni y Tefik Uka son dos albanokosovares de Mitrovicë.

Latif Huseni y Tefik Uka son dos albanokosovares de Mitrovicë.

Siempre que Serbia o Kosovo no prefieran el actual conflicto congelado, es decir, mantener el statu quo, las opciones que se barajan son dos: la implementación de una gran autonomía conocida como Asociación de Municipalidades Serbias (AMS); y la corrección fronteriza en base a líneas étnicas por la que Belgrado obtendría los cuatro municipios kosovares al norte del río Ibar, incluida la parte norte de la ciudad de Mitrovicë, a cambio de entregar a Pristina regiones serbias de Presevo, Bujanovac y Medvedja. Un intercambio de territorios de más de 1.000 km2.

“Dependemos de Mitrovicë. Si cogen una parte, daría igual que se llevaran toda la región. Sería un error, aunque no sé qué harán nuestros políticos: todo depende del dinero que les den y del apoyo de la comunidad internacional”, arremete Uka, de 63 años. Huseni, de 66, lo corrobora, y añade que “la idea que tenían los serbios era la de colocar una frontera con el río, por lo que si se llevan Mitrovicë lo habrán conseguido”.

Más del 75% de los albanokosovares rechaza este intercambio de territorios. En Mitrovicë esta cifra parece mayor, del 100%. Los locales se quejan de la falta de inversión, pero creen que el antídoto para la dramática situación está en la unidad de la región. Mitrovicë, gracias al consorcio minero Trepca, fue una de las regiones que más contribuyó al desarrollo de la antigua Yugoslavia. Se decía “Trepca radi Beograd se gradi –Trepca trabaja, Belgrado se desarrolla–”. Hoy apenas queda nada de esa época dorada: Trepca tiene cerradas muchas de sus minas, dañadas durante el conflicto, y ya no existe una planta de fundición que optimice el beneficio de la extracción: Zveçan ha sido desmantelada y el Parque Industrial de Mitrovicë no opera. Sin embargo, con una inversión de entre 82 millones de euros, cifra mínima que estima Qazim Jashari, director de la mina Stantërg, y 200, cifra de diferentes centros de estudios, se puede poner en marcha una nueva planta de fundición. Esa y otras inversiones que necesitan estabilidad política y capital extranjero podrían comenzar a generar empleo, suficiente para que jóvenes como Saed, un albanokosovar de 28 años, rechacen dividir Mitrovicë: “Esto no es un mercadillo. Esta idea no es nueva, pero es ridículo dar el lago Gazivode (surte 1/3 del agua consumida en Kosovo) y la mina Trepca. Thaçi –presidente kosovar– no es quien para decidir, sobre todo porque este intercambio nos quitaría la única fuente de prosperidad”.

Igor Simic, diputado de Lista Srpska, el principal partido serbio en Kosovo, asegura que Serbia no tomaría represalias contra los albanokosovares: “No sé hasta dónde llegará esa corrección fronteriza. Trepca ha sido dividida en dos: en el lado serbio solo están el 5% de las minas, así que no debería de ser un problema. En cuanto a Gazivode, los serbios no llevarían a cabo acción alguna que dañe a los albaneses: el agua y la electricidad seguirían llegando. Esa presa fue construida por Serbia y se terminó de pagar la deuda al FMI hace unos años. Se pueden crear compromisos, pero las ideas que escuchamos desde la oposición en Pristina no son realistas: ellos esperan que reconozcamos Kosovo sin dar nada a cambio. Ningún representante serbio lo aceptará”.

Divisiones entre serbokosovares

Los albaneses del valle de Presevo, a diferencia de sus hermanos albanokosovares, ven con buenos ojos alterar las fronteras establecidas. No están ilusionados, tal vez porque creen improbable semejante intercambio, pero refrendan el resultado del referéndum de 1992, en el que más del 90% apoyó la unión a un futuro Kosovo independiente. Esta visión dispar del futuro también se da entre los serbokosovares: quienes viven en la cuatro municipalidades al norte del río Ibar quieren volver al control oficial serbio, mientras que los habitantes de los seis enclaves del centro y el sur de Kosovo prefieren el statu quo o la AMS. “Quiero que los serbios del norte del río Ibar sean parte de Serbia. Sería pragmático y justo, una medida que nos permitiría reconocer Kosovo”, afirma, en el norte de Mitrovicë, Milos Milidragovic, jubilado serbokosovar que bebe una cerveza en la cantina de su amigo Nikola. “Vucic está intentando un acuerdo, pero la Iglesia y la oposición no lo quieren permitir: prefieren un conflicto congelado. Los enclaves serbios en Kosovo ya están integrados, no tienen la opción de volver a Serbia, es una realidad, pero lucharemos por sus derechos e invertiremos en sus municipalidades”, añade.

Estas palabras encuentran el rechazo de sus compatriotas de Gracanica, uno de los enclaves serbios en Kosovo. “Pese a nuestras diferencias, no entiendo que piensen así en Mitrovicë. No se puede aceptar este acuerdo. Es una posición egoísta y contraria a nuestra patria: Gazimestán está aquí, en el sur, y todo serbio tiene que recordar la batalla de Kosovo. Por eso seguimos viviendo aquí”, se indigna Djordje Kostic, universitario de 21 años.

Djordje Kostic, de 21 años, es oriundo de Gracanica.

Djordje Kostic, de 21 años, es oriundo de Gracanica.

Los serbokosovares, estimados en unos 120.000, residen en diez municipalidades en las que son mayoría, cuatro situadas al norte del río Ibar y seis enclaves rodeados de albaneses. Belgrado ha mantenido su influencia en estas comunidades a través de estructuras paralelas en educación, sanidad y justicia, que no son más que los servicios básicos entregados por Belgrado. Sin embargo, debido a la posición geográfica, el estar o no rodeados de albanokosovares, la penetración de estas estructuras paralelas ha provocado una integración asimétrica entre los serbokosovares: los del norte de Kosovo apenas utilizan documentos identificativos kosovares ni sus limitados servicios sociales, mientras que los residentes en los enclaves están obligados a tener documentos como los carnés de conducir o identidad para tener una vida normal, respetando y temiendo la autoridad de Pristina.

Más allá de la integración, forzada, insiste Kostic, la realidad es que los serbokosovares de los enclaves temen ser olvidados si llega el reconocimiento de Kosovo. Una máxima que sus líderes políticos rechazan. “En el hipotético caso de que este acuerdo –de la corrección fronteriza– fuera el aprobado, no significaría que los serbios del sur de Kosovo vayan a vivir peor. Porque, si así fuera, sería el primero en votar en contra. Cualquier acuerdo tendrá en cuenta los derechos de todos los serbios”, asegura Simic.

Es más, los oficiales serbios deslizan su deseo de obtener Mitrovicë sin entregar el valle de Presevo, un región de suma importancia geoestratégica: aquí están la moderna base militar de Bujanovac y la autopista que conecta Serbia con el sur de los Balcanes. “La postura de Belgrado es que no se puede hablar sobre los territorios del centro de Serbia. Este diálogo es para resolver el problema de Kosovo, no para extenderlo a las regiones centrales de Serbia. Si este fuera el caso, se abrirían otras causas”, explica Simic. “Presevo no es parte de la negociación. La comunidad internacional nos ha asegurado que las cosas permanecerían sin cambios. Algunos líderes albaneses utilizan la anexión para sus goles políticos, pero la realidad es bien distinta”, confirma en un cuestionario Zoran Stankovic, presidente del Órgano de Coordinación del Gobierno de la República de Serbia para las municipalidades de Presevo, Bujanovac y Medvedja.

Si el intercambio de territorios no goza del apoyo albanokosovar, entregar Mitrovicë sin obtener nada a cambio se antoja inaceptable en Kosovo. Un precio excesivo por el reconocimiento que, en principio, ningún político se atrevería a plantear en el polarizado Parlamento kosovar. Por el momento, el primer ministro, Ramush Haradinaj, y la principal fuerza política y actual oposición, Vetëvendojse, se han posicionado en contra del intercambio de territorios, que podría ser un globo sonda para hacer más digerible la opción de la AMS.

La AMS y reconocimiento

La AMS es una gran autonomía para las 10 municipalidades de mayoría serbia. Kosovo, un país descentralizado debido al Plan Ahtisaari, que tiene en cuenta el peso de cada comunidad en la representación en la administración, aceptó en las conversaciones de Bruselas el desarrollo de la AMS. Sin embargo, como ocurre con muchos otros acuerdos, no se ha implementado: los albanokosovares consideran que la AMS solo persigue crear una estructura de gobierno que siga los pasos de la República Srpska de Bosnia, un Estado disfuncional por el constante veto de sus comunidades. Simic, sin embargo, lo rechaza: “Esta autonomía no se puede comparar con la República Srpska. Es una comparación que hacen los albaneses para crear una percepción negativa que afecte a los líderes europeos por la situación de Bosnia y Herzegovina. La AMS, como se acordó en Bruselas, debería tener competencias en educación, sanidad, desarrollo económico y planificación urbana. Está claro que esta autonomía es incluso menor que la catalana, en la que tienen su propia Policía”.

El cuerpo de la AMS, aún por definir y que tiene que ir en concordancia con las actuales leyes kosovares, podría ser una salida a esta crisis: el extra que Vucic necesita para no perder votos, y para los albanokosovares un trago menos amargo que el intercambio de territorios. Agim Fetahu, de 51 años y padre de 5 hijos, asegura que los albanokosovares nunca aceptarán el intercambio de territorios. Este ashkali, comunidad que presuntamente se dividió de los romaníes por el conflicto entre serbios y albaneses, es consciente de que “algo hay que sacrificar” por el reconocimiento: “Aunque no sea la mejor opción, prefiero la autonomía”. Este cambio en la percepción puede ser uno de los éxitos de la negociación, tal vez parte de la estrategia política de Bruselas.

Además de la AMS, Belgrado intentará obtener el mayor grado de autonomía para la Iglesia ortodoxa, uno de los sectores más críticos con el reconocimiento de Kosovo. Al menos eso aseguran sus políticos, conocedores de que los principales centros de culto están en los enclaves. Estos templos, además, son parte del discurso académico que intenta legitimar la relación histórica de los serbios con esta región: si bien los albaneses aseguran que son descendientes de los ilirios, que ocuparon esta región antes de la llegada de Jesucristo, los serbios consideran Kosovo el corazón de su patria, donde están los más importantes templos ortodoxos y nació la épica de la dinastía Lazarevic.

En noviembre de 2018, el puente sobre el río Ibar seguía cerrado al paso de vehículos.

En noviembre de 2018, el puente sobre el río Ibar seguía cerrado al paso de vehículos.

Así, muchos serbokosovares que han crecido escuchando esta versión de la Historia siguen rechazando cualquier acercamiento. Kostic, que estudia Ciencias del Deporte en Belgrado, aunque en un fin de semana de un soleado noviembre trabaja en el negocio familiar, un ultramarino, repite que no quiere que Belgrado reconozca la soberanía de Kosovo. “Podemos tener nuestras diferencias, pero como serbios no queremos que Kosovo sea reconocido ¿Cuánta gente ha muerto por esta tierra?”.

La mayoría de la sociedad serbia está a favor de las conversaciones en Bruselas, aunque también es cierto que esa mayoría no quiere reconocer Kosovo a cambio de entrar en la UE. Simic, en un restaurante cercano al Parlamento, no puede aportar luz a la evolución de la negociaciones en Bruselas. Es parte del protocolo político. Pero este hermetismo de los gobiernos y la ausencia de consultas populares no hacen más que elevar los temores a un acuerdo injusto que tenga importantes consecuencias en la sociedad. Aunque, de momento, el statu quo afecta por sí solo a ambas sociedades: los albanokosovares siguen sin poder integrarse en la comunidad internacional y los serbios, pese a todo, pierden las oportunidades laborales y los fondos económicos de la UE.

Esta lucha de intereses internacionales y honor tiene su punta de lanza en el reconocimiento. Desde la independencia, en 2008, Kosovo se ha centrado en obtener el reconocimiento de los estados. Hasta la fecha, más de un centenar de países reconocen a la exregión serbia. Sin embargo, importantes actores siguen negando la soberanía kosovar y condicionando su futuro: Rusia y China evitan su integración en entidades como la ONU o la UNESCO y cinco estados comunitarios, incluido el español, sirven de contención incluso en la liberalización de visados para la UE. Estos países han aclarado que aceptarán la soberanía kosovar siempre y cuando haya un acuerdo formal entre Serbia y Kosovo. Así, ante las enquistadas posturas, la UE acepta cualquier solución. Incluso la corrección de fronteras, una línea roja de la UE que, según las declaraciones del presidente kosovar, Hashim Thaçi, ya no existe. Solo duda Alemania, reacia a abrir la caja de Pandora de la corrección fronteriza en los Balcanes. Porque entonces no solo sería Kosovo, sino Macedonia, Bosnia...

Por lo tanto, sobre todo por las expectativas creadas el pasado verano, de mantenerse el statu quo la gran derrotada sería la UE, que está tratando de cerrar las heridas que aún supuran rencor en los Balcanes. El cambio de nombre en Macedonia, cuyo proceso de gestación e implementación demuestra la injerencia europea, ha terminado como deseaba Bruselas. En Kosovo, en cambio, el Parlamento sigue enrocado en las pugnas de poder y las realidades enfrentadas. Como síntoma de la complejidad, Bruselas anunció que no espera la liberalización de los visados kosovares para antes de 2020. Los políticos en Pristina, que han aceptado entregar tierra a Montenegro, crear una Corte Especial en La Haya para juzgar los crímenes de guerra e implementar muchas otras medidas impopulares no saben qué más pueden ofrecer para conseguir la integración. Una proceso que dura más de 10 años y que sirve como cortina de humo para ocultar todos esos problemas derivados de la corrupción y el nepotismo. Un escudo en el que se protegen los políticos y parte de la comunidad internacional, arrastrada al barrizal que es Kosovo, una encrucijada política desde que la OTAN, en nombre de humanitarismo, decidió intervenir en favor de los albaneses. Era 1999, y tras la independencia de 2008 se prometió una rápida integración. Hoy es 2019. Razón por la que tal vez Uka y Huseni prefieren reír.

Autor >

Miguel Fernández Ibáñez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Lázaro

    La llanura de los mirlos.. Creo q son unos cuantos años más de conflicto.. unos cientos... Y hablando de pájaros, curioso q en todo el texto no se mencionen los intereses americanos en la región, incluida su base militar, la mayor q tienen en toda Europa...

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí