1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Imperios combatientes

La guerra del Ussuri

Hace medio siglo, chinos y rusos libraron en la frontera del Amur el mayor enfrentamiento armado de su historia contemporánea, ¿es sólida hoy su relación?

Rafael Poch 16/04/2019

<p><em>La isla de Zhenbao no será invadida</em>. Póster de propaganda china. </p>

La isla de Zhenbao no será invadida. Póster de propaganda china. 

Colección Landsberger / chineseposters.net

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

En abril de 1989 circulaba por una carretera de la estepa de Kazajistán, junto a la frontera china. Ambiente desértico con montañas nevadas al fondo. Faltaban dos meses para la cumbre entre Gorbachov y Deng Xiaoping de junio en Pekín en la que las dos potencias normalizaron sus relaciones. Gorbachov estaba en la cresta de la ola con su perestroika, mientras que Deng tenía a decenas de miles de estudiantes, y no estudiantes, protestando en las calles de su capital. Fue una cumbre extraña, con mucho calor y entre escenas de camiones cargados de jóvenes con banderas y pancartas que recordaban la estética de la Revolución Cultural maoísta. Entonces nadie apostaba un duro por China, pero dos años después la URSS se disolvía, mientras China consolidaba su reforma autoritaria sobre la pequeña matanza de aquel junio.

De vez en cuando aquella carretera kazaja, más bien angosta y de firme irregular, se tornaba ancha como una autopista y bien asfaltada durante un par de kilómetros. Expresé mi extrañeza al funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores de la URSS que me acompañaba y al final me susurró: “Es para permitir el aterrizaje de grandes aviones de transporte militar”. 

Pocos recuerdan hoy que desde los años sesenta y hasta aquella cumbre normalizadora de junio de 1989, la tensión militar con China era considerable. La URSS mantenía, a lo largo de su amplia frontera de 4.200 kilómetros con China, 44 divisiones militares, trece más que en su flanco occidental ante la OTAN. En aquellos años, la pregunta de quién era el enemigo principal no tenía una respuesta sencilla en Moscú: muchos pensaban que había más peligro en el este que en el oeste y crearon cierta escuela, especialmente en la inteligencia militar (GRU). Y todo aquello había empezado en la primavera de 1969, ahora hace exactamente medio siglo, cuando en la frontera del río Ussuri, un afluente del Amur, tuvieron lugar los mayores conflictos armados de la historia contemporánea de los dos países, sobre el telón de fondo de la ruptura ideológica entre las dos grandes potencias del “socialismo real”.  

El “deshielo” jrushoviano había provocado fenómenos dispares al este y al oeste de la URSS. En Europa del Este la crítica al estalinismo desencadenó una nueva ola de revueltas y reformas cuya culminación fue el “socialismo de rostro humano” de la primavera de Praga y su trágico aplastamiento por los tanques soviéticos en 1968. En oriente los problemas surgieron por lo contrario: en China la desestalinización soviética socavaba ideológicamente el caudillismo de Mao, que era la forma política que envolvía, en otras coordenadas civilizatorias, un proceso idéntico al vivido en la URSS durante los años treinta. Si en Praga y Varsovia, la URSS era maldecida por su conservadurismo, en Pekín lo era por su atrevimiento.

Si en el caso checo el problema se congeló en una larga espera depresiva de veinte años de duración, las consecuencias del desacuerdo con China –abierto con la desestalinización pero continuado por la rivalidad ideológica, el conflicto chino-indio de 1959, las diferencias sobre el resultado de la crisis del Caribe y la explosión de la primera bomba atómica china–  fueron inmediatas. Sin entender muy bien por qué, la URSS fue declarada por Pekín “enemigo principal”, y se encontró disparando contra los chinos en su región de Extremo Oriente.

La crisis militar comenzó el 2 de marzo en la isla Damanski del río Ussuri y no se calmó hasta septiembre. La isla era un pedazo de tierra de apenas un kilómetro cuadrado situado a unos 200 kilómetros al sur de Jabarovsk, que en época de deshielo desaparecía prácticamente bajo las aguas. Desde principios de la década se registraban incidentes con pescadores y agricultores chinos, que faenaban en territorio que los soviéticos consideraban suyo, y que se resolvían a puñetazos y culatazos, pero el 2 de marzo, una incursión militar china que los chinos consideraban respuesta, dejó una treintena de guardafronteras soviéticos  muertos y algunos heridos. Las posiciones chinas fueron castigadas con artillería y sistemas de cohetes en salva, causando seguramente aún más víctimas. Al día siguiente hubo una gran manifestación alrededor de la embajada soviética en Pekín. El 4 de marzo el Renmin Ribao publicó un encendido artículo –¡Abajo los nuevos zares!– denunciando el ataque contra la isla “del ejército soviético dirigido por la camarilla de renegados revisionistas”, cuyo marco era, “el propósito de crear un imperio colonial como el zarista en Europa del Este”, tal como se había visto en Checoslovaquia. Ahora, decía, “quieren hacer lo mismo en Asia”. “Ya han convertido a Mongolia en su colonia y pretenden dar un paso más arrebatando territorio chino”, olvidando que, “pasaron ya los tiempos en los que se podía humillar al pueblo chino”.

El 7 de marzo hubo otra manifestación, esta en Moscú ante la Embajada china y el día 15 de nuevo enfrentamientos con participación de morteros, artillería y tanques. Uno de ellos, un T-62 soviético capturado por los chinos, aún puede verse hoy expuesto en el museo militar de Pekín. En esos y los enfrentamientos que siguieron aquel verano murieron varios centenares de soldados (800 chinos, según los soviéticos, y un centenar de soviéticos según los chinos). Una pequeña guerra… entre dos potencias nucleares.

En el Extremo Oriente ruso, gran parte de la frontera con China es fluvial. Pese a que las convenciones internacionales y en concreto la Conferencia de París de 1919 establecieron que la línea de demarcación en las fronteras fluviales transcurre por el centro del río, Moscú se regía por el criterio de que en el Ussuri y en el Amur la línea fronteriza era la orilla china, lo que en Pekín se vivía como reminiscencia de aquellos “tratados desiguales” que las potencias occidentales impusieron a la China imperial decadente del siglo XIX. Si a ello se le suman las agitaciones y movilizaciones de la Revolución Cultural, el asunto adquiere mayor claridad.

El 11 de septiembre, de regreso del entierro de Ho Chi Minh en Vietnam, Kosyguin acordó con Zhu Enlai congelar el pleito. En la región fronteriza, la URSS procedió a evacuar al grueso de la población cien kilómetros hacia el norte en previsión de nuevos combates. Los nombres chinos de ríos, cadenas montañosas y pueblos que el ilustre explorador Vladímir Arseniev (el autor de Dersu Uzalá) cartografió e inmortalizó en sus viajes de principios del siglo XX, fueron alterados y rusificados vía un decreto del Soviet Supremo de 1972. A lo largo de la frontera fluvial se construyeron un sinnúmero de fortificaciones en previsión de una guerra y muchos años después, en 1991, la insignificante isla Damanski del río Ussuri pasó a soberanía china.

En los años que siguieron, Moscú y Pekín resolvieron todos sus pleitos fronterizos. Después, vino la gran crisis rusa de los noventa, y se abrió paso la evidencia del ascenso chino. Más allá de la normalización de relaciones, nada hacía pensar en una alianza estratégica entre Moscú y Pekín, pero la doble presión de Estados Unidos, contra Rusia y contra China, consiguió lo impensable: forjar una considerable coincidencia de intereses.

Dos ilustres historiadores británicos de la Segunda Guerra Mundial (Peter Calvocoressi y Guy Wint) describen la alianza antifascista de la Segunda Guerra Mundial como algo forjado a medias por las circunstancias. Lo lógico, dicen, habría sido un frente común occidental contra la Rusia soviética, que estaba en el punto de mira desde 1917 –y que actuó con el intervencionismo militar que profundizó la barbarie de la guerra civil rusa– pero la estupidez de Hitler llevó las cosas por otro camino. Hoy puede decirse algo parecido del estrechamiento de relaciones entre Moscú y Pekín: está siendo forjado por factores ajenos a la voluntad de ambos, por la estupidez de Washington.

Hay maniobras militares conjuntas, cooperación energética y una cierta complicidad internacional en la ONU o en la Organización de Cooperación de Shanghai, pero, ¿es esa una sólida relación? Mi impresión es que todo quedaría en bien poca cosa si aflojara la presión y el avasallamiento, militar y económico, de Estados Unidos contra ambos países. Aún más; creo que el sueño común de los dirigentes del Kremlin y de Zhongnanhai es un cuadro de relaciones bilaterales “sanas” con Washington en el que Estados Unidos estuviera dispuesto a reconocer sus intereses nacionales y a tratarlos como a iguales. A cambio de eso, tanto los rusos como los chinos sacrificarían gustosos su estrechamiento de relaciones inducido por las circunstancias.

Bajo ese estrechamiento hay un fuerte caldo de mutua desconfianza. La Rusia soviética que fue “hermana mayor” de la nueva China de Mao, no tiene la menor intención de ser ahora la “hermana menor” de una China crecida. El cambio de roles es un papel particularmente desagradable para una gran potencia en vías de devenir mera potencia regional en Eurasia. Respecto a China, el mapa que hace de su ascenso no pasa por la confrontación abierta, sino por una conquista suave de posiciones que desarmen y aplaquen a sus belicosos y antiguos opresores occidentales, entre los que Rusia figura sin ninguna duda. Pero, naturalmente, como ocurrió en el pasado, la historia no se escribe sobre las líneas rectas de la lógica y de la razón, sino que frecuentemente se desvía de ellas...

La guerra del Ussuri ha tenido una conmemoración discreta en los dos países implicados. El diario oficial del ejército chino, Jiěfàngjūn Bào, se refirió al cincuentenario con un artículo que decía: “En marzo de 1969 las fuerzas armadas y acorazadas de un ejército enemigo invadieron en gran número el territorio patrio…” El nombre del tal “enemigo” ni siquiera se mencionaba y a continuación se glosaba el heroísmo de los combatientes chinos nombrando a algunos de sus veteranos y sus visitas a los cuarteles. En Rusia el diario militar Krásnaya Zvezdá ni siquiera ha mencionado el asunto, pese a que tiene una sección fija dedicada a la historia militar.

Autor >

Rafael Poch

Rafael Poch-de-Feliu (Barcelona) fue corresponsal de La Vanguardia en Moscú, Pekín y Berlín. Autor de varios libros; sobre el fin de la URSS, sobre la Rusia de Putin, sobre China, y un ensayo colectivo sobre la Alemania  de la eurocrisis.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    una cosa es el stalinismo y otra el comunismo y no s epuede confundir la mano de u autocrata cn el sistema economico Up pide nacionaliza r agua y luz y esto no es socialismo pqe en Francia y alemania para garantizar precios lo estan y no son socilistas ni comunistas Asi se ve qe privatizar trtae pobreza por encarecer servicio, precariedad laboral = peligrosidad y peor servicio sino esos paises lo harian Y bajand impuestos a ricos como qiere Cs psoe PP y vx se acaba privatizando to en mans d pocos qe se qedan hasta cn tu vida eternamente ademas especularian = crisis y entrarian en guerra cn pymes que estas no soprtarian = cerra= paro = esclavitud etc

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí