1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RECAPITULANDO (VII)

Sentido común y castigo

La nueva norma es que la democracia esp es ejemplar, niquelada, la pera, un hito internacional, si bien los extranjeros, glups, no la entienden. Borrell, básicamente, ha hecho eso mismo ante un periodista alemán

Guillem Martínez 30/03/2019

<p>Proceso de retirada de las pancartas con lazos amarillos de la fachada del Palau de la Generalitat.</p>

Proceso de retirada de las pancartas con lazos amarillos de la fachada del Palau de la Generalitat.

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

EL SENTIDO COMÚN. Un juicio penal no transcurre en el sentido común, por otra parte, un sentido muy poco común, en el que transcurre la ideología más básica y cutre –cuando un político, por ejemplo, alude al sentido común, está vendiéndonos una moto; de su escudería; esta semana, verbigracia y por sentido común, un político ha equiparado el aborto a la decapitación de fetos mayores de 9 meses y menores de 105 años; wala–. Si por sentido común entendemos aquellas reglas cotidianas de la lógica más o menos razonable –yo qué sé, las que afectan a la compra del pan, a la amistad, al amor, al sindicalismo, a la política–, es preciso señalar que mueren, o quedan suspendidas cuando, zas, se inicia un proceso penal, que se debe a sí mismo y a su lógica. Es decir, a lo que dijeron en su día los romanos y Napoleón. Se trata de una lógica aplastante –dentro de sí misma, claro–, pero que puede ser paranormal: Los Miserables empieza con una condena penal lógica, pero salvaje y absurda y desmesurada, a un acusado. Vamos, que con un juicio penal Víctor Hugo ya tiene la mitad de la ficción hecha. Las líneas que siguen, como cada semana, intentarán traducir las últimas tendencias del juicio del procés, en lo que tiene de lógica y de absurdo. Mucho, si pensamos que este juicio nunca debería haberse producido.

FISCALÍA. Fiscalía parece que está acotando la cosa malversación. Pero eso le da como mal rollo, y sigue apostando por la violencia. Es decir, por algo, por ahora, menor que rebelión y sedición. Es decir, parece que apuesta un tanto a la desesperada, reiterando testigos con discursos repetitivos, con poco trayecto y de distinto grosor –exemplum: esta semana ha traído, como testigo, a una mossa, acusada, pero no, de haber transmitido info en abierto sobre la dirección de diversos hoteles con GC–, lo que puede ser un propósito débil, que es el primo hermano del despropósito. Ha sido parada por Marchena en varias ocasiones. Una, en el trance de que una fiscal se pusiera en modo Borrell ante un testigo alemán, al que le recriminó interesarse más por Cat que por Baviera. Ponerse Borrell no mola, y menos en horas de trabajo. Fiscalía, por otra parte, ha recibido una dura –durísima, tal vez determinante– colleja. Desde la prensa, que mola más. Público ha facilitado documentación sobre Baena: el oficial de la GC que inició todos los atestados del pack procés –todos, muy subiditos en la descripción de delitos– posiblemente mintió, al negar, bajo juramento, que fuera suya la cuenta de tuiter Tácito, un nacionalista esp adhoc. Vamos, que todo su testimonio queda salpicado. Queda más salpicado por este otro hecho, que las defensas no pudieron verbalizar del todo, al estar su interrogatorio sometido a la lógica penal, supongo. El fiscal Zaragoza, siendo fiscal de la AN, ordenó a las polis planetarias de Cat, con fecha 5 de noviembre de 2015 –es decir, antes de la declaración del 9N, una resolución parlamentaria, es decir, nada, con la que se dio solemne inicio al procés 2.0–, investigar ya los delitos de rebelión y sedición. No, no es el fin del mundo, sino una investigación prospectiva. Algo legal, pero feo e inusual. Lo normal, salvo en Hungría, Polonia y Corea del Norte, es iniciar las investigaciones cuando se produce el delito, no antes. Este hecho ilustra, glups, un sentido común local. La cosa queda, por ahora, así en el tema violencia: rebelión y sedición no sólo tienen poca densidad probatoria, sino poca credibilidad. Quedan las opciones de grado de tentativa. Esto, en fin, es penal, no lógico, por lo que no se pueden descartar. Tanta lucha, no obstante, por aislar una violencia que no es nada del otro jueves, explicita un sentido común de la fiscalía sumamente inquietante.

ABOGACÍA. Abogacía del Estado sigue buscando su personaje. Ya hay tres personajes en este juicio que no se encuentran a sí mismos. Abogacía, los Avoxgados y Francesc Homs, político que ejerce por primera vez de penalista en su vida, con funciones, logrosZzzz y aportacionesZzzz no muy diferenciadas del pack Vox. En su búsqueda de la cosa sedición, Abogacía ha propuesto una originalidad. Investigar a los votantes del 1O –es decir, a los heridos, los únicos fáciles de identificar, pues durante un tiempo llevaron vendas, tiritas, o les faltaba un ojo–. Ilustrando, con ello, una doble anomalía de la causa. Anomalía a), no es una causa cerrada, por lo que mientras dure el juicio podrá haber ocurrencias como estas, que pueden romper la continuidad de la causa. Esto puede llamar la atención, claro, del TEDH. Anomalía b), Abogacía, con esta propuesta, está hablando de su sentido común. Es decir, está acusando de violencia a los votantes. Es decir, está acusando a los votantes, los únicos que, pase lo que pase en este juicio, no cometieron delito alguno según la lógica penal. Socorro.

MARCHENING. Marchena prosigue –ya no hay vuelta atrás– con lo de los videos. Insisto que con ello no mangonea ningún derecho, pero obstaculiza la percepción de lo ocurrido y la fiabilidad de los testigos. Y da pie, con ello, a la existencia de discursos propagandísticos en el nacionalismo esp y cat. Importante: si bien lo ha dicho en otras ocasiones, esta semana ha sido taxativo con la cosa no-se-tendrán-en-cuenta-los-atestados, sino sólo los testimonios de la sala –que por ahora, salvo en un testigo, son los del sumario, me dicen–. Vete a saber lo que significa eso, pero me atrevo suponer cierta desconfianza ante los atestados que, snif, sólo se podrá verificar con la sentencia: los atestados huelen mal, por lo que se ponen en cuarentena. Tal vez, con esta decisión, se libera al TEDH se oler los atestados, esas joyas. Este juicio que nunca debería haberse celebrado, parte de testimonios del Estado que mienten, y de testimonios de la Gene que mienten. Es decir, parten de un Estado con facilidad para la mentira. Un Estado poco fiable y poco previsible, por tanto. Esa es la parte más flamenca de su sentido común. Un juicio que se adentra en la política de un Estado con esa descripción es sumamente inquietante. Este juicio, de hecho, sólo servirá, en ese sentido, para poder observar nítidamente, y con la sentencia, el sentido común del TS. Y, con la sentencia, los periodistas que hemos seguido este juicio tendremos que mojarnos ante ese sentido común. Mientras tanto, diría, el Tribunal mantiene su neutralidad. Esta semana Marchena ha impedido a la testigo Helena Catt que informara sobre DD. HH. Las defensas han montado el pollo. Pero es preciso señalar que, con esa medida, Marchena evitaba las periciales de inteligencia. Vamos, que un testigo perite sobre temas judiciales no reclamados y que superan el sentido de la causa. ¿Esto es un juicio sobre derechos humanos? Yo diría que no –lean, más abajo, sobre defensas–. En contrapartida, Marchena ha hecho lo mismo, o algo parecido, cuando la fiscal se puso en modo Borrell, y mandó parar a fiscalía cuando intentó tratar como acusada a una testigo. El Tribunal, por otra parte, se ha expuesto a mayores, por no hacer, hace meses, una acción menor: peritar la identidad de la cuenta de tuiter de Tácito. Estas cosas pueden erosionar la fiabilidad del Tribunal. Sin duda, estas cosas, si crecen por gota malaya, despertarán, en su día, la atención de TEDH. Por lo demás, el juicio sigue con los problemas usuales/TEDH cuando no es una causa única. Como la indefensión de los acusados en otra instancia, como es el caso de la intendente Laplana, acusada en la AN, que no se pudo defender esta semana en el TS de las acusaciones de pasar de todo el 20S.

DEFENSA. Me dicen que el abogado Boye se presentó –tras verse que el abogado Cuevillas, no penalista, era un suicidio– en las cárceles, para promocionarse como abogado defensor. Al ser rechazado por los acusados, se rechazó una defensa netamente política. Entendiendo la defensa política como algo más bien mediático, más que sustancial/Mandela. De hecho, la defensa de Puigde, que lleva Boye, es así. No sirvió de mucho en Alemania. Es decir, el tribunal alemán pasó tanto de los argumentos de Llarena –esto es un golpe de Estado que lo flipas–, como de los de la defensa de Puigde –esto es Irlanda que lo flipas–. La inexistencia de Boye en la causa es un indicio severo de que las actuales defensas, si bien aprovechan –no tanta para las defensas de sus clientes, pero sí para la percepción en la sociedad cat del asunto– la cosa defensa política, apuestan por una defensa técnica. Más al turrón en el caso de Melero, tal vez la defensa más efectiva. Por ahora ha conseguido establecer que su cliente –y por extensión, todos–, no aspiraba a nada de lo anunciado a su sociedad, por lo que no hizo nada al respecto, lo que acota los delitos producidos y asumidos a uno, sin pena de cárcel: desobediencia. En el trance de todo ello, se ha evidenciado que los mandos GC/PN no transmitieron las órdenes del TSJC para el 1O, sino sólo la parte hazañas-bélicas, y que los mossos no se plantearon nunca avanzar por otra senda, y ellos los primeros, que no fuera la consti. Todo ello resulta poco épico y edificante, pero reduce la figura de la violencia por un tubo. Sí, queda probada una cosa: el sentido común de los políticos cat/la mentira, pero también el sentido común del Estado/mentir, meter en chirona y llevar a juicio a unos mentirosos/como ellos.

En los 90's y 2000, Euskadi estaba lleno de lacitos constitucionalistas. Y la Junta, mutis

EL SENTIDO COMÚN ESE. Esta semana, 41 senadores franceses se han pronunciado contra el juicio a los políticos cat. Es decir, contra la penalización de la política, esa cosa tan de sentido común por aquí abajo, pero tan aberrante en culturas democráticas con cierta mili. Lesmes, el Presi del CGPJ, ha contestado a los firmantes en modo furia-española-contra-Malta, si bien no tiene potestad para hacerlo, en tanto es un asunto externo. Ha evidenciado, en todo caso, su sentido común: la democracia esp es ejemplar, niquelada, la pera, un hito internacional, si bien los extranjeros, glups, no la entienden. Borrell, básicamente, ha hecho lo mismo ante un periodista televisivo alemán: exhibir un sentido común que no existe en Europa, al menos en su Occidente. Cuando se exhibe ese sentido común, aumenta el carácter reaccionario del sentido común esp, pero muere un gatito en Europa.

LACITOS. Más cosas. La Junta Electoral ha mandado a Torra a fiscalía por lo de los lacitos. Se debe señalar que puede, si bien tiene otros mecanismos, desde la multa a enviar un sereno a retirarlos. Ha optado por la penalización. ¿Torra opta, por comparativa, por la libertad de expresión y los derechos humanos que bla bla bla? Me temo que no. No es la primera vez que, en campaña electoral, hay lacitos en instituciones. En los 90's y 2000, Euskadi estaba lleno de lacitos constitucionalistas. Y la Junta, mutis. Gracias a la parábola vasca sabemos, por tanto, que la Junta Electoral no es ecuánime. Y que lo de Torra y el procesismo se relaciona más con métodos de comunicación del aznarato, y toda aquella basura constitucionalista, democrática, bla-bla-bla, que con la defensa de una democracia que, con esas chorradas, se aplaza a favor de un Gobierno. El sentido común lacito-procesista es, en fin, primo de la derecha esp. Y pretende lo mismo. Comunicar 24 sur 24. Recuerden que el aznarismo fue, en ese sentido, asfixiante.

POR LOS PRESOS Y CONTRA LOS LACITOS. Esta semana he firmado mi autoinculpación a favor de Sánchez y Cuixart en los juzgados de plaza de Castilla. El manifiesto anexo parte de antiguos insumisos, personas que en 12 años, y sufriendo condenas de 2 a 4 años, se pelaron una ley injusta. Han firmado personas que admiro, entre ellas algún Premio Nacional, que siempre mola. Cada uno habrá firmado por lo que habrá querido. Les explico, brevemente, mi meditación. He firmado por los miembros de las dos asociaciones porque creo que, si bien eran organizaciones progubernamentales, se puede acotar con ellas la libertad de asociación, manifestación y protesta. Me he autoinculpado para demostrar que si alguien cree que la preventiva es injusta, puede hacer cosas para visualizarlo, sin recurrir a símbolos gubernamentales, como el lacito de los XXXXXXX. Encuentro injusto este juicio –esa percepción me obliga a observarlo con microscopio, no con telescopio–, en el que unos políticos que mintieron a su sociedad –algo que no es delito, sino un hispanismo– se enfrentan a penas desmesuradas por otros cargos. Y creo que lo que hay detrás sólo se soluciona si la sociedad cat habla entre ella, y envía a paseo el sentido común del Estado y del procesismo, sumamente parecidos en su capacidad de amargarte la vida y esquivar el siglo XXI, y únicamente diferenciados por su capacidad de ejercer la represión. Un referéndum –costará; años; desconfíen de los políticos rápidos en esto y lentos en todo lo demás– obligaría a la sociedad cat a hablar sobre ella misma, y al Estado a modificar su sentido común. Por lo demás, seguiré informado de este juicio y del procesismo y del bloody sentido común.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Repetir en cada crónica que no deberían haberse juzgado a los secesionistas puede ser simpático para algunos seguidores de frente patriótico, pero se da de bofetadas con sus crónicas de los días gloriosos.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí