1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OBRAS Y SOMBRAS

Así es como la luz entra, maestro Cohen

El cantautor rio el último, pero sobre todo de sí mismo, en los años finales de su majestuosa vida

Miguel Ángel Ortega Lucas 1/05/2019

Leonard Cohen, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, en el Teatro Jovellanos de Gijón, en octubre del 2011.
Leonard Cohen, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, en el Teatro Jovellanos de Gijón, en octubre del 2011. JAVIER SORIANO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Hay una grieta en todo. En este mundo, este páramo en penumbra tan parecido al infierno, y que ciertamente no es el paraíso, en este campo de batalla que no es lugar para los dioses, sino para los héroes, hay una grieta en todas las cosas: la falla por la que acaban llegando la avalancha o el precipicio; la brecha que abre la puerta del final. Pero esa grieta puede ser, es a un tiempo, la condenación y la salvación. En su fulgor podemos romper las cadenas los ángeles caídos, los que mendigamos aquí, en los harapos de la luz.

La verdadera obra maestra de ese avatar que conocemos por Leonard Norman Cohen (1934-2016) fue ésa: dar la cara al alud, la avalancha, el abismo; arrodillarse ante él, dejarse devorar por él, rezando entre dientes la oración de los héroes, los malditos y los enfermos, y emerger al otro lado, tras mil aullidos de profundidad, para tantearse el alma en la orilla opuesta del terror y comprobar, con el primer rayo de sol tras la devastación, que seguía vivo. Y con una nueva cicatriz: el blasón de honor de los que están dispuestos a morir por vivir cada día en la belleza. 

Cuando abandonas tu obra maestra, te hundes en tu obra maestra.

No se sale por arriba, tratando de huir de lo oscuro, sino por abajo, abrazándolo: así es como la luz entra. 

Hacia el año 2005, Leonard Cohen tenía 70, cumplidos el año anterior, y la vida resuelta en los términos materiales en que suele entenderse esa expresión. Había cruzado la meta. Había regresado victorioso a Ítaca, porque ya había llegado al último puerto de sí mismo, o estaba a punto, la mar en calma tras décadas de temporal variable. No había sido fácil (nunca lo es). Toda su biografía está parcheada, como sus versos, de ascensos y depresiones; de encuentros como ángeles en vuelo y lunas de hiel, de huidas y regresos, de milagros y colinas rotas; de harapos, de plegarias, de velas encendidas por el anhelo o la desesperación. Por eso su canto conmueve a solitarios de cualquier latitud: es el que se canta desde una prisión, desde un monte velando la guardia, desde una cripta; desde el crepúsculo que invoca a aquélla sola que esperamos, la que puede encender la noche helada del bosque. 

Cuando emergió como cantante, en 1967 [ver L. C.: el estigma fatal de la bellezaentregas I y II], una silenciosa pero vasta legión de cómplices le reconoció en Norteamérica y Europa como estandarte. Sin embargo, algunos modernos de la crítica le recomendaron que se volviera a su casa con su salmodia para viejas. No entendieron su intención de “escribir canciones con la limpidez lírica de algunas baladas de la frontera escocesa, de Irlanda o de la guerra civil española”. Algunos seguirán sin entender nada. “Creo –dijo también por entonces– que los deprimidos serán los próximos en sublevarse. Después de que los verdaderos hambrientos se alcen, los otros hambrientos, nosotros, nos alzaremos. Exigirán una revisión de su difícil situación, a sí mismos y a los otros. Yo insinúo esa posición”. 

Esto explica en parte por qué la sensibilidad europea, menos entregada aún a la ataraxia monetaria que fue barriendo la apuesta vital de los años 60, vibró siempre mucho más acorde a su frecuencia, y por qué fue tan (escandalosamente) obviado en los Estados Unidos, donde durante al menos dos décadas no terminó de encontrar su sitio. Esto sucedió sólo en 1988, con el inesperado zambombazo de I’m your man, con el cual se reinventó a sí mismo y se vengó tomando Manhattan él solo, sin mancharse el traje. Justo antes de eso, su discográfica de siempre, Columbia (CBS), había perdido la paciencia con sus experimentos tan lejanos al mainstream, negándose a distribuir en EE.UU. Various positions (1985; que contenía gemas como Dance me to the end of love, It it be your will, Hallelujah...). Le dijeron: “Sabemos que eres grande, Leonard, pero no sabemos si sirves para algo”. Ya en el 88, en la entrega de un premio, les recordó que “siempre le había conmovido la modestia de su interés por su trabajo”. 

En realidad daba igual cuánto vendiera: al menos en Europa y Canadá, los acólitos le esperaron siempre con idéntica reverencia. Era el único chamán capaz de renovar siempre la vieja ceremonia. (Dylan, su mellizo precoz, en teoría más luminoso, resulta un meteoro equívoco y distante; Cohen es la Polar.)  

Para 2005, en fin, Leonard era ya un ermitaño relativamente vago viviendo en un traje; escribiendo, como siempre, con inercia militar, pero grabando exclusivamente cuando su reloj interno se lo imponía. Al cumplir los 60, tras el nuevo éxito y la gira correspondiente de The future (1992-93), en la que se pasó un pelín con el vino tinto, había regresado a las alturas de Mount Baldy, en Los Ángeles, para continuar su instrucción espiritual con el maestro zen Kyozan Joshu Roshi. Esta vez se quedó en el monasterio cerca de un lustro ininterrumpido, haciéndose las paces finales, culminando gran parte del proceso interminable. Viajó después a India, para estudiar filosofía vedanta con el maestro Ramesh Balsekar. Volvió a grabar en 2001: el soberbio Ten new songs. Pero ni ganas de cantar en público. 

Para mayo de 2005, en fin, y a pesar de la permanente impermanencia cósmica tan bien aprendida ya, es improbable que contemplase ciertos sobresaltos. Pero no: todo es posible hasta el último momento. Un amigo sugirió a su hija Lorca (su hija se llama Lorca, por Federico) que su padre debía echar un vistazo a las cuentas. Fue entonces cuando Cohen, que nunca dedicó mucha atención a esas cosas, descubrió que su querida amiga, examante ocasional y asistente durante casi treinta años, Kelley Lynch, le había estado desvalijando con furioso despecho, y que sus días de descanso no iban a ser tan plácidos. Le faltaban cinco millones de dólares del cajón. 

El suceso y su desenlace judicial, en favor del artista, son bien conocidos; no nos detendremos ahí. Pero sí en cierto comentario de su más reciente y exhaustiva biógrafa, Silvie Simmons, que observó lo siguiente: “Si esto fuera la Biblia, a Kelley le correspondería el papel de Judas, pues fue su traición la que puso en marcha la cadena de acontecimientos que conducirían a esa extraordinaria resurrección”. 

Así es como la luz entra: con la grieta de una traición, por ejemplo, reventando la pretendida tranquilidad doméstica. Los caminos del Señor, del Karma y de la Gran Broma Cósmica son siempre inescrutables. Puede que se las hubiera podido arreglar monetariamente de todas formas, pero la madeja había sido urdida con dictado bíblico (diabólico) para que el judío errante de Montreal volviera al circo ambulante de la carretera. Reunió a sus colaboradores de confianza, reclutó a una banda impecable, y se caló el borsalino. 

“La última vez” que había actuado allí –dijo al presentarse en el escenario del O2 de Londres, en 2008– “tenía sesenta años: sólo un crío con un sueño loco”. Ahora tenía más de setenta. Pero todas las campanas que podían sonar estaban intactas, y acercándose al punto exacto de destilado, majestad y afinación. Hallelujah. 

Ora de pie, ora de rodillas, inclinándose para rendir a su vez a la multitud del canto, Leonard Cohen cantó en todo el mundo, durante varias etapas a lo largo de seis años, durante cientos de noches, durante recitales de tres horas, en los recintos de más audiencia de su vida, con la autoridad escénica y musical más exquisita lograda nunca, con el aura que sólo los artistas sancionados por el Duende reciben ya en las postrimerías de la gloria, allá donde uno se ha olvidado hasta de sí mismo y sólo queda eso, arrodillarse, quitarse el sombrero, entre coqueto y conmovido, por el regalo inverosímil de la vida, poco antes del final de los finales, bordeando ya, en sus últimas apariciones, los 80 años.

Todo obedece a cierta ley secreta, y si en este mundo hay luz es porque hay oscuridad: sin villano no hay héroe, sin conflicto no hay cuento que valga, sin Judas no hay redención de Cristo y sin la pérfida Lynch el noble Cohen se hubiera hurtado a sí mismo, y a nosotros, el espectáculo glorioso de sus últimos años en la cumbre (con todos los modernos de este mundo, críticos o no, vencidos ante los himnos que en su día despreciaron; pero qué más da: todos cabían, apiñaditos ahí abajo, ante la Torre de la Canción). Seguro que más de uno hizo entonces otro descubrimiento insospechado: aquel presunto apologeta de la tristeza, el vejestorio cantautor (cantautor fue para muchos un insulto hasta hace cuatro días; convendría recordarlo), capitán del sufrimiento, resultaba un showman dispuesto a reírse continuamente de sí mismo. Hallelujah otra vez. [Por cierto: “¿Podríamos, por favor, aplicar una moratoria a esa canción?”, dijo en esta entrevista de 2012. Cumplan su voluntad, por Zeus.] 

Pero precisamente porque el amor no es una marcha victoriosa, sino “un frío y roto Aleluya”; precisamente porque se había postrado diez mil veces ante las escaleras del templo, y diez mil veces se había roto la cabeza contra ese suelo, “buscando el acorde adecuado”, la mujer adecuada, el camino adecuado, la actitud correcta, sin encontrar más que nuevas cenizas con las que seguir el rastro de la llama diabólica que se esfumaba siempre; precisamente porque durante toda su fulgurante vida había estado dispuesto a bajar a la batalla de su soledad y de su angustia, a meter las manos en el barro del Caos para arañar la brizna única de loto que pudiera salvarle, durante una sola noche; precisamente porque había militado sin tregua en la vanguardia espiritual y artística que sabe que dar la espalda al diablo es también dárselo al ángel, que sólo mirando a los ojos a Lucifer se abre la grieta por la que entra la Luz... precisamente porque jamás había hecho trampas a su tristeza, ahora podía reír con la misma autenticidad. Ahora, sólo después de romper el espejismo de su sufrimiento legendario.  

Siempre estuvo ahí, en realidad, ese reírse de su propia sombra. Pero en los últimos años se acrecentó hasta que la carcajada devoró las lindes más sagradas. El Libro del anhelo (2006) ya fue un aviso (“Mi reputación de mujeriego era un chiste. Me hizo reír amargamente durante las diez mil noches que pasé solo”). Y el volumen póstumo editado el pasado noviembre, The flame, resulta, si se lee con el apasionamiento justo, un curioso collage en el que algunos hallazgos imponentes (“cuando los muros / de nuestro santuario empiecen / a vencer contra el peso de las lágrimas”) cohabitan con lo que él llamaba no ya “escribir”, sino sólo “ennegrecer páginas”. Como si el veinteañero que consideraba la poesía el último altar de Occidente hubiera transmutado en este anciano que sabía que nada, nunca, es tan serio. Ni siquiera eso a lo que uno ha consagrado su vida entera.

Su vida entera. Su vida íntegra, inabarcable, reunida al fin, sin embargo, sellada y resumida en esos últimos años de escenario, y en esos últimos tres discos de estudio (2012, 2014 y 2016) en cuyos versos sí se exigió lo más alto que le quedaba por decir. Muchas cosas y una sola: la que no había dejado de anhelar nunca por entre las cuerdas de la guitarra o las colinas de la mujer, los versículos de la Torá o los sütras de los Vedas: 

Ojalá hubiera un acuerdo
entre tu amor y el mío

“Mi vida escapó / y la paz estaba allí”–se le oye recitar en el maravilloso concierto-homenaje que le rindieron los suyos hace año y medio, por el primer aniversario de su muerte–. Ahí estaba, después de todo: de toda depresión y de toda euforia, de toda gloria y de todo fracaso, de todas las deidades rotas y todas mujeres que dijeron (o no dijeron) Te necesito; no, no te necesito... “El hombre más afortunado del mundo”. 

Aquel que sabía ya “reír y llorar; y llorar, y reírse de todo” otra vez, Marianne. 

Se nos fue, el magnífico druida de etiqueta. Pero no se irá nunca. Seguiremos escuchando su voz, algunos, hasta el final, hasta mucho después de que nos dejara aquí, en la primera línea ya de nuestra vida. Pues así es como la luz entra: sólo desde el Otro Lado de la grieta, maestro Cohen.

Estoy listo, Señor.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Manuela

    Me ha parecido un artículo brillante, estupendo homenaje al gran Cohen. Gracias.

    Hace 2 años 5 meses

  2. El autor

    Gracias a los dos. Un abrazo (Hallelujah :P)

    Hace 2 años 6 meses

  3. Blanca

    Los poetas también necesitan que alguien les escriba. Le he vuelto a recordar en Madrid... Gracias, Miguel Ángel.

    Hace 2 años 6 meses

  4. Coro

    Ohh, un magnifico articulo sobre Leonard sin firmar por Alberto Manzano... Halleluja

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí