1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La ultraderecha y la globalización medieval

La irrupción de Vox, y su discurso decididamente autoritario, reaccionario y antidemocrático se ha convertido en el polo central de la nueva ideología de derechas que ha forzado a redefinirse al PP y a C's

Joseba Gabilondo 24/04/2019

<p>Santiago Abascal.</p>

Santiago Abascal.

VOX

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Los resultados de las elecciones autonómicas andaluzas del pasado diciembre han sido traumáticos: Vox recibió casi 400.000 votos (11 por 100) y se convirtió en el tercer partido político de una derecha que, hasta 2015, se había mantenido unida bajo las riendas del Partido Popular. Aunque las encuestas no son muy fiables estos días, se proyecta que el voto de Vox en las próximas elecciones generales podría ascender al 10-11 por 100 (entre 26 y 32 diputados). El shock ha sido tal que hasta el centro y la izquierda han tenido que resucitar discursos condenatorios de orden civilizacional y geológico: “Llegan los bárbaros” (El País), es un “terremoto” (La Vanguardia). Incluso antes de las elecciones, El Diario ya avanzaba titulares como “Descabalgar a Vox, en Andalucía, por España y la Humanidad” en respuesta al vídeo de dicho partido donde su dirigente, Santiago Abascal, aparecía montado a caballo (imagen a la que volveremos ya que es la clave para el análisis del fenómeno Vox, fenómeno que nos retrotrae a la “gloriosa Reconquista” y al comienzo del imperialismo castellano que inaugura la primera globalización del siglo XVI).

La irrupción de Vox, y su discurso decididamente autoritario, reaccionario y antidemocrático se ha convertido en el polo central de la nueva ideología de derechas que ha forzado a redefinirse al Partido Popular de Casado y al Ciudadanos de Rivera. Dicha ideología parece un multiculturalismo invertido o negativo, donde los independentistas, las feministas, los LGBT o los inmigrantes se convierten en enemigos existenciales y, por defecto, el único sujeto político válido que queda es hombre, heterosexual, exento de leyes de violencia machista, admirador de las fuerzas de seguridad y del ejército, y decidido defensor de un centralismo cuyos símbolos son la corrida de toros y la pistola personal. Y aunque Vox no va a formar ninguna nueva mayoría por sí mismo, sí ha conseguido cambiar el juego del tablero político español: de ahí la importancia de comprender el fenómeno.

Frente a la sorpresa traumática (o frente a la confirmación traumática de predicciones preelectorales), lo primero que hay que afirmar, como lo han hecho varios comentaristas, es que Vox representa la llegada de la “normalidad neoliberal” a España (un Estado siempre obsesionado con su falta de normalidad y de convalidación internacional). De forma similar al United Kingdom Independence Party en el Reino Unido, el Frente Nacional en Francia, o el Alternative für Deutschland en Alemania, Vox también ha conseguido implantar una ideología neoliberal reaccionaria o de ultraderecha (neofascista o no) cuya articulación más exitosa está al otro lado del Atlántico: en Estados Unidos y Brasil. Por lo tanto, y si nos vamos a enfrentar a Vox y a su golpe maestro de popularizar la extrema derecha, lo primero que hay que hacer es aceptar su “normalidad” en el presente neoliberal y, una vez superado el trauma político, dejar de condenar a Vox con retóricas fundamentalistas (desde fascismo a barbarie) que lo único que terminan haciendo es situar a este partido más allá de todo análisis racional y político. Como ha dicho el historiador Xavier Casals, “para frenar el crecimiento de partidos como Vox no basta con criticarlos, sino que hay que ir a la raíz del problema que no es otro que la crisis del sistema político”.

Hay que entender por qué Vox ha convencido de manera democrática a 400.000 andaluces de que tiene razón. Tampoco se le puede echar la culpa al procés catalán, ya que, aunque evidentemente es parte de los síntomas que han contribuido a la popularidad de Vox, no explica la raíz de un problema más profundo que no es catalán. Lo que en filosofía se denomina “otrificación” del sujeto (convertirlo en un Otro que es radicalmente diferente e incomprensible) es el final de toda posibilidad de análisis y explicación de una situación que no es simplemente española, sino global.

Y esto nos lleva al siguiente paso que, siendo el más delicado, es así mismo inevitable. Aceptar que el discurso de Vox, por usar la expresión žižekiana de origen lacaniano, guarda un grano de verdad que, precisamente, en su carácter traumático, se nos hace difícil de aceptar como tal. Es decir, hay que analizar, más allá de toda retórica otrificante o fundamentalista, cuál es la verdad que se esconde tras Vox, una verdad que, en su traumatismo, es el fundamento de cualquier análisis de la política española contemporánea en su totalidad. O, parafraseando de una manera más consonante las teorías populistas de Laclau, hay que explicar por qué Vox ha sabido articular de manera ideológica una realidad histórica, económica y política que de otra manera no se comprende como verdad. Y si no, que les pregunten a dos de los grandes perdedores de las elecciones andaluzas, Podemos y PSOE, que darían la mano derecha por saber representar dicha complejidad histórica y política en forma de ideología progresista de izquierdas o de centro (derecha). Dicho de otro modo, Vox es el síntoma de una verdad para la cual el resto de los partidos, y especialmente la izquierda, no tiene una explicación coherente y convincente. En estos momentos, la verdad se les escapa a la izquierda y al neoliberalismo ortodoxo de origen socialdemócrata (Partido Socialista Obrero Español) o democristiano (Partido Popular, Ciudadanos).

estamos siendo testigos de la emergencia de una aristocracia global que se entiende a sí misma legitimada más allá de toda sanción democrática local

La respuesta es simple, aunque no su comprensión: Vox representa la continuidad del franquismo en una globalización neoliberal que hay que concebir como intrínsecamente (neo)medieval. Autores tan dispares como Emmanuel Rodríguez y José Luis Villacañas han recalcado que las élites españolas han gobernado históricamente sin consenso nacional y que, en la historia posdictatorial reciente, las élites franquistas han sabido reciclarse y legitimarse sin renunciar al privilegio no democrático. Como varios autores señalan (habría que citar a Carlos Blanco Aguinaga entre otros), no estamos en un periodo democrático liberal con un orden socialdemócrata en crisis, sino en una segunda Restauración, tan similar a la primera de 1872-1931. Y si a algo apunta el retorno de dicha restauración decimonónica es precisamente a un horizonte no democrático donde “el pueblo” ya no es sujeto constituyente de la nación. Muy al contrario, “el pueblo” se ha convertido en sujeto no político de un orden neoliberal donde las elites de todos los Estados del mundo han reorientado sus intereses al mantenimiento de dicho orden, por encima de cualquier realidad o interés nacional.

Es decir, estamos siendo testigos de la emergencia de una aristocracia global que se entiende a sí misma legitimada más allá de toda sanción democrática local (aquí se puede empezar a vislumbrar el carácter [neo]medieval de la globalización, pero volveremos a este tema más adelante). Evidentemente esto ha llevado a la crisis de la soberanía de los Estados. Dependiendo de la escuela o teoría política que se defienda, se puede afirmar que después del tratado de Westfalia (1648) o de la crisis del imperialismo europeo y la independización de sus colonias tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), los Estados del mundo habrían ganado una soberanía nacional e internacional incuestionable que, en el peor de los casos, las potencias del momento podían alterar pero no desarticular de forma directa (el Reino Unido en el siglo XIX, Estados Unidos y la Unión Soviética en el XX).

Y aquí comienza la verdad de Vox. A diferencia del resto de los partidos políticos, Vox ha retomado cierto pensamiento aznariano y ha afirmado, sin vergüenzas o complejos, la soberanía española a nivel global y local (una soberanía tan imposible como necesaria). Y aquí empieza la complejidad de la verdad de Vox, ya que ha afirmado dicha soberanía por encima del marco democrático formal establecido por la Constitución, de tal manera que ha pasado a afirmar de forma indirecta la legitimidad de la violencia política y simbólica contra mujeres, catalanes independentistas, inmigrantes, e incluso europeístas. Y es esa afirmación absoluta de la soberanía del sujeto español en la globalización, más allá incluso de “formalidades” democráticas como los derechos humanos, la que Vox ha articulado en plena consonancia con un discurso imperialista de la historia “española” más rancia cuyo último gran defensor era precisamente Franco. Es esta verdad no negociable, esta afirmación incondicional de soberanía española frente a la globalización, que asume la violencia y el pasado imperialista “español” sin reservas, la que ha convencido a una parte importante de la población andaluza de que precisamente Vox está en la posesión de la verdad (una verdad imposible, pero no por eso menos verdadera). Es la afirmación violenta e imperialista de la soberanía española la que ha dado una posición políticamente verdadera a los y las votantes de Vox, ya que entienden que la renuncia a dicha soberanía (asumida por el resto de los partidos) es precisamente el acto político que justifica todas las injusticias económicas, políticas y sociales que el neoliberalismo ha impuesto en España desde finales de la década de los ochenta y, de forma más violenta y dolorosa, después de la crisis de 2008. Dicha afirmación soberana cobra incluso más verosimilitud en Andalucía, la región con la mayor tasa de desempleo de toda la Unión Europea. Como ha sucedido en otras partes de Europa, Vox dista mucho de conseguir una mayoría electoral, pero sí ha cambiado la lógica y el terreno de la política española en su totalidad ya que, a diferencia del resto de los partidos, ha desafiado con su “verdad” el orden neoliberal global al proclamar la supremacía innegociable de España (Make Spain Great Again!). Dicha verdad voxiana es tan impactante que incluso la supuesta financiación iraní parece no afectar a su doctrina soberanista española.

Vox dista mucho de conseguir una mayoría electoral, pero sí ha cambiado la lógica y el terreno de la política española en su totalidad

No hay mejor imagen que la del vídeo de Santiago Abascal a caballo, en terreno abierto andaluz, con banda sonora de El Señor de los Anillos y un grupo de jinetes con aires de posse de película de vaqueros o Western, para desentrañar esta afirmación incondicional de soberanía española en la globalización. Dicho vídeo captura, evoca y sintetiza un imaginario andaluz-español que es “acervo” central de la memoria histórica española. Esta imagen condensa al señorito de cortijo o latifundio, al Curro Jiménez antifrancés defensor del pueblo, y al nuevo Cid irónicamente vasco de la Neorreconquista española en la globalización (ya que por lo menos desde Unamuno la nueva reconquista de la meseta y el sur es obsesión muy vasca). Es una afirmación antidemocrática y autoritaria, de una soberanía “claramente” masculina, barbuda, joven y pistolera que, y esto sería lo más importante, retoma estatura global y hollywoodense con la banda sonora señor-anillera, cual humano de Tierra Media que emprende un viaje épico para derrotar al Señor de los anillos del nuevo Mordor neoliberal en que vivimos. El que este tipo de imagen no haya creado ningún escándalo, y sí mucho interés, apunta a que dicho imaginario ideológico ha continuado impertérrito desde el franquismo, debido en parte a la Ley de Amnistía de 1977 y a la resistencia de la derecha a facilitar la creación de una memoria histórica no franquista de la historia española desde 1936. A diferencia de la opinión de muchos intelectuales, hay que afirmar que dicho imaginario histórico reaccionario ha estado presente de manera central en la cultura española y ha constituido la única memoria histórica compartida por la mayoría de la población (y por tanto es, desgraciadamente, la única memoria histórica “democrática”).

Veamos algunos de los hitos recientes de dicho imaginario de memoria histórica. La irrupción tan exitosa de la saga cinematográfica Torrente nunca fue tomada en serio, sobre todo cuando se constata que surgió durante la presidencia de Aznar, en lo que supondría la elevación de la figura del paleto franquista a héroe global. Torrente reemerge en un Madrid global como paleto franquista desfasado y desprovisto de las claves culturales necesarias para comprender el presente; de ahí que su comicidad resida en su negación activa y violenta de dicho presente. De la misma manera paleta, Aznar también quiso negar durante su presidencia el presente globalizado español y la voluntad de la mayoría de sus ciudadanos; recurrió así a la violencia de Estado (la invasión de Iraq) para reinscribirla dentro de un marco global imperialista de colaboración con Estados Unidos. Por fin, gracias a Aznar, el sol tampoco se ponía en la nueva área de influencia española Iraq-Madrid-Washington (trasunto paleto y neoimperialista en última instancia). Aunque Almodóvar (y más generalmente la Movida) proclamó que filmaba como si Franco no existiera, la verdad es que lo contrario es más cierto: dicho director resucitó el deseo por una masculinidad trasnochada y violenta (el Banderas de Kika o Átame) que se enmarcaba dentro de un reciclamiento global de todo elemento kitsch franquista, desde las gallinas y el gazpacho de Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios a la representación explícita del pueblo franquista a través de la imagen de Chus Lampreave como abuela o madre en sus películas más recientes.

Incluso Juan Goytisolo se entregó a fantasías orientalistas de violación sexual y humillación en un marco negativo donde lo que verdaderamente deseaba, pero no podía explicitar, era precisamente esa imagen cultural del padre franquista y violento con la cual se crió (y del que su padre biológico parecía ser un modelo negativo y decepcionante, a diferencia del abuelo vasco-cubano colonial). Incluso en los noventa, la glorificación de un asesinato homosexual a manos de un joven privilegiado pero sin memoria histórica, obsesionado con compensar dicha memoria con la cultura de masas masculina y violenta estadounidense, es decir, el trasunto de Historias del Kronen, se recibió como gran acontecimiento literario; pero nadie apuntó que lo que se narraba era una nueva forma de paletismo joven, resentido y no preparado para la globalización que intentaba encontrar las respuestas a una violencia franquista no explicitada en la cultura americana de los asesinos en serie. El éxito de escritores más recientes como Javier Cercas y su intento de convertir al sujeto fascista en nuevo centro de interés histórico en su novela Soldados de Salamina, son parte de una cultura española que ha gozado de esos nuevos intentos paletos de revivir la única historia que conocía (la franquista) pero que no se atrevía a aceptar como propia. Ruiz Zafón, finalmente, nos ha hecho creer que el franquismo no era más que una fascinación borgesiana con bibliotecas y librerías tras las cuales se escondían historias de incesto con tenues y accidentales conexiones históricas. Incluso la idea tan sospechosa y tan bien aceptada del patriotismo constitucional de Habermas, blandida tanto por el PSOE como por el PP en los buenos tiempos del bipartidismo, ha servido para crear la nueva categoría de “constitucionalistas” que, a su vez, ha abierto la puerta a un patriotismo más centralista que constitucional, donde ya se percibe la cabeza de Franco asomándose.

Abascal y Vox han llevado esta contradicción y falta de adecuación paleta a su final lógico: la afirmación sin censuras y sin complejos del imaginario ideológico del franquismo para reclamar la soberanía global de España (lo que alguien de manera ingeniosa ha llamado “salir del armero” y yo denominaría “paletismo global”). Es la afirmación de un sujeto político español soberano que responde a una conflictividad neoliberal que toda la población española sufre y para la que el resto de los partidos no ofrece otra respuesta más satisfactoria. Como en toda ideología exitosa, Vox ha dado una respuesta política a un problema para el que no hay solución pero que, en tanto en cuanto ha sabido retomar la lógica histórica y cultural española, la ha convertido en “la verdad” de un problema real.

Solo Podemos, y por un breve periodo de tiempo en sus andaduras iniciales, supo dar también una respuesta verdadera a la crisis del sujeto político español: darle la vuelta al tablero, tomar el cielo por asalto, etc. Solo que la canalización de dicho mensaje político dentro del chaleco constreñido de un partido político tradicional y jerárquico ha llevado a obsesionar a los cargos del partido con darle la vuelta al tablero del mismo partido, de asaltar el cielo de Podemos, en un proceso de autofagia que ya no interesa a la ciudadanía. Que la consulta sobre la compra del chalet de la pareja Iglesias-Montero, fuera la más votada por la base, apunta a que hay únicamente participación mayoritaria a la hora de sancionar o condenar las desviaciones de los líderes, y no su programa político. Es decir, Abascal apunta a una realidad innegable: la izquierda no sabe articular la verdad de la condición neoliberal-global que sufre la población española hoy día. Según ciertas fuentes (GAD3), ha habido un trasvase del 15 por 100 de los votos de Podemos a Vox en Andalucía, promovidos en parte por una reacción masculina antifeminista que responde más a un mensaje de “españolismo y mucha épica” (E. Rey).

Lo cual nos lleva a una situación y análisis muy medieval, ya que es en esa época cuando empieza a formarse esa institución que ahora llamamos el Estado moderno. Hoy día estamos ya en un momento neomedieval donde la soberanía del sujeto moderno y la institución que lo legitimaba, el Estado, ha quebrado y ha abierto la puerta a una heterogeneidad de jerarquías y niveles de soberanía, o falta de los mismos, que dicho Estado no sabe administrar y representar. El Brexit, drama hamletiano si lo hubiera, es además una comedia parlamentaria y gubernamental de equívocos soberanistas. El procés catalán, en su complejidad irreducible, representa, entre otros problemas, un conflicto entre oligarquías catalanas y español-madrileñas que supone un cuestionamiento de la capacidad soberana del Estado para resolver dicho conflicto sin caer en otra comedia de equívocos que es a la vez drama calderoniano. Las movilizaciones masivas recientes del feminismo apuntan a un sujeto al que el Estado neoliberal ya no puede representar y cuyas demandas lo exceden. El problema de la inmigración ya es (y va a convertirse cada vez más en) un producto del calentamiento global y de las crisis de recursos naturales que antes o después van afectar a Estados del Norte Global que ahora mismo se niegan a acoger a la inmigración preponderantemente de origen Sur-Global. La desertificación de España no es una quimera de hippies ecologistas, pero partidos como Vox y su mensaje racista supremacista se atienen a la ideología del “reemplazo”: nos van a reemplazar, Europa va a dejar de ser blanca. Es decir, el Estado, e incluso el Mega-Estado (la Unión Europea), nos sitúan en un horizonte de crisis de sesgo mucho más multitudinario y apocalíptico, para el cual no hay sujeto soberano que pueda actuar como representante único y homologado a nivel global. La derecha ha sabido articular su verdad: es necesaria la vuelta a una política medieval de sujetos autoritarios y violentos que garanticen el orden por encima de una realidad democrática precaria. Esta ideología global y neoimperialista de bellum omnium contra omnes es eminentemente medieval en su refractariedad soberana y en su carácter apocalíptico. La ironía política y el genio del populismo de derechas es que su verdad solo va a aumentar la fuerza y riqueza de la nueva aristocracia global a la que representa en última instancia y cuyas instituciones (la Troika) ejercen una soberanía no democrática.

la izquierda censura esta realidad política heterogénea que se manifiesta en frente de sus narices

Pero a lo que no se ha prestado mucha atención es al hecho de que dicha retórica o discurso ideológico reaccionario y racista también contiene un gran componente neoimperialista, de recuperación de imperio perdido (del Make America Great Again a la Neorreconquista de Vox). La misma manifestación de la pérdida de soberanía y de la postulación de su recuperación como solución a todos los problemas no se centra en la vuelta a un Estado-nación burgués y de clase media. No es una vuelta al siglo XIX de las revoluciones nacionalistas y guerras de independencia colonial. Es decir, no es una vuelta a la modernidad, a la democracia y a la declaración de los derechos humanos, sino un retorno a la Edad Media de imperios en guerra que se proclaman como el nuevo representante legítimo del imperio modélico por excelencia, Roma, y que incluso ya en la modernidad, otros imperialismos como el británico o el americano retomaron para justificarse (de ahí la pax americana post-1989). Si Vox plantea suprimir la fecha actual del Día de Andalucía y reemplazarla con la del 2 de enero, día de “celebración” de la expulsión de los musulmanes de Granada en 1492, es que entiende que lo que está en juego es la soberanía imperialista de lo que se supone era entonces “España” (de la misma manera que Trump se enzarza en una batalla de aranceles con China para afirmar un imperialismo americano global que siente ahora en peligro). Chinos o “moros”, lo que está en peligro es algo que se ha reconstruido ahora como “la gloria del imperio”, una fantasía política que se impone por encima de cualquier ideal moderno democrático. Bienvenidos a la nueva Edad Media de la globalización.

La izquierda no tiene su verdad. La historia de numerosas revueltas y manifestaciones surgidas de una espontaneidad más o menos coordinada de manera digital de red (o rizomática), desde el 15M a los chalecos amarillos franceses y el movimiento #Metoo, apunta a que la ideología reaccionaria neoliberal dista mucho de crear consenso. Pero estas movilizaciones y manifestaciones están más cerca de las revueltas campesinas y religiosas medievales, dependientes de eventos puntuales y espontáneos, que de un sujeto político moderno organizado como clase. Es ahí donde está la verdad política que la izquierda todavía no sabe articular como discurso político. Si la condena de los chalecos amarillos que Alain Badiou publicó hace poco es índice de algo, es del hecho de que la izquierda censura esta realidad política heterogénea que se manifiesta en frente de sus narices porque no se adecua a un sujeto político preconcebido como clase (el proletariado), el cual se asemeja cada día más al Godot beckettiano o al salvador apocalíptico y millennial del Medievo. Y tal vez, la ironía es que la izquierda debiera dejar de pensar de forma moderna y desarrollar un nuevo discurso (neo)medievalista más adecuado a la realidad. Esa podría ser la verdad progresista. Mientras tanto, un Vox muy medieval sigue teniendo la razón.

-------------------------

Joseba Gabilondo es profesor de literatura y cultura peninsulares en Michigan State University y autor de numerosos ensayos.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. invitado

    "Ya me dirán qué tiene de malo el liberalismo". ¿Que se basa en una "economía política" que avanza dejando a su paso la tierra quemada en el proceso de akumulación de dinerazo? ¿Que se basa en ideas antropológicas sobre la autonomía del individuo o átomo social propias del siglo XVIII? ¿Que hace como si la leyes de hierro para la reproducción del capital no existiesen y monta unas charadas mediático-electorales en las que está garantizado que todo cambie para seguir, básicamente, igual? ¿Que alimente la contradicción in adjecto de un pueblo que se gobierna? ¿Que es la forma de poder que nos ha tocado padecer, y por tanto, la más avanzada históricamente? En suma, ¿que es mentira y que tiene como colofón esporádico necesario, siempre, que haya que acabar echando la culpa a algún Otro venido de ultramar y con extrañas costumbres?

    Hace 2 años 7 meses

  2. Juan Núñez

    Jamás pensé que leería tantas idioteces/mentiras juntas. Y digo idioteces/mentiras porque para escribir semejante porquería de artículo hace falta ser imbécil o mentiroso. El autor sabrá cual de las dos quiere ser, puede que ambas. Me encanta esa costumbre de añadir el prefijo "neo-" a discreción como tratando de aumentar la connotación negativa de las palabras. Palabras que por cierto se empeña en demonizar. Me refiero, evidentemente, a "liberal". Ya me dirán qué tiene de malo el liberalismo. Por cierto, debo de haberme perdido que España se rije bajo un modelo liberal desde los ochenta, y más desde 2008, (como dice en el artículo). Lo cierto es que debí darme cuenta viendo los bajísimos impuestos y la baja presión fiscal que tenemos, así como la proliferación del libre mercado y las increíbles oportunidades que tenemos para emprender en este país. En serio, no se cómo se nos podría ocurrir seguir el modelo de países como Suiza, Irlanda, los EEUU de Trump o nuestros vecinos de Andorra. Cuyos sistemas son increíblemente injustos y recesionistas. Sin duda deberíasmos adoptar el socialismo, que tan bien ha funcionado tantos países del mundo, como Rusia, China, Camboya, Vietnam, Cuba, Bolivia, Venezuela, y más. Vaya, el párrafo anterior quizá haya resultado convincente, pero no pasa nada, lo único que necesitamos es sacar a relucir a Franco y todo se solucionará. Es curioso como los únicos que se empeñan en resucitarle son los que tanto le odian. Y si Franco no es suficiente, no pasa nada, solo tenemos que llamarles paletos y medievales, (con el neo- delante mucho mejor). Sin duda son argumentos del todo convincentes, que destruyen su patético modelo económico y social. En serio. ¿no se os ha ocurrido que si VOX gana fuerza, no es porque la gente sea paleta, sino porque el partido propone cosas de sentido común? He perdido demasiado tiempo tratando de entender cómo es posible haya tanto nivel de idioteces, mentiras, y manipulación. Hasta que he visto donde pone que solo el 40% de la financiación de CTXT es de las donaciones de sus suscriptores, JÁ!, ahora lo entiendo todo, es por la pasta, la panoja, los dinericos. También se me ha ocurrido ver quién ha escrito esta soberana mierda, un tal... Joseba Gabilondo, apuesto que no trabaja en una fábrica, ni ha emprendido un negocio; a ver... Coño! Escritor y profesor de universidad, si es que se ven venir... Me resulta difícil comprender cómo se venden libros llenos de esto, ya acabar el artículo ha sido toda una proeza. Pero bueno, mientras el caballero siga viviendo de escupir estas gilipolleces... Respuesta a CTXT y Joseba Gabilondo: escritor, ensayista, y profesor de literatura en la Universidad Estatal de Michigan; de un tal Juan Núñez: programador, votante de VOX, un poco cabroncete, que ni acabó la puta carrera, y ahora trata de mantenerse cuerdo tras leer diversas gilipolleces en internet.

    Hace 2 años 7 meses

  3. cambo

    Vx habla d defender españoles pero apoyando la eliminacion dl impto siucesiones les ha traicionado a la mayoria : ha dado miles d millones a ricos pa qe especulen y creeen crisis ademas d guerras d precios contra pymes y ha vaciado arcas publicas = privatizacionjes para ricos y a ls pobres qe sacanb algo se lo han quitado por otro lado al subirles ya en solo 2 meses un monton d cosas : medicina sluz agua guarderias etc Solo son ls militares franquistas reseteados a la version dl 77 qe todos votaron antes en el PP

    Hace 2 años 7 meses

  4. c

    si la gente ha dejado d creer en la izda ha sido por el PPa$:e y sus continuas traiciones acullá y luego el acoso a UP delq e se ha beneficiado tbn PPa$.e

    Hace 2 años 7 meses

  5. amaia

    Interesantísimo ensayo... Ojalá una valiente y equilibrada pluricoalición interterritorial de izdas que dinamite el R78.

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí