1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pensiones que no dan para vivir

Tras un año de concentraciones frente al Ayuntamiento de Madrid, la lucha de los pensionistas por unas prestaciones dignas continúa

Álex Blasco Gamero Madrid , 17/04/2019

<p>Manifestación por las pensiones dignas frente al Ayuntamiento de Madrid, 8 de abril de 2019.</p>

Manifestación por las pensiones dignas frente al Ayuntamiento de Madrid, 8 de abril de 2019.

Á.B.G.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas aportaciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Lunes, 8 de abril. La mujer del tiempo del 24h tenía razón: “El invierno ha vuelto a España”. Nubes grises, con ganas de lluvia, cubren el Palacio de Cibeles. Frente a él, algunos turistas asiáticos miran de reojo la situación con cara de sorpresa y otras personas circulan al ritmo ligero de la capital alrededor de una treintena de personas mayores de 60 años, bien abrigadas, que se agolpan reivindicando “pensiones dignas”, un acto que repiten todos los lunes desde hace un año bajo el eslogan “los lunes al sol”. Doce meses en los que “nunca fuimos muchos, pero aguantamos”, se escucha a uno de los manifestantes que sujeta con fuerza la pancarta de la convocatoria. 

“Hablamos de más de 8 millones de personas en España dependientes de una pensión del Estado”, cuenta Pedro Cabrera, uno de los portavoces del movimiento social Pensionistas. Los manifestantes insisten en la necesidad de que las pensiones crezcan a la par que el IPC porque si no, no darán ni para una vida digna, “ni siquiera para una mísera”. Unas pocas decenas representan hoy a los 8.807.128 millones de pensionistas. Un total de 9,7 millones de pensiones, 6 millones de ellas por jubilación, 3,5 por incapacidad, orfandad, viudedad y las denominadas “a favor de familiares”, según datos de la Seguridad Social de febrero

 ¿Cómo es posible que durante años pudiéramos tener una hucha social y hoy no? ¿Qué han hecho para que la situación haya cambiado tanto si ya no estamos en crisis?

La estadística dice que la media de las pensiones es de 985 euros, con una variación de hasta 400, dependiendo de la comunidad autónoma –el País Vasco, con 1.225 euros de media, tiene la media más alta y Extremadura, con 820, la más baja–. “La realidad es que existen pensionistas que, cobrando menos de 500 euros al mes, tienen que hacerse cargo de un copago farmacéutico de 200 euros… Imagina a alguien que por un accidente de moto o una enfermedad se ha quedado en silla de ruedas. ¿Qué hacemos? ¿Qué vida puede tener esa persona?”, dice una señora indignada.

Algunos analistas están sembrando dudas sobre si el Estado puede seguir sosteniendo el coste de las pensiones. Y los partidos de la derecha cada día hablan más abiertamente de privatizarlas. “¿Dónde está el dinero del Fondo de Reserva? ¿Cómo es posible que durante años pudiéramos tener una hucha social y hoy no? ¿Qué han hecho para que la situación haya cambiado tanto si ya no estamos en crisis?”, se pregunta Pedro. 

Todos insisten en explicar cómo se pagan las pensiones –“con aportaciones salariales de cada trabajador”–, y añaden que, sobre el papel, un alto nivel de empleo y unos salarios correctos deberían garantizar un fondo para las pensiones más que suficiente. Pero la realidad es que, primero el gobierno del PSOE de Zapatero, con la crisis, y después el del PP de Rajoy se interesaron en olvidar. 

Como contó Emilio de la Peña, la reforma laboral de Zapatero de 2010 facilitó el despido y dio más posibilidades a las empresas a la hora de incumplir convenios. En 2012, el Gobierno de Rajoy aumentó todavía más las facilidades para despedir trabajadores, abarató aún más su coste y estableció modelos de contratos más laxos. ¿El objetivo? Que las empresas se desprendieran de una parte de sus plantillas para luego sustituirlas por nuevos trabajadores con peores condiciones y salarios. 

La devaluación salarial y el aumento del trabajo precario tuvieron su reflejo en las pensiones. En los peores momentos de la crisis, el sistema de pensiones entró en dificultades al disminuir el número de cotizantes a la Seguridad Social. “Rajoy lo vio claro, y aprovechó electoralmente la impopular congelación de las pensiones de Zapatero en su propio beneficio con una subida inútil del 0,25 por ciento. Una subida en muchos casos de un euro. ¡Uno!”, comenta indignado José Luis Ruiz Durán, del movimiento Pensionistas. Una cifra insuficiente teniendo en cuenta el aumento del coste de la vida desde el inicio de la crisis.

“El PP, al igual que el resto de la derecha, lo que quiere es lo que dijo Rajoy cuando era ministro: ‘quien quiera seguridad, que se la pague’. Y quien no tenga dinero, ¿qué?”, una situación que Ruiz Durán compara con la de Argentina, país en el que residió su hija y que dejó por falta de “seguridad económica”, la misma dirección, dice, “hacia la que nos están empujando la derecha española y europea poco a poco”. La derecha ha propuesto en los últimos días un modelo camuflado con el término “mixto”, o lo que es lo mismo, acompañar las pensiones públicas con planes privados. “Esos planes, para empezar, dependen de un valor actual y no de futuro, y además provocan que los sueldos se reduzcan aún más. Si a eso añadimos el copago, el aumento del precio de la vida, la privatización de la educación, de la sanidad… Olvidémonos del futuro. Plantean sustituir el Estado social por uno de caridad”, se lamenta.

“El problema es que no podemos salir en defensa de ningún partido porque de lo que prometen a lo que hacen hay mucha diferencia. ¿De qué nos sirve escuchar al PSOE si cuando pudo no firmó la última actualización de la Carta Social Europea del año 2000 (documento de 1961 para “conseguir una unión más estrecha entre los miembros promoviendo su bienestar social)?”, nos comenta Ruiz Durán. Esta es una proclama que exigen los pensionistas desde hace años y que situaría las pensiones mínimas en 1.084 euros, más del doble de los 421,40 euros concedidos por incapacidad, de los 200,70 euros por orfandad o los 599 euros por jubilación en los que se sitúan algunas de las categorías mínimas en nuestro país.

El sistema de pensiones necesita una reforma profunda del modelo tributario y laboral. Cuando proponen una bajada de impuestos, la realidad es un deseo de desmontar los servicios públicos

A un lado de la pancarta se reúnen las mujeres de la concentración. “Sánchez ha hecho propuestas positivas que luego no han llegado a nada por falta de acuerdo; han hecho pocos esfuerzos”, dice Isabel Rodríguez Moreno, entre miradas de aprobación. Desde la distancia, otras manifestantes intentan explicar su situación. “De qué sirve trabajar 43 años, como es mi caso, si jubilándote a los 63 te sancionan reduciéndote la pensión un 10 por ciento para siempre”. “De qué sirve estar cuidando de los hijos, de los padres y tu marido, hacerte cargo de los cuidados si el día de mañana, cuando eres tú la persona que necesitas esos cuidados, te quedas con una pensión tan baja que no puedes ni vivir”, se preguntan. Problemas comunes entre muchas de ellas que muestran un ejemplo de la brecha de género: la diferencia en el valor de las pensiones fue de un 36 por ciento en 2018. Valor que ha aumentado tres puntos en los últimos cinco años.

Los manifestantes lo tienen claro y es Juan Miguel Fernández Ruiz, economista, quien lo resume: “El objetivo es beneficiar a las entidades privadas, a sus amigos. Necesitan que el hospital La Paz, el 12 de Octubre y el resto desaparezcan para poder hacerse con ese sector. Y lo mismo pasa con las pensiones y los planes privados de los bancos, con la educación y las universidades privadas. Cuando no hay nichos de los que sacar dinero suficiente, lo que queda es acabar con la competencia y, en este caso, eso se hace cargándose la Seguridad Social. El sistema de pensiones necesita una reforma profunda del modelo tributario y laboral. Cuando proponen una bajada de impuestos, la realidad es un deseo de desmontar los servicios públicos. No sirve para nada crear una Ley de Dependencia si no se destina una partida para aplicarla, por citar un ejemplo”.

La concentración llega a su fin, uno de los pensionistas saca un pastel de chocolate del súper con una vela en forma de uno, mientras otro rebusca en sus bolsillos hasta encontrar un mechero, lo prende y lo acerca a la vela para iniciar la celebración. El viento lo evita dos veces, a la tercera lo consigue. Algunos gritan “¡por un Estado social!”, otros “¡por las pensiones dignas!”, los demás simplemente sonríen mientras soplan. El cielo se despeja y la gente sigue caminando como si esa reunión no fuera con ellos, los turistas extrañados cambian de asiáticos a nórdicos. Lo pensionistas prometen que volverán, volverán todos los lunes a la puerta del Ayuntamiento, y los segundos martes de mes frente al Congreso.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas aportaciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álex Blasco Gamero

De Leganés, pero no madrileño. Estudió periodismo y cª políticas –eso dicen dos papeles muy caros–. Actualmente es miembro de la redacción de CTXT.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. no moleste

    Mis padres viven con una pensión de 800€, sin tocar los ahorros y manteniendo tres inmuebles. Eso sí ,sin irse de bares, sin mantener a los hijos ni sufragar los caprichos a los nietos.

    Hace 2 años 6 meses

  2. cambo

    PacToledo roto= PP*C$ no qerian avanzar+PP$.e trileros-neoliberales http://www.vnavarro.org/?p=15043 el rescate a la banca es exactamente el dinero que sacaron ls corruPPtos de la hucha d ls pensiones=Vx-C$ mismo programa economico https://diario16.com/los-26-000-millones-que-evaden-las-grandes-fortunas-darian-para-mantener-las-pensiones/#comment-48164 https://www.eldiario.es/economia/Parlamento-Europeo-impulsar-pensiones-paneuropeo_0_885062188.html . Robot que quite empleo humano y produzca beneficios debe pagar cotizacion https://www.nuevatribuna.es/articulo/economia/robots-pagar-impuestos-pensiones-irpf-seguridadsocial-gestha/20190302105144160648.html No hay demasiados viejos hay pocos jovenes https://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2018/08/23/la-enorme-discriminacion-contra-las-personas-mayores-en-espana/ El programa d cada partido comparado cn ls demas hecho por una organizacion independiente http://poletika.org/vigila/sus-programas PP PP$.e apoyados por C$ CIU VX PPNV CC Upd=crean crisis=evadir+especulando cn creditos+etc=no apoyan la natalidad=pprecarizan-tajo=recortan solo a pobres=pprivatizan=apoyan tratados internacionales abusisvos=vacian medio rural=meten muchos inmigrantes ( aznarPP+Zapatero+rajoy no arregló lanchas d la GC en Africa )=azuzan racismo electoralista https://economistasfrentealacrisis.com/culpabilizar-a-las-pensiones/ https://www.publico.es/economia/fondos-jubilacion-supremo-evita-acotar-abusos-banca-planes-pensiones.html Desmontado bulo de que las pensiones son insostenibles https://laboro-spain.blogspot.com/2018/03/sostenibilidad-sistema-pensiones.html https://www.publico.es/economia/desmontando-ocde-tres-medidas-darian-12000-millones-anuales-pensiones.html https://federacion.republicanos.info/2018/07/26/el-nuevo-gobierno-ignora-la-ley-general-de-seguridad-social-por-j-m-fernandez-ruiz/ ¿ qué es el factor sostenibilidad pensiones ? : http://laboro-spain.blogspot.com.es/2018/05/factor-sostenibilidad-pensiones.html http://www.publico.es/politica/gobierno-rajoy-pensiones-pp-quiere-eliminar-importe-minimo-pensiones-incapacidad-permanente.html http://www.publico.es/politica/futuro-pensiones-modelo-laboral-cs-no-garantiza-pensiones-dignas.html Las pensiones privadas que quieren implantar los de C$ en españa : http://www.publico.es/economia/pensiones-chile-sistema-pensiones-chileno-enriquece-grandes-empresas-costa-jubilados.html El cuento de pedir la derogacion de la reforma de pensiones 2013 : http://laboro-spain.blogspot.com.es/2018/05/reforma-pensiones.html Las relaciones del PP_C$ y las empresas privadas : http://ctxt.es/es/20180502/Politica/19353/Eduardo-Luis-Junquera-Cubiles-Espa%C3%B1a-publico-privado-economia-pensiones.htm - Es mentira que el PP-C$ vaya a subir las pensiones de jubilacion : http://laboro-spain.blogspot.com.es/2018/04/subida-pensiones-2018.html - El Estado podría recaudar2650 millones: incrementando la lucha contra el fraude Impuesto a la Banca Impuesto a Transacciones Financieras Impuesto a grandes fortunas Eliminando beneficios fiscales Medidas de fiscalidad verde - http://ctxt.es/es/20180502/Politica/19306/pensiones-planes-privados-rentabilidad-planes-pensiones-emilio-de-la-pea-inverco.htm - los curas no tendran problemas con ls pensiones ni los banqueros-etc rescatados con exactamente el dinero que se ha sacado d ela hucha de las pensiones, ni los politicos del PP que les han dado los rescates que debian ir para emprender y crear empleo etc algunos las cobran mientras curran aun : en el PP https://www.eldiario.es/politica/Margallo-recibio-pension-jubilacion-ministro_0_756624422.html http://www.publico.es/politica/luisa-fernanda-rudi-luisa-fernanda-rudi-cobra-pension-jubilacion-sueldo-senadora.html http://www.publico.es/politica/pensiones-triquinuela-legal-permite-parlamentarios-activo-cobrar-pension-exeurodiputado.html y otros se las aseguran a base de favorecer a determinadas empresas que les preparan bonitos desPPachos con PPuertas giratorias Los militares tbn reciben 10 M de € para armas, cuando no hay para pensiones - http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2018/04/20/pensionistas-egoistas-y-demagogos-respuesta-a-un-demagogo/ - segun el BOE las pensiones deben ssr sostenibles http://laboro-spain.blogspot.com.es/2018/03/sostenibilidad-sistema-pensiones.html hay mas de laboro acerca de las pensiones muy interesantes como que mas vale ahorrar en una cartilla o una lamina a plazo fijo anual para que no se devalue el dinero, que una pension privada - NO basta que no bajen tienen que subir lo mismo que se devalua el dinero y sube el precio de todo como los sueldos    - los pensionistas han actuado egoistamente por confusion, han votado PP-derecha, para conservar las pensiones y a la vez , luego las han gastado en sus familias, sin darse cuenta que lo 1º hoderia lo 2º y es algo que le puede pasar a cualquiera en un pais donde todo está tan maniPPulado y donde hay tan poco educacion y cultura politica : que levante la mano a quien el PP no ha traicionado.... - http://www.nuevatribuna.es/opinion/joaquin-aparicio/falacias-m-rajoy-ciudadanos-pensiones-empiezan-quedar-descubierto/20180321121943150010.html - https://www.eldiario.es/economia/Gobierno-sacara-millones-euros-pensiones_0_756974608.html - https://www.eldiario.es/economia/sistema-pensiones-perfectamente-sostenible-dentro_0_753125650.html - http://www.publico.es/economia/diez-olvidos-medias-verdades-rajoy-debate-pensiones.html http://www.publico.es/politica/rajoy-obvia-llamamiento-ligar-pensiones-al-precio-vida-y-fia-creacion.html http://www.publico.es/politica/futuro-pensiones-modelo-laboral-cs-no-garantiza-pensiones-dignas.html - España, el único país de Europa en el que ni los precios ni los salarios influyen en el incremento de las pensiones - exactamente la cantidad de dinero que ha ido al rescate de los bancos es lo que se ha sacado de la hucha de las pensiones - m.rajoy : " son las pensiones que no quieren al subir, pero el subir no quiere a las pensiones, no me quieren ni a mi, esto de los trios es un sinvivir, todo el dia metiendo mano a " la hucha" de las pensiones, cuanto peor, mejor, meor, pejor para el tufo benePPicia PPolitica "" - https://www.diariolaprovinciasj.com/sociedad/2018/4/21/espaoles-viven-juan-perdieron-pensin-87825.html

    Hace 2 años 7 meses

  3. c

    ls d Vx traicionan a ls franquistas al qerer privatizar las jubilaciones que su amado disctador creen qe puso

    Hace 2 años 7 meses

  4. julio iglesias rodríguez

    LA PESADILLA DE LAS PENSIONES Todos opinan sobre las pensiones, excepto los que las sufren debido al pobre nivel de subsistencia que permiten mantener a la mayoría de las personas que las cobran. Por la forma de opinar de algunos, desde afuera, por los que no las sufren, parece como que a los que las cobran se las regalaran. Se les escapa el hecho de que algunos cotizaron durante 40 años, mes a mes, un importe considerable ganándose, ampliamente, el derecho a cobrarlas. Da la impresión de que estamos 100 años atrás y de nuevo hay que reivindicar el derecho a tener derechos. Una persona sensata, cuenta, para organizar su vida, con las leyes existentes y planifica su futura economía priorizando y contando con cobrar una pensión determinada, para lo cual, su empresa o él mismo pagan mes a mes una determinada cantidad de euros. Así, pagando “religiosamente” mes a mes, durante años y años, con suerte llega el día en que le toca ya no pagar sino cobrar lo pactado. Pero resulta que en estos tiempos, ahora, que le toca a la parte que recibió el pago “religiosamente”, mes a mes, pagar a ella, nos viene con falacias que pretende cuelen como argumentos lógicos y con manifestaciones que son, sencillamente, impresentables: que si no hay dinero, que si los ingresos a la seguridad social no llegan, que sí… ¿Y para esto tenemos políticos que nos cuestan un dineral? Si gestionáramos nuestra casa como los políticos gestionan los bienes públicos, esto sería una anarquía, no habría sociedad que resistiese. Dado que todos los recursos son limitados es necesario priorizar. Cómo prioriza un gobierno es un indicativo fiable y significativo de sus inquietudes. Cualquier gobierno decente priorizaría antes que nada las pensiones de unos ciudadanos que se la han ganado a pulso. Si en un país se rompe la seguridad jurídica deja de ser un país fiable. Si la rompe con los más vulnerables, nos encontramos ante un sadismo manifiesto. A sus habitantes no les quedará más opción que, antes o después, ¡echarse al monte! Datos Vamos con los datos. Lo anterior son opiniones, por lo tanto, cuestionables. Alguien, con todo el derecho puede opinar de forma diferente. Pero vamos a los datos. ¿Cómo se puede vender a alguien que con el sistema que se ha aprobado no se pierde poder adquisitivo en las pensiones? ¿Una persona sensata puede creer que es capaz de convencer a alguien con estos argumentos? No, sencillamente no, salvo que crea que está hablándole a un imbécil, término poco científico pero gráfico para que podamos entendernos. “El tonto más absoluto es el que cree que los demás son tontos”. Según se puede ver en las tablas 1 y 2 las cuales puedes ver si buscas en Google lo siguiente: neuroforma Los mayoeres 2: La pesadilla de las pensiones. https://neuroforma.blogspot.com/2018/03/la-pesadilla-de-las-pensiones-opiniones.html Suponiendo que una persona se jubile en el año 2015 con la pensión mínima establecida (782,86 €), tal y como se aprobó por este gobierno, la van a subir, al margen que cual sea el coste real de la vida, del IPC, un 0,25%. De seguir así las cosas, con el incremento anual del 0,25 %, y suponiendo un IPC medio anual del 3% (es probable que a corto y largo plazo sea todavía mayor) cada año las pensiones van perdiendo poder adquisitivo hasta convertirse en 20 años, cuando la persona que se jubila ahora tenga 85 años, en 822,94 € cuando la real, para seguir manteniendo el mismo poder de compra debería ser 1.413,91 (casi la mitad) En las tablas 3 y 4 se hace el mismo cálculo pero referido ahora a la pensión máxima. Como puede apreciarse, en 20 años pasa de los 2.560,88 € mensuales actuales, a los 2.625,23 € mensuales en el año 2035 que la persona tendrá 85 años, cuando lo real, para seguir manteniendo el mismo poder adquisitivo que en estos momentos es que fueran 4.625,23 € mensuales. Repito de nuevo la pregunta: ¿Cómo se puede "vender" a alguien que con el sistema que se ha aprobado no se pierde poder adquisitivo en las pensiones? ¿Habrá alguien que “comulgue” con los argumentos que nos hacen? Hay que volver al sistema anterior: revalorización en función del IPC. Acciones Ante esto lo único que escuchamos son lamentos tras lamento… Frank Schirrmacher en su libro titulado "El compló de Matusalén", nos habla de un experimento en el que se concluye que “… el lenguaje incapacitador en la vejez provoca una incapacidad en la persona en la vejez.” Hoy sabemos que el lenguaje no solamente describe la realidad, ¡crea realidad! ¿De qué nos vale haber aumentado la esperanza de vida biológica si estamos condenados a la muerte social? La guerra generacional que nos espera entre los que alimentan y los alimentados (así, con este pragmatismo es como se está empezando a considerar la vejez y jubilación), hará en muchos casos real un viejo fenómeno que la sociología llamó "anticipación social de la muerte". También la psicología tiene un término muy potente: “indefensión aprendida”. El meter a alguien entre la espada y la pared sin dejarle otra opción, es propio de perversos. La vejez tiene, como todos sabemos, menos opciones. De los tres futuros que los humanos tenemos: futuro probable o muy probable, futuro menos probable pero posible y, finalmente, futuro imposible, los acontecimientos que podemos ubicar en este último son cada día más en las personas mayores. Ya es hora de hacer algo, de dejar de lamentarse y preocuparse y pasar a ocuparse. De momento (¿por cuánto tiempo?) nos queda la fuerza de nuestro voto como colectivo. No se puede permitir que metan la mano en las pensiones de unos ciudadanos honrados mientras ellos, los políticos, siguen con unos privilegios de casta.

    Hace 2 años 7 meses

  5. julio iglesias rodríguez

    EL APOCALIPSIS DE LAS PENSIONES Sobre el tema “Pensiones” el número de relatos que nos cuentan es realmente asombroso: El relato de la insostenibilidad, el relato de la necesidad de ajustes, el relato de la inviabilidad de las mismas… Hasta algunos lo intentan con el relato de que "vivimos muchos años", que hay que morirse antes, generando entre los pensionistas incertidumbre e incluso culpabilidad. Leer: MAYORES 5: MORIR SIN QUE NADIE EMPUJE https://neuroforma.blogspot.com/2018/10/mayores-5-morir-sin-que-nadie-empuje.html Lo que necesitan los mayores es tranquilidad. Lo más contrario a la tranquilidad es generar incertidumbre. Esta incertidumbre ayuda a “empujar”. “Los cartujos no hablan. Su regla es el silencio. Solo cuando se cruzan por el claustro encapuchados hasta las cejas, con las manos metidas en la manga contraria del hábito se les está permitido saludarse con estas palabras mirándose de soslayo. Uno dice: “Hermano, morir tenemos”. Otro contesta: “Ya lo sabemos”. Manuel Vicent Tal vez acabarán añadiendo: “Hermano, morir tenemos, pero ¡sin que nadie empuje! El concepto de la psicología de “indefensión aprendida” y el concepto de la sociología de “Anticipación social de la muerte” nos ayudan a entender el “empuje” Leer: LOS MAYORES 2. LA PESADILLA DE LAS PENSIONES https://neuroforma.blogspot.com/2018/03/la-pesadilla-de-las-pensiones-opiniones.html Ya sabemos que el poder de los relatos no está en si son mera ficción o reales. Está en que alguien le otorgue poder, creyendo en ellos. El artículo que adjunto va en esta línea. Los políticos y algunos periodistas están convencidos de que los ciudadanos no han desarrollado la independencia intelectual y emocional que les permita poner en cuestión lo que dicen y verificarlo. En consecuencia, recurren con profusión al relato ficticio, no real para explicarnos las cosas. Con las pensiones se fue paulatinamente aumentando el alarmismo hasta llegar en lo que estamos ahora: en la moda de las VERSIONES APOCALIPTICAS. Una nueva versión del Apocalipsis de san Juan (20, 1-7) ya no diría aquello de “Vi un ángel que descendía del cielo, trayendo la llave del abismo y una gran cadena en su mano. Tomó al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo o Satanás y le encadenó por mil años. Le arrojó al abismo y cerró, y encima de él puso un sello, para que no extraviase más a las naciones hasta terminados los mil años, después de los cuales será soltado por poco tiempo”. La versión moderna sería algo así: Vi a los poderosos ordenando de forma estricta a los políticos que aplicasen las nuevas leyes que les entregaban. Se centraron en los pensionistas, especialmente en los baby boomers, y les arrebató las pensiones que estos habían sudado durante largos años, ¡Más de 40 años en muchos casos! Las redujo a la expresión mínima, rompiendo la seguridad jurídica y saltándose el derecho adquirido a través de sus costosas cotizaciones y privatizó las pensiones futuras de sus hijos y nietos, para que ellos, los poderosos pudieran reinar sin restricciones durante mil años. Llegamos así de nuevo al viejo orden que la Ilustración logró romper y en el cual el nacimiento determinaba el puesto de los hombres y las mujeres en la sociedad. Ahora ya no se trata de que el concepto de “movilidad social” (el ascensor social) esté averiado. Se trata de extinguirlo definitivamente. (¿Durante mil años?) ¿Que fue de la transformación solidaria del mundo con la que la generación de los boby boomers construyeron el estado del bienestar, lo mejor que el hombre se ha dado a sí mismo? ¿En donde quedó la solidaridad que une a los iguales frente a quienes los tratan como desiguales? ¿Hasta donde el nuevo dragón vestido de neoliberalismo seguirá aniquilando todo lo bueno que como sociedad teníamos? "Por un lado, el imperium, que es el mundo de la soberanía de los Estados por cuyo conducto ejerce el poder sobre la población. Por otro, el dominium, que es el mundo de la propiedad. Según Schmitt, el sueño de los liberales es que la propiedad debiera ser absoluta (dominium), incluso eclipsando la soberanía (imperium). Pero para Schmitt, esta visión del mundo es inaceptable porque el hecho de que el mundo del dominium tenga un poder de veto sobre el mundo del imperium desacredita a la democracia y la soberanía". Quinn Slobodian, historiador

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí