1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Arnaldo Otegi / Coordinador general de EH Bildu

“Nos comprometemos a desalojar gratis a la derecha, sin contraprestaciones”

Gorka Castillo 22/04/2019

<p>Arnaldo Otegi.</p>

Arnaldo Otegi.

G. C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Arnaldo Otegi (Elgoibar, 1958) recibe al periodista en una sala casi sin decoración de la sede de EH Bildu en San Sebastián. Frente a quienes no dejan de hacer hincapié en la necesidad de aplastarle como a una bacteria y ponen bajo sospecha sus votos en el Congreso, el coordinador de la coalición independentista ratifica su firme compromiso de impedir un gobierno de derechas en España, “tal y como hicimos”, dice, “en el ayuntamiento de Vitoria desalojando a Javier Maroto. Sin nada a cambio”.

Cordial y educado, responde a los dardos devastadores que le siguen lanzando sus enemigos. “Yo he pedido disculpas expresas a todas las víctimas, incluso en un libro que escribí en prisión, añadiendo que con mis declaraciones contribuí a aumentar su dolor”. Otegi también aborda en esta entrevista la convivencia en Euskadi a raíz de los incidentes ocurridos en Rentería durante un mitin de Albert Rivera el 14 de abril, y habla de la corrupción que empieza a brotar en ese aparente “oasis” vasco que pilota el PNV, a quien compara con el PRI mexicano: “No tiene un proyecto de país sino un proyecto para el partido”. Fiel a su crítica del sistema, muestra sus dudas sobre la capacidad de Pedro Sánchez para emprender una reforma del Estado en profundidad, “que pasa por el reconocimiento de la plurinacionalidad, los referéndums pactados, las políticas públicas feministas y ecológicas, y el desmantelamiento de las cloacas del Estado”. Y avisa: “Las izquierdas independentistas sumarán muchos diputados en estas elecciones”.

¿Los incidentes ocurridos en Rentería el pasado 14 de abril en un mitin de Ciudadanos fueron actos de hostigamiento?

Para nada. Y aprovecho la pregunta para reivindicar la memoria de Rentería porque ha construido un marco de convivencia plural reconocido por todos los partidos y también porque es el ayuntamiento de todo el Estado español que más gasto social realiza. Es el ejemplo de lo que hoy hace EH BIldu. Pero hay quien pretende, con una estrategia de provocación a esa convivencia, sacar réditos electorales aunque, sinceramente, pienso que ha fracasado. No creo que haya muchos ciudadanos en el Estado que sigan pensando que aquí las cosas no han cambiado. Y por lo tanto, este es un escenario en el que nosotros no vamos a caer.

Pero hubo insultos contra Albert Rivera y cargas policiales.

Los incidentes comenzaron cuando una manifestación a favor de la República española se cruzó con la caravana de Rivera e intervino la Ertzaintza. Una marcha convocada, dicho sea de paso, con motivo del 14 de abril y que estaba autorizada desde hacía bastante tiempo. Eso está grabado en vídeo y está colgado en redes. Le daré un dato: una de las personas que iba al frente de la manifestación puño en alto era un ex alcalde del Partido Socialista. Pero se cuentan las cosas como no sucedieron.

¿Qué cosas se dicen de mí todos los días en las redes sociales? ¿Eso no es alimentar el odio?

El líder de Ciudadanos ha denunciado ante la fiscalía que no se trató de un acto espontáneo de protesta sino que estuvo planificado. Asegura tener decenas de pruebas.

Pues nos veremos en los tribunales, porque es evidente, desde nuestro punto vista, que está mintiendo. La derecha funciona a través del miedo y la mentira desde hace tiempo. No sorprende. La única responsabilidad de la izquierda independentista fue poner lazos amarillos en la plaza y carteles a favor de la repatriación de los presos. Lo que trata de conseguir Rivera con todo esto es sacar la cabeza en esta campaña. Y lo hace estirando el chicle del relato falso. Le animo a que lo siga haciendo porque nosotros no vamos a caer en su provocación. Solo una cosa más. ¿Qué cosas se dicen de mí todos los días en las redes sociales? ¿Eso no es alimentar el odio?

¿La convivencia en Euskadi está normalizada?

Hay quienes siguen alimentando la tesis contraria pero yo no lo creo. En este país se convive ya con absoluta normalidad. Se están dando encuentros entre víctimas y victimarios. Precisamente en Rentería hemos hecho un trabajo importante en esta dirección. El ayuntamiento estuvo con el hijo de un policía nacional muerto en un atentado de ETA, les pidió un local y el alcalde de EH Bildu le acompañó a un acto. Estas cosas se están haciendo todos los días. En el marco del Foro Social también se están produciendo encuentros entre víctimas de todo tipo de violencias. Todo eso está en marcha pero lo que pasa es lo mismo que sucede con lo de ETA: hay un intento de trasladar a la sociedad española una realidad falsa. Hay un intento de sectores muy ultras de hacer creer que aquí no ha cambiado nada, que se homenajea a los militantes de ETA permanentemente, etc. Si preguntas en la calle qué piensa la gente, comprobarás que la convivencia está normalizada aunque eso no signifique que no haya cosas que aún están por hacer o que no queda camino por recorrer. El tema de los presos también exige normalización y su puesta en libertad.

hay un intento de trasladar a la sociedad española una realidad falsa, la convivencia en Euskadi está normalizada

La sociedad española no entendería que se les pusiera en libertad, señor Otegi.

No, pero si les aplican la legalidad penitenciaria ordinaria dos tercios estarían ya en libertad. Lo que quiero decirle a la sociedad española es que no estamos exigiendo un trato de favor, sólo pedimos que se aplique la ley, que se acabe con la excepcionalidad, y en apenas unos años las cárceles estarán vacías. Luego está la dispersión. Antes del fin de ETA, todos los partidos decían que acabaría con la disolución y el desarme de ETA. Bueno, pues seguimos igual. Hay presos gravemente enfermos que siguen en la cárcel. Yo he pedido la libertad de Zaplana porque independientemente de lo que piense de él o de lo que él piense de mí, es una persona a la que hay que aplicar la ley ordinaria y si está gravemente enfermo, se va a su casa. Eso no es un privilegio.

También el PNV les ha censurado, colocándoles en el mismo radicalismo que Vox. Dice que se retroalimentan porque la confrontación aporta votos a la derecha en el Estado y a ustedes en Euskadi.

Es curioso que, cuando ocurren este tipo de incidentes, que nosotros en ningún caso promovemos porque ni siquiera nos parecen eficaces en términos políticos, quien se alegra o quien habla permanente de ello son siempre los mismos: las derechas. Las españolas y las vascas. Esto debería ser una razón suficiente para identificar claramente quién trata de sacar beneficio electoral. Pero los mismos que nos señalan como instigadores olvidan los comunicados de EH Bildu sobre este asunto y también que a una joven le rompieran la mandíbula en Bilbao de un pelotazo cuando protestaba contra Vox. Todo el mundo sabe, el PNV y el señor Rivera lo saben, que nosotros no promovimos esos incidentes. Con eso no quiero decir que la gente no tenga derecho a la protesta. Por supuesto que lo tiene pero hay un determinado tipo de protestas que son utilizadas por las derechas para tratar de desgastar a la izquierda independentista. Es lo que tratan de hacer ahora Andoni Ortuzar y el PNV con nosotros. A falta de argumentos, primero está la mentira y luego el insulto. Ahí coinciden con PP, Ciudadanos y Vox. Espero que no terminen saliendo en campaña Venezuela, la Unión Soviética y ese tipo de argumentos.

Les acusan, en concreto a usted, de ser el heredero de ETA y de no haber pedido perdón a las víctimas. ¿Le molesta que le sigan considerando un terrorista o le da un poco lo mismo?

Creo que a estas alturas, esto no va a cambiar. ETA ya ha desaparecido pero parece que la echan en falta. ¿Por qué necesitan recurrir a este argumento? Pues porque no tienen oferta política y, por lo tanto, cargan sobre mi persona el recuerdo permanente del pasado. Si uno repasa las hemerotecas comprobará que escribí un libro cuando estuve en prisión donde pedí disculpas expresamente a las víctimas añadiendo que con mis declaraciones había contribuido a aumentar su dolor. Y lo he repetido en más de una ocasión. Ahora bien, que la derecha española quiera hablar del pasado me parece magnífico aunque no creo que ellos tengan una historia gloriosa para poderla defender en público. En cualquier caso, ya no trato de desprenderme de estos calificativos que me asignan con intenciones electorales y políticas. Esto no va a cambiar pero cada vez les funciona menos. Aquí no cuela. La prueba es que el resultado de Ciudadanos en Euskadi va a ser cero diputados.

me parece muy bien que Pablo Casado recurra al pasado, a la historia, pero hablemos también de Fraga

¿Tiene usted las manos manchadas de sangre?

No. Que la derecha hable de manos blancas me parece una osadía. Probablemente para el señor Casado sea más fácil hablar de estas cosas con un trazo tan grueso porque así embarra el paisaje. Y quizá lo sienta de esa forma pero me gustaría recordarle que pertenece a un partido político fundado por siete ministros franquistas cuyo presidente de honor, que fue enterrado con honores, fue un ministro de Franco que firmó penas de muerte. Por eso digo que me parece muy bien que Pablo Casado recurra al pasado, a la historia, pero hablemos también de Fraga. Insisto en que estamos en un momento evolutivo del capitalismo caracterizado por la mentira y el miedo. Y eso no es exclusivo del Estado español. Si uno analiza la estrategia que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca verá a Steve Bannon defender que la mentira es una herramienta útil si da resultados electorales. Y en eso están ahora mismo las derechas.

EH Bildu ha hecho campaña en Benidorm. ¿Le asusta participar en un acto fuera de Euskadi?

Hemos hecho mítines en Madrid y en otras partes. En mi caso particular estoy recibiendo invitaciones para participar en actos en Andalucía, en Galicia… En algunos estaré, por supuesto, pero todo el mundo sabe que mi presencia puede generar problemas con ultraderechistas, lo cual es un honor porque lo preocupante sería que hablaran bien de mí. Galicia, por ejemplo, es una tierra con la que tengo una relación especial porque hay una comunidad muy importante en mi pueblo (Elgoibar) que es originaria de Allariz, un municipio de Orense gobernado por el Bloque. Seguramente me anime pero teniendo en cuenta que no quiero ir a sitios donde mi presencia sea interpretada como una provocación.

Las encuestas dan a EH Bildu entre 3 y 5 escaños (hoy tiene dos). ¿Considera que estas elecciones son las más importantes de los últimos 40 años?

Son muy importantes. En EH Bildu compartimos el análisis que a veces hace Pablo Iglesias sobre que estas elecciones pueden decidir la evolución política del Estado español para los próximos años, lo que está provocando una enorme preocupación por el voto útil. Nosotros también lo creemos porque podemos ser determinantes. La cuestión es saber el escenario resultante de las elecciones. Y yo veo tres opciones. Una, el del bloque reaccionario, el de la contrarreforma encabezada por el monarca, seguido del Ibex 35 y el trifachito, todos dispuestos a volver hacia atrás para rehacer la Transición que hubiesen deseado construir hace 40 años. A este sector estamos dispuestos a confrontarlo de forma gratuita. Luego está la opción del Partido Socialista, donde también incluimos al PNV. Para nosotros es la elección de “la bicicleta estática”. Es decir, ganar para salvar el régimen sin cambios, reparando su chapa y pintura. Por último estamos las izquierdas soberanistas decididas a parar a la derecha y facilitar un gobierno de progreso que esté dispuesto a cambiar cosas. Si el PSOE prefiere el acuerdo estático lo normal es que termine pactando con Ciudadanos y, entonces, también nos tendrá enfrente. Nosotros queremos contribuir a abrir un proceso constituyente en el Estado español y para ello ofrecemos una oportunidad para avanzar en políticas sociales y en reconocimientos nacionales. Esta es la oferta de las izquierdas soberanistas para la próxima legislatura y sumará muchos diputados.

Pero, ¿están decididos a impedir un gobierno del PP, Ciudadanos y Vox?

Es que EH Bildu ya ha impedido gobiernos del PP. Desalojó a Javier Maroto de la alcaldía de Vitoria y lo hicimos sin nada a cambio. Gratis. Éramos la segunda fuerza del ayuntamiento y se lo entregamos a la tercera, el PNV, que rápidamente fue a pactar con la cuarta, el PSE. Pese a todo, mantenemos nuestro firme compromiso de desalojar a la derecha sin contraprestaciones porque nos parece una posición coherente con nuestros principios ideológicos de izquierda.

Entonces, ¿están dispuestos a facilitar un gobierno de Pedro Sánchez?

Cuando me lo preguntan siempre respondo igual. ¿De qué Sánchez me hablas? ¿Del que apoyó el 155 o del que defendió en el programa de Évole la plurinacionalidad del Estado y reconoció haber sufrido presiones de los poderes fácticos para no pactar con fuerzas progresistas? Depende del PSOE elegir entre la salvación del régimen con Ciudadanos, o abordar en una reforma del Estado en profundidad que pase por el reconocimiento de la plurinacionalidad, los referéndums pactados, las políticas públicas, feministas y ecológicas. Aquí sí tenemos una oportunidad y estamos dispuestos a que fructifique.

¿Prefiere un bloque independentista, con partidos conservadores como PDeCAT y el PNV, o un pacto con fuerzas progresistas?

No se trata de construir bloques monolíticos y antagónicos. Nosotros tenemos un proyecto común en términos nacionales con el PNV y al PDeCat. Es decir, coincidimos en que somos una nación y tenemos derecho a decidir. Pero hasta ahí llegamos, es decir, no tenemos más interés. Eso no es incompatible con construir dinámicas legislativas de izquierda con otras fuerzas. Le pondré un ejemplo. En el 95% de las votaciones sobre derechos sociales que se realizan en el Parlamento vasco lo hacemos contra el PNV. Y en este terreno es donde creo que existe un amplio espacio para que las izquierdas más progresistas podamos construir una posición conjunta. Nosotros no jugamos en lo nacional con unos y en lo social con otros. Jugamos con los dos. Bajo mi punto de vista eso es una virtud.

Si las condiciones laborales en Euskadi son mejores que en otros lugares no es por la sensibilidad del PNV sino porque tenemos un sindicalismo muy potente

Sin embargo, da la sensación de que el PNV siempre les gana por la mano, incluso en asuntos de igualdad social, porque negocia con todos mientras que ustedes parecen pelear sólo por la territorialidad y los presos.

El PNV siempre hace alarde de su capacidad de negociación con todo el mundo. Es cierto. Pero es muy fácil hacerlo cuando su único objetivo es mantenerse en el poder. Para mí eso no es ninguna virtud porque demuestra que para ellos la política no es una prioridad sino algo de segundo orden. Llevan gestionando las instituciones desde hace 40 años gracias a que estuvieron en el pacto de la Transición pero siguen siendo incapaces de rellenar el Estatuto de Gernika. ¡Vaya genios! Le diré algo. Si las condiciones laborales en Euskadi son mejores que en otros lugares del Estado no es por la sensibilidad del PNV con las demandas de los trabajadores sino porque tenemos un sindicalismo muy potente. Otra cosa. ¿Por qué la costa vasca no está tan masificada? ¿Acaso porque el PNV está contra el ladrillo y el hormigón? Para nada. La razón es que aquí existe un movimiento ecologista muy fuerte y una izquierda parlamentaria que no le permite hacer las cosas que le gustaría hacer. Su modelo productivo no son, como dicen, las cooperativas sino Petronor e Iberdrola. Ha construido un relato falso que trata de monopolizar todo. El PNV no tiene un proyecto de país sino un proyecto para el partido. Es como el PRI mexicano.

Pero a excepción de tres o cuatro casos, parece indemne a la corrupción. ¿Por qué?

Esto también está aflorando. Tiene problemas en el Ayuntamiento de Fuenterrabía y se está juzgando al alcalde de Getaria por un asunto de desviación de fondos procedentes del Museo Balenciaga. Está el escandaloso fraude en las oposiciones en Osakidetza (servicio vasco de salud) que ha provocado la dimisión del consejero, y está la trama de cobro de comisiones ilegales vinculada al PNV de Álava conocida como el ‘caso De Miguel’. Y hay más casos. La pregunta que suelo formular sobre la corrupción en Euskadi es que si Florentino Pérez pagaba mordidas para hacerse con las obras de grandes infraestructuras en el Estado, ¿esto fue un oasis donde no pasaba nada? Porque no olvidemos que en este territorio se están construyendo grandes infraestructuras como el AVE y se han empeñado en hacer un metro en San Sebastián. ¿Alguien cree sinceramente que hace falta un metro en una ciudad como San Sebastián? Supongo que los estrategas del hormigón sí lo creen. Euskadi es un país pequeño y todos sabemos que existe un régimen clientelar muy asentado. Por lo tanto, eso de que en Euskadi no hay corrupción es mentira. 

En esta campaña han aflorado las cloacas en toda su dimensión. ¿Tiene el Estado capacidad de regeneración?

Solo si hubiera una determinación real para hacerlo, pero el PSOE no va a encabezar nunca un proceso de estas características. Siempre es conveniente recordar dónde está el origen de este grave problema.

eso de que en Euskadi no hay corrupción es mentira

¿Dónde?

En la Transición. Aquí se puso en marcha un modelo para que los franquistas se convirtieran en demócratas en 48 horas. No se tocaron los aparatos del Estado, ni la judicatura, ni el ejército ni la policía ni la economía. Los mismos oligarcas que hicieron sus fortunas durante la dictadura dirigen hoy los sectores financieros más poderosos. A veces lo recuerda Julio Anguita: “Más que una transición fue una transacción”. Es que aquí ha habido guerra sucia. Es que aquí, con los fondos reservados, se ha contratado gente para matar gente. Es que nos han espiado hasta nuestra oficina en el Parlamento Europeo. ¿Se puede regenerar todo esto? Tengo la sensación de que esos sectores que llevan viviendo al amparo del régimen del 78 desde hace 40 años se sienten intocables. Y creo que el PSOE no está capacitado porque, entre otras cosas, es más que probable que manejen información sobre ellos lo suficientemente delicadas como para impedirles hacer una cosa así.

¿Para ustedes el PP es igual que el PSOE?

Para mí no son lo mismo. En el debate territorial hay quien lo cree. Yo no comparto esa afirmación. Otra cosa es si los socialistas están capacitados para liderar políticas de cambio. Tampoco lo creo.

Entonces, ¿el PSOE es el sostén imprescindible del régimen del 78?

Es que, ¿quienes protegieron ese modelo y le dieron soporte? La Transición no hubiera sido posible sin el PCE, sin el PSOE, sin el PNV y sin Convergencia. Estos cuatro partidos, más la derecha española procedente del franquismo, sustentaron el régimen. El PSOE es un partido de Estado. Lo mismo que el PNV y lo mismo que Convergencia hasta ahora. Por lo tanto, no creo en la autoregeneración del Estado español en términos democráticos porque no hay relación de fuerzas para ello. A veces incluso me resulta contradictorio decirlo porque es como negar la posibilidad marxista de la evolución pero, siendo objetivo, la regeneración sólo puede venir de la mano de las izquierdas soberanistas que pongan en marcha procesos constituyentes, porque al final el factor que puede permitir el bloqueo del régimen es el problema nacional, la cuestión de las naciones sin Estado.

la regeneración sólo puede venir de la mano de las izquierdas soberanistas que pongan en marcha procesos constituyentes

¿Cómo valora el papel que han jugado las izquierdas españolas en el procès?

Siempre he defendido la tesis de que no puede haber una izquierda verdaderamente transformadora si no reconoce el derecho de autodeterminación. En este sentido, Podemos ha llevado una deriva desde sus inicios hasta ahora porque, aunque tenga mérito la defensa que ha hecho del derecho a decidir, la ha atemperado con el tiempo. Nos hemos llevado una gran decepción en la Comisión de autogobierno del Parlamento vasco cuando rechazaron incluir el derecho de autodeterminación en el texto jurídico y que había que respetar la Constitución. Sin embargo, vemos a Pablo Iglesias y a las compañeras y compañeros de En Comú Podem decir que son favorables a un modelo confederal y a un referéndum pactado no en términos binarios. Les hago una apelación aquí que no he hecho hasta ahora: ¿Por qué no plantean lo mismo para Euskal Herria? A una parte de la izquierda española, la sociología y las encuestas les empujan a moderar su posición respecto al derecho a la autodeterminación. Pero bueno, eso es algo que tienen que debatir ellos.

¿Quién es Arnaldo Otegi?

Soy una persona normal, comprometida políticamente y muy accesible, que trata de cambiar las cosas a mejor, que se equivoca y que es razonablemente feliz. Soy un hijo de trabajadores, orgulloso de ello, que no pertenece a ninguna élite y que aspira a que Euskal Herria se convierta en una República.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier

    A Miguel Ángel Blanco y a otros muchos ya los desalojaron gratis también

    Hace 2 años 7 meses

  2. KOK

    Como puedes ser tan miserable!!

    Hace 2 años 7 meses

  3. Pedro

    LO QUE FALTABA... UNA ENTREVISTA A UN ETARRA.. LA PRIMERA VEZ QUE ENTRO A VER ESTA PAGINA Y YA SE QUE ES LA ÚLTIMA, SIENTO MUCHO LO QUE VAIS A PASAR ESTE DOMINGO, MI MAS SINCERO PÉSAME DE ANTEMANO. UN SALUDO

    Hace 2 años 7 meses

  4. Pau

    Por mucho que lo blanqueen, Otegi será siempre un terrorista. Si él puede dormir en paz con todo el mal que hizo es que es un psicópata o simplemente un malnacido. Por otra parte, una Euskadi independiente sin todos los privilegios económicos de los que goza por la patilla se iría a la mierda. Lo sabe cualquiera.

    Hace 2 años 7 meses

  5. Josemi

    Te vas a comer un nabo, Otegui.

    Hace 2 años 7 meses

  6. Una Española

    Dar cobertura a los Asesinos Terroristas es deleznable.

    Hace 2 años 7 meses

  7. Liz

    "Yo he pedido la libertad de Zaplana porque independientemente de lo que piense de él o de lo que él piense de mí, es una persona a la que hay que aplicar la ley ordinaria y si está gravemente enfermo, se va a su casa. ESO NO ES UN PRIVILEGIO". Una declaración de cordura y sentido común. También me alegro mucho de que un dirigente de esa talla use el término PRIVILEGIO correctamente, a diferencia de lo que una cierta progresía universitaria yankee ha puesto de moda. Chupaos esa, indigentes intelectuales del "Chech your preveleges": Derechos y privilegios son conceptos muy distintos, tan parecidos como un huevo y una castaña.

    Hace 2 años 7 meses

  8. Florentino

    Una entrevista muy clarificadora, Gorka tocando los temas vitales y Otegi en un línea de normalización política, una persona entera; que dice lo que hace y hace lo que dice... ¡ Por eso tantos cálculos en habilitarle, un ejemplo junto con Eguiguren (PSE) en el camino de la paz !. Esta paz no se alcanza en Errenteria, insultando la inteligencia de un pueblo bastante plural, integrado y trabajador. Que te digan: Os vamos a ilegalizar, el cuponazo y el concierto desaparecerán... ¡ Señorita, me han escupido en la calle !. El banco Sabadell y todos los que hacen y mantienen este tipo de falangismo... No tienen cabida en este País Gorka.

    Hace 2 años 7 meses

  9. CeX

    Los pecados capitales de la Constitución española se resumen en tres: 1. Estado de las autonomías, generando desigualdades, cuando lo que funciona en España es un estado centralizado, como el francés. La situación actual propicia que se viole el principio de igualdad constitucional y que se pueda legislar y adoctrinar en la escuela y medios de comunicación subvencionados en contra de España en las regiones. 2. Demonización de la derecha, cuando la historia de la humanidad demuestra que es lo único que funciona, siendo lo menos malo un sistema capitalista con pinceladas comunistas, que es el estado del bienestar. La situación actual propicia que los dos grandes partidos no puedan pactar (sobre todo la izquierda con la derecha) porque el otro es malo por definición. 3. Fracaso estrepitoso del sistema educativo, que no potencia los valores históricos y actuales de España, con un único idioma oficial. La situación actual propicia el cainismo y desprecio de nosotros mismos y el odio de unos contra otros. La solución es muy fácil: 1. Abolición del estado autonómico. Instauración de un estado centralizado con un solo parlamento legislativo. 2. Educación común para todo el país en un único idioma común, que es el español y explicando claramente la historia de la humanidad que demuestra que la extrema izquierda siempre ha arruinado a los países donde se ha instaurado, con los mayores crímenes contra la humanidad. 3. Potenciación de los valores históricos y actuales de España a todos los niveles (escuela, medios de comunicación, etc).

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí