1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tareas pendientes (II)

Empleo, salario y pensiones: el destrozo sigue vigente

El Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho correcciones positivas, aunque tardías. Sobre todo, le tiembla la mano para derogar la reforma laboral de Rajoy y se resiste a hacer lo mismo con la de Zapatero

Emilio de la Peña 27/03/2019

<p>Brecha.</p>

Brecha.

JR Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tener un puesto de trabajo es fundamental para todo el mundo que no vive de su riqueza. Pero no basta con ello. Las políticas aplicadas tras la crisis han demostrado que se puede estar empleado y vivir en la pobreza. Los salarios obviamente son claves, no sólo para los que los que lo reciben. Determinan la mayor parte del bienestar del país. Entre otras cosas, las pensiones. Estas se pagan con una aportación del salario de cada trabajador. Sólo un alto nivel de empleo y unos salarios suficientes pueden garantizar unas pensiones suficientes. De esto se olvidaron los que impusieron un nuevo modelo de relaciones laborales desde el año 2010: el PSOE de Zapatero en su recta final, de una manera incipiente y el PP de Rajoy, nada más llegar al Gobierno, de forma brutal. El argumento teórico era el siguiente: hay que devaluar los salarios para que las empresas puedan competir en el exterior, ya que no se puede devaluar la moneda, porque no es sólo española. El argumento práctico es fácil de imaginar: los asalariados deben ganar menos para que las empresas ganen más.

¿Lo consiguieron? Lo de ganar competitividad es dudoso. Basta con mirar las tablas que publica el Ministerio de Economía. Desde 2010 los precios de producción de nuestros productos han aumentado frente al exterior en lugar de bajar. Lo de conseguir que las empresas ganen más a cambio de que los asalariados reciban menos se ha logrado rotundamente. Cuando el Instituto Nacional de Estadística difunde cada trimestre el PIB, cuánto ha crecido la economía, incluye el reparto de la renta que se ha generado. Pues bien, el trozo de tarta de los asalariados entre 2010 y 2017 apenas aumentó el 1 por ciento, mientras que las ganancias de las empresas subieron el 12 por ciento. Y el número de asalariados era muy similar en ambos años. La consecuencia es que entre 2010 y 2017 los salarios descendieron por término medio el 4,5 por ciento, en términos reales, es decir, si tenemos en cuenta el incremento del coste de la vida, la inflación. No todos los sueldos han bajado de igual manera.

el trozo de tarta de los asalariados entre 2010 y 2017 apenas aumentó el 1 por ciento, mientras que las ganancias de las empresas subieron el 12 por ciento

De acuerdo con los datos del INE, y teniendo en cuenta la inflación, los que menos ganan, una quinta parte de los asalariados, sufrieron una caída de su sueldo del 11 por ciento. En cambio, los mejor remunerados, generalmente jefes o directivos, registraron una caída insignificante, inferior al 1 por ciento.

Tomo como referencia 2010 porque fue el primer año en que se implantó el austericidio y la devaluación salarial. No fue un procedimiento transitorio, sino una nueva forma de entender las relaciones laborales. Primero, con la reforma laboral de Zapatero, en junio de 2010. Facilitaba más el despido y daba más posibilidades a las empresas de incumplir (descolgarse dice la jerga empleada) algunas cláusulas de los convenios colectivos. Pero lo más duro estaba por llegar. Y llegó en febrero de 2012, 52 días después de acceder Rajoy al Gobierno. Un decreto–ley implantó la reforma laboral más dura para con los asalariados, sin consultar siquiera a los sindicatos, y más favorable para los empresarios. Fue realizada con el asesoramiento de varias consultoras dedicadas a instruir a las empresas en los despidos colectivos. Se abrió mucho más la mano para despedir, se abarató el coste de poner a trabajadores en la calle, se maniató a los sindicatos limitando la capacidad de la negociación colectiva, y se establecieron modelos de contratos más laxos. Meses después llegaron más medidas, hasta romper en mil pedazos el pacto social establecido en la transición.

El objetivo no era simplemente hacer posible que las empresas despidieran trabajadores que no necesitaban o no podían pagar. Era algo mucho más profundo. Hacía posible que las empresas se desprendieran de una parte de sus plantillas para luego sustituirlas por nuevos trabajadores con sueldos mucho más bajos y en condiciones más precarias. De nuevo, los datos de INE lo dejan patente: en 2011 un asalariado de más de 55 años cobraba por término medio 2.152 euros mensuales. Si era despedido y sustituido por un nuevo empleado de 25 a 34 años, este cobraría 1.644 euros, también por término medio. La empresa bajaba así el sueldo de ese puesto de trabajo un 23 por ciento. Si el nuevo contratado tenía 24 años o menos, la rebaja en el coste salarial llegaría a ser del 48 por ciento. En 2017 incluso la rebaja podía ser mayor con una sustitución semejante, porque las diferencias entre unos y otros sueldos se habían acentuado.

Se bajaron los sueldos y se incrementó la desigualdad, incluso entre los afortunados que tenían, o encontraban un puesto de trabajo. Los daños causados a las personas son conocidos. Los asalariados en riesgo de pobreza, de acuerdo con los parámetros establecidos por la Unión Europea, se incrementaron en casi 400.000, un 14 por ciento más que en 2010, superando los tres millones. Entre los trabajadores jóvenes el riesgo de pobreza se duplicó. Y el empleo apenas había crecido. Disminuyó en 750.000 personas el número de parados, porque muchos de ellos dejaron de buscar empleo, se jubilaron anticipadamente o emigraron: casi 600.000 españoles abandonaron el país. La precariedad también se ha acentuado. Aunque el porcentaje de asalariados temporales es ligeramente menor, la diferencia de salario ha aumentado. Ahora uno fijo cobra un 35 por ciento más que uno temporal. Y, sobre todo, se ha disparado el empleo a tiempo parcial: un 21 por ciento más que en 2008, mientras que el trabajo para toda la jornada ha aumentado sólo el 2.

A la vista de todo esto, las tareas pendientes son claras:

–Hay que lograr que el empleo sea estable, que un asalariado no vaya del paro al empleo, del empleo al paro y del paro al empleo. Evitar la inseguridad continua. Sólo así el trabajador podrá consolidar un futuro laboral y la empresa aprovechar la mejora en su formación. El principal medio para adquirir las destrezas necesarias en el trabajo es la continuidad en un mismo centro laboral, más incluso que la formación previa. Debería limitarse el uso de los contratos temporales sólo para trabajos temporales.

–Es necesario evitar la sangría permanente de los expedientes de regulación de empleo, EREs, que sobre todo están dirigidos a sustituir a trabajadores, formados y con mejor salario, por otros con bajos sueldos y escasa formación. También a externalizar el trabajo para pagar menos y sortear la normativa laboral.

–Se ha de devolver todo el poder a la negociación colectiva. Es el principal instrumento para lograr lo anterior, asegurar mejoras salariales dignas y evitar la desigualdad entre unos sueldos y otros.

–Y, sobre todo, se ha de recuperar el porcentaje de los salarios en el reparto general de los ingresos, lógicamente a costa de ganancias más moderadas de las empresas. Muchas de estas no se destinan a invertir, sino a enriquecerse.

Para ello, es necesario derogar las dos reformas laborales dedicadas a devaluar salarios y precarizar el empleo: la de 2010 y la de 2012. A cambio debería elaborarse un nuevo Estatuto de los Trabajadores. Al hacerlo hay que tener presente una cosa que se ha olvidado hace tiempo: dicho estatuto, como el conjunto de la legislación laboral, tiene por objetivo la defensa de las condiciones de trabajo, no asegurar mayores beneficios a las empresas o lograr una pretendida mayor eficiencia. El derecho laboral es un derecho protector, tuitivo, del trabajador frente al evidente mayor poder del empresario que lo contrata. Así nació y eso explica que la Constitución encuadre dicho estatuto en el Título I, De los derechos y deberes fundamentales.

La devaluación salarial y el aumento del trabajo precario tuvieron su reflejo en el sistema de pensiones

Seguimos. La devaluación salarial y el aumento del trabajo precario tuvieron su reflejo en el sistema de pensiones. Ya lo hemos dicho: para que haya pensiones suficientes, es preciso que haya salarios suficientes. En los peores momentos de la crisis el sistema de pensiones entró en dificultades al disminuir el número de trabajadores cotizantes. Pero, con la bajada de los salarios, que pagan las pensiones, aunque aumentase el empleo en el futuro, la recaudación no sería suficiente. Lo vio claro el Gobierno de Rajoy. El mismo que había perpetrado el mal, buscó una solución inoculando el mal a las pensiones. Reformó el sistema y acordó que estas subirían tan sólo el 0,25 por ciento. Es decir, se bajarían, ya que el coste de la vida, la inflación, sube más. El castigo llegaba a todos los que no viven de su riqueza.

Entre 2008 y 2018 los ingresos por cotizaciones sociales bajaron casi un 6 por ciento, en términos reales, es decir, si se tiene en cuenta el incremento del coste de la vida. Y eso que el número de cotizantes fue muy similar. En cambio, el gasto en pensiones se había disparado, pese a esa congelación de estas. Es algo normal, ya que han aumentado los jubilados y además con pensiones altas, puesto que durante sus años de trabajo cobraban más de lo que se cobra ahora. Para pagar esa diferencia el Gobierno de Rajoy se gastó casi todo el Fondo de Reserva, la hucha de las pensiones, e incluso hubo de poner más dinero. La solución pasa por otro modelo.

–Hay que cambiar la norma para que los pensionistas vean aumentar su pensión lo mismo que aumenta el coste de la vida, la inflación. El Gobierno de Pedro Sánchez, lo hizo, pero sólo para 2018 y 2019. En caso contrario, los jubilados se irán empobreciendo paulatinamente.

–Es obvio que, aunque vuelvan a subir los salarios de forma adecuada, durante bastante tiempo esto no dará para costear todas las pensiones, por el desfase acumulado. Entre tanto, se habrán de complementar con impuestos. Pero, si salen del IRPF, volvemos a lo mismo, porque este se recauda sobre todo con los sueldos. Lo adecuado es un impuesto que paguen los bancos mientras dure este desfase. Ellos fueron los que recibieron más dinero del Estado, de todos los ciudadanos, durante la crisis, que contribuyeron a provocar.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho correcciones positivas, aunque tardías, en ambas cosas, derechos laborales y pensiones, pero han sido mínimas, y no ha cumplido plenamente lo pactado con Podemos. Sobre todo, le tiembla la mano para derogar la reforma laboral de Rajoy y se resiste a hacer lo mismo con la de Zapatero, pese a la petición de los sindicatos. Del PP ya se sabe todo lo que hizo. Su programa sigue vigente, y lo ha estado además durante dos años con el apoyo de Ciudadanos. Su propuesta de contrato único no es sino una falacia para rebajar más aún las indemnizaciones por despido, manteniendo además otros tipos de contratos temporales.

Tener un puesto de trabajo es fundamental para todo el mundo que no vive de su riqueza. Pero no basta con ello. Las políticas aplicadas tras la crisis han demostrado que se puede estar empleado y vivir en la pobreza. Los salarios obviamente son claves, no sólo para los que los que lo reciben. Determinan la mayor...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. salvador

    SE OLVIDA DE LO MAS IMPORTANTE QUE HAY QUE HACER: derogar esas reformas que son INCONSTITUCIONALES (sí, además de proponer una unidad territorial indisoluble, aunque sin especificar cual es el territorio, la constitución del 78 establece que España es un estado social. No puede serlo si las leyes procuran el beneficio empresarial a costa del salario de los empleados). Y lo segundo que hay que hacer es procesar a los gobiernos y a los parlamentarios que han votado esas leyes, de la misma forma que están procesando a los líderes del llamado "procès", porque dictar leyes inconstitucionales es, por lo menos, prevaricar, y seguramente y aplicando la lógica de los Magistrados (Lamela, Llarena, etc) es REBELIÓN Y SEDICIÓN.

    Hace 2 años 6 meses

  2. Antonio Sanjurjo

    España es un pais donde se ha precarizado el mercado de trabajo de forma continua desde el inicio de la transicion. El la era Boyer se implantó la directiva de que los sueldos deben de crecer siempre menos que la inflacción, desde esa época se empezaron a maquillar las cifras del IPC con el fín de que los empleados y el pueblo no noten que se les reduce su capacidad adquisitiva, resultado es que los empleados actuales ganamos 7 veces menos que nuestros padres y estamos peor empleados con todo lo que ello conlleva. 2 ajemplos en el año 1986 un bono transporte de Madrid de la clase A, costaba 9 euros y en la actualidad el mismo bono transporte cuesta 54 euros que son 6 veces más. En aquella época los empleados que cobraban el salario base recibiena gratificaciones en B, cosa que ahora no ocurrre, con un sueldo podía vivir una familia de 4 personas, pagar la casa y ahorrar. Ahora 2 personas trabajando sin hijos se las ven y se las desean para pagar su vivienda y poder salir a adelante. Si los emplados tienen poco dinero, las empresas no venden, la banca no tiene fondos y el estado no recauda, resumen. Manos que no dais ¿Que esperais?

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí