1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mónica Oltra / Vicepresidenta de la Generalitat Valenciana

“Hay que extender la separación de poderes al poder mediático y el económico”

ANA IOANAS / Miguel Mora Valencia , 17/04/2019

<p>Mónica Oltra en una imagen reciente.</p>

Mónica Oltra en una imagen reciente.

MARIANO HERRERA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas aportaciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Mónica Oltra (Neuss, Alemania, 1969) nos recibe puntual en la puerta del edificio donde está su conselleria. Para no confundir papeles, caminamos hasta la terraza de un bar, al lado de un parque donde los vecinos pasean y toman el sol. Uno de ellos pasa con el perro y exclama: “¡Suerte, Mónica!”. Durante 50 minutos, la política mejor valorada de la Comunitat Valenciana hace balance de la “legislatura de las emergencias”, analiza el ascenso de la extrema derecha y la pervivencia del machismo, y esboza sus planes para un “gobierno de transformación”. Las encuestas estiman que el Pacte del Botànic (PSPV-Compromís-Podem) seguirá gobernando, quizá sin necesitar el apoyo externo de los morados. Aunque Oltra dice que preferiría que Podemos entre en el Gobierno para “mayor estabilidad”. Sobre el estallido de las cloacas, Oltra plantea una solución drástica: que la separación de poderes de Montesquieu se extienda a los poderes mediático y económico. 

“Lo que teníamos que hacer esta legislatura está hecho”, dijo el otro día en el acto central de Compromís. Entonces, ¿no falta nada por hacer?

Lo que tenía que hacerse desde los gobiernos municipales y autonómicos en esta legislatura está hecho. Obviamente un cambio político tan importante como el que se puso en marcha en el 2015 no se materializa en cuatro años después de 20 años de gobiernos del PP, de gobiernos de corrupción sistemática y sistémica, de recortes en derechos y libertades... El cambio político le ha llegado a mucha gente, por ejemplo a esas 426.000 familias que ya no pagan libros escolares, también a ese millón y medio de personas que ya no tienen que elegir entre medicarse o llenar la nevera, o a esas casi 80.000 personas que ya están dentro del sistema de dependencia, que son el doble que la legislatura pasada. Hay gente que todavía no ha visto un impacto directo de este cambio en su vida, pero les llegará. Es más fácil cambiar una ley que una mentalidad.

Dice que ésta ha sido la legislatura de las “emergencias” y que la siguiente será la de la “transformación”. ¿En qué consiste esa transformación? ¿Podría ponerse en marcha sin un govern liderado por Compromís?

Sí, esta legislatura ha sido la de las urgencias y emergencias, la de rescatar a las personas a las que la crisis y la gestión de ésta había dejado por el camino. La siguiente será la de los cambios profundos: además de reparar y cerrar heridas hay que ir mucho más allá. El reto ahora mismo es el cambio climático y este tema está dramáticamente ausente del discurso político y, sin embargo, los adolescentes nos lo dicen todos los viernes en las plazas delante de los parlamentos, nos están pidiendo un futuro. Eso exige un cambio de modelo productivo como el que hemos iniciado, que tiene cuatro patas: la reconversión ecológica de la economía; la sociedad de los cuidados, esto es, poner en valor todo el trabajo de cuidados que tradicionalmente hemos realizado las mujeres y desplegar la ley de atención a la dependencia, todas las posibilidades que da el trabajo reproductivo, que genera puestos de trabajo bien remunerados y no deslocalizables; la cultura como motor económico, que es un potente movimiento de libertad de las personas, cuanto más culto es un pueblo más difícil es tiranizarlo; y el I+D+I, es decir, no puede ser que el desarrollo de un país esté basado en la precarización de los salarios, que haya quien no pueda tener una vida digna ni con dos trabajos. Debemos competir a través de lo que llamamos la econovida, la economía de la vida, poner en el centro la vida para poder vivir dignamente.

¿Se puede cambiar un modelo productivo y una mentalidad desde un gobierno autonómico?

Esto lo vamos a poner encima de la mesa para condicionar a quien quiera ser presidente de España y quiera contar con Compromís, además de pedir una financiación justa para las y los valencianos, unas infraestructuras e inversiones que necesitamos, porque estamos hartos de ser siempre los últimos, y una regularización de la deuda. La lucha por un modelo productivo humano se tiene que abordar desde todos los ámbitos, el municipal, el autonómico, el estatal y, obviamente, el europeo. Nosotros por ejemplo proponemos de aquí al 2025 reducir la jornada laboral a 32 horas. ¿Cómo? Desde el diálogo, la concesión social y con incentivos a aquellas empresas que pongan esto en marcha de manera paulatina. No se trata de hacer una ley que prohíba u obligue, sino de orientar a que poco a poco se consigan esas políticas transformadoras.

Los medios fueron muy duros con usted tras las pasadas elecciones de 2015 por su deseo de ser presidenta. Según las encuestas, es la candidata valenciana mejor valorada, pero prefieren a Ximo Puig en la presidencia… ¿Hay machismo?

El machismo es transversal en nuestra sociedad, no hay personas no machistas, sino personas que intentamos revisarnos para cambiar la sociedad machista

Yo me presento para ser la presidenta de las valencianas y valencianos, igual luego me toca barrer el Palau de la Generalitat, eso lo tendrán que decidir los ciudadanos y ciudadanas. El machismo es transversal en nuestra sociedad, yo siempre digo que no hay personas no machistas, sino personas que intentamos revisarnos cada día para cambiar la sociedad machista en la que todavía estamos inmersos. A las mujeres en política, cuando aspiramos a un puesto como presidir un gobierno, se nos da un tratamiento de intrusas. A los hombres se les presupone que tienen que estar allí, que tienen que tener arrojo. Si nosotras lo tenemos, se nos sigue tildando de ambiciosas en el sentido negativo. Para los hombres es una virtud, para las mujeres es un calificativo peyorativo, de no tener escrúpulos, y ésos son clichés que siguen funcionando, aunque yo creo que sí se ha avanzado e intento no vivir con demasiado dolor ese tratamiento.

En esta línea, los medios le achacaban el fracaso de un gobierno compartido. ¿Qué les diría ahora, acabada la legislatura del primer govern del Botànic?

Se llegó a decir que yo era una persona profundamente perversa pero que me confiarían a sus hijos. ¡Yo a una persona así jamás le confiaría a mis hijos! Desde Compromís hemos dado estabilidad a este gobierno, somos quienes hemos puesto en marcha las medidas para mejorar la vida de las personas, hemos trabajado para sacar adelante un gobierno que venía muy deshecho después de años gobernado por el PP, donde la corrupción campaba a sus anchas. Hemos sido el equilibrio. Por tanto, todos esos augurios se han desvanecido. Yo siempre he sido una mujer de pactos, soy abogada y siempre he preferido un pacto a un juicio brillante, y en política soy igual. Siempre podemos aprender de alguien que piensa diferente, no poseemos las verdades absolutas. Dentro del gobierno hemos supuesto ese hecho diferencial, ya que en otras comunidades autónomas donde gobierna el PSOE no se han puesto en marcha leyes como las nuestras. La ley de renta valenciana de inclusión es la más avanzada de España, hemos sido diferenciales.

¿Cómo va la relación con los socialistas? ¿Cómo encaran la negociación para un hipotético gobierno? ¿Habrá alguna condición más?

Primero la gente tiene que votar. Si el resultado da una mayoría a las fuerzas políticas que supusimos el cambio en 2015, encararemos esta negociación teniendo claro que ni un paso atrás. Estamos viendo algunas propuestas fiscales del PSOE que suponen una vuelta a la situación que había dejado el PP. Eso es inaceptable. Antes de nuestra reforma, las clases medias y bajas valencianas eran las que más pagaban en el tramo autonómico del IRPF de toda España; mientras que las clases altas y acomodadas, las que menos. Esto es lo contrario de lo que dice la Constitución, que habla de progresividad en el sentido de que tiene que hacer más esfuerzo el que más tiene.

¿Cree que proponen este tipo de medidas para acercarse a Ciudadanos? 

Yo creo que están acercándose a los poderosos. En Compromís estamos por una política de derechos, no de privilegios. Para nosotros lo importante es seguir avanzando en derechos, todo lo que suponga retroceder de lo que se inició con el pacto del Botànic del 2015 no lo vamos a aceptar, vamos a ser contundentes. Lo relevante es el contenido del pacto y las medidas que se vayan a poner en marcha, no el quién. Pero tenemos claro que la garantía para que no se dé ni un paso atrás es Compromís.

¿Cómo influye la irrupción de Vox en València? ¿Hasta qué punto puede tener aquí un peso decisivo? ¿Puede esto inclinar la balanza hacia un pacto entre PSPV y C’s?

Las fuerzas de carácter ultra y extremista se aprovechan de un sistema democrático de libertades precisamente para destruirlo

Es una mala noticia que los enemigos de la democracia lleguen a los parlamentos. Las fuerzas de carácter ultra y extremista se aprovechan de un sistema democrático de libertades precisamente para destruirlo. Tenemos muchos ejemplos en la historia, por desgracia. Cuando las derechas supuestamente democráticas han coqueteado con ellos, se ha acabado en una dictadura. Ahora mismo tenemos tres derechas: la corrupta, la bárbara y la que no se entera de nada, que muchas veces demuestra un total desconocimiento de cómo funciona la Constitución, un gobierno… Se han puesto muy rápido de acuerdo en Andalucía. Me parece dramático que las derechas supuestamente democráticas pacten con los enemigos de la democracia. Pero también tenemos que analizar por qué éstos avanzan. Antes de preguntarme qué ha hecho el otro, debo preguntarme qué he hecho yo. Creo que el blindaje que hemos hecho en la Comunitat a los derechos sociales es la vacuna democrática; los poderes públicos deben garantizar una red para no abandonar a nadie y que la gente se sienta segura para que no haya aventuras de extrema derecha.

En el programa de Vox no hay referencias a derechos sociales. Es cierto que si la gente se siente abandonada por el Estado puede sentirse atraída por estos discursos ultras, pero nuestra extrema derecha no hace hincapié en eso…

Si proteges privilegios, no hay derechos. A veces se les escapa algún descontrolado, como el gurú económico de Vox, que dijo que los ricos están discriminados porque pagan más impuestos y que había que quitarles los impuestos, además de privatizar la sanidad, la educación y el sistema de pensiones, derogar derechos sociales. ¿Qué le importa a una persona rica la sanidad pública si puede pagarse cualquier hospital del mundo? Ese 1% privilegiado tiene más dinero que vidas. La gente normal sí que necesita esos servicios públicos para no quedarse desprotegida. La gente rica no necesita la protección de los poderes públicos. El drama es que Vox, Cs y PP dicen lo mismo. Se está castigando mucho a las clases medias en este país.

¿Cree que la irrupción de Vox ha hecho que los otros partidos de derechas se hayan movido todavía más hacia la derecha para no perder votos?

Pero sucede lo contrario. Por ejemplo, el PSOE en Andalucía se ha acercado a la derecha y lo que ha conseguido es que se haya producido una alianza de derechas. La gente prefiere el original a la copia. Si tú te derechizas, lo que haces es que el discurso de derechas sea hegemónico y entonces ganan los que verdaderamente son de derechas. PP y C’s han trasladado su discurso más hacia la derecha, pero quien gana es Vox porque está más hacia la derecha todavía. Siempre gana el original a la copia.                      

¿Cómo combatimos eso, todas esas falacias que difunden en temas de inmigración, igualdad de género o Memoria histórica?

hay más víctimas del terrorismo machista que de ETA en menos años, los asesinatos machistas son una emergencia nacional

Hay que combatir las mentiras con datos, argumentos, discursos próximos... España es uno de los pocos países donde no se ha hecho una reparación de miles de víctimas que siguen en cunetas, en fosas comunes... La herida no ha dejado de sangrar. El problema es que las derechas supuestamente democráticas no han entendido que hay que cerrarla. Lo mismo ocurre en materia de igualdad de género, el PP propone que las mujeres volvamos a la casa con ayudas para amas de casa. En cuanto a la violencia machista, niegan los datos: hay más víctimas del terrorismo machista que de ETA en menos años, los asesinatos machistas son una emergencia nacional. Si hablamos de inmigración, justo hoy me han pasado los datos de la renta valenciana de inclusión y casi el 80% de las personas que reciben estas ayudas son españolas. 

¿Puede hacer una autocrítica de la izquierda valenciana? En el resto del Estado hemos visto por ejemplo escisiones en Podemos, ¿cómo ve la evolución de esta candidatura? ¿Cómo cree que va influir en el voto?

Veremos qué pasa el 28 de abril. En la Comunitat Valenciana esa división de Podemos no se ha dado. Creo que el elemento de estabilidad de esta comunidad se ve también en Podemos y me parece positivo y destacable. Cuando un gobierno es estable, solvente y serio impregna todo el panorama político y social. Espero que haya un buen resultado de las fuerzas políticas que supusimos el cambio, aunque Podemos no entró en el gobierno, apoyó el pacto del Botànic y la relación ha sido magnífica y leal. La diversidad en un gobierno es positiva, los gobiernos monocolores empobrecen la acción política, yo no quiero un gobierno monocolor ni para Compromís, prefiero uno diverso porque es democráticamente más rico, es inteligencia colectiva puesta al servicio de un proyecto común. A mí me gustaría que Podemos entrara en el Gobierno. Para dar más estabilidad y porque es importante que entiendan lo duro que es gobernar.  

Se atrevieron a denunciar la corrupción cuando todavía no estaba “de moda” hablar de ello y han anunciado la creación durante la próxima legislatura de una unidad específica de la Generalitat que se destine a recuperar el dinero robado, ¿en qué consistiría exactamente?

Sí, la legislatura que viene queremos crear, dentro de la Abogacía de la Generalitat, un grupo de personas dedicadas exclusivamente a recuperar el dinero robado. Los corruptos tienen tramas con una ingeniería económico- financiera muy compleja. Se llevan el dinero a paraísos fiscales y seguirles la pista es muy difícil, requiere una dedicación exclusiva. No vamos a renunciar a recuperar hasta el último céntimo que nos robaron, estamos hablando de miles de millones. Sólo en Ciegsa el agujero era de mil millones; en Canal 9, de mil trescientos millones; en Feria València, de mil millones… Aquí los agujeros se cuentan por miles de millones. El Ritaleaks que presentamos sólo fue la punta del iceberg, estaba claro que alguien que gastaba dinero público para sus lujos personales y familiares llevaba toda una trama, y las últimas detenciones de su cuñado y sobrinas demuestran que teníamos razón y que incluso nos quedamos cortos en nuestras denuncias. Afonso Rus, el que contaba dinero negro en el asiento trasero del coche, tiene casi ocho millones en un paraíso fiscal. Ocho millones son dos colegios. 

¿Cómo se explica que en las pasadas elecciones todavía obtuvieran un 26 % de los votos?

En 2011 se sabía lo de Gürtel e incluso así obtuvieron mayoría absoluta, parecía inexplicable; en 2015 se quedaron con 31 escaños y las encuestas para las futuras elecciones muestran una tendencia cada vez más a la baja. Nadie vota a un partido para que le engañe y le robe. Los tiempos personales son largos: primero se pasa la fase de negación, luego de vergüenza y culpa, y lo último es abstenerse o votar a otros. 

¿Puede haber un voto oculto a Vox?

Puede, pero esperemos que no. Este tipo de partidos, enemigos de la democracia, acaban arrasando con todo 

¿Qué les diría a esas personas que todavía están indecisas?

Queremos que el sistema educativo sea un sistema de igualdad, que iguale las desigualdades de origen, ya que no todas las familias tienen las mismas situaciones económicas, ni culturales

Que, con un poco más de tiempo, el cambio les llegará. La política debe ser una herramienta útil para las personas que nos facilite el día a día. Hemos llevado a cabo un conjunto de pequeñas cosas y decisiones que suponen cambios irreversibles, como el hecho de que las niñas y niños tengan los libros garantizados dentro del sistema educativo, en la siguiente legislatura queremos hacer lo mismo con el comedor escolar para que no haya segregación… Queremos que el sistema educativo sea un sistema de igualdad, que iguale las desigualdades de origen, ya que no todas las familias tienen las mismas situaciones económicas, ni culturales… También en cuanto al sistema de dependencia, de enero a marzo de 2019 se han hecho ya más valoraciones que en todo el año 2014, el último del PP. Hay solo dos gobiernos europeos que fueron multados por falsear el déficit, el griego y el valenciano del PP; ahora la UE en sus informes nos pone de ejemplo por nuestro sistema de prevención de la corrupción. Aspiramos a que la gente pueda estar orgullosa de sus gobernantes, que no se avergüencen. Nadie se levanta por las mañanas pensando en la bandera, con las banderas no se come. La gente piensa en cómo le irá en el trabajo, si tiene un trabajo digno, un buen colegio para sus hijos o si a su madre le saldrán bien las analíticas, las pequeñas cosas para tener una vida digna y a las que la política debe dar respuesta.

¿Después de cuatro años en el gobierno, ha cambiado la imagen de Compromís, de “antisistema” y “catalanista”, que la derecha ha agitado?

Sí, absolutamente. En en el plano económico todas las cifras son buenas: exportamos más que nunca, las inversiones extranjeras han crecido durante dos años consecutivos, hemos conseguido generar un espacio de seguridad para que 200.000 personas hayan encontrado trabajo, hemos avanzado las leyes más avanzadas de España en materia de protección social…  Mientras todo el dogma neoliberal ha llevado a la privatización de los servicios públicos, nosotros hemos revertido la sanidad de la Ribera. La salud no es un negocio, sino un derecho. Aquello que decíamos en la oposición, lo hemos hecho en el gobierno.

Estamos en un momento en el que las cloacas han salido a la superficie por distintas vías, hemos visto implicados a bancos, medios, policías, jueces, fiscales… ¿Se han solidarizado con el espionaje que ha sufrido Podemos? ¿Qué le sugiere el silencio del bipartidismo sobre este asunto?

La policía está para trabajar por la seguridad de la ciudadanía, convertir a la policía en delincuente es lo peor que puede hacer un Estado

La solidaridad y la denuncia pública de lo que se le ha hecho a un partido democrático como Podemos y en particular a través del espionaje a la vida privada de Pablo Iglesias e Irene Montero es de lo peor que ha pasado y lo más amenazador probablemente en los años que llevamos de democracia. La policía está para trabajar por la seguridad de la ciudadanía, convertir a la policía en delincuente es lo peor que puede hacer un Estado. Tú sufres un delito y te amparas en el Estado, pero si es el Estado el que comete el delito, se ha acabado la línea de defensa. ¿Quién te protege de eso? Las cloacas del Estado es una de las amenazas más grandes que puede sufrir una democracia. Las banderas no deberían tapar eso. Hay una revolución por hacer. La Revolución Francesa instaló el régimen de separación de poderes y fue un gran invento. Pero en las últimas décadas, hemos visto erigirse a otros poderes, algunos de ellos con con más poder que los del Estado, como es el económico y el mediático. La revolución del siglo XXI es separar a esos cinco poderes, y para eso hace falta un sistema normativo que garantice esta separación. 

Para eso debemos hablar de la financiación pública de los medios de comunicación... 

Nosotros aprobamos aquí durante esta legislatura una ley de publicidad en la que, por ejemplo, se plantea que aquellos medios que tengan anuncios de prostitución en sus páginas no puedan recibir dinero público. Es un primer paso, pero obviamente es un tema que trasciende la competencia autonómica y formaría parte de ese paquete normativo de leyes que harían falta para una separación real de poderes. Esto serviría también para asegurar que el periodismo se pueda realizar de manera profesional y libre, yo jamás le voy a pedir objetividad al periodismo, pero sí que los profesionales tengan total libertad para trabajar y apliquen el mismo rasero a todo el mundo dentro de su línea editorial. Es una de las asignaturas pendientes, pero trasciende el ámbito autonómico y yo diría que incluso el de los Estados. Hay que ser valientes y tener gobiernos valientes para avanzar en esa dirección, ya que los poderosos tienen muchas maneras de presionar. Pero cuando te resistes a esas presiones, las cosas avanzan, poco a poco, pero avanzan. 

-----

¿Cuáles son sus propuestas electorales más destacadas en estos asuntos? 

1.- Transición energética

Nos enfrentamos al cambio climático como un gran reto y para poder hacerle frente debemos hacer una transición energética desde las energías fósiles a las renovables. Lo que proponemos es que esta transición sea un motor de creación de empleo y por ello lo planteamos como una estrategia económica. Debemos abrir la mirada y generar energías limpias, por ejemplo mejorando las eólicas, incorporando las pequeñas y medianas eólicas y también la marina. Persiguiendo el autoabastecimiento en empresas, viviendas, instalaciones municipales, etcétera. Aunque hablamos de un cambio transversal, que afecta a la manera en que nos relacionamos con la tierra, el consumo, los residuos, el turismo, el urbanismo obviamente, destacaré algunas medidas económicas: vamos a impulsar la rehabilitación energética en las viviendas, implementaremos programas y ayudas en la industria intensiva para mejorar la eficiencia y nuevos materiales y fomentaremos las renovables como un sector productivo. De este modo, el reto se transforma de necesidad de cambio a oportunidad. 

2.- Violencia machista

Compromiso para ampliar y mejorar la ley integral contra la violencia 7/2012 que recoja las medidas aprobadas en el Pacto Valenciano contra la Violencia de Género y Machista. Es el primer pacto en España que va más allá de acuerdos entre partidos porque intervienen también un total de 63 entidades e instituciones (universidades, sindicatos, judicatura, entidades sociales. Entre ellas, la formación de la judicatura, fiscalía y escuela judicial en materia de género).

3.- Empleo 

Propondremos la jornada laboral de 32 horas como instrumento de creación de empleo de manera progresiva hasta 2025. La Generalitat Valenciana pondrá en marcha un programa de ayudas para las empresas que voluntariamente quieran reducir la jornada laboral manteniendo los salarios y creando nuevos puestos de trabajo. 

4.- Vivienda

La clave para poder desarrollar la Ley de la función social de la Vivienda es que las personas pueda pagar su casa, bien en alquiler, bien en compra. Para eso, hay que aplicar la reforma de la LOTUP (Ley de Ordenación, Territorio, Urbanismo y Paisaje) que presenta una nueva mirada de territorio, con perspectiva feminista, que cambia la forma en que nos relacionamos con el urbanismo en general y con la vivienda en particular. Que pasa a ser de verdad un derecho. Por eso proponemos que, en cada nueva construcción, un 30% sea a precio asequible (VPO, VPT). También que un 7% de ese 30% se destine a alquiler joven.

5.- Sanidad 

Continuaremos con la desprivatización de la sanidad con la recuperación de las concesiones. La sanidad es un derecho que debe ser garantizado desde los poderes públicos y no se debe hacer negocio con la sanidad.

6.- Educación

La educación tiene que ser el instrumento para paliar las desigualdades de origen. En este sentido, apostamos por la gratuidad de los comedores escolares a lo largo de la legislatura para que suponga, además, un espacio de socialización en igualdad y se fomente la alimentación saludable con productos de proximidad. Solo en una legislatura ya hemos aumentado de 40.000 a 127.000 los beneficiarios de las becas de comedor. Nos avala nuestra coherencia y nuestro trabajo.

7.- Pensiones

En 2018 aprobamos la Ley de Renta Valenciana de Inclusión. El calendario para su desarrollo prevé para 2019 la entrada en vigor del complemento de prestaciones, incluidas las pensiones.

8.- Memoria histórica y reconciliación con el pueblo romaní

 Propondremos el reconocimiento de la lengua, la historia, cultura y símbolos del pueblo gitano en el Estatuto de Autonomía de la Comunitat Valenciana. Además dinamizaremos el Consell Valencià del Poble Gitano como máximo órgano de participación y trabajo de las políticas destinadas a la población romaní. En relación con la memoria histórica, identificaremos los lugares de la memoria relacionados con la represión de las mujeres, personas LGTBI y las minorías étnicas y religiosas.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas aportaciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

ANA IOANAS /

Autora >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    De hecho, el concordato es lo unico qe se deberia privatizar ya que la religion entra en el mabito d lo personal ( en alemania cada creyente financia su fe obligadament) pero curiosamente es lo unico y / o ultimo que no qieren privatizar Y asi pagamos el lujo de curas pederastas y sus abispos encubridores su etle reaccionaria y casi na va a Caritas El catolisimo es la destruccion dl crsitianismo desd el siglo 12 cn la masacre d ls Cätaros y la 1ª cruzada No sirve ni para qe elos qe s pasan EL dia rezando-etc dejen d violar MENORES !!!! pero a demas se dedican a robar desde la inquisicion ya qe esta se qedaba todo de ls condenados o marcados a 1º d Sigl 19º se qedaron cn tierras d campesinos cn el apoyo dl dictador Primo d RIVERA qe masacro las protestas y luego a 1º dl S 20º cn el apoyo d aznar se qedan edificios publicos cuando ademas no pagan ni el IBI Hay que prohibir el catolicismo, no soin cristianos, me fio mas d ls moros

    Hace 2 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí