1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO EL PROCESO AL PROCÉS (XXXIV)

“La rebelión está completamente descartada”

Entrevista al abogado de Jordi Cuixart, Benet Salellas, sobre minuto y resultado del juicio

Guillem Martínez Madrid , 24/04/2019

<p>El abogado Benet Salellas, durante la entrevista. </p>

El abogado Benet Salellas, durante la entrevista. 

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

LA CUP. Hoy han venido diversos testigos de la cosa cat. Un mosso de esos que, cuando se ponen tricornio, dicen a-por-ellos-oé, cuando se ponen kepis de gendarmerie, à-eux-oh-la-la, y cuando se ponen casco romano, delenda-est-Carthago-ad-hoc. No aporta mucho, salvo la cosa friki del poli nacionalista universal, tan frecuente en varios uniformes por aquí abajo. Han venido varios testigos de Unipost. Han desdramatizado las versiones de la GC. Poco másZzzz. Neus Lloveras, presi de la AMI/Assamblea de Municipis Independentistes, ha orientado su testimonio en la estética habitual del procesismo –la cosa era más política que jurídica, un objeto con el que negociar, etc–, o/y en la estética de Billy Willder en 1, 2, 3 –“yo no sabía nada, yo trrrrabajaba en el metrrrrrro–. Lo más ha sido el testimonio de Albert Batlle, exdirector de los Mossos, que se piró con la llegada a Interior de Forn. Básicamente, no desdice nada para la defensa de Forn, sino que potencia los puntos de vista de Trapero. Aporta sinceridad al respecto y la palabra “incomodidad”, para definir al procesismo en el ínterin julio-octubre del 2017. Cuando finaliza, cojo a Josep Pla de la manita y me voy pintando a comer con Benet Salellas, uno de los abogados de Cuixart. Salellas es licenciado en filología clásica –“més grec que llatí”, me dijo en su día– y, claro, abogado. Como abogado ha defendido a acusados en la AN, por delitos del siglo XXI, como quemar fotos del rey, rodear el Parlament para impedir que vote los primeros presupuestos de austeridad del Estado, o pertenecer a un CDR, al parecer una peligrosa red de células durmientes que pretenden robar la fórmula de la bomba H y entregársela, de gratis, a la URSS. En otro orden de cosas es militante de la CUP, formación por la que fue diputado en el Parlament en la legislatura 2015-17, que tanto ocupa el tiempo del TS en estos días/semanas/meses. “¡Alto ahí! ¿Me va a hacer ir a comer con uno de la FAI? Catalunya, Roma en su derecho, es pragmática, por lo que es conservadora. Rechazar eso, y más en un almuerzo, corta la digestión de cuajo”. ¿Pragmática? Cat es la sede de La Perla Negra. Le enseño el catálogo de la egregia firma para la primavera-verano 2019 y le digo que, si ve ahí algo pragmático, diga mú, senyor Pla. Pla no dice ni mú.

¿La rareza de este juicio es anterior a este juicio o se está desarrollando en este juicio?  

La rareza comienza en el momento en que se pone una querella contra todo un Govern elegido, y se acompaña esa querella con la disolución de un parlamento. Son un conjunto de acciones jurídicas que demuestran que, desde un minuto 0, esto es un juicio político, a mi entender. Tiene como antecedente una cosa extraña, además: las detenciones de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, anteriores al inicio del procedimiento, en lo que es síntoma claro de que el Estado está intentado encarcelar a los líderes y desactivar un movimiento político. Los que nos dedicamos a los tribunales, vivimos este procedimiento con cierta extrañeza, pues el elemento político distorsiona y construye una especie de pantalla que dificulta hacer justicia.

Marchena, ¿mola? ¿En términos europeos está haciendo un buen juicio? 

En términos de estándares europeos, no, en mi opinión. Ha limitado el despliegue de nuestras estrategias de defensa, comenzando por las pruebas que no nos ha admitido, continuando con los cambios de criterio durante el juicio respecto al visionado de vídeos, y acabando con la restricción en los interrogatorios, aplicando reglas nunca aplicadas hasta hoy en el Estado, como el hecho de que no podamos preguntar a un testigo por un hecho que ha vivido, si previamente las acusaciones que lo han convocado no le han preguntado por ello. Sólo podemos repreguntar.

¿No es un hecho común?

No. Si viene una persona que, pongamos, ha visto como entra alguien en este restaurante y se carga a todos los clientes, a las defensas se les permite preguntar a ese testigo por todas las circunstancias, no sólo por las introducidas por la acusación. Diferentes reglas que ha introducido Marchena en el juicio siempre van en la dirección de limitar el papel de la defensa en el despliegue de su estrategia, o de explicar la naturaleza política de este juicio.

Marchena también ha dado para el pelo a la Fiscalía en ese sentido.

Se ha visto forzado, evidentemente, a aplicar la misma coherencia. Pero sus reglas han beneficiado a la estrategia de la acusación. Los abogados no hemos sido especialmente pelmas en nuestros interrogatorios, por lo que, en ese sentido, Marchena ha sido muy restricitivo. Me ha dolido que un tribunal no quiera saber la verdad, sino que le interese más una construcción formal del relato, antes que una material. Ningún tribunal de justicia se puede permitir eso. Y, menos, el TS, que debe dar ejemplo. Eso nos ha pasado con los interrogatorios a la Policía. No se nos ha permitido introducir los partes forenses de las víctimas, que se verán en la fase documental. Como los vídeos. Eso demuestra una predisposición previa del tribunal a querer validar el relato policial, antes que a su fiscalización por las defensas. 

¿Es determinante posponer los vídeos y los partes forenses? 

Claro. Cuando un policía dice que fue agredido, se debe contrastar con las imágenes del momento que describe. Así, visto en global, los vídeos pasan a ser una prueba inútil. Lo que tenía que ser la prueba reina del juicio, se convierte en una prueba desvinculada. En un tribunal ordinario, si hay un vídeo de los hechos –de un robo, de un altercado con la policía, de una agresión sexual...–, ya puede haber 1.000 testigos, que declarará probado lo que muestra el vídeo.

¿Qué lectura adquiere no hacer eso en este contexto? 

Se está utilizando el juicio como una especie de, si se me permite, derecho de guerra. Sirve para construir un relato mediático. En Catalunya y Europa ese relato mediático ha sido, sobre todo, de crítica a la violencia policial, por lo que se utiliza el juicio para blanquear la actuación policial española. Se debe poner sobre la mesa que la ONU, el Consejo de Europa, todas las ONG internacionales en materia de derechos humanos no es que discutieran quién usó la violencia, sino que unánimemente criticaron la actuación de los cuerpos policiales, y reclamaron una investigación a la Fiscalía al respecto. ¿Qué ha hecho la Fiscalía en este juicio y para qué ha sido ayudada por Marchena? Blanquear eso. Justificar eso.

¿Cuál es el minuto y resultado para los cargos de rebelión, sedición y malversación? 

La rebelión está completamente descartada. En ningún momento del juicio ha aparecido una violencia equiparable a la de un golpe de Estado, propia del delito de rebelión, capaz de doblegar al Estado. La discusión realmente central es el tema sedición. Aquí discutiremos si había o no una voluntad de impedir el cumplimiento de una decisión judicial, o si lo que hubo, y que es lo que nosotros defendemos que hubo, fue un acto de desobediencia civil, de los más masivos en Europa en los últimos 100 años. Es una discusión interesante en términos jurídicos y políticos. ¿Hubo o no desobediencia civil? ¿Merece ser castigada? ¿Con qué proporcionalidad? Y creo que, ante esa discusión, el tribunal no se encuentra cómodo porque es un debate que lo que hace es aflorar el conflicto democrático y de legitimidades, que es en parte del conflicto que había el 1-O. ¿Las resoluciones judiciales se deben cumplir porque sí, o cuándo están faltas de legitimidad democrática pueden ser contestadas por la población, de manera pacífica y mayoritaria...? Este es el planteamiento de Cuixart. En clave europea genera complicidades. Una parte de la izquierda europea observa este juicio desde esta perspectiva.

La desobediencia civil, no obstante, fue protagonizada por miles de personas –vamos, más de dos millones–, pero diría que no tanto por los acusados.

En realidad, ¿qué se está juzgando? Algunos testigos de la acusación han explicado que la crisis y ataque al Estado fueron los plenos del los días 6-S y 7-S. Pero estos plenos, desactivados luego por el TC, no son objeto de juicio. ¿Cuál es el objeto del juicio? ¿El 1-O? Si es así, entiendo que se debe discutir qué relación tienen los acusados con la convocatoria, preparación y materialización del 1-O. Yo defiendo a una persona que tuvo mucho que ver con el papel de la sociedad civil en aquellos días. Nadie puede menospreciar el papel de la sociedad civil aquel día. También creo, y con eso no quiero perjudicar a nadie, que el 1-O tuvo un componente institucional, que permitió al 1-O tener la potencia que tuvo. Y eso es objeto del juicio. 

En todo caso, se está juzgando algo más amplio de lo que se juzga en la sala. De hecho, se está juzgando en varias causas. Para mí, la visión del problema en conjunto, es un problema político, una conducta del Estado, un tanto desmesurada, y un problema ético en Cat. Los acusados, vamos, no sólo no se acercaron a los delitos de los que se les acusa, sino que, diría, los evitaron. Intentaron no llegar a donde decían. Ese es el problema ético y social. El juicio no es la solución de ese problema. ¿Cuál es? 

Para mi la sociedad catalana tiene un grado de complejidad y diversidad importante. Pero es evidente que lo que pasó el 1-O, demuestra que es una sociedad que ha llegado a un nivel tal de politización que, quiero pensar, no admite pasos hacia atrás. Es evidente que el juicio no ayuda a resolver la situación política, sino que desactiva a algunos actores que podrían ayudar a una solución política: una parte de los partidos, una parte de los actores de la sociedad civil. Si se busca, a partir del escarmiento de líderes, que la sociedad catalana renuncie a un proceso político complejo al que ha llegado es una opción equivocada, que generará más dolor y más injusticia.

¿La Fiscalía está coqueteando, o está generando, nuevas figuras, o son cosas mías? Le hablo de la cosa organización criminal, y de la “violencia ambiental”. 

Este juicio tiene un componente de litigio estratégico importante. Lo que me genera angustia personal profesional y política. De lo que salga de aquí dependerá la configuración de derechos fundamentales para la ciudadanía española para el próximo ciclo de 5 ó 10 años. Se están discutiendo los límites del derecho de reunión y de expresión de una idea que sea antagónica con el Estado. Todos los actores políticos antagonistas recibirán las consecuencias de esta sentencia. La predisposición del tribunal no me parece en la línea para avanzar en el reconocimiento de estos derechos. Más bien, por los debates, conceptos y resoluciones dictadas en esta sala, se nos demuestra una visión muy pequeña ante esos derechos. Organización criminal, violencia ambiental, nos lleva al debate histórico entre violencia y política. Un debate falso aplicado a la sociedad catalana. Si se entiende que manifestarse no puede generar tensión –eso que ocurre, por ejemplo, en una huelga–, porque eso es violencia ambiental, se entenderá que todas las huelgas, por ejemplo, poseen violencia ambiental. Con lo que desaparecerá el derecho a huelga. Si el movimiento independentista sólo se puede manifestar el 11-S, y no por otros motivos, estamos construyendo un derecho de reunión raquítico.

La sentencia de este juicio, en ese sentido, ¿puede afectar al derecho de asociación y manifestación, o ya estamos equipados de serie al respecto con el ciclo iniciado en 2012?

Estamos en un ciclo en el que la mirada de los tribunales, de los legisladores, es muy reaccionaria en cuanto a ejercicio de derechos y libertades. Sí, se inicia en 2012, pero no perdamos de vista que en 2015, cuando aparece la sentencia de Aturem el Parlament, en la que Marchena habla de violencia ambiental, se produce también la modificación del Código Penal, la creación de la Ley Mordaza, la modificación de la Ley de Seguridad Nacional, la de Seguridad Privada... Los efectos de esta sentencia serán devastadores. Además, Marchena ha intentado construir un tribunal, con miembros de todas las familias judiciales, y que busca, por tanto, que la sentencia esté legitimada ante los ojos de todas la legislatura española. Creo que los demócratas españoles deberían sentirse interpelados ante este juicio.

Cuixart ha dicho que prefería seguir en la cárcel que salir en según qué condiciones. ¿Usted ve en la cosa indultos alguna solución?

Yo creo en la idea de justicia. Pero no vale todo y no se puede hacer de cualquier manera. En este caso el indulto no sería una buena solución, si bien todo depende de una serie de circunstancias, que desconocemos, y que tienen que ver con la sentencia, con condicionantes políticos. Es difícil aventurar nada en relación a Cuixart. Creo, por otra parte, que Cuixart ha hecho un proceso personal, en el que tiene muy claro el momento en el que le ha tocado vivir. Claro que quiere la libertad, pero no quiere que eso signifique la renuncia de todo aquello que le ha llevado a la cárcel. En ese gesto de fuerza dialéctica y sacrificio, la dignidad que transmite genera presión ante el tribunal, una suerte de ‘estamos siendo juzgados, pero no estamos vencidos ni sometidos’. En un juicio político es una de las pocas formas de presión de la que disponemos. 

Se ha producido una herida social –o algo así, disculpe la cursilería–. ¿Cómo se restaura, teniendo en cuenta que parece ser que este juicio no curará nada? 

Me preocupa la deshumanización. Se ha generado una falta de empatía tal hacia el otro que ha conseguido que haya personas en Catalunya que justifiquen la existencia de presos políticos. Eso me duele. Y hago autocrítica. Algo hemos hecho mal cuando hay personas que se han sentido tan atacadas como para responder con esa falta de empatía hacia los independentistas. 

¿Cómo se soluciona ese mal rollete?

Con un mensaje muy claro, y muy antiguo, pero vigente. La idea de Un sol Poble/un solo pueblo. Para mí, uno de los gestos más bonitos del 1-O es que se construyó comunidad. Gente de opciones, orígenes e historias diferentes, que vivían en el mismo barrio, y que no se conocían, se encontró en los colegios con la idea común de que defender el derecho al voto pasaba por encima de una resolución judicial. Creo que debemos de construir una idea de un solo pueblo edificada no sobre la idea de lengua, sino de derechos. Por encima de las ideas y proyectos políticos, se debe defender la idea de comunidad. De eso es de lo que habla Cuixart y Òmnium. Si se reconoce que se han hecho cosas mal, se debe  hacer ese proceso de reparación.

¿Cuándo? ¿Con la puesta en libertad? ¿Dónde? En la prensa, pues no. En TV3, tampoco.

Debemos vivir un proceso colectivo de catarsis. Debemos construir espacios comunes y colectivos que permitan que esto pueda pasar. En la preparación de las municipales veo muchos espacios de construcción política, de ayuda mutua, de discusión social, ecologista, feminista, donde nos encontramos independentistas y no independentistas, donde la conquista de hechos genera espacios comunes. Este es el elemento central. Debemos construir nuestra identidad y llegar a un consenso social importante sobre la idea de derecho a decidir. En esto trabaja Òmnium. Para ello tenemos que revisar el pasado y ver qué se ha hecho bien y mal. Se han hecho muchas cosas bien. Un proceso judicial abierto no permite hacer todo eso en libertad. Todo lo que uno pueda decir en libertad en una televisión, o un parlamento, por ejemplo, puede ser objeto de juicio. Una condena, con penas privativas de libertad para presos políticos, tampoco nos lo permitiría. Depende también del relato de la sentencia. Si dos millones de catalanes/as no se ven representados en la sentencia, supondrá una deslegitimación de las instituciones en Catalunya más profunda. Necesitamos, más política, más autocrítica y más construcción colectiva.

LA CUP. Hoy han venido diversos testigos de la cosa cat. Un mosso de esos que, cuando se ponen tricornio, dicen a-por-ellos-oé, cuando se ponen kepis de gendarmerie, à-eux-oh-la-la, y cuando se ponen casco romano, delenda-est-Carthago-ad-hoc. No aporta mucho, salvo la cosa friki...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fattsbackett

    Madre mía. Pobre Cuixart.

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí